La primera impresión de Leonardo Cabrera

Jueves, 04 de Junio de 2015 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

La primera impresión de Leonardo Cabrera

La buena impresión de la primera vez es capital, por esta razón, desde que vi a Leonardo Cabrera como el profesor, en “La lección”, de Eugene Ionesco, varios han sido los personajes que he visto cobrar atinada vida gracias a su responsable entrega y capacidad histriónica. Desde que conocí “El encanto femenino” (Dos obras en un acto.) procuro no perderme la dirección escénica que firme. 

leonardo1Era muy difícil poner en duda la demencia del profesor. En octubre y noviembre de 2003 la expectación se mantenía al filo de la silla en el teatrino de la exprepa Centro: ¿pasaría a la perversión, al abuso de la alumna? La normalidad de la vuelta al principio con otra alumna sustituta de la asesinada congelaba y trastocaba la expectación.
Aquella ancianita encorvada y macilenta perfectamente en la mira del fusil del terrorista, sin más defensa que precisamente su condición inerme en “La furiosa noche de Bosnia”, de David Quintero, detenía el aliento en el cuerpo: ¿sabe o no que está en la mira de un fusil, que el terrorismo no puede darse el lujo de permitir esa osadía, de tolerar tal desafío?, ¿habrá o no disparo, será de amedrentamiento, cuál gloria o jactancia de semejante asesinato? Una tensión y una contención atinadamente construidas. La memoria acerca de aquella reposición en 2002 es incierta ante la visión deun político arrancherado inmiscuido en un secuestro. La confusión y equivocación de su persona con el secuestrado deseado no lo salva de darse por aludido, pues bien sabe que las debe; cualquiera lo delata, pero muy pocos encuentran la manera de acusarlo, concretamente enfrentarse y sobreponerse al sistema de “tapaos los unos a los otros, porque yo corrompo, tú corrompes, todos corrompemos”.Cínicamente inocente de cualquier culpa formal, se tropieza con toda condenación moral.
leonardo2Con lentes, con canas, con botines, con adaptaciones corporales exageradas ahí estaban las caracterizaciones que no desaparecían a Leonardo Cabrera, sin embargo los personajes transcurrían con sus respectivas personalidades, convenciéndonos de que no podrían tener otra de toparlos en la calle
leonardo3En el reparto de “La canción de Gershwin”, de Mariana Hartasánchez, estaba apuntado su nombre en el programa general de la cuarta Muestra de la Joven Dramaturgia en 2006, pero después de media hora no lo veía aparecer. ¿Habría habido un cambio de última hora imposible de evitar entre tantísimas condiciones a coordinar dentro de un festival de la Joven Dramaturgia? ¡No! Leonardo era Castor, tan contrahecho como Juan Ruiz de Alarcón, relamido como el pedante condiscípulo de Archie en los tebeos semanales, extremadamente cegatón con sus lentotes de vidrios de fondo de botella, sus dientotes obviamente de castor, sus pantalonzotes de brincacharcosacinturados a medio estómago y detenidos con tirantes, con una camisa de vestir amarillo-intenso arráncame-la-pupila, inocente, tímido, romántico; enomoradamente desinhibido canta y baila, para finalmente proponérsele a la doncella que inspira sus emociones y acelera sus palpitaciones.
En 2008, en una producción de Mr Mundo Raro, Leonardo Cabrera es un sospecho en “El crimen del Hotel Palacio”, de Martín López Brie. Aparece con las cualidades absurdas, caprichosas y contralógicas que la permite la parasicología travesti a un héroe de bisutería y fulgor plástico salir del cómic,envalentonado y animado con la trascendencia sensacionalista para enfrentar la vacuidad contemporánea. Brilla el personaje lo que dura el reflejo de la luz en su textura de fantasía. La intensidad se queda con la capacidad interpretativa del histrión.
Otra fantasía, la de un bosque, en su bruma onírica verde-azulada quizá se transfiguró un gnomo, su agilidad, su encorvamiento, su estar-no-estando sugirió la presencia de Leonardo Cabrera. Entre los recovecos del Mesón de los Cómicos de la Legua pudo prefigurar un espacio.
Sin que la memoria se apegue a la cronología, aparece la marcialidad del Tomás Mejía que vive en “Corona de sombra”, de Rodolfo Usigli, en diciembre de 2005 y durante enero y febrero de 2006, dotada con la debida prestancia por parte de L. Cabrera, bajo la dirección de Mauricio Jiménez. Tan solo con tal presencia, y el amago enfurecido de desenvainar la espada por el honor de su emperador, bastaron para dejar constancia de una actuación suficiente. Caso similar al integrar el personal inmediato del señor Comendador en la “Fuenteovejuna”, de Lope de Vega, con los Cómicos de la Legua de junio a septiembre de 2013.
leonardo4leonardo5Nuevamente con la dirección de M. Jiménez, L. Cabrera hace una pulcra y precisa presencia del pintor Diego Rivera, en “Querido Diego, te abraza Quiela”, de Elena Poniatowska, con Atabal Teatro, en un casting para dos personajes sumamente incomprensible.Con el mismo grupo fundado y dirigido por la actriz Ana Berta Cruces, L. Cabrera da vida al cura y a Irineo Miramontes, entre otros cuatro personajes de “Río Ánimas”, de Edeberto Galindo, con la dirección de Boris Schoemann, resultando su firma la mesura, la exclusión del exceso, la brillantez de la refulgencia sobria: alcanzando protagonismo previniendo aquel del que carece el personaje encomendado.
Larga ha sido la vida de “La señorita Julia”, del dramaturgo sueco AugustStrindberg en la cartelera queretana con el grupo Espektros, bajo la dirección de Omar Alain Rodrigo. Gran parte de la de Juan ha sido encarnada por Leonardo Cabrera desvelando y proyectando, in crescendo, la hondura de sus aspiraciones al punto de codicia y egoísmo que culminan en la tragedia de su desolación, porque traicionasus principios rectores para trasgredir una estructura social en aras de un ascenso social y económico para el cual la voluntariosa y voluble señorita Julia no resulta la compañera ni idónea ni ideal. Tanto que ambicionó en lo material y lo sentimental, y al final se queda únicamente con la piltrafa que ha hecho de sí mismo y destrucción de quienes lo rodearon. Sin llevar el título del protagónico mucho deja tal impresión con una interpretación mesuradamente intensa con desbordamientos precisos. Mucho se descansa con la terminación de la trama para aplaudir mayormente las actuaciones de la contrastante y arrebatada pareja resuelta por Jéssica Elías y L. Cabrera.
En octubre de 2014 termina este recorrido actoral con la más reciente participación de Leonardo Cabrera con el citado grupo en la adaptación firmada por el dramaturgo Edgar Chías de “Las preciosas ridículas”, de Molière, con el título de “Aspiracional”, dando cómica y atolondrada vida al señor Granjas, siguiendo la puesta en escena de Edén Coronado. Qué lástima que este montaje no haya conocido la vida que tuvo el precedente; los defraudados defraudadores en lides de cortejo y revancha romántica, y el desempeño confianzudo de Samarita, la secre doméstica, son simpatiquísimos, con remate que resulta verdadero sopapo a la ética personal para la reflexión de vida.
El estricto apego de Leonardo Cabrera al credo shakespearino es asombroso e irrefutable: honra y ama al Bardo de Avon asumiéndolo.
(Continuará)

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Sintonia 100% MIX

Sintonia 100% MIX
Me fío de la confianza de la totalidad del personal del Centro Nacional de Danza Contemporánea en quien se presenta nuevamente como Enrique Pérez-Cancio Cantero, pues conservo de él dos imágenes que me resulta muy difícil empalmar con el coreógrafo que encabeza la EPC Dance Company

Maduracion y embarnecimiento

 Maduracion y embarnecimiento
Un juez que anda haciendo fechorías al amparo de su investidura. ¿Dónde ocurre tal falta de respeto al cargo? Un juez retrasa caprichosamente la impartición de justicia. ¿Dónde es eso? Un juez selecciona convenencieramente a los declarantes. ¿Dónde está ese juzgado? Un juez intimi

Escénico Femenino. En todas partes no es un lugar

Escénico Femenino. En todas partes no es un lugar
Con recursos gráficos mínimos Puentes y desembarcos nos habla claramente de una situación límite y/o decisivo de la mujer joven en un contexto modernamente urbanizado. El llamado de atención gráfico con un neutro gris tenue nos habla de vaciedad, ante la cual se está instalado en un

Metacoetaneidad

Metacoetaneidad
Los debutantes y el veterano de alrededor de tres décadas escénicas coinciden abrevando de la generación dramatúrgica mexicana que floreció asombrantemente en los años cincuenta; sorprendente y misterioso que ambos hayan decidido contemporanizarlos respetándolos. Luisa Josefina Hern

Examenes escenicos

Examenes escenicos
Del proscenio pa’rriba tenemos motivos optimistas y esperanzadores por el futuro inmediato de las artes escénicas queretanas, a la luz de la temporada de exámenes en la Facultad de Bellas Artes. Rebosantes el entusiasmo y la creatividad especialmente en la construcción de los personaj

MAS QUE VER

AUDI crea combustible con base de “Aire y Agua”

Audi ha creado el llamado combustible diesel “verde” hecho usando una combinación de

Leer más
Los impuestos mas absurdos del mundo

Son necesarios, pero no por eso los pagamos con gusto. En todos los países se deben pagar

16-04-2015
Leer más
El “Dragón de China”… ¿realidad o sólo un montaje?

La difusión de un video en el que un dragón vuela por encima de una formación montaños

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?