Debutantes promisorias

Jueves, 18 de Febrero de 2016 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Debutantes promisorias

debutantes1Cuanto me estorba la motivación del dramaturgo para reseñar y comentar el estreno mundial, desde Querétaro, de “Aniversario de papel”, el domingo 7 de febrero en el Mesón de los Cómicos de la Legua, con dirección de María Guadalupe Pizano López por parte del grupo Oseznos. Para sorpresa de Guillermo Schmidhuber de la Mora al final de la representación fue invitado, en el centro del íntimo foro, sin pregunta alguna, tan solo una amable mueca, a dirigirse a la docena de espectadores que por tres lados circundábamos el espacioescénico. –No sabía que iba a hablar--. Tuvo la fortuna de contar con la serena intervención de su esposa, pues al investigador especializado en Sor Juana Inés de la Cruz lo vencían las lágrimas. Abuelos primerizos en ciernes, su debut fue asaz aciago con creciente incertidumbre y viabilidad, según progresaba la gestación de pronóstico no del todo optimista. En ese espacio expectante, ilusionado y temeroso, ubica el autor una trama contemporánea (¿y perenne?) en un acto con tres tiempos y un epílogo.

 Esta expectativa muy bien la ilustran los parlamentos siguientes:                                                                

Ella.― Yo que pensaba que para el aniversario iba a estar embarazada.Él.― Seguiremos intentándolo, y cuando nazca será futbolista. Ella.― Mejor doctora. Él.― O ingeniero. Ella.― Niño o niña, pero que nazca bien.  Él.― Niño o niña, con tal de que crezca sano. Ella.― Lo querremos sea lo que sea. Él.― Lo querré más si se parece a ti. Ella.― Lo querré aunque sea feo  Él.― Yo prefiero que no se parezca a mi madre. Ella.― Ni yo a mi padre. Él.― ¿Y si se enferma? Ella.― ¿Y si nace mal? Él.― ¿Y si no es tan listo? Ella.― ¿Y si nace mal? Él.― ¿Y si se nos malcría? Ella.― ¿Y si fracasamos como padres? Él.― Dejemos de pensar, simplemente apostemos a la vida.                                                             

Ella.― Dios sabrá lo que nos manda.

 En la recepción privan mayormente actores, nada extraño la correduría de invitaciones. Lupita Pizano da la bienvenida y la primera llamada. (Chin. Seguro no estará en el foro.) El patio de butacas está vacío. (Ahora ¿qué se les ocurrió a estos jóvenes?) Subimos al escenario para ocupar quince sillas dispuestas homogéneamente en tres lados. Mariela León Ugalde y Víctor Sasia Farías están en personaje. (Dos actores que difícilmente decepcionan.) Sobre la modesta mesa un bulto con una abundante cabellera prolongado en un cuerpo ataviado con una prenda color vino que se deja adivinar como mameluco. Él y Ella se ven apesadumbrados, incómodos. Su centro de atención es ese bulto; mueve lo que sería una mano. Se trata de unos padres que tienen que vérselas con un hijo autista adolescente.

 Madre.― ¿Y si nos extraña?

Padre.― Si no nos reconoce.  Madre.― Hablas de él como si fuera un objeto.

Padre.― Estará mejor a donde va.

debutantes2Madre.― Hace años te insistí tanto, pero tú siempre salías con que no debería saberse que tenemos un hijo así.Padre.― No había necesidad de anunciar que teníamos por hijo a un idiota.Yo hubiera preferido un hijo muerto que… que este adefesio.Madre.― ¡Pero es nuestro hijo!   Padre.― ¡No comencemos ahora que estamos tan cerca de ser libres!Madre.― ¡Llévatelo! ¡Llévatelo! Temo que podría arrepentirme. ¡Adiós, hijo mío!

 En el tiempo segundo vemos a otros padres emproblemados con otro adolescente, esta vez enredado con el consumo de droga como expresión de reafirmación y libertad, alegando la habitualidad entre con quienes convive como explicación y justificación.                                  

Padre.― Tu madre contactó a un centro de rehabilitación juvenil y están por llegar.

 Hijo.― ¡Eso hiciste!

Madre.― ¡Necesitas ayuda!

(El hijo sale)

Madre.― ¡Tuviste que decirle!

Padre.― ¿Qué querías? ¿Qué llegara la policía, le pusieran una inyección y se lo llevaran?

Madre.― Todos los caminos que recorremos, son callejones sin salida.

El tiempo tercero, con otros padres de un adolescente, se dispara de la contemporaneidad actual (sic) con el primer parlamento:Padre.― ¿Ya hiciste el café? / Madre.― Estará listo en un instante.Los siguientes reafirman la condición esposa-sirvienta, marido-señorplanteada en la trama:Madre.― Aquí está el periódico. (Se lo entrega.) / Padre.― (El Padre se siente frente a la mesa del comedor.) Dame una naranja. / Madre.― Quedó una rebana del pan que hornee ayer, ¿la quieres con tu café? Este salto al siglo XX me deja consternado al conocer la última línea de las acotaciones introductorias:El Padre y la Madre creen en la igualdad dentro matrimonio. Quizá para salvar esta indicación el autor nos presenta a la madre como profesionista, o casi, con una responsabilidad laboral trascendente:Madre.― Tengo que ir al hospital a firmar el recibo (de) unas medicinas. / Padre.― El sábado no trabajas. / Madre.― ¿Y si algún enfermo necesita esas medicinas? Luego entonces entiéndase la interminable y multifacética jornada femenina: ama de casa-trabajadora-madre-esposa. ¿Qué igualdad es desprendible a partir de esta situación firmada en junio de 2012?Los pequeños robos domésticos y la mentira materna autoinculpatoriacomo encubrimiento amoroso-pacificador, frente a principios absolutos de rectitud formativa son retratados como otra situación familiar esperable mientras transcurre una gestación incierta, de acuerdo con “Aniversario de papel”.Padre.―¿Tomaste tú dinero de mi cartera?

debutantes3Hijo.―No, papá.

Padre.― No es la primera vez que me falta dinero. Mírame a los ojos.

Madre.―Yo te tomé unos billetes.

Padre.― ¿Cuántos?

Madre.― No recuerdo.

Hijo.― Ves, papá

Padre.― (Cuando el Hijo ha salido.) ¿Para qué mientes?

Madre.― No era el mejor momento para reprenderlo.

Padre.― Robar poco también es robar. No vuelvas a mentirme.

Madre.― Mentiré por salvarlo a él… y por salvarte a ti.

Padre.― Nunca hay que mentir y punto.

 La falta de nombres propios abona en la intención de “Aniversario…” de presentar genéricamente situaciones paterno-filiales en la convencional familia nuclear. Dentro de ella los momentos dominantes femeninos podrían tomarse en esa intención igualitaria para darle contemporaneidad al texto, según las palabras del autor, pero quien acierta en esta actualidad, substanciando la @, la grafía que anula géneros en la escritura, es la incipiente y debutante directora al encargarle el personaje del hijo adolescente, en los tres tiempos, a Gabriela Pizano López sin masculinizarla ni darle cabida a una marimacha. Fácilmente entendemos que nos están describiendo momentos adolescentes que viven hoy ellas y ellos por igual, sin reservar para el género masculino el futbol y la iniciación del cortejo. Huelga señalar cuánto empata cronológicamente la intérprete con los personajes adolescentes; la diversidad de temperamentos de éstos corresponden a su loable capacidad actoral.Aquí no sucede lo mismo con Víctor E. Sasia Farías.Proyecta, desde su aparente fragilidad física y semblante-actitud, un temperamento candoroso y noble que le impide aseñorarse, por más que grite cuando tendría que elevar y engrosar el tono y frunza el ceñoaprognatándose. Además de distancia cronológica, se requiere muy buena voluntad para creerle los arrestos con que llevaría las riendas que les corresponden a sus personajes Padre con relación alos personajes Hijo. Refuerza lo anterior que sus momentos más convincentes y verosímiles son los amorosos y mimosos con los personajes Madre.

debutantes4La convención particular de la rasuradora con que el Hijo se ocupa del Padre por los en dos tiempos no logré traducirla. Ni siquiera funciona como distractor intrigante. La proximidad física no hace esta puesta ‘teatro íntimo’, ni proyecta la trama con mayor intensidad pues no se va más allá de la descripción. La ruina que hacía la madre (Paty Murillo) de la hija (Lupita Pizano) induciéndola en la drogadicción en “Despojos para un lunes”, de Hugo Abraham Wirth Nava, dirigida por Miguel Dávalos para los Cómicos de la Legua resultaba despreciable y vomitiva desde la primera hasta la última fila del Mesón. Haber estado entre las mesas de “Le restó”, dirigida por V. Sasia y A. Fuentes, me habría hecho más comensal que espectador, sin dejar de serlo.

 Por creatividad de dirección en cuanto a significación, y por eficacia interpretativa de su realización, los hijos desarrollados por Gabriela Pizano ponen el texto y el montaje de “Aniversario de papel” por encima de la medianía, que de otra manera no salvaría ni con los contrastantes temperamentos imbuidos por Mariela León a las tres madres, tan convincentemente transformadas sobre todo en los momentos de ilusión romántica.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Dolores y dolencias

Dolores y dolencias
Un sillazo en el piso, un ronco quejido, luces generales en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. Juan Olvera Cordero, coreógrafo y bailarín, está sobre su costado izquierdo sin poder moverse. Una bailarina solicita el llamado de auxilio médico. La bailarina Daniela Camacho Tre

Un viaje no tan superficial

Un viaje no tan superficial
Hay textos dramáticos que tanto se paran por sí solos que con dejarlos ser mucho se acierta, tal es el caso de Viaje superficial, de Jorge Ibargüengoitia, por lo que resulta muy arriesgado recargarlo con intentos de comicidad o graciosidad, cuando está muy bien dotado de humorismo. El

Engañado pero no defraudado

Engañado pero no defraudado
La atracción digital empezó por la petición general de una opinión-reflexión-sensación acerca de la expresión ‘espacio convergente’ por parte de Tere Ruiz. Una bobería que poco me gusta atender en la comunidad feisbuquera, pero como siempre he confiado en su seriedad y bienhech

Disparidades

Disparidades
Quizá con un razonamiento o entendimiento más o menos cuadrado o acartonado espero entre los títulos de las obras de teatro y su desplegamiento escénico una coincidencia, congruencia o consecuencia, y esto no lo he encontrado ni advertido medianamente en la renovación de la cartelera

Teatro navideño con pincelada primaveral

Teatro navideño con pincelada primaveral
Con un escenario queretano pleno de pastorelas es arduo el llamado al renuente y esquivo espectador que mucho se ausenta de los numerosos espacios de aspiración teatral durante la tercera semana decembrina, precisamente la de las posadas. El tema bíblico de la anunciación de María, el

Evas abiertas

Evas abiertas
Ese elenco era para verse haciendo cualquier cosa, la obra poco me importó. Semejante reparto difícilmente nadie lo vuelve a reunir jamás, expresé en Espacio Cultural de Radio UAQ. Se trataba, según la comunicación del autor y director, de: Lulú Menéndez, Rubí Cervantes, Rommina R

MAS QUE VER

“Trumpización”:un nuevo término sueco

“Trumpifiering”, que se podría traducir como “trumpización”, es una de las 43 pa

Leer más
El “Amor Tóxico”… ¿cómo identificarlo?

  Cuando el vínculo entre una pareja está cargado de temores, distorsiones, exigenci

05-08-2016
Leer más
“Ghost in the Shell” y “La chica del tren” eliminadas de Walt Disney Pictures

Apenas hace unas horas un par de lanzamientos de Dream Works Pictures perdían sus fechas

27-01-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?