Abraham y Moisés… ¿Faraones Egipcios?

Lunes, 22 de Agosto de 2016 00:00 administrador ECLÉCTICA - Artículo
Imprimir PDF

 Abraham y Moisés… ¿Faraones Egipcios?

Antes de comenzar, es importante mencionar que el presente artículo está basado en la información publicada por los franceses Roger y Messod Sabbah en su libro, “Los Secretos del Éxodo”, obra publicada en el mes de octubre del año 2000, título polémico por el hecho de que la información que presenta, atenta contra una parte importante y fundamental de la creencia cristiana, sin embargo, la versión contada por estos dos personajes, no deja de ser interesante y reveladora.

Así pues, los hermanos Sabbah exponen que Abraham, el padre de los creyentes y la piedra angular de las tres grandes religiones monoteístas, el judaísmo, el cristianismo y el islam, no era el patriarca bíblico, sino el faraón Akenaton. Asimismo, el propio Moisés no era, como cuenta la Biblia, hijo de “un hombre y una mujer de la tribu de Leví”, sino un general egipcio, seguidor de la religión de Abraham. Esta es al menos la tesis que sostienen los investigadores franco-judíos.

Todo comienza hace más de 2 décadas, cuando los investigadores se plantearon la siguiente pregunta… ¿cómo es posible que Abraham y Moisés en particular, y el pueblo hebreo en general, no dejaran rastro alguno en el antiguo Egipto, pese a ser éste el escenario de gran parte del Antiguo Testamento?

Sorprendentemente, la respuesta la encontraron después de 20 años de exhaustivos estudios filológicos, lingüísticos y arqueológicos.Lo primero que hicieron, fue comparar los textos de la Biblia hebrea y aramea a partir de la exégesis de Rachi (1040-1105), autor de un comentario del Antiguo Testamento basado en el Pentateuco hebreo y en la Biblia aramea.


Posteriormente, realizaron excavaciones en Egipto y estudiaron a fondo las pinturas murales que ornan las tumbas del Valle de los Reyes, donde descubrieron, escondidos entre los jeroglíficos, diversos símbolos de la lengua hebrea. Y poco a poco fueron atando cabos y armando el rompecabezas que les condujo a una excepcional respuesta: “los judíos,tienen origen egipcio”.

Si esto es cierto, entonces… ¿qué hay de todo lo que argumenta el segundo libro del pentateuco?

Según los Sabbah, el famoso Éxodo bíblico, en realidad fue la expulsión de Egipto de los habitantes monoteístas de Aket-Aton;ésta, era la ciudad de Akenaton y de su mujer Nefertiti. Akenaton adoraba a un solo Dios y era, por lo tanto, monoteísta. Al morir, le sucedió Tutankamon y, a éste, el faraón Aï, que reinó del 1331 al 1326 antes de Cristo. Fue precisamente este último faraón, furibundo politeísta, el que dio la orden de expulsar del país a los habitantes monoteístas de la ciudad de Aket-Aton. Solo para ubicarnos en el tiempo, es importante decir que desde el inicio del periodo en que gobernó Akenatón, 1352 a.C., al periodo en que Ramsés I termina su periodo, el cual solo duró un año, 1295 - 1294 a.C., pasaron solo 58 años, tiempo coherente para que estos personajes, Abraham y Moisés, se hayan conocido y compartido ideologías.

Así pues, los egipcios expulsados hacia Canaán, provincia situada a 10 días de marcha desde el valle del Nilo, no se llamaban hebreos, sino “yahuds” (adoradores del faraón) y, años después, fundaron el reino de “Yahuda” o “Judea”. A partir de este descubrimiento, ambos investigadores descifran el libro del Génesis y comprueban que reproduce punto por punto la cosmogonía egipcia.

Y es que la Biblia, al hablar de Abraham, respeta el orden cronológico de la vida del faraón monoteísta y refleja su biografía en perfecta sintonía con la egiptología, es decir, desde el sacrificio de su hijo a la ruptura con el politeísmo, pasando por la destrucción de los ídolos o las intrigas entre sus esposas.

Sólo así se explicaría el hecho de que no se hayan descubierto en los jeroglíficos egipcios testimonios de un pueblo que vivió 430 años en Egipto (210 como esclavo) bajo distintos faraones. Y sólo así se explicaría que los expulsados pudieran instalarse en Canaán, administrada por Egipto durante gran parte de su historia, sin que la autoridad faraónica reaccionara. Y sólo así, se explicaría cómo un pueblo tan impregnado por la sabiduría de Egipto pudo desaparecer de la manera más misteriosa, sin dejar rastro o huella alguna ni en las tumbas ni en los templos.

En vida, Sigmund Freud llegó, por intuición, a la misma conclusión:“Si Moisés fue egipcio, si transmitió su propia religión a los judíos, fue la de Akenaton, la religión de Aton”. Y al parecer, esto así sucedió.

Asimismo, los investigadores franceses sostienen que Abraham, Moisés, Sara, Isaac, Rebeca, Jacob o Israel, ocultannombres ytítulosde la realezaegipcia. Por ejemplo, Aaron, el hermano de Moisés, era el faraón Hormed. El propio Moisés era, en realidad, el general egipcio Mose (Ramesu), que después se convertirá en Ramsés I. Y Josué, el servidor de Moisés, es su primogénito. De hecho, ambos comparten los mismos símbolos, la serpiente y el bastón, los cuernos y los rayos, y un mismo destino, el cual era servir de acompañantes a los disidentes a través del desierto.

Y es que la Biblia, amén de ser el libro sagrado del judaísmo y del cristianismo, es una joya de la Literatura, en la que se mezcla la Historia con la leyenda y el mito con el rito.Son muchos los personajes bíblicos, hasta ahora tenidos por históricos, que pertenecen al ámbito de los relatos legendarios. Está claro que Adán y Eva, por ejemplo, no existieron. Y lo mismo cabe decir de sus hijos Caín, Abel y Set. Tampoco está clara la existencia de Noé y sus hijos. Así pues, al reino del mito pertenecen igualmente los relatos sobre Lot, el sobrino de Abraham, o la destrucción de las depravadas ciudades de Sodoma y Gomorra.

Y como dicen muchos biblistas católicos: “los patriarcas son apenas preexistentes como figuras históricas”. Es decir, la penumbra casi absoluta cubre toda una época de la existencia de Israel, desde el siglo XVIII al XIV a.C.Incluso algunos traductores extienden este periodo de brumas históricas hasta la época mosaica, el siglo XII a.C. Dos épocas que “los historiadores de Israel plasmaron con un puñado de recuerdos legendarios”.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ARTICULOS"

¿Por qué cada vez corre más rápido el tiempo?

¿Por qué cada vez corre más rápido el tiempo?
  La percepción del tiempo puede variar entre personas y situaciones. El tiempo puede correr o ser interminable. En raras ocasiones parece detenerse completamente. Así pues, la diferencia entre el tiempo real, medido por los relojes o calendarios, y nuestros sentidos puede ser enorme

Felicidad… ¿sin dinero?

Felicidad… ¿sin dinero?
El éxito es muy escurridizo ya que se resiste pese a que trabajamos duro para alcanzarlo y cuando llega no nos proporciona felicidad. Sin embargo, el millonario David Heinemeier Hansson tiene la respuesta a este dilema.El danés David Heinemeier Hansson, un programador prodigio que se hiz

Peculiares Oficios que desaparecieron con el tiempo

Peculiares Oficios que desaparecieron con el tiempo
En el pasado existían muchos oficios que hoy día han desaparecido. Algunos muy peculiares, como el de “despertador humano”, o algo peligrosos, como el de cazador de ratas. Sin embargo, al paso del tiempo, estos y otros oficios se han extinguido debido, en gran parte, al desarrollo te

Maximiliano de Habsburgo… ¿vivió y murió en El Salvador?

Maximiliano de Habsburgo… ¿vivió y murió en El Salvador?
Cuando el pelotón de fusilamiento hizo su última descarga, Maximiliano de Habsburgo empezó una nueva vida. A cambio de no revelar jamás su identidad, Juárez, masón como el archiduque, le perdonó la vida y le dio un salvoconducto para El Salvador, donde el emperador vivió bajo el no

El Sol… ¿un factor para ser mas o menos longevo?

El Sol… ¿un factor para ser mas o menos longevo?
La mayoría nos preguntamos constantemente cuánto durará nuestra vida, sin embargo, esa es una de las respuestas más difíciles y hasta cierto punto, imposibles de responder.Sin embargo, las personas viven cada vez más tiempo y aunque ya no es tan extraño conocer a alguien nacido hace

Los sonidos de la mujer durante el sexo

Los sonidos de la mujer durante el sexo
Por mucho tiempo hemos sabido, que los sonidos que la mujer realiza durante el acto sexual, también llamados “gemidos”, son el indicativo de que ella disfruta de manera placentera al realizar esta actividad. Sin embargo, a pesar de que nos suene un poco extraño, esto no siempre es as

MAS QUE VER

Una persona sin Smartphone es “más eficiente”

A lo largo de una semana, la periodista Aja Frost, se negó a revisar las notificaciones d

Leer más
Dieta MIND: disminuye el riesgo de padecer “Alzheimer”

Una nueva dieta, conocida por el acrónimo MIND (la Intervención Mediterránea-DASH para

Leer más
El sexo en la antigüedad

El sexo es una de los más grandes tabúes dentro de la sociedad, pero no siempre fue igua

12-01-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?