El paso desgraciado con parodia turistica

Jueves, 09 de Octubre de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

El paso desgraciado con parodia turística

Al diablo el punto com para contar con ‘noches de apariciones queretanas’, ni ‘leyendas y mitos de Querétaro’. El google maps es un ‘testigo del pasado’. Cada fin de semana el Centro Histórico es una caja de Pandora con sus calles inopinadamente cerradas. Son órdenes de arriba, dirá el policía encargado en preservar la desviación de la circulación cotidiana, porque desconoce el propósito de su acción.

Pregunto por las ‘vías alternas’ para avanzar dos cuadras (una de Madero y otra de Juárez) a fin de llegar al Teatro Esperanza Cabrera. Si ya casi llegué, y salí con una hora de anticipación previendo imprevistos (sic), vale la pena tontear nomás por ver qué pasa cuando tanto es tan impredecible. La policía parece despistada con la cita de ‘la Plaza Constitución’ como referente del destino deseado, pero ¡retira el obstáculo!, váyase despacio porque hay mucha gente. El atropellamiento es casi inverso pero llego a Juárez. En la contraesquina del Jardín Zenea ni sus luces, todo es un puestismo abrumador. ¿Cuántos sanfranciscos habrá?, ¿alguien sabrá cuál es el celebrado?
Las aceras desocupadas, el escalón de una de ellas sirve como grada y el arroyo es el foro de unos payasos (literalmente: su rostro está convertido en una careta de falsa alegría). El animador solicita aplausos para el maricón que ha concluido una interpretación femenina. El público se burla del que sirve de chiste. Veo un espacio entre una niña sentada en el piso y una mujer que carga una criatura y pido permiso. Me he apeado de mi scooter infantil. ¡Qué pase el desgraciado!, el animador me toma de su chiste, los congregados le hacen eco. Se mofa de que vaya empujando la moto, me insta a tripularla, quiere aventón, el estribo casi toca el piso de adoquín, por lo menos me debe duplicar mi peso. Insiste en que avancemos juntos. Me vuelvo a apear. Hace más chistes trepado en ella, la moto. Por fin continúo mi camino. ¡Que pase el desgraciado!, me despide el animador, los adictos de la telebasura corean su ‘humorismo’. Cruzo el mismo regocijado delirio veinte metros más cerca del Esperanza Cabrera. aromas1

‘Noche de leyenda’ la queretana, cuando no éramos tan suertudos, y todos desconocíamos que una toponimia india era la palabra más hermosa del idioma español. El espacio inaugurado en 1957 por el presidente Adolfo Ruiz Cortines ¡está abierto!, ¡hay luz: una esperanza!, ¡hay vallas: qué cabreras! Pero si hay alguien adentro debo poder entrar.
Qué bueno que solo son dos los personajes en Rosa de dos aromas, porque si aplican el criterio de ‘el foro más uno’ para no suspender función, tendrán que darla, aunque esa pareja pudiera ser de familiares de una de las actrices. Después de explorar tantas desviaciones y padecer tanto humorismo, no puedo ser más desgraciado. ¡Sorpresa!: ya hay butacas en el vestíbulo del recinto constitucionalista recibido por el gobernador Juan C. Gorráez y el rector Fernando Díaz Ramírez dos años antes de que la universidad queretana fuera autónoma.aromas2

Si reír de uno mismo es rasgo de inteligencia, la del cordobés veracruzano Emilio Carballido brilló tanto que debió ser causa de su desertificación craneal. Lastimoso que sea tan poco frecuentada actualmente su dramaturgia de hondura tan risueña, afortunadamente preservada en la actualizada adaptación de Jorge Martinoli. Después de la selección de la obra, quizá de las más versionadas en cuanto a formas de ponerla en el escenario, incluso el cinematográfico, el fundador de Gayo Teatro acierta en el equilibrio del desequilibrio hasta llevarlo al centro. El reparto se advierte atinadamente disímbolo y opuesto en sus características y temperamentos, condiciones aprovechadas y reforzadas con las caracterizaciones y personalidades dotadas a los personajes. Gabriela opaca, conformada tradicionalmente, sin cuestionar su situación, acaso con un dejo de lamento hacia su triple jornada. Marlene en el nombre lleva la bulla, la preocupación y ocupación de la apariencia, impulsiva, poco atiende las formas de la civilidad regulada y las ‘buenas costumbres’, enarbola el lema de ‘Al cuerpo lo que pida… y mientras más pida, mejor’.
Al final, ni aquélla es tan contenida ni ésta tan descocada. aromas3

En Rosa de dos aromas encontramos una vez más las antiquísima dicotomía en la historia de la humanidad entre mente y cuerpo, intelectualidad y sensualidad. Una vive del conocimiento y la otra del esparcimiento, o casi; poco vale la vida sin darle vuelo a la hilacha, sin escatimar una piscacha de cuidado en el buen ver de la apariencia. Para su sorpresa y desengaño Marlene y Gabriela descubren que están atrapadas en la misma telaraña, o sea, no sabían que compartían seductor, que son dos vértices de un triángulo. Pero además están tan satisfechas con él que se organizan para sacarlo del lío en que se ha metido, para pagar la fianza con la que quedaría excarcelado. El tal embrollo es lo de menos, solo es más de lo mismo, otro engaño, otra infidelidad, aunque esta vez con la circunstancia de que la afortunada es una menor de edad, una alumna. En pocas palabras, el delito es pederastia. ¡A qué chicuelas tan avispadas! ¿Qué puede hacer si es hombre? Trabajar más y con mayor ahínco no es solución, el agotamiento llegaría antes que la suma requerida en lapso tan reducido. Como no, el financiamiento nacional popular: las tandas, con el consecuente escarnio mediante el chismorreo propagador de las hazañas propias engrandecidas con la imaginativa inquina parapetada tras el disimulo de los cordiales saludos. Es decir: encarar la vergüenza del ‘qué dirán’, afrontar con altura de miras, con elegancia y dignidad, el pedigüeñismo. También entra el recurso de la rifa de desinteresadas donaciones de objetos cuyas indescifrables formas han permanecido enjaezadas por el polvo y la desmemoria. En resumen, el carro de estas mujeres no hay tranca que lo atore cuando han decidido ponerlo en marcha, aunque vayan cediendo las excepciones al decoro. aromas4

Finalmente llegan al convencimiento de la capacidad de su enjundia, y de que nada merece el sacrificio del gozo de su triunfo. Toman las riendas de sus vidas y las llevan por donde mejor les apetece, llevando por únicos pasajeros a sus bodoques.
La sutileza de las lecciones carballidescas quedan para la metalectura, muy lejos de la moralización y muy cerca del humorismo reflexivo que incita al inconformismo, a la subversión del orden que retiene la superación. Pues sí, una rosa, la mujer, dos aromas: Marlene y Gabriela, Aracely Noguerón Cuevas y Michel Zamudio Luján presentadas por Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro en la segunda temporada del 2014. 
Con esa chispa para retratarnos, para recrearnos graciosa pero puntillosamente, qué sería carballidescamente de mi paso desgraciado. ¿Viajaría a través del tiempo en un recorrido teatral?

Rosa de dos aromas / ¿Dónde? Teatro Esperanza Cabrera, B. Juárez esq J.M. Pino Suárez, Centro Histórico de Querétaro / ¿Cuándo? domingos / ¿A qué hora? 18:00 y 20:00 horas / ¿Costo? $100.00 / Para adolescentes y adultos

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Monotematización decembrina

Monotematización decembrina
La Navidad monotematiza el escenario teatral, o los teatreros se dejan monotematizar. El caso es que el escenario queretano, durante diciembre, queda pasterolizado. Parecen decirse: Le entras a las pastorelas o estás fuera. Por años los Cómicos de la Legua hacían su cochinito para las

Sobre olas y papirolas

Sobre olas y papirolas
Con “Entre vértices ar(t)istas”, “El conjuro” y “El tesoro escondido” Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro ha continuado, cual segunda parte, con su primera temporada 2017 de presentación de producciones escénicas. “Entre vértices ar(t)istas” es una creación

Retratados por los enredos

Retratados por los enredos
Cuántas mezquindades y vilezas afloran en torno a un moribundo cuyo encefalograma permanece tan plano, o casi, como el papel en que se registra, o da cuenta, de la inactividad cerebral del interfecto, máxime si es condición de hospitalizado, y sin embargo nos divertimos gracias al medid

ELLOS POR ELLAS; ¿cuál justificación?

ELLOS POR ELLAS; ¿cuál justificación?
«─Todo lo que pones en el escenario debe estar justificado─», me dijo un maestro y director escénico en una plática o se lo escuché en una conferencia; dicho de otra manera, nada en la escena puede ser gratuito. Esta afirmación, quizá con calidad de postulado o principio y a la

Pobreza romántica

Pobreza romántica
Ni las estrecheces les estrujaron las tripas y aterieron los huesos, ni el reconocimiento les fue desconocido, o sea, cabe dudar del revestimiento romántico de la pobreza acuciante con que Molière y Magdalena viven su amor y el que dedican, sin medida ni reparo a la creación teatral, de

Cotidianidad masacrante

Cotidianidad masacrante
Los mamotretos referenciales dan cuenta del dramaturgo Eugène Ionesco con notas y descripciones como las siguientes, además de ubicarlo en los inicios del Teatro del absurdo: a) sus textos destacan la impotencia del lenguaje como recurso comunicativo, y la incapacidad del hombre para con

MAS QUE VER

Leia…¿la nueva princesa de Disney?

Tras la prematura muerte de Carrie Fisher en diciembre pasado, sus admiradores han solicit

Leer más
De experimentos y experimentados

  Cuando una obra teatral lleva el aviso de ‘laboratorio escénico’, o cualquier

Leer más
Elizabeth Banks como la mala de “Powers Rangers”

A través de People nos llega la primera imagen oficial de Elizabeth Banks como

20-04-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?