“Café Society”: Aroma de cine clásico

Jueves, 05 de Enero de 2017 00:00 Ángel Castillo COOL - De Películas
Imprimir PDF

“Café Society”: Aroma de cine clásico

“Café Society” es una de las peores películas en la filmografía de ese genial icono del cine que es Woody Allen, pero siempre nos quedarán algunos de sus diálogos, la exquisita fotografía de Vittorio Storaro y la gran entrega de ese enorme actor que es Steve Carell.

Desde una perspectiva incansablemente provista de necesario sentido del humor, las luces y las sombras de la condición humana quedan plasmadas en el cine de este fabuloso retratista de la alta sociedad americana. Las películas de Woody Allen son modernos cuentos urbanos que nos hablan de la existencia y del amor a través de retazos de vidas dispares narradas con aromas y sabores propios del particularísimo e inimitable estilo del cineasta neoyorquino, convertidos en deliciosas degustaciones de las que, afortunadamente, siempre nos queda huella en el paladar.

Esta díptica visión de la Café Society de los años 30 —a caballo entre la alta sociedad de Nueva York y el starsystem de la Edad de Oro de Hollywood— reincide en una de las principales obsesiones de Allen, la de ser víctimas de la incertidumbre, piezas de un puzle cuya existencia está sometida a los caprichosos azares de la vida y donde sólo el amor nos sirve de guía para encontrar a alguien con quien compartir un norte, aunque la brújula y las circunstancias jueguen a desorientarnos a cada paso que damos en este mundo absurdo que nos zarandea de un lugar a otro sin que nuestro camino acabe nunca de despejarse y donde a la vuelta de cada esquina se esconde un nuevo giro inesperado que cambiará nuestro rumbo. «La ausencia de respuesta es en sí misma una respuesta», recita en una escena la veterana actriz JeannieBerlin, un argumento que justifica por sí solo la hedonista filosofía del director de “Delitos y faltas” a propósito de la eterna pregunta sobre cuál es el sentido de la vida: el placer.

«La vida es una comedia escrita por un humorista sádico»

Lo cierto es que nos encanta que Allen nos venda dramas existenciales disfrazados de comedias románticas, pero, por desgracia, sugerentes intenciones de fondo no son suficientes para gestar una buena película. Un anodino JesseEisenberg y una mustia Kristen Stewart caracterizan unos personajes tan desdibujados como fatalmente combinados en esta obra menor de un realizador que, por mucho que le queramos, ya nos tiene acostumbrados a una de cal y otra de arena en su inagotable filmografía. También como un pez fuera del agua les acompaña en esta aventura una Blake Lively que en todo momento parece perdida, en contraste con la encomiable entrega de un impecable Steve Carell, único actor principal que, junto a la siempre efectiva Parker Posey, demuestra estar a la altura de las expectativas incluso a pesar de que su papel padece igualmente la debilidad de un guion demasiado escaso de escenas y diálogos no ya ingeniosos y chispeantes, sino ni tan siquiera interesantes.

Aun sabiendo lo brillante y prolífico que es el autor de “Manhattan”, no es de extrañar que este insustancial libreto haya coincidido en el tiempo con la elaboración de “Crisis en seis escenas”, la serie de televisión que acaba de escribir y dirigir para Amazon Studios y que precisamente tiene previsto su estreno a finales de este mes de septiembre. Digámoslo sin tapujos: “Café Society” es poco más que un mediocre estreno de relleno para acudir fiel a su cita anual en los cines. Nada que reprochar, suficiente mérito tiene que haya sido capaz de rodar un largometraje en este 2016 en el que ha debido multiplicar sus esfuerzos creativos, más aún teniendo en cuenta que ya suma 80 años, edad a la cual la mayoría de mortales están medio acabados o directamente criando malvas. Larga vida, Woody.

«Vive cada día como si fuera el último y un día acertarás»

No sabemos si para su próximo proyecto volverá a contar con el gran director de fotografía Vittorio Storaro, habitual colaborador de gigantes de la Historia del Cine como Francis Ford Coppola (con quien rodó “Apocalypsenow”, “Corazonada” y “Tucker, un hombre y su sueño”) y Bernardo Bertolucci (“El último emperador”, “El cielo protector”, “Novecento”, “El último tango en París” y “Pequeño Buda”), pero de lo que sí estamos seguros es de que una de las pocas grandes bazas de “Café Society” es su exquisito trabajo, capaz de hechizarnos y de lograr que el visionado de esta película sea todo un gustazo para nuestros agradecidos ojos.

El mundo sigue teniendo hoy tan poco sentido o menos que cuando el año pasado hablamos de “Irrationalman”, pero seguimos enganchados al cine de Woody Allen, a visitar su fascinante universo para disfrutar con su tragicómica manera de contarnos lo frágil, voluble y circunstancial que es la vida. Para sobrellevarla mejor, nos podemos aferrar a sus películas con aroma a clásico y, sobre todo, al amor. ¿Qué más nos hace falta? Tócala otra vez, Woody, te esperamos el año que viene, no nos faltes a la cita… y a ser posible, recupera de nuevo ese brillante ingenio tuyo.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "DE PELICULAS"

“Underworld: Guerras de sangre” - Uno, dos, tres, cuatro... y el guantazo

“Underworld: Guerras de sangre” - Uno, dos, tres, cuatro... y el guantazo
“Underworld: Guerras de sangre” comienza con un resumen de lo ocurrido en la franquicia. Y a dicha frase le iba a añadir la palabra "breve" delante de "resumen"; iba, hasta que he reparado que no se trata de un resumen breve: se trata de que no hay mucho más que resumir. Si es que re

“Café Society”: Aroma de cine clásico

“Café Society”: Aroma de cine clásico
“Café Society” es una de las peores películas en la filmografía de ese genial icono del cine que es Woody Allen, pero siempre nos quedarán algunos de sus diálogos, la exquisita fotografía de Vittorio Storaro y la gran entrega de ese enorme actor que es Steve Carell.Desde una pers

“No respires”: Pan comido

“No respires”: Pan comido
Fede Alvarez confirma su buen gusto, mano y tono a la hora de proponer pesadillas a una audiencia más cerca de la adultez que de la adolescencia. Un thriller de terror divertido, sano e insano, en el que los ciegos son los reyes en un mundo tuerto.Todo el mundo se ha ido de Detroit. Rocky

“Interstellar”: el lado emocional de Christopher Nolan

 “Interstellar”: el lado emocional de Christopher Nolan
El cine de Christopher Nolan produce sentimientos tan encontrados, que da la sensación de que solamente podemos odiar o amar sus películas, y todo lo que no sea estar de acuerdo con una de esas dos posturas, está condenado a la total incomprensión.Dejando a un lado que te gusten más o

“Trainwreck: Esa Chica es un Desastre”. Humor poco tradicional

“Trainwreck: Esa Chica es un Desastre”. Humor poco tradicional
Judd Apatow parece haber encontrado una nueva musa (nada tradicional, por cierto) de la comedia en Amy Schumer, la standupera “it” del momento, que incluso es tan cercana a Jennifer Lawrence que escribirá el guión de una película con la ganadora del Oscar. Entre las características

“Chappie”: No es perfecta, pero vale la pena verla

“Chappie”: No es perfecta, pero vale la pena verla
Neill Blomkamp llamó la atención de cinéfilos y críticos por igual con el estreno de su increíble ópera prima, “Sector 9” (“District 9”). Después, ante las expectativas de muchos que querían ver qué más era capaz de hacer, lanzó “Elysium”, y una vez más probó que t

MAS QUE VER

Barco fantasma cargado de ratas carnívoras se convierte en amenaza

El barco soviético Lyubov Orlova, continúa a la deriva en las aguas del Atlántico. En c

Leer más
La riqueza… ¿es geneticamente hereditaria?

Un estudio británico ha encontrado que los descendientes de hoy son igual de ricos que su

Leer más
La “Semana Santa” alrededor del mundo

Más allá de su ineludible significado religioso, la Semana Santa es una época de reflex

02-04-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?