De experimentos y experimentados

Jueves, 28 de Julio de 2016 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

De experimentos y experimentados

 

experimentos1Cuando una obra teatral lleva el aviso de ‘laboratorio escénico’, o cualquiera similar que denuncie experimentación, no es desacertado traducirlo como intencionado desinterés o desdén por la desagradabilidad infligida al espectador: Si no te gusta es tu problema porque mi obra es así y mi trabajo no es curarte la tristeza o el malhumor. Sin embargo hay asegunes, por ejemplo Romina Barbeitia y Julio Morales integrando el elenco de “Ritorna”, segunda producción de la compañía Los habitantes. Además le han encargado la dirección a Rodrigo Canchola. La decepción no es una buena apuesta. Aunque el público algo ha intuido, en la primera función del sábado 16 de julio fuimos cuatro espectadores. No sé si dieron la segunda. Pude ver el texto “Marines” de la española Carmen Pombero hecho teatro al tercer intento, pues en las dos ocasiones previas suspendieron por inasistencia al espacio alternativo bautizado como El mundo hobbit, en un entrepiso de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’: Romina podría desempolvar las vigas sin pararse en puntas. 

Hay cualidades escénicas que son más para la admiración que para la diversión, tal es el caso de esta puesta en escena. Una presencia estatuaria suscita suspenso, impone la reserva entre los escasísimos espectadores. Un personaje sentado en una sencilla silla de madera permanece inmutable ante nuestra entrada y presencia. Viste un uniforme negro con galones en una manga, es un marino. Está descalzó con las uñas pintadas del mismo color. Empuña una guitarra acústica. Luce grandes ojeras, muy abrazado por la tristeza. Tras la tercera llamada entra una fortísima luz paralela al piso por la puerta en el extremo opuesto, también muy lentamente una joven mujer ataviada con un vestido blanco propio para una ocasión más o menos especial, quizá una celebración, sostenido de sus hombros con delgadísimos lazos alcanza las rodillas sin entallarla. Su larga y ondulada cabellera es negrísima. Lleva los ojos cubiertos con una tela amarrada a la cabeza que podría ser accesorio o complemento del vestido. Camina descalza, con las piernas semiflexionadas, hacia el marino que ha rasgado con claridad las cuerdas; una lágrima alcanza la comisura de su boca. Sugiriendo identificación e intimidad, él cruza sus piernas sobre la espalda de ella, acomodad al pie de la silla. Las sombras han sugerido quietud, creado una situación de remanso. La interrelación verbal ha sido nula o escasísima.

experimentos2Nos enteramos que el marino es llamado a la acción bélica con la oratoria que reclama el sacrificio personal y encumbra el amor patrio, así como la defensa de principios rectores de la convivencia que llevan a la prosperidad y felicidad libres de remordimientos, arrepentimientos y cargos de conciencia, etc., etc. A voz en cuello, desgarrada, ella lamenta la ruptura de su hogar, clama por la preservación de quien es causa y destino de su energía y motivación amorosa. Aquí aparece el nombre de la obra, que desde su garganta, desde su intimidad emocional y sentimental lleva un tono vocativo: ¡retorna! (El título y el discurso en italiano obedece a requerimientos y compromisos académicos de los intérpretes.) No cabe duda el cambio de vocal dota a la exclamación de un valor dramático diferente: ritorna¡, quizá porque permite una mayor sonoridad de las erres. 

Él regresa sin mutilaciones, pero no entero, ¿no íntegro? Algo ha sucedido en su mente, o en su psique. ¿Qué le han hecho a su esposo, qué le dieron? Hospitalizado, finalmente el marino muere dolorosamente. ¿Ha fracasado un experimento científico? ¿Las propias fuerzas armadas lo han tomado como conejillo de indias?: ¡cómo animal de laboratorio! ¡¿Qué será de su gestación?! Pare con extrema y prolongada dificultad, la exigencia física es devastadora. ¿Qué ha parido, por qué no le permiten su vista, por qué no la enteran de nada? Vemos un propósito de maternidad frustrado, truncado; ¡ni eso le quedará de él! No sabe, no sabemos si ha quedado impedida para la maternidad, horrorizada del amor.

Los resultados del laboratorio: ¡Cuánta destrucción deja la guerra! La intensidad escénica de minutos parece de días… de años, los de mayor floración.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Maduracion y embarnecimiento

 Maduracion y embarnecimiento
Un juez que anda haciendo fechorías al amparo de su investidura. ¿Dónde ocurre tal falta de respeto al cargo? Un juez retrasa caprichosamente la impartición de justicia. ¿Dónde es eso? Un juez selecciona convenencieramente a los declarantes. ¿Dónde está ese juzgado? Un juez intimi

Mutis final de Bernarda con Gustavo

Mutis final de Bernarda con Gustavo
Cuando los cedartianos fueron convocados a la foto del recuerdo por los treinta años de actuación docente de Gustavo Silva en el ‘Ignacio Mariano de las Casas’, tres cuartas partes de las atiborradas gradas del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro se volcaron y apretujaron jubil

Escénico Femenino. Tregua cancelada

Escénico Femenino. Tregua cancelada
En nuestra cotidianidad se repite una y otra vez como un límite omnímodo y perenne la pregunta ¿quién entiende a las mujeres? Mientras reflexionaba sobre el abordaje del tema, crucé por la conversación de una bailarina y un escenógrafo. Con la distancia de sus manos para las dimensi

Evas abiertas

Evas abiertas
Ese elenco era para verse haciendo cualquier cosa, la obra poco me importó. Semejante reparto difícilmente nadie lo vuelve a reunir jamás, expresé en Espacio Cultural de Radio UAQ. Se trataba, según la comunicación del autor y director, de: Lulú Menéndez, Rubí Cervantes, Rommina R

Mar de poesía y danza

Mar de poesía y danza
Es un mecer de danza y poesía dicha y cantada que no arrulla porque deleita y maravilla el “Mar de Plata” contenido y movido, casi agitado, en El Jacalón de la FAB-UAQ  el jueves 13 de diciembre. Un amanecer creativo brillante de Mar y Sol Estrada, en esta rivera, la americana,

La no sumatoria teatral

 La no sumatoria teatral
  Sí, de entre integrantes de la generación 2011-15 hubo quienes formaron parte de los elencos de “Le restó”, “Rojo sangre, rojo pasión”, “La fe de los cerdos” y “Los perros”, o integraron los de “Dos mujeres solas, muy solas”, “Filos”, “Rosa de dos arom

MAS QUE VER

Sismologos auguran gran terremoto en California

El Servicio Geológico de Estados Unidos, advierte de que un gran terremoto a lo largo de

Leer más
El labial rojo a traves del tiempo

Las mujeres han recorrido un largo camino en su búsqueda del tono carmesí perfecto. En e

Leer más
Manten tu maquillaje donde debe estar

Mantener el maquillaje en su lugar no siempre es fácil. Por esta razón, hoy te enseñamo

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?