Asalto cobachero

Jueves, 30 de Octubre de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF


Asalto cobachero

cobachero1No los podemos obligar, me dice un actor, maestro y técnico escénico multiusos, pero la asistencia cobachera y estudiantil en general la he constatado particularmente copiosa en las cinco o seis funciones teatrales a las que he asistido recientemente. Esta copiosa asistencia ha animado representaciones extraordinarias, por ejemplo para El cántaro roto, en el Esperanza Cabrera, cuando en su función de estreno Arteatral rechazó asistentes que no reservaron su entrada, pasándolos a la siguiente fecha. También el domingo 26 de octubre, última fecha de temporada de estreno en la Quinta Cruzada Central por el Teatro, Atabal añadió una función extraordinaria de Aspiracional, en el Museo de la Ciudad. 

En el Teatro de Cámara de la UAQ-FBA, el miércoles 22, no obstante la ampliación del aforo de treinta a cuarenta y cinco asientos, fue necesario cerrar la puerta para impedir la entrada de más jóvenes asistentes a la función de Los perros, de Elena Garro. También El sueño de Oshy, dentro de la Quinta Cruzada Central por el Teatro contó con aforo ocupado por cobacheros arriba del 95%. Ante la ignorancia de la causa de este suceso, quiero pensar que por fin la calidad está convenciendo, porque no hay elenco de las puestas en escena apuntadas que no acumule por lo menos medio siglo de trayectoria, de permanencia y persistencia en el foro, siempre esmeradamente, con una acuciosa selección de autores y directores por parte de las agrupaciones artísticas. Siempre en espacios alternativos, convertidos en escénicos a punta de la necedad y la creatividad de los artistas, y el aguante de los espectadores, o sea, remando contracorriente de una administración pública aferrada al puestismo urbano y la eventitis que poco ve por la infraestructura física definitiva, reservando las exquisiteces del congresismo y las cenas con música y vino --la toma de las calles del Centro Histórico de por medio-- para las relaciones públicas de la autopromoción y el escalamiento político, por supuesto sin adelgazar el peculio personal. cobachero2

Proverbialmente he retenido la conseja de: Piensa mal y acertarás. Insisto, porque lo he señalado con anterioridad: la administración pública encabezada por José Eduardo Calzada Rovirosa ha llenado las plazas públicas de entretenimiento, para que no se las llenen de reclamos, hasta el extremo de hacer entretenimiento de unas letrotas –antes fueron millonarios chorritos musicales en un par de fuentes-- que seguramente los menesterosos pernoctantes en los portales, en la acera de enfrente, no identifican ni saben leer. Tomó muy bien nota del vocinglerío protestante que acompañó a su antecesor del amanecer al anochecer, aquél panista que espetó altivo, desde su permanente sonrisa, el gentilicio de querentontos a aquellos reclamantes, por ejemplo, de una casa habitación siquiera del tamaño de la oficina que ocupaba, aunque más bien dicen que era el estudio fotográfico de donde salía ad nauseam su imagen a los cuatro vientos.cobachero3

La diversidad temática me reafirma en la calidad como primera razón de esta copiosa asistencia. Por orden cronológico de miércoles a domingo, empezamos por una tragedia feminista a manos de un machismo cuyo recubrimiento mexicano no encubre su universalidad, al tenor de los hechos y costumbres de que somos informados en otros lares donde también son mancilladas y hechas picadillo sinnúmero de mujeres de todas las edades. Pasamos al maravillamiento fantástico del circo con actos, actuaciones y personajes que desafían la lógica y el equilibrio, somos instalados en el borde donde la irrealidad podría traspasar la realidad, y la gravedad acomodarse en la ilegalidad. Y terminamos en la comedia ironizante de la banalidad al punto de banalizar la maternidad con la corrupción. Esta es una sensacional vuelta de tuerca en la paráfrasis, más que adaptación, hecha por el dramaturgo mexicano Edgar Chías de Las preciosas ridículas, de Molière, que para como nos las gastamos en México, no me sorprendería, al ocuparme de Aspiracional en próxima entrega, la realidad ya haya superado la “ficción”. La chispa, el humor, la gracia, el cinismo, la puntual altisonancia, el descaro con que es cuestionada la pertinencia, la viabilidad y la validez de los principios que sostienen nuestras convenciones en las relaciones íntimas y sociales, a través de la trama y los personajes de Las preciosas ridículas reafirman la obra de Jean-Baptiste Poquelin como un clásico de la comedia universal a más de trescientos cincuenta años de distancia de aquel crisol que fue el reinado del Rey Sol.cobachero4

Mientras minuto a minuto, de los cincuenta de duración, el destino abusivo de la niña Úrsula replica el de su madre Manuela entonces infante, un silencio ensordecedor priva entre un altísimo porcentaje de las estudiantes espectadoras, sin faltar las acompañadas por algún pretenso, quizá amigo con derechos. Al final casi nadie rehúye responder un cuestionario para dar cuenta de ese acecho de la fatalidad que abruma, que acongoja, que imposibilita el aplauso para la provocación de estas sensaciones creadas con la densidad figurativa de la dramaturga poblana, proyectada con esa contención gestual e intencionalidad verbal. cobachero5

En el despojamiento de los excesos que fácilmente capturan por su enérgica o violenta vitalidad, encuentro que el forcejeo en el momento del rapto ha sido atemperado, casi suprimido. Ahora el cuerpo envuelto de Úrsula y cargado a hombro son los hechos que debemos traducir como el secuestro. Antes veíamos que la niña se revolvía para no ser envuelta o enrollada, mientras finalmente esto ocurría. Ahora es envuelta una vez que deja de revolverse. Quizá solo sea cuestión de tono, pero como vi primeramente ese momento me pareció más convincente por la clara contraposición de fuerzas, incluso metafóricamente batiéndose contra el destino. Pero Úrsula ha ganado en intensidad: cuando tiende la mirada a lontananza, más sugiere otear la vida que el paisaje o el horizonte. cobachero6

Mucho del discurrir de Oshy es, o era, a partir de que sufría un accidente de tránsito, quizá lo atropellaban, y en su inconsciencia, hospitalizado, ocurren todas las artes que conocemos en El Sueño de Oshy. De acuerdo con la más reciente representación ya no sabemos la razón de su sueño, no hay accidente, o no lo vi. Anteriormente hasta sirena de ambulancia había. Como el meollo del espectáculo está dentro del onirismo, poco importa cómo llegamos a esa situación, aunque antes de ella estaba un acto de malabarismo con una esfera cristalina que no se compara con el manejo de un globo que en esta ocasión conocí. Quizá está vez estuvo acentuada la danza aérea en el tetraedro que tanto le deja a uno el aliento suspendido. cobachero7

¿Qué tendrán que asaltar los cobacheros para que las artes escénicas salgan de los espacios alternativos y los foros correspondan a la calidad con que los artistas los transforman? Hoy está visto que quienes se desempeñan en la administración pública muchos platos han colmado con sus incompetencias, impertinencias y limitaciones.

 

 

 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

El futuro Cómico con presente prometedor

El futuro Cómico con presente prometedor
No me gusta el teatro actuado por niños, así respondí a una invitación para presenciar “Los niños de Morelia”. Como finalmente la aproveché para no perder la función de cierre de temporada el jueves 6, además felizmente no llovió, empecé mi correspondiente nota con estas refl

Pasión total; ¿por qué fragmentos?

Pasión total; ¿por qué fragmentos?
“Cuarteto de pasiones”, buen título para llamar la atención, ¿el morbo?, ¿la oportunidad para la desinhibición con pretexto o justificación aceptable, la cultural? ¿Cuatro apasionados?, ¿cuatro pasiones? El muy inadecuado y pequeño espacio cultural donado a la UAQ por el inge

Encuentros sin culpable

Encuentros sin culpable
Más diversa, muy difícil de empatar la cartelera teatral reciente de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, ahora por parte de los grupos Galatsia e Imaginartes, fieles a sus definiciones: el humor mediante la ironía crítica de la contemporaneidad, el primero. El segundo

Termina un mal sexenio para el ‘Manuel Herrera Castañeda’

Termina un mal sexenio para el ‘Manuel Herrera Castañeda’
  Es el mejor premio en México para la escritura de cualquier género porque ofrece el mayor monto pecuniario, la publicación y el montaje, ¡y todo lo cumple! En tales términos conocí la expresión de un dramaturgo, no sé si ganador del Premio Nacional de Dramaturgia ‘Manuel

Intervención e interpretación, y el equilibrio

Intervención e interpretación, y el equilibrio
Conocí la intervención de “Macario”, de Juan Rulfo reunido en “El llano en llamas”, por parte del artista de la escena Javier Velázquez en diciembre de 2019 en condiciones con dejo de precipitación. Todas las personas en un recóndito salón del Museo de la Ciudad de Querétaro

Pastoreando

Pastoreando
Cómo revolcar la gata es el gran dilema llegada la temporada de las pastorelas, teniendo presente aquella expresión despectiva acerca de un intento de engaño: Es la misma gata, nomás que revolcada. El gusto y preferencia del público por estas representaciones es innegable. Para ejempl

MAS QUE VER

WhatsApp: atrasado frente a su competidor ruso

Pável Dúrov, el fundador de la red social VKontakte y la aplicación de mensajería Tele

Leer más
Conoce las principales enfermedades que aquejan al mundo

  Un reciente estudio señala que debido al aumento de la población mundial y de la p

Leer más
Desmentidos los principales mitos sobre la marihuana

Científicos británicos demuestran en una investigación que el cannabis o marihuana no i

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?