Nada mas comicidad

Jueves, 24 de Julio de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Nada mas comicidad

saco1Con el rostro transformado en máscara y funciones dominicales dobles, el naciente grupo Oseznos presenta Saco roto en la segunda temporada 2014 de Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro, en el Esperanza Cabrera. Estos jóvenes artistas son teatreros muy avezados, pues su proveniencia y formación primaria data de las ‘fuerzas infantiles’ de los Cómicos de la legua, de la UAQ, que quién sabe si en su momento existirían como ahora. El posiblemente más veterano de los tres actores, Víctor Sasia Farías, concluyó su preparación formal de licenciatura en Actuación el pasado mes de junio.

saco2Saco roto lo conocí un domingo del pasado semestre en el Teatro, primero, Alameda, y ahora de la Ciudad, para la debida y continua confusión con el Museo de La Ciudad, centro cultural con la mayor concentración de espacios escénicos alternativos, y con la programación más alternativa que los días de la semana y las horas del día permiten. Entonces la dirección estaba acreditada a Baruch Rojas y la actuación de V. Sasia fue especial en la función de cierre de temporada municipal. Los niños, que no distinguen ni discriminan al disfrazado del malencarado, ni separan la ficción de la realidad --todo es juego, al menos hasta antes de ingresar a la escuela-- prevenían a los personajes de las acechanzas de su contraparte y los orientaban en la localización de sus perseguidos.

saco3Con tanta ayuda tan atinada, finalmente salían airosos de los enredos escénicos para ceder a los reclamos de sus ayudantes que deseaban fotografiarse con sus héroes de narices rojas, caras blancas, ¡y muy sudorosas!, vestimenta entre estrafalaria y andrajosa, y cabelleras despeinadas de múltiples maneras por los avatares de la trama estructurada para no perder/recuperar el dinero mal habido, es decir, robado. En el grandísimo ‘foro’ del Teatro de la Ciudad las persecuciones tenían el realismo ‘verdadero’ del sofocamiento y el cansancio.

En el escenario del antiguo recinto constitucionalista las corretizas incluyen desapariciones entre piernas y regresos, o entradas, por algún pasillo de la platea, sorprendiendo mayormente al espectador, y acrecentando la cualidad lúdica para los pequeños concurrentes.

saco4Algunos squetches al público adulto no lo sorprenderá pues son actuaciones ‘de batalla’ dentro de la mima y el trabajo de circo, como el personaje que crea una situación amorosa con estrechos abrazos y ardientes besos valiéndose nada más de los propios brazos y manos. También están los movimientos de la rigidez cadavérica: al cadáver se le alinea una extremidad, operando la alineada casi como palanca de otra que se separa del alineamiento, produciendo inicialmente espanto pues se está en el convencimiento de tratar con un sujeto sin vida. Quien intenta la debida colocación de las extremidades acaba despatarrado o hecho nudo, amen de cacheteado y/o pateado. Igualmente aparece el individuo de ‘larguísimas’ extremidades detrás de un medio muro, o parapeto similar, con la complicidad de otro que no aparece hasta que algún accidente o descuido lo deja a la vista.

saco 5Acorde con el título de la obra, también hay costalazos, tan serios que un personaje, el domingo 20 de julio, fue despojado de su roja nariz en la primera función. Rodando cual pelota, el imprevisto desnarigado recuperó el punto extremo de su perfil.

El enredo estriba en la no compartición de información --substancia elemental de cualquier trama--. Dos partes intentan hacerse de un saco por motivos diferentes que no se comunican. El intento de una de las partes está constituido también por el secreto; la comunicación de la motivación provocaría, supuestamente, la codicia de la otra parte. Dentro del saco disputado hay dos bolsas de dinero y un sombrero femenino. Cada parte está informada únicamente del objeto de su interés. Si cada una conociera lo que la otra desea no habría disputa.

saco6La faceta emocional la constituye la ilusión de acercamiento al ser deseado/amado a través de un objeto que le ha pertenecido, o llevó puesto, en confrontación con la llana materialidad del bien anhelado mediante su representación más consabida: el dinero.
Además vemos incidencias circenses construidas muy simpáticamente con un títere y un muñeco, respectivamente. El primero realiza dos proezas: la primera, ‘a grandes alturas’, sobre un acerado alambre ‘muy elástico’, con la tensión del tamborileo y el aliento de fanfarrias tipo trompetillas. Previamente ha llevado a cabo una hazaña de similar valentía atinando a clavarse en una fosa de mínimas dimensiones. Y con similar aliento musical, también se ocupa del izamiento de ‘descomunales’ volúmenes.

saco7El ‘oso bala’, con su peluche debidamente protegido con un gorro de waterpolista --¿o casco?-- y una capa prestada por la Legión de Superhéroes, vuela disparado por tremebundo cañón tan profundo como cualquier doméstica cubeta y hace diana en el sujeto romántico.

Entre las recompensas recibidas por los entusiastas actores estuvo la solicitud de fotografiarse con ellos de parte de Paola Díaz Guerrero (Karlita), la adolescente con casi veinte años de trayectoria escénica en el Mesón de los Cómicos de la Legua.

 

 

 

 

 

 

Saco Roto / Teatro Esperanza Cabrera, J. M. Pino Suárez esq. B. Juárez, Centro Histórico de Querétaro / domingos 18:00 y 20:00 horas / Boleto: $100.00 / Para NIÑOS y adultos. 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Verdadero disparate

Verdadero disparate
No recuerdo que el abuelo le disparara a nadie en el teatrino del mesón de los Cómicos de la Legua, aunque tenía el índice aferrado al gatillo de su inseparable escopeta determinado a perforar a Karol en cuanto lo tuviera a tiro. Según va el decir de las narraciones bélicas y de la c

La transversalidad del caos

La transversalidad del caos
La congruencia de la lógica racional topa no contra una argumentación mejor estructurada, sino contra el absurdo rayano en bobaliconería. Con tal inicio el dramaturgo de “La silla” se la juega para ser hecho a un lado por desbordar tan temprano los límites tolerables de la estultic

La desgarrada familia

La desgarrada familia
¿El síndrome del “Viaje superficial”, del guanajuatense Jorge Ibargüengoitia? Una residencia patriarcal de aire solariego. Un patriarca como eje de la vida y trama de los personajes que concita. Un patriarca con una vida a esconder, aparentando venerabilidad ejemplar. Tres parejas r

Festivalismo

Festivalismo
Dos manifestaciones lo han mantenido sino atado, sí ligado a la cordura: la poesía y la música ahora apellidada culta porque clásica, se dice y explica, es cualquiera que permanece con probada perdurabilidad. En cualquier plática y alegato no extraña que suelte no versos sino estrofa

Amplitud compositiva

Amplitud compositiva
No podía dejar pasar, en noviembre de 2016, la oportunidad para presenciar una actuación de la bailarina Irma Monterrubio, aunque fuera en el muy inapropiado Teatro de la Ciudad, entonces me enteré de la coreógrafa Laura Vera. Ella es la creadora de “Inés… o cómo el viento se lle

Farseando

Farseando
¿Cómo es que un retrato llano y directo de nuestros vicios, ridiculeces, y prejuicios nos resulte simpático e hilarante, no lo contrariemos, y terminemos aceptándolo buenamente, sin argumentación exculpante de la acusación con que tal descripción nos confronta?Muy posiblemente porqu

MAS QUE VER

La NASA reconoce que existio vida en marte y que quiza aun la haya

La esperada respuesta definitiva de la NASA en cuanto a la existencia de vida en Marte pue

Leer más
Supervolcán de Yellowstone podría ser devastador para miles de personas

  El supervolcán del parque nacional de Yellowstone es una bomba de efecto retardado

Leer más
¿Puede alguien morir de aburrimiento?

Digamos que más o menos. Ciertamente, el aburrimiento no te va a matar por sí mismo, per

13-12-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?