De la encarnacion de trapo a la de carne

Jueves, 19 de Junio de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

De la encarnación de trapo a la de carne

titeres1Permanecerán impávidos en su acartonamiento, inmutables e inconmovidos en su rigidez al saber que no soy el mejor aliado de los títeres. Por lo menos no soy su más empecinado enemigo. Ciertamente esos seres ‘inanimados’ no han hecho nada para desagradarme, sencillamente los dejé estacionados en la infancia porque aprendí que a ella pertenecían. Aquello de que, como Rosca de Reyes, todos llevamos un niño dentro, conmigo no alcanza para consecuentarlos en su fantasioso y/o gracioso desempeño.

titeres2Imposible no reconocer la envidiable simpatía de la que suelen estar revestidos ante las audiencias infantiles. Esta comunión y encantamiento me suelen maravillar más que el suceso escénico. La simplicidad argumental con afán aleccionador, cuando no moralizante, constituye el meollo de mi rechazo a tales escenificaciones. La reprobación de la maldad –de pensamiento, palabra y obra— y el encomio de la bondad y sus virtudes cada vez tienen menos espacio en una infancia cada vez más acotada o abreviada por la no tan virtuosa realidad. Así, los títeres con mayor prontitud ocupan el ámbito irreal de la fantasía, si no de lo fantasioso… y ramplón. Hasta aquí, mi problema con los títeres está fincado más bien en las tramas que viven.

titeres3Queriéndoles ver cualidades, muchas veces me resulta imposible no admirar y asombrarme de su diseño y manufactura; la creatividad y originalidad de los materiales y objetos que cobran vida en su corporeidad; el preciosismo de su miniaturismo, y así despertar, en parte, la ingeniosidad infantil en la creación de sus juguetes y sus entretenimientos. (Apenas el pasado viernes 13, al medio día, en la Facultad de Filosofía, me percaté de una niñita que había convertido en compañero de juegos a un pedazo de tela amarilla del tamaño de una gran servilleta. ¿Quién sabe si conozca los títeres?) titeres4

Memorable la puesta en escena titiritera de El pozo de los mil demonios, de Maribel Carrasco, por parte de Franco Vega. No tan solo se antojaba admirable el diseño y manufactura de los títeres, sino la construcción de su ámbito natural y fantástico, ¡y la funcionalidad de esa miniarquitectura! La conjunción de trama e interpretación resultaba fascinante. De ahí en fuera, únicamente los títeres de Tierra de nadie con su espantable y delicada belleza me han parecido dignos de recordación, sin que me haya resultado retenible y traducible el argumento. Otra vez la importancia y trascendencia del tema y su desarrollo.

titeres5Mención muy aparte para el Coloquio del día del Títere con la presentación de La noche en vela y Un Robinson por parte de Rafael Curci y Alain Lecucq de Brasil y Francia en marzo de 2010.

El último viaje de Jacinto contradice principalmente lo inicialmente apuntado: su argumento mucho se apetece para que lo encarnaran con mayor presencia los actores manipuladores de los títeres. Los momentos más intensos, de mayor comunión emocional con la obra de Carlos Casas, suceden precisamente cuando es más aparente la actuación de los intérpretes, ya cantando, ya con la entrega de sus parlamentos. Desafortunadamente este teclador ha visto a María Fernanda Monroy, a Casas y a Rodrigo Núñez casi desde sus albores actorales y está muy convencido de su solvencia interpretativa. Este ambicioso convencimiento prefigura muy antojable la preeminencia de sus encarnaciones en detrimento de la de los títeres. Ciertamente los creadores de los habitantes del mundo-títere poco comulgarán con mi apreciación, pero sus creaciones no tienen porque desaparecer, al menos no del todo, principalmente tendrían otra dimensión y quizá mayor significación escénica.

En el equipo reunido para que conozcamos El último viaje de Jacinto, en La Caverna de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio mena Rosales’ hay una sobredosis de probado y curtido talento –Fabián Verdín, esta vez en la dirección; Jean-Paul Carstensen, esta vez en la iluminación; Verónica Haro, William Nezme y Patricia Paniagua en la creación del fantasioso minimundo-- para que el viaje de Jacinto se mantenga largo rato, y con diversos virajes, muy bien mecidos por la musicalización cálida y arrulladora de Mariana Vega con guitarra, voz y mucho sentimiento.

“El último viaje de Jacinto” / Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, 5 de Mayo #40, Centro Histórico de Querétaro / viernes y sábados / 20:30 horas / Todo público

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

La dramaturgia privada

La dramaturgia privada
Sin empeño exhaustivo vienen fácilmente a mi memoria los nombres de Jéssica Zermeño, Franco Vega, los grupos Barón Negro, Integrartes, y Teatro Gesto, sin desechar la pertinencia de apuntar autores que han carecido de continuidad o quizá ya no reincidan. Asemejados todos por estar en

Humor estrujante

Humor estrujante
Me despedí temprano del teatro 2017 un tanto para conservar la grata sorpresa brindada por tres puestas en escena --“Cabaret Necrópolis”,  “Los fantasmas de Frida” y “Todos somos Leonardo”--  que conocí gracias al IV Encuentro Transdisciplinario Imaginartes en el f

Reencuentro pendiente

Reencuentro pendiente
Aferrado y atenido a que una dramaturgia es un texto para la acción, por más que me la anuncien y prometan dramatizada, su lectura poco o nada me seduce. De aquí la principal razón para no haber asistido por primera vez al Festival de la Joven Dramaturgia en 2018, que en 2003 nació co

Creditos y descreditos

Creditos y descreditos
Entiendo por experimental aquello que está en vías de aprobación, y en caso negativo de regresar a un proceso de rehechura o ajuste; la ocasión para incurrir en lo atrevido, para darle entrada a aquello que se separa de la tendencia prevalente. Dentro de esta línea vi nacer el Foro Ex

Teatro contemporáneo

Teatro contemporáneo
Ilustrativa cuenta de teatro contemporáneo dan los estudiantes del sexto semestre de la licenciatura en Actuación de la FBA-UAQ, y los grupos queretanos Barón Negro, y Galatsia Teatro con “Okies”, “Hikari”, y “El cielo en la piel”, de Diana P. Benítez, Ana Lucía Ramírez,

Ruedan y no dejan de rodar las canicas

Ruedan y no dejan de rodar las canicas
Cuánta diferencia hacen los espacios, el físico y el temporal. Por ejemplo del extinto espacio escénico en la casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’ que conocimos como La Caverna* al de El Jacalón en la FBA-UAQ, en el caso de “Las aventuras de la Capitana Gazpacho, o de c

MAS QUE VER

Coco Chanel… ¿una espia nazi?

Investigadores franceses aseguran en un documental emitido por France 24, haber encontrado

Leer más
¿Como se dirigiran las guerras del futuro?

Los generales serán capaces de dirigir batallas y explorar las zonas de desastre en tiemp

Leer más
¿Cómo funciona el efecto placebo?

Científicos han identificado por primera vez la zona del cerebro en la circunvolución fr

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?