Evas abiertas

Jueves, 05 de Diciembre de 2013 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Evas abiertas

evas1Ese elenco era para verse haciendo cualquier cosa, la obra poco me importó. Semejante reparto difícilmente nadie lo vuelve a reunir jamás, expresé en Espacio Cultural de Radio UAQ. Se trataba, según la comunicación del autor y director, de: Lulú Menéndez, Rubí Cervantes, Rommina Reynoso, Luz Zavala, Valentina Alcocer, Marlen Torres, Lorena Berenice, y Coral Echeverría. A excepción de la penúltima, a quien no recuerdo, de casi todas ellas he encomiado sus actuaciones en esta columna, sin descartar del apremio para apreciarlas el que empezaran a emigrar atraídas por la superación que les representen oportunidades en escenarios fuera de Querétaro: demasiadas chefs para una sopa.

 

Si como Baal, a Jorge Martinoli podría vérsele como un suertudote muy consentido fogosamente por sus compañeras y colegas, pues esa cualidad parecería conservarla para montar Las puertas de Eva, derivada e inspirada por Los monólogos de la vagina, de Eve Ensler, en parte contestataria de la sujeción vergonzante de la mujer en la ignorancia, mediante bien vistas convenciones revestidas de honorabilidad.

¡Óscar tú ves ese teatro?, me preguntó sorprendida una licenciada y maestra en Historia, cuando del Centro de Arte ‘Bernardo Quintana’ salía rumbo al Teatro de Cámara. Ya no tuve tiempo para  contestarle que con ese reparto yo veo lo que pongan.

 

evas2La calidad y creatividad de esas actrices difícilmente puede encontrarse ociosa y desocupada por lo que convocarlas y reunirlas ya es un logro admirable y muy plausible, tanto que en la función que conocí, vi a L. Menéndez, R. Reynoso, L. Zavala, V. Alcocer, y C. Echeverría, es decir, no se encontraban dos apuntadas en el programa de mano sin que estuviera señalada alternancia de actuaciones. Pero si cualquiera de las presentes se apegara al título original: Monólogos, se podría apostar que muy bien haría función unipersonal.

evas3En la versión martinoliana de este trabajo escénico nacido diez años antes del presente siglo, casi al principio echa mano del recurso que muy bien resiste la persistencia y la reincidencia: las formas, los colores y hasta los sabores de las frutas para aludir a las apetencias y preferencias sexuales. Obviamente la gracia descansa en la picardía de la sugerencia y el doble sentido, quizá hasta osado, y la agradabilidad en la musicalidad de la rima simple: “Mínimo yo un plátano pido… pero no me pela ni Cupido. // ¿Y si en lugar de manzana mordemos una papaya? / Yo prefiero la guayaba. // Todo por ofrecer una manzanita con tal de recibir afecto y una mamadita. // Yo mordí muchas fresas y al final sólo recibí puras promesas.” 

 

Por supuesto que la rebeldía, la inconformidad y el cuestionamiento están presentes, en interlocución genérica con las espectadoras, e incomodidad de los espectadores: “Mujer naciste, mujer te quedaste... ¿no me digas que ya te resignaste?, ¿o porque tan calladita te enjuiciaste? No pienses que estás castrada o maldita, al contrario eres muy sabia y bendita. // No somos viejas chismosas, sólo cariñosas. No nos juzguen por sensibles o rabiosas ¡entiendan! Parimos, reglamos y sumisas nos quedamos. // Por vergüenza, por prejuicios, por timidez, por la presión, la impresión y la opresión social, la tradición y la religión, las costumbres, nuestra propia cultura… o nuestra madre.”

evas4Viene poco después un ingenuo e ingenioso desglose de algunas de las causas anteriores: “Mi abuela dice que es una palabra (vagina) vinculada con el diablo. / Se trata de un sistema tan complejo… que puede dar vida y dar la muerte. /…cualquier hombre mataría por poseer una cuando está caliente. // Hijita entre tus piernas tienes el pequeño botón de una flor ¡por eso jamás debes tocarla! porque cuando seas mayor sus pétalos se abrirían de par en par hasta que crezca ahí una delicada rosa, la cual entregarás  ¡a un solo hombre! por el resto de tu vida el día que te cases… “

 

También presenciamos un sinceramiento de las actrices a quienes nunca vemos totalmente como personajes, no obstante que las sabemos creadoras de esa ficción que es el teatro: “Es un tema delicado. / Quizá un poco morboso. /  Pero sabroso. / A veces doloroso. / O hasta vergonzoso. / Llegamos a la pubertad y nos llenamos de traumas, inseguridades y dudas.”

Se detienen en otras situaciones ‘femeninas’, más allá de la vagina, que en un sentido amplio corresponderían simplemente a la persona, pero que han sido instaladas en ellas, como la prostitución, el deseo amoroso, algunas ocupaciones ‘de género’, en medio de una diversidad de sentimientos y emociones con los que empatizamos en diferentes grados, disfrutando su gracia, su frescura, su desenfado, su atrevimiento para ser ellas con el pretexto del teatro pero sin la protección, aparente, del personaje.

 

evas5

 

 

 

 

 

Las puertas de Eva

Teatro de Cámara, FBA
Av. Hidalgo s/n, Campus del Cerro de las Campanas
jueves, viernes y sábados
19:30 horas
Adolescentes y adultos

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Confusion del amor con humor

Confusion del amor con humor
Y a la tercera función la multitud seguía arremolinada en la taquilla para presenciar “Eva’s” en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro el lunes 30 de marzo. Pensé que el domingo a media tarde cualquiera está como víbora haciendo la digestión de una opípara tragazón, y

¿Para que sirven los ricos?

¿Para que sirven los ricos?
Sin estudiar ciencias sociales y anexas, resulta muy fácil y simple afirmar que los ricos sirven para pedirles dinero, o intentar obtenerlo de ellos con alguna engañifa, y como pocas veces se tiene éxito en tal propósito, entonces para desahogar envidia y resentimiento por medio de la

Pasión total; ¿por qué fragmentos?

Pasión total; ¿por qué fragmentos?
“Cuarteto de pasiones”, buen título para llamar la atención, ¿el morbo?, ¿la oportunidad para la desinhibición con pretexto o justificación aceptable, la cultural? ¿Cuatro apasionados?, ¿cuatro pasiones? El muy inadecuado y pequeño espacio cultural donado a la UAQ por el inge

La conformidad del desposeído

La conformidad del desposeído
Ficción farseada y la corrosión no alcanza para carcomer nuestra simulación existencial, menos en el teatro con Demetrius o la caducidad”, del dramaturgo jalisciense Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio puesta en un espacio oficinesco de las instalaciones del Sindicato Único del

Mestizaje en proceso

Mestizaje en proceso
Tarda la definición y cuando llega la tardanza ha permitido apreciar algunas debilidades del desempeño actoral, y en cuanto es posible detectar éstas queda uno presto a tomar nota incluso de los posibles patinazos en el texto. Mientras no sucede la acción, ni siquiera la palabra, tien

Surrealismo contundente

Surrealismo contundente
La verdad mentida del teatro estaría particularmente interpretada y/o asumida en “El relevo”. Mentira porque dentro de la vida tiene un inicio o principio y una terminación o final que suspende o da pausa a la primera para después continuar quizá igual, quizá recargada, quizá rea

MAS QUE VER

Hallan evidencias de la primer “Guerra” en la historia de la humanidad

Científicos franceses que estudian esqueletos hallados en África de unos 13,000 años de

Leer más
Verdadero disparate

No recuerdo que el abuelo le disparara a nadie en el teatrino del mesón de los Cómicos d

Leer más
La Atlantida de Split: Un asentamiento submarino en las costas de Croacia

Un grupo de buceadores croatas ha descubierto a unos 20 metros bajo el mar Adriático una

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?