La conformidad del desposeído

Jueves, 17 de Diciembre de 2015 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

desposeido

Ficción farseada y la corrosión no alcanza para carcomer nuestra simulación existencial, menos en el teatro con Demetrius o la caducidad”, del dramaturgo jalisciense Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio puesta en un espacio oficinesco de las instalaciones del Sindicato Único del Personal Académico de la UAQ, por Mutis, Compañía Teatral fundada y dirigida por José Luis Álvarez Hidalgo.

desposeido1‘Cuota de recuperación $100.00’ dice en la parte inferior del programa de mano con letra hormiguita, y el dinero lo recibe una persona que en una mesa ha colocado el letrero ‘Taquilla’: “Dinero recaudado por la venta de las entradas”, dice mi Pequeño Larousse escolar. ¿Estamos o no ante una simulación mercantil? ¿Corresponde o no la tributación hacendaria? Bueno… es que… pues sí… pues más o menos… ¿qué no estamos en México? Ese como que país, esa como que sociedad, ese como que ciudadano, ese como que desposeído imbécil y tal vez, nada más quizá, por lo mismo feliz, o atareado en medio construir una situación a la cual darle el nombre de felicidad es de quien vuelve a ocuparse LEGOM con su ácida mordacidad aliñada con jirones de nuestra cotidianeidad. Donde la simulación es realidad y la realidad es simulada, por esto un patrocinio se llama apoyo, una producción proyecto, y un subvencionado beneficiado, todo ello rematado con deslumbrantes sustantivo y adjetivo: Creación Artística, al fin y al cabo que sesudos de elevados vuelos bien y certeramente han argumentado a favor de la estética de lo esperpéntico, y darle que es mole de olla. 

En “Sensacional de maricones” el dramaturgo residente de la Facultad de Teatro de la UV, inventándose un tebeo daba cuenta de la azarosa vida del maricón Jaimito, quien lleno de ilusiones de pasquín emigra a la suidá con el propósito de encumbrarse en la vida: para empezar con el pie derecho se instala, nada más y nada menos, que como mozo milusos en una residencia de adinerados que lo deben todo, etcétera, etcétera. En Querétaro la dirección de Leonardo Kosta con Sotero Castrejón como Jaimito, y Benjamín Cortés y Julieta Márquez como los patrones acaudalados esa ridiculización resultó casi un cañonazo escénico, porque muchos espectadores, particularmente ellas, no aguantaron el vocabulario abundantemente soez. Créditos artísticos de primera línea con una creación de personajes que se quedaban con el sensacional del título.

Ahora el güey que encarna a Jaimito, tomando el lugar de ene mexicanos, es Demetrius. Es tan pendejo que cree que con esfuerzo y dedicación la va a hacer en la vida… de México, así le vaya la misma en juego. (Lo que sea de cada quien los legisladores marca ‘Antonius lionis’ son exclusividad muy queretana por dejadez solidaria.)

desposeido2Para conocer a Demetrius, alegoría de cualquier mexicano metropolitano, somos llevados por un recorrido catacúmbico para conocer la exhibición amazacotada de Demetrius. Lo vemos sumergido, cual ingrediente, en lo que se asemeja a una gigantesca batidora o lavadora industrial.

 

desposeido3Cuando esa substancia se individualiza en la persona de Demetrius empieza propiamente la trama humorística, vía la sorna, propuesta por LEGOM, y de la cual Álvarez Hidalgo ha sido su más persistente adicto y traductor dramático en Querétaro. Lo recuerdo desde el estreno de “La luna en el 4º piso”, en junio-agosto de 2003, “El muslo dorado de Pitágoras”, en 2004, “¡Solo un día de trabajo!, en junio-agosto de 2009. Las dos primeras en calidad de premier. La aspiración de vida de Demetrius es tan reducida y elemental que deja boquiabiertos a quienes la conocen: ser conductor del tren metropolitano de la ciudad de México. Únicamente los desahuciados ocupacionales se asen a semejante clavo ardiendo. Igualmente asombra la inocencia del desconocimiento o inadvertencia de la propia incompetencia intelectual. La persistencia no le falta: presenta cuatro veces el mismo examen de conocimientos y habilidades, pero le sobra la taradez. Esta limitación racional le permite tomar como atención la explotación laboral. No resiente el abuso y en cambio vive motivado como ‘vendedor del mes’, gracias a la simpatía personal con que repite, cual perico, un estribillo comercial con singular desinhibición. El nivel intelectual a escala simiesca lo libera de prejuicios: ama sin ningún reparo ni cuestionamiento, a la puta más fea del departamento de perfumes y cosméticos. Asume la paternidad y el emparentamiento político que ella le acarrea: un tarado que no tiene certeza quién se lo engendró y no alcanzó a abortar no obstante su experiencia abortiva en cuatro embarazos previos; y una horrorosa suegra casi consanguínea de King Kong. El tal descendiente no alcanza nombre, es conocido como Pollito pues su única señal de vida es comer a picotazos.

Su superior jerárquico también saca ventaja de la situación para tomarle el pelo enjaretándole su carcacha en módicas mensualidades sin cuenta, no obstante las objeciones de su esposa, pues no ve necesidades de transportación que justifiquen la adquisición compromiso, si en cambio de un espacio habitacional. Quedan instalados entre cuatro paredes, muros sería muy cinematográfico, sacrificando a la posible mascota pues la esposa impone la cohabitación con dulce y expresiva madre. Con la autonomía de la transportación van en pos del mar y el reventón, ella, vuelta a las andadas, le da vuelo a la hilacha y al deshilache de los calzones, que pierde junto con el dinero en ellos guardado para no malgastar los limitados recursos que llevaban además de su bolsota de sándwiches. A tumbos y empujones se alejan de la verdadera felicidad frente a la naturaleza. Sin embargo a Demetrius no le faltan amigos que se la procuren: lo llevan a chupar para festejar su cumple a un antro ¡con teiboleras! Más o menos feísimas pero muy coloridas, con su estrellota que se culebrea como lombriz en el agua.

desposeido4Demetrius no resiste más los devaneos de la vida y fallece abrazado por la fortuna, pues gracias a la Seguridad Social no se despide endeudado, ya que las radiografías no le cuestan. El escarnecimiento es atemperado por el tono circense que le dan las dos presentadoras encargadas de la narración de una precariedad compartida por más del cincuenta por ciento de la población mexicana, porcentaje al que ha de sumarse quienes en este momento están en proceso de precarización. 

Siquiera porque dicen que reír es saludable, aunque sea a nuestras costillas, habría que aplaudir a LEGOM y a Mutis, solo a cambio de una ‘cuota de recuperación’, ¿de qué? ¿De la conciencia?
¿De la indignación?

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Evas abiertas

Evas abiertas
Ese elenco era para verse haciendo cualquier cosa, la obra poco me importó. Semejante reparto difícilmente nadie lo vuelve a reunir jamás, expresé en Espacio Cultural de Radio UAQ. Se trataba, según la comunicación del autor y director, de: Lulú Menéndez, Rubí Cervantes, Rommina R

La conformidad del desposeído

La conformidad del desposeído
Ficción farseada y la corrosión no alcanza para carcomer nuestra simulación existencial, menos en el teatro con Demetrius o la caducidad”, del dramaturgo jalisciense Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio puesta en un espacio oficinesco de las instalaciones del Sindicato Único del

La seducción del prestigio

La seducción del prestigio
¿Qué torcido personaje interpretará ahora Jorge Maldonado? Desde el repugnante violador que no soporta y apaga la mirada de la violada mientras la ultraja en “Lomas de Poleo”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, recuerdo a este actor como atinadamente especializado en la inter

Bien cruzado y tocado

Bien cruzado y tocado
¿Quién define una caricia, quien la da o quien la recibe, quien la pide? ¿Influye el lugar y el momento en su definición? Cuestionando así recuerdo a un preadolescente, varón entre dos hermanas, arrellanándose en o contra las piernas de su madre sentada en una silla mecedera, intent

Maduracion y embarnecimiento

 Maduracion y embarnecimiento
Un juez que anda haciendo fechorías al amparo de su investidura. ¿Dónde ocurre tal falta de respeto al cargo? Un juez retrasa caprichosamente la impartición de justicia. ¿Dónde es eso? Un juez selecciona convenencieramente a los declarantes. ¿Dónde está ese juzgado? Un juez intimi

Mucha mierda

Mucha mierda
El desparramamiento paródico es casi diarreico actualmente en Querétaro. Ni Hércules tan ingenioso y poderoso se antoja dotado para rescatarnos del anegamiento. Ya no recuerdo cuando empecé, ni cuando me cansé, de apuntar la falta de infraestructura para facilitar el acceso a la ofert

MAS QUE VER

Pundonor contra horror

Recorrer la vida creativa de un autor a través de su obra lo hemos conocido en Querétaro

Leer más
De “goleador” a “taxista”

  "Doy gracias por vivir un sueño como ese que no podía ni imaginar", confiesa el fu

Leer más
¿Cuáles serán los bandos en Captain America: Civil War?

  Como ya sabemos, el argumento de la próxima película de Marvel, “Captain America

31-08-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?