“Hasta el último hombre” - Nasiopa (no) matar

Viernes, 13 de Enero de 2017 00:00 administrador COOL - De Películas
Imprimir PDF

“Hasta el último hombre” - Nasiopa (no) matar

“Hasta el último hombre” es el regreso de Mel Gibson. Eso parece. O al menos, ese parece el titular predilecto del primero al último hombre, pero la realidad es que el bueno (o malo) de Mel nunca se ha ido (ni han logrado echarle). Como tampoco lo hizo un Andrew Garfield al que, después de todo y por muy bien que le quedase, parece que le ha venido bien dejar el traje de superhéroe a otro (aunque eso suponga quedarse con las ganas de haber visto a esos "Seis Siniestros" que ahora mismo hubieran estado en los cines).

“Braveheart”, “La pasión de Cristo”, “Apocalypto”, esa gran olvidada llamada “El hombre sin rostro” (la primera que hizo), hay tres cosas que destacan en la filmografía como director de un Mel Gibson cuyo vida personal, como la del 99% de los trabajadores de Hollywood, me la suda y que también están presentes en “Hasta el último hombre”: frontalidad, franqueza y un intenso espíritu conciliador vertebrado a través de la violencia que supone ser un hombre en un mundo que de amable tiene más bien poco. Y sabe de lo que habla.

Mel no es sutil pero sí honesto, y sobre todo es un cineasta con una visión clara, concisa y contundente que saca provecho de la contradicción que mayormente supone la vida misma. “Hasta el último hombre” es la historia de un héroe de guerra que se niega a tocar un arma. Tan contradictorio como aquel símbolo pacifista que portaba Bufón en la excelente película de Stanley Kubrick a la que, inevitablemente, remite en el mejor sentido esta otra incursión bélica que deja claro que una guerra es de todo menos un paseo por el campo.

Al igual que la mencionada película de 1987 (y si no saben cual es, disculpen mi desprecio hacia ustedes), “Hasta el último hombre” se divide en dos partes bien diferenciadas pero a la vez indisolubles. La primera, la instrucción, es la base de la segunda, el combate, y del contraste entre ambas nace otro de esos títulos llamados a ser un clásico moderno; especialmente, por su capacidad para captar la belleza intrínseca e indisoluble de la crudeza, la misma que define al ser humano como alguien simple pero a la vez complejo.

Porque al igual que no hay mejor noticia que una mala noticia, a su vez es en el corazón del horror dónde el ser humano encuentra su auténtica valía. Mel Gibson, lo dicho, no se anda con rodeos y deja a un lado cualquier patria, causa o excusa para enarbolar una bandera que defiende literalmente a hostias. La segunda parte de “Hasta el último hombre” no es sólo tan eficaz y violenta como el desembarco inicial de “Salvar al soldado Ryan”, sino que además desprende un humanismo contradictorio pero a la vez estimulante.

Habrá quién, como siempre, entienda esto como una provocación imperialista en la que el enemigo es retratado simplemente como un pelele. En la exaltación del orgullo militar que tantas ampollas levanta en según que sectores. Más, al fin y al cabo, así son las cosas cuando el que combate muy posiblemente no sepa ni le importe el por qué combate. Importan aquellos que están a tu lado, aquellos que aunque puedan ser como puedan ser, incluso aunque te desprecien, no dejan de ser los tuyos. Tan sencillo como eso.

“Hasta el último hombre” es en una palabra, contundente; y en dos, contundente e intensa (en su segunda mitad). Un cruce entre “La pasión de Cristo” y “La chaqueta metálica” que funciona por igual como lúdico "actioner" bélico que como emotivo drama humano. Todo ello barnizado con una sensacióntangible y decruento realismo a la que no estamos acostumbrados en el actual mundo digital, y en donde el dolor se manifiesta de verdad más allá de la pantalla como parte de una realidad, lo dicho, que a menudo no es amable.

Garfield, confirmado como talento y héroe de carne y hueso, y Gibson, ratificado como un talento también "humano", y por ende, con sus luces y sombras, se alían en esta notable epopeya que se erige como un soplo de aire fresco por derecho propio. Por su autenticidad, esa que rechaza lo "políticamente correcto" para ser simplemente como es. Un mensaje honesto, bravo, duro pero a la vez conciliador, y convenientemente emotivo como para que no perdamos, todavía no, la esperanza en el futuro del ser humano.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "DE PELICULAS"

"Los Cuatro Fantásticos": un completo FRACASO

A estas alturas ya no hay duda alguna: “Los Cuatro Fantásticos” (“Fantastic Four”) fue un fracaso. Tanto en taquilla como en críticas la película terminó siendo una decepción, de hecho, tal fue la preocupación de Fox por no perder a los fanáticos de los superhéroes que, a p

“X-Men: Dias del futuro pasado: “Quien mucho abarca, poco aprieta”

“X-Men: Dias del futuro pasado: “Quien mucho abarca, poco aprieta”
El refranero castellano es tan nutrido, que en multitud de ocasiones nos permite darnos el lujo de ser perezosos. Así pues, por más que los entendidos en la maña de escribir aconsejen no abusar de las frases hechas, somos libres de creer quesiempre hayuno para cada momento, la excusa pe

"Pixeles": una cinta para entretener a todos

En 1982, Sam Brenner (Adam Sandler), Ludlow Lamonsoff (Josh Gad) y Eddie Plant (Peter Dinklage) participan en un campeonato mundial de arcade, que es grabado por la NASA para enviar las memorias del año al espacio. El tiempo transcurre y, en la actualidad, los extraterrestres que encontra

Lore. La otra cara de la Alemania Nazi

Lore. La otra cara de la Alemania Nazi
La Segunda Guerra Mundial, es sin duda un tema que ha inspirado a cineastas por generaciones y que muy probablemente lo siga haciendo en el futuro. Películas que tienden a ser desgarradoras, capaces de causarnos hasta un sentimiento de culpa y empatía de un evento que, en su mayoría, no

La increíble vida de Walter Mitty, imaginar es crear

La increíble vida de Walter Mitty, imaginar es crear
Hay una cita a la cual le tengo mucho cariño que dice “make-believe”, de mi filme más querido de la infancia La Princesita (1995). Estás dos palabras hacen referencia al proceso de imaginar y crear, lo que me recuerda que alguien una vez me dijo que todo lo que vemos alguien tuvo qu

“Chappie”: No es perfecta, pero vale la pena verla

“Chappie”: No es perfecta, pero vale la pena verla
Neill Blomkamp llamó la atención de cinéfilos y críticos por igual con el estreno de su increíble ópera prima, “Sector 9” (“District 9”). Después, ante las expectativas de muchos que querían ver qué más era capaz de hacer, lanzó “Elysium”, y una vez más probó que t

MAS QUE VER

¿Cómo descubrir a un mentiroso?

En toda conversación hay algo fundamental: saber si el interlocutor nos dice la verdad. A

Leer más
El Daldykan: el río teñido de “rojo sangre”

La semana pasada el río Daldykan, cuyas aguas fluyen cerca de la ciudad de Norilsk (Krasn

Leer más
Polifonia amorotica

De aquel baúl con saldos, en el Museo de la Ciudad, siempre me detenía en los minilibros

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?