“Misión Rescate”: un filme épico

Miércoles, 07 de Octubre de 2015 00:00 Mabel Salinas COOL - De Películas
Imprimir

“Misión Rescate”: un filme épico

De un tiempo a la fecha el cine nos ha llevado a explorar el espacio a través de diversas formas, personajes y problemas, en su momento (1968) lo hizo Stanley Kubrick con “2001: Una Odisea del Espacio” (“2001: A Space Oddisey”). Ya fue el turno de Alfonso Cuarón con “Gravedad” (“Gravity”), de Christopher Nolan mediante “Interestelar” (“Interstellar”) y de Ridley Scott con “Prometeo” (“Prometheus”).

Este último vuelve a adentrarse en los relatos espaciales al llevar a la pantalla grande la novela debut de Andy Weir con Scott en la dirección y Drew Goddard (“Guerra Mundial Z” y “Daredevil”) como el guionista de “Misión Rescate” (“The Martian”).

Esta no es una visión destructiva y alienígena estilo “Prometeo”, sino que se apega a los temas que Cuarón abordó en “Gravedad”: la supervivencia, la soledad y la necesidad de apelar a los lazos fraternos y las relaciones interpersonales en los momentos de turbulencia, sea en la Tierra, a la deriva en el espacio o, en este caso, en Marte.

Para ello, Scott se vale del carisma de Matt Damon, quien interpreta a Mark Watney con una facilidad apabullante. Es él quien carga con el peso de la película y, pese a sus circunstancias, mantiene un mood ligero en su travesía, poniéndole buena cara a su aparente tragedia. ¿Y en qué consiste, se preguntarán?

Scott responde el cuestionamiento de inmediato en el filme. No pierde tiempo y muestra a un grupo de astronautas en plena misión en un bello Marte de paisajes rojizos y noches gélidas. Una tormenta toma por sorpresa a los exploradores galácticos y los obliga a abortarla misión. En medio del fenómeno, uno de ellos es golpeado por escombros, dado por muerto y abandonado en el planeta vecino.

Cuando en la Tierra la NASA se da cuenta que Mark sigue con vida, herido, pero con vida, se inician los esfuerzos de rescate. En caso de que todo salga bien tardarían cuatro años en regresar al planeta rojo. ¿Cómo se sobrevive durante mil 460 días en un ambiente que no alberga vida ni comida y en donde hay un único habitante? Ese es el cuestionamiento que el personaje de Damon trata de resolver.

A primera vista, “Misión Rescate” podría parecer un drama terrible, lacrimógeno y escaparate de tensión. En realidad es todo lo contrario. El filme que convierte a Jason Bourne en un pirata espacial y en colonizador de “Marte” es épico y fusiona elementos de ciencia ficción y aventura que son potenciados por la comedia. Mark Watney es un personaje intrínsecamente cómico cuya vida en la Tierra, más allá de su desempeño profesional, es un misterio para la audiencia.

“Misión Rescate” es un filme tan ingenioso como su protagonista, que tiene como adversario al ambiente, las circunstancias y las limitaciones humanas. En medio de estos discursos, también hay espacio para debates éticos y reflexiones morales condimentadas con la música de Harry Gregson-Williams, quien a través de ciertas notas parece rendir un homenaje a “Lo que el Viento se Llevó” (“Gone with the Wind”), la historia de supervivencia por antonomasia vía Scarlett O´Hara.

{youtube}Vo4u4DIPDkw{/youtube}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar