Publico y enterados

Jueves, 27 de Noviembre de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Publico y enterados

Muy deseable que no hubieran compartido calendario para apreciar la brevedad de sus temporadas, pero VeOzDanza y Ciudad Interior trabajaron al mismo tiempo en el Teatro de la Ciudad y el museo de mismo apellido, respectivamente, los días 21, 22 y 23 de noviembre.

danza1Me incliné por la primera por haber sido enterado de su presentación con quince días de anticipación, además de la seducción de su espectacularidad; Esta vez va a ser solo danza, me advirtió la directora, y va estar Beto ¿te acuerdas de él? Por lo menos desde junio de 2005, cuando Ballet Nacional de México dijo adiós, había dejado de ver a Raúl Almeida, con alguna aparición, por esa época, en uno o dos montajes del maestro y coreógrafo Jaime Blanc. Mayor interés me suscitó Lugar común cuando supe a través de Radio UAQ de la intervención de Microrritmia con música original. 

danza2La advertencia de Rayito Zamudio apuntaba posiblemente a la diversidad de recursos acrobáticos que vimos en El sueño de Oshy y de danza aérea vista en Rotter Sand. Pues sí, se trata de espectáculos con tanto acierto que no cuesta trabajo preguntarse ¿qué de nuevo o espectacular presentará en el siguiente estreno? En Lugar común cabría apuntar que VeOzDanza es víctima de su éxito: no hay, tratándose estrictamente del argumento dancístico un momento climático. Esto no demerita que Carlota Desirée y Pablo López, por ejemplo, vuelvan a hacernos disfrutar la danza con sus particulares desempeños. La primera especialmente cuando cambia la dirección del cuerpo con respecto al piso y apunta con los pies al techo. El segundo con el estiramiento del cuerpo: torso, extremidades, cuello, acompañado de intensidad gestual. Beto padece su larga trayectoria. En ocasión de Lugar común me hizo recordarlo en Dualidad, Historia gótica, y Mitos y narraciones, coreografías del maestro Federico Castro para Ballet Nacional de México. Echada a andar la memoria, vendrían también a colación Carmina Burana, de Luis Arreguín y La consagración de la primavera, de Jaime Blanc, coreografías en las que Citlali Zamudio Niño llevó personaje, especialmente en la última. La misma obra de estreno, cuando la emoción o sentimiento es grupal remite a situaciones similares en Rotter Sand y El sueño de Oshy. 
danza3En Lugar común la espectacularidad corre a cargo de Microrritmia, sobre todo con la segunda parte del Huapango tibetano que mucho justificaría el término de la función en un carnaval. La conexión del público con el acontecer escénico de la primera a la segunda función fue muy notoria, y si la superación fue similar para la última fecha la respuesta del público debió alcanzar niveles incontrolables. Puso Ernesto Martínez, compositor y director de Microrritmia, en la dotación instrumental cuatro guitarras, amén de bombo, platillos y otros recursos percusivos propios de su imaginería. Tres son eléctricas y de éstas la suya parece conectada a una computadora. Una acústica la tunde un percusionista: con una baqueta las cuerdas en el brazo, con la otra mano percusiona la caja y rasga las cuerdas, casi resulta el alma huapanguera o huapachosa en este Tibet tropicalizado. En la primera función esta guitarra fue percutida únicamente como cajón. Otra percusión aguda es llevada a cabo con tubos --quizá cuatro, uno por instrumentista-- de acero, un metro de largo y diámetro de una pulgada, según cálculo visual, golpeados como lo sería un triángulo. 

danza4Equivocadamente el título de la obra reafirma la repetición coreográfica, pues ‘común’ nos permite pensar en lo no diferente. En este caso, quizá Lugar común implique espacio compartido, y entonces resurgiría el entendimiento carnavalesco donde veríamos a músicos, bailarines y espectadores intercambiándose en una espiral ascendente de imbuida alegría, contagioso júbilo.
La tercera fecha, el 23 de noviembre, la ocupé con la actuación de Ciudad Interior pues casi supe de ésta en un tropezón banquetero. En efecto el trabajo de este ensamble queretano permanece dirigido a enterados de la danza contemporánea. Abundaron entre los espectadores dominicales practicantes de la danza en diferentes niveles, otros profesionales del escenario, y diletantes del arte. El componente multimedia me subrayó el coreógrafo Alejandro Chávez al invitarme a presenciar su estreno de Kinetica con la que parece ratificada su apuesta por el desconcierto, y hasta la perturbación, del espectador. 

danza5Esta vez somos puestos de cara al muro que habitualmente queda a nuestra espalda. En el piso está escrito, con luz, el nombre de la obra de estreno, que también es un homenaje a la maestra Guillermina Bravo (Veracruz 1920-Querétaro 2013) fundadora del Colegio Nacional de Danza Contomporánea, del que egresó A. Chávez Zavala en 2000. Entra desde arriba a la derecha la muy bella y delicada voz soprano de Rebeca Obregón Elías. Viene de negro, enrebozada en gris, la entonación es queda, su desplazamiento es muy lento, no hay júbilo ni alegría en su interpretación, parece que algo lamenta, algo le ocasiona pena, algo no tiene, algo ha perdido. El canto es inentendible. Están en el escenario Alejandra Barbosa, Cinthia Ramos, Valeria Vázquez y Concepción Mondragón vestidas de gris claro con sacos, pantalones entallados y calcetines a tono. De tres de ellas vemos sus vientres planos, las ondulaciones al estilo que conocemos como de danza árabe acentúan su sensualidad, entre movimientos enérgicos, sin eje aparente, con gran rapidez, casi violencia. El cabello no lo llevan suelto, pero no del todo sujeto. Su desempeño es gozoso e incitante. No regresan a escena como cuarteto1. A. Barbosa aparecerá con el vientre cubierto bajo del mismo saco, en una actuación solista y acompañada por Claudia Izquierdo y Mariano Avilés, quienes también en otros momentos bailan en solitario respectivamente. Todos con esa altísima exigencia técnica que caracteriza a Ciudad Interior, y muy especialmente a A. Chávez.  
El muro de fondo cumple una doble finalidad: coreográficamente como una barrera contra la que se debaten los seres que ahí vemos atrapados, o por lo menos de donde se empeñan en salir sin lograrlo. Funcionalmente como pantalla en la que vemos replicadas y/o multiplicadas varias escenas realizadas en el plano horizontal. La apariencia severa, inhóspita, de ese concreto parece aprovechada en la ambientación de Kinetica. En el piso vemos también una reproducción similar. Pero apreciamos solamente las líneas lumínicas de las imágenes, su textura es muy tenue o inexistente.

La cantante regresa por lo menos un par de veces, siempre macilenta, con pena, tratada con cuidado y miramientos. Al final es rodeada por los siete intérpretes con ánimo de veneración, de alabanza, de procurarle consolación. Kinetica se despide con siete veladoras en el piso. Si el autor nos brindara una sinopsis de la coreografía, y nos informaran qué canta ese personaje femenino envelado y triste podríamos comulgar con el suceso escénico, pasar emocionalmente de la butaca al suceder dramático.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Los ensayos

Los ensayos
¿Aquí es el ensayo?, es la pregunta con que el personaje encarnado por Elizabeth Peralta de Ita entra a escena en “La pesadilla de una noche de verano”, del dramaturgo sinaloense Óscar Liera (24-XII-1946, 5-I-1990), pero también es la del paseante, del transeúnte, del comensal, de

Clandestinaje y clandestinidad

Clandestinaje y clandestinidad
El aprovechamiento de la indefinición limítrofe, judicial y geográfica, caracterizó el primer espectáculo escénico que conocí no sé si en el municipio de Corregidora. A la vera de la carretera de Querétaro a El Pueblito operaba un congal que ofrecía dos tandas nudistas, obviament

Don Juan sotanero

Don Juan sotanero
De la época próxima a “La telecomedia de Manolo Fábregas” me prendió “Don Juan Tenorio” con «¡Cuán gritan esos malditos! / Pero, ¡mal rayo me parta si en concluyendo esta carta no pagan caros sus gritos!» (Apunto el parlamento en verso como lo escucho, no necesariamente co

Bordeando límites

Bordeando límites
--Ésta es la primera vez que les va bien--, destacó sorprendido quien obligadamente ha observado el transcurrir de las nueve ediciones anteriores del Encuentro Internacional de Teatro Alternativo y de Investigación en el Museo de la Ciudad de Querétaro. Después de la segunda quedé co

Tramas e intérpretes

Tramas e intérpretes
Hay representaciones teatrales donde los personajes nos parece que quedan marcados por sus intérpretes, de tal manera que se antojan imposibles para otros actores, y si acaso, a la manera como quedaron trazados por ése que nos parece insustituible. Ejemplos mexicanos son: Don Juan Tenori

La legislatura, la mierda y el doble clic al recuerdo

La legislatura, la mierda y el doble clic al recuerdo
Ya decía el dramaturgo juarense en la primera entrega de la plática sostenida el domingo 15 de febrero: Los políticos hablan de lo que no conocen. http://www.raza.com.mx/eclectica/el-espectador/2157-un-dramaturgo-juarense-frente-al-imperioNo puedes hablar del hambre si no la has conocid

MAS QUE VER

Descubren un planeta como la tierra, pero gigante

Los astrónomos han descubierto un planeta parecido a la Tierra, pero 17 veces más pesado

Leer más
Los árboles… ¿también duermen de noche?

Científicos de Austria, Finlandia y Hungría están utilizando escáneres láser para est

Leer más
Reencuentros

¿Desiderio Sánchez haciendo coreografía con La consagración de la primavera? ¿Pero co

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?