La Crionica: la promesa de un futuro posible

Martes, 22 de Marzo de 2016 00:00 ECLÉCTICA - Artículo
Imprimir

La Crionica: la promesa de un futuro posible

Seguramente te acuerdas de Han Solo, uno de los protagonistas de la primera saga de Star Wars, quien fue suspendido tras una placa de metal y luego vuelto a la vida. O bien, del Capitán América que a raíz de un accidente en la Antártida, quedó en estado de congelación por poco más de 50 años para luego despertar en un mundo moderno ajeno a él, lleno de adelantos tecnológicos.

Sin embargo, a pesar de los adelantos de la ciencia, el congelar a alguien para luego volverlo a la vida aún no es posible, al menos no de manera oficial. Sin embargo, derivado de la ciencia ficción de Hollywood y varios rumores infundados, es que innumerables mitos se han generado en torno a esta técnica que, de lograr ser posible algún día, significaría un avance significativo para el ser humano, sobre todo, en lo que respecta a la longevidad.

Pero comencemos por el principio… ¿qué es la criogenia?

Bueno, la criogenia se define como el conjunto de técnicas utilizadas para enfriar un material a la temperatura de ebullición del nitrógeno o a temperaturas aún más bajas. Así pues, a la técnica utilizada para congelar cuerpos de personas o animales se le llama “criónica”, técnica que aún está en su desarrollo temprano. La idea es mantener en el frío los cuerpos de personas desahuciadas con la esperanza de que algún día se les pueda resucitar para curar su mal.

Contrario a lo que muchos piensan, para que un cuerpo pueda congelarse, la persona, en primera instancia, debe ser declarada muerta, para que quede más claro, las personas que aún están vivas “NO pueden pasar por este proceso”.

Hasta aquí, seguro te preguntarás… ¿Con qué motivo congelarías un cuerpo sin vida? y ¿el ser declarado legalmente muerto, no es lo mismo que estar totalmente muerto?

Pues no, clínicamente, cuando estás legalmente muerto, tu corazón deja de latir, pero algunas de las funciones cerebrales siguen su curso.

El proceso criónico

Los médicos no pueden simplemente poner a alguien en nitrógeno líquido y ya, debido a que el agua en las células se congelaría inmediatamente. Cuando el agua se congela se expande, lo que causaría que las células se destruyan. Es por eso que quitan el agua de las células remplazándola por una sustancia parecida a un anticongelante, hecho especialmente para el cuerpo humano. Luego la persona es puesta en una cama de hielo seco hasta que alcanza -130 grados centígrados.

El cuerpo se pone luego en un contenedor individual, dentro de un tanque con nitrógeno líquido a -196° C. Para quienes no tienen dinero existe también la “neuro suspensión”, un poco más barata, pero esta técnica solo preserva el cerebro. Con suerte, en el futuro pudiera consolidarse la clonación para restaurar las partes faltantes del cuerpo.

Así pues, en 1967, la primera persona en ponerse en estado criónico fue un psicólogo llamado James Bedford, de 73 años de edad. Su cuerpo todavía está en buen estado. Aunque en esa época surgieron varias compañías que brindaban este servicio, muchas cerraron y dejaron paso a solo unas pocas que pudieron sostenerse.

Como parte de los mitos y leyendas urbanas respecto al porceso criónico, se dice que ciertos personajes relevantes de la historia han sido “congelados” para posteriormente, algún día, ser vueltos a la vida. Al respecto, la historia más conocida es la de Walt Disney, quien como última voluntad pidió que le congelaran por métodos criónicos luego de su muerte.

Sin embargo, esta historia no tiene validez alguna ya que, de acuerdo a datos oficiales, esta técnica no habría sido aplicada al momento de su muerte, en 1966, siendo la realidad, que su cuerpo fue cremado inmediatamente después de fallecer. Así pues, aunque hubiera tenido deseos de ser congelado, no le hubiera sido posible debido a que la tecnología fue develada hasta los anios 70.

De cualquier manera, la criónica es un proceso que tarde o temprano dará resultados positivos y que sin lugar a dudas, aplazará uno de los mayores temores de la humanidad: la muerte.

Si estuviera en tus manos… ¿someterías tu cuerpo al proceso criónico?

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar