Esperpentando

Jueves, 13 de Octubre de 2016 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

EEsperpentando

esperpentado1Segunda llamada y compartía la soledad del teatrino del Patio Morisco del Museo de la Ciudad de Querétaro con quien la había hecho, Marcela Dovalí Torres en la consola de las luces y los sonidos. [¡Por favor, que suspendan la función! ¡Qué incómoda soledad! ¡Qué incomodidad que dieran función para un espectador que ni lo es tanto, pues es EL ESPECTADOR!] Tercera llamada y entró una pareja al momento de la total oscuridad. Quizá una decena de personas entró a preguntar por el espectáculo, ninguna se quedó ni regresó. Un evento con mucho ruido y música en el primer patio del Museo acaparó muchísima concurrencia el miércoles 5 de septiembre. 

esperpentado2El grupo Arlechino se ha caracterizado por montar teatro europeo de entreguerras, mismo que con un cierto desenfado y desprendimiento da cuenta del envilecimiento, la banalización, la temporalidad de las relaciones públicas y privadas de los individuos, con las mismas consecuencias para éstos como prescindibles y desechables, al tiempo que, paradójicamente, no dejan de resentir y acusar esta vaciedad. Como parte de la artificialidad con la que está construido este ambiente priva un ingenioso ‘pasar de puntitas’ para prevenir el involucramiento, muchas más el compromiso: ir saltando charcos sin mojarse, si acaso salpicarse, sin faltar quien con un testereo pone la pata en la majada, y hasta patina terminando encajado exactamente donde no se deseaba. En ese ‘pasar de puntitas’ ha existido desde siempre, y cada época con el suyo en particular, un vocabulario y una forma en el decir funcional para los enterados, es decir, un lenguaje que sirve particularmente para comunicar a los interesados con toda la intención de crear una privacidad y exclusividad, una interlocución selectiva. Aquí es donde podría colocar los Esperpentos del autor español Ramón del Valle Inclán, quien firma como dramaturgo “La hija del capitán” (1927), cuya puesta ha estrenado el martes 4 con nueve espectadores un tanto identificados y/o emparentados con los actores. 

Con riesgo de la desvergüenza y el descaro, hoy la radicalidad del gallego tendría que aparecer más puntual para hacer diana dadas la persistencia y la agudización de la deconstrucción y ambivalencia creciente en los ámbitos social, cultural y político sobre los que tanto apuntó y disparó.

En lo social es advertible un manejo convenenciero y arbitrario de la condición femenina; además de una segregación clasista. La hija como mujer casadera ha de servir a los intereses familiares, en este caso paternos, sino intencionada, sí de manera consentida. El padre no ofrece a la hija pero es deseada y buscada por quien tiene ascendencia jerárquica y supuestamente facilitaría una movilidad social ascendente. La anuencia y los intereses románticos de ella poco importan, máxime si conllevan el descenso social con un músico errante sin más capital que su vivacidad y su galanura.

esperpetado3También es posible enterarnos del papel de la prensa en cuanto a sus posibilidades de arrojar mierda contra un ventilador andando: abrevar en las consecuencias de meterle una tranca a la rueda, parapetada en la búsqueda y difusión de la información per se. Vemos a los militares en un momento de juego y apuesta. Presenciamos un enredijo de influyentismo burocrático en el manejo de información comprometedora. La joven casadera es deshonrada por la exhibición de su cuerpo mediante una fotografía. No entendí, no me enteré cómo es que tal foto existe. La honra dependiente del cuerpo femenino, independientemente de las explicaciones o comentarios de la dueña del mismo. Hay declaraciones de lealtades institucionales a la milicia y a la monarquía. 

Mi entendimiento no dio para más, sin lograr un amarre de los pasajes traducidos. Sin compartir referentes además con dejo de un bestiario localista, ni léxico ni sintaxis, la trama de esta hija del capitán me ha resultado poco traducible. A no ser por el título, por momentos la hija me pareció del general. Vaya como ejemplo de incompatibilidades lingüísticas el prólogo del programa de mano acerca de la trilogía que constituye “La hija del capitán” dentro del esperpento “Martes de carnaval”. <<…Martes de Carnaval compendia (…) tres arrebatos críticos contra (…) el Ejército. (…) El mismo título (…) lo evidencia: Martes, es decir, militares, tomándolo por el sentido del dios mitológico de la guerra, de Carnaval, ridículos, farsantes, llenos de máscaras y disfraces, mentirosos, de opereta bufa.>> ¿Cuándo aludiríamos a los militares con el nombre del segundo día de la semana, no se diga para pitorrearlos eludiéndolos? ¿Cuántos no entenderán conmigo el carnaval emparentado con el relajo, la festividad, el exceso, la mariconería, el festejo de la carne?
El montar en un teatrino sin romper la cuarta pared, con los personajes lanzando la mirada al fondo de la sala, no deja de resultar un tanto extraño. Al principio de la representación es posible entender, equivocadamente, que viven una situación expectante. Instantes no exentos de una corporeidad estatuaria en cuanto a presencia sin acción con parlamentos narrativos cual prosa memorizada. Retrasan o evitan una identificación con el suceder escénico.

esperpentado4Imposible pasar por alto el muy meritorio esfuerzo de sostener una posición semisedente nada más con la fuerza de los muslos y la espalda. Dos actores y una actriz manejan de cuatro a seis personajes, cada uno, con sus respectivas caracterizaciones y cambios de vestuario. Se antoja de prestidigitación el trazo escénico para las entradas y salidas de diez actores en una caja negra con treinta personajes.

Cuando conocí “Ires y venires”  pensé que por fin Arlechinoconsecuentaba las posibilidades del espectador frente al acontecimiento teatral, pero no queda más que crecer para parlar esperpénticamente.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Atrapados en el misterio de la trama

Atrapados en el misterio de la trama
El mal tiempo es bueno para la creación literaria, gracias a él nació “Frankenstein, o el moderno Prometeo”, de la literata inglesa Mary Shelley,  “Clemencia”, del novelista mexicano Ignacio Manuel Altamirano, y ocho personajes se encuentran atrapados en un misterio crimina

Expectacion inconclusa

Expectacion inconclusa
  El proyecto Puentes y desembarcos de Luis Pablo Agustín Lanusa, para el área de Investigación escénica del Instituto Queretano de la Cultura y las Artes, es un proceso actoral sobre los deseos, los inicios y las despedidas de emociones femeninas. El tejido del abordaje presenta

Que veo lo que digo, que digo lo que veo

Que veo lo que digo, que digo lo que veo
La inconformidad, la exploración y la recreación suelen caracterizar al artista, el escénico lo deja entrever con la reposición de montajes. Tampoco es novedoso que su propio acierto torne en una cima a superar. En esta ocasión es un tanto el caso de “Que me dice y que le digo”, d

La fatal saga Bolena

La fatal saga Bolena
El intríngulis cortesano mantendrá por siempre supremacía sobre cualquier ficción, pero no dejará igualmente de alimentarla. Entre los periodos reales que han gozado de la predilección de los autores, sin duda el signado por Enrique VIII de Inglaterra lleva mano. En él se ha sumergi

Referentes memorables

 Referentes memorables
  Muy entrañable me resulta “El árbol”, de Elena Garro y esto viene a cuento con la adaptación de Omar Alain Rodrigo que ha estrenado el grupo Espektros el viernes 4 de marzo en el Museo de la Ciudad. Con esta obra tuve feliz noticia de cuatro artistas muy de tomar nota. La p

Entre reposiciones y cumpleaños

Entre reposiciones y cumpleaños
En la cercana prehistoria de Imaginartes Compañía Teatral, en la mítica caverna de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, vieron la luz los primeros ojos del grupo iniciado por Rodrigo Canchola de los Cobos y Sotero Castrejón: “Los ojos perdidos de Mirmidón”, de Ser

MAS QUE VER

Cosas que deberías saber respecto a la cruda

¿Hay un martillo dentro de tu cabeza y sientes que tu cuerpo pesa una tonelada, mientras

29-06-2016
Leer más
¿Por que leer nos hace bien?

Leer puede resultar aburrido o tedioso para algunas personas, ya que implica dedicar gran

15-12-2015
Leer más
La adicción al placer: la esclavitud moderna

Sin duda, los mecanismos que nos esclavizan actualmente, son cada vez menos explícitos. L

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?