Coreografía joven, versión ¡fuam!

Jueves, 10 de Noviembre de 2016 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Coreografía joven, versión ¡fuam!

coreografia1Una sonoridad cavernosa en el vestíbulo del cine-teatro ‘Rosalío Solano’, de la ciudad de Querétaro, fue parte del inicio de las funciones del 4to Encuentro de Jóvenes Creadores presentado por la Compañía Ciudad Interior los días 4 y 5 de noviembre de 2016. En por lo menos tres puntos este espacio fue ‘intervenido’ por integrantes de la compañía anfitriona incitando y convocando a transeúntes y paseantes que se unieron a los espectadores conducidos por bailarinas y bailarines a la enorme sala del Teatro de la Ciudad en punto de las 20:00 horas. Las contorsiones semejando ramajes sin forma ni definición, con vestuario casual de calle resultaron un prólogo contundente y convincente de un programa marcado por la diversidad coreográfica, la agilidad técnica y la intensidad expresiva cargada de provocación emotiva. 

coreografia2“Losing”, de Humberto Nájera y Ulises Rangel, marcaría la diversidad por lo menos de dos formas. Si las ‘intervenciones’ darían carácter escénico a un espacio sin esa vocación, Nájera y Rangel pareció que intentarían lo contrario, particularmente con su actuación sabatina; que propondrían una interpretación callejera, circundados por espectadores de paso, por mirones detenidos por la ociosa curiosidad. Máxime al prescindir de la abertura de telón, prácticamente sin diseño lumínico perceptible, enfrentaron inicialmente al público negándole la condición de danza al desempeño por iniciar. Seguramente ‘Bolero’, de Maurice Ravel, ha estado en sinnúmero desempeños dancísticos, éste ha sido un acompañamiento más. No bailaron la composición francesa de inspiración hispánica, pero no la contradijeron; es tal su pureza que resiste cualquier uso. Bien alcanzó al público la intensidad dramática y la plasticidad del despliegue corporal, especialmente por parte de Rangel, sin excluir la energía de la interacción. Por momentos me remitió la memoria a los duelos de vistosísimas acrobacias por parte jóvenes, en patinetas o sin ellas, en la Plaza Constitución queretana. La simplicidad escenográfica no fue equivalente el viernes, tampoco el trazo, mucho atenido a la condición escénica del espacio. La salida, corriendo por las esquinas superiores, dejando la música reafirmó la no-danza efectuada, y por supuesto que los bailarines no bailaban el reconocidísimo y celebradísimo sonsonete.

coreografia3“Morir o rendirse”, de Daniela Garza, vino a representar un momento de reposo en la programación de ambas fechas, por algo más que su comparativa brevedad. El trazo paralelo al proscenio es lo suficientemente diverso y significante en el larguísimo recorrido de izquierda a derecha para pasar inadvertido que la pareja de bailarinas, Alejandra Sosa y D. Garza, ocupa una mínima superficie del amplísimo espacio. Quizá una lectura interesante de esta coreografía de nivel licenciatura sea la interpretación dual del personaje, acorde con el título; esencialmente no es un dueto ni pareja. La narrativa de un tema tan poco concreto tiene bien marcados su inicio y final, y transcurre sin el recurso del rebuscamiento que derivaría en la digresión. Las pinceladas de lucimiento técnico brillan con plasticidad. “Súbito”, de Alberto Hernández y Karla Lugo, altera fuertemente el convencionalismo y la formalidad que pudo representar la actuación precedente, con un premeditado tropiezo-trompicón en el pasillo que separa las dos secciones principales de la sala y la inmediata carrera-competencia por arribar al escenario. La pareja no cesa de disputarse espacios e iniciativa con una intensa interacción que no parece reparar en las diferencias de género para hacer concesiones en aras de la corrección y la urbanidad. La vitalidad de la actuación resulta muy reforzada con la ejecución de la batería y un bongó por parte de Carlos León. Duele que el final no sea feliz, aunque no entendí por qué él se desarticula en brazos de ella ¿baleado por la espalda?

Foto 4Éramos poquísimos los asistentes del viernes al 4to Encuentro, en el Teatro de la Ciudad, juntos en la primera fila no la habríamos llenado. La invitación de Sofía Quiroz a cantar cualquier canción… desde su lugar… tararearla, no obtuvo ninguna participación en “Flores para Martha”, de su autoría y Humberto Vega. Ella entonó una melodía muy conocida o escuchada, primero tomada de un arbotante con la lámpara encendida, continuó aun parada de cabeza. Era clara la recreación de un contexto callejero poco venturoso. El desempeño de los intérpretes, con marcada expresividad corporal, me hizo recordar algunas presentaciones de los encuentros internacionales de Teatro del Cuerpo, de tan feliz memoria en Querétaro, con el Teatro del Seguro Social, como escenario base, a reventar. Las filas eran larguísimas y el acceso, por donde fuera, codiciadísimo. Llevado al pasado poco retuve el presente, el instante. Muy acertado resulta el apunte en el programa de mano: ‘Una creación de enNingúnlugar’. 

Cerró el programa del Encuentro la actuación del anfitrión, la Compañía Ciudad Interior con un fragmento de “Expediente/La piel que habito”, de Alejandro Chávez Zavala. El impacto visual de seis intensísimos rojos saliendo de una negrísima, oscurísima negrura suscita una creciente expectación. ¿Crecen, se aproximan esos rojos, se esclarece la oscuridad? Los rojos son uniformes de corte militar que no diferencian género. Uno distingue bailarinas de bailarines por la talla, principalmente del tórax: más ancho y largo el de ellos, el de ellas por la prominencia de sus senos y la estrechez de las cinturas. El trazo escénico se aprecia de una exactitud geométrica: los bailarines ocupan el lugar que deben de ocupar como si otro no fuera ocupable so pena de incurrir en otra coreografía. La rigidez geométrica es reforzada con la impavidez gestual sugiriendo automatismo, indiferencia, frialdad, carencia de hálito mortal, cual piezas prescindibles, sustituibles en un proceso, el que sea, donde la condición humana es mecánicamente sacrificable. Mucho impresiona la impecable y medida precisión del movimiento, del conjunto y sus partes. Éste fue el único trabajo del programa general donde el coreógrafo no fue intérprete.

Foto 5En el programa del sábado se incluyeron los trabajos “Random 1” y “Random 2”, títulos quizá adoptados para la ocasión, pues son creaciones tan marcadamente diferentes que no entiende uno la manera como quedarían ligados por el nombre. Traducido ‘al azar’ rimaría con la capacidad y preferencia de los autores, A. Chávez y Geovanni Ortega, respectivamente, por la improvisación, aunque en el lenguaje corriente apuntaría a la falta de preparación, a ‘lo que salga es bueno’. Por supuesto que sendas trayectorias garantizan una calidad que contradice la irresponsabilidad o falta de seriedad en el compromiso que deja entender la expresión. 

Mi expectación era por Irma Monterrubio y ¡qué espectacularidades sucederían! con una creación y coactuación del citado autor. Pero la inmensa espectacularidad individual de G. Ortega apartó cualquier buena impresión que pudieran haber dejado los artistas de casa; aunque no oriundos, aquí han hecho mucho de su formación y trayectoria nacional e internacional. El solista empezó a sobresalir en el Colegio Nacional de Danza Contemporánea, de donde no alcanzó a egresar y empezó a trabajar indistintamente con Bárbara Alvarado y A. Chávez, antes de que existieran Aletheia y Ciudad Interior, respectivamente,… y desapareció del horizonte y escenario queretanos. Ahora reapareció en el 4to Encuentro de Jóvenes Coreógrafos con el Premio Nacional de Danza ‘Guillermo Arriaga’ 2016 al mejor intérprete masculino, justificándolo y explicándolo sobradamente.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Reflejos e ingenuidades

Reflejos e ingenuidades
Un gobernante arrepentido de la omisión con que se ha conducido con sus gobernados, sin ocuparse de su bienestar y prosperidad, y en cambio ha nutrido su ocio con placeres y diversiones. (No sabemos si estos y estas incluyen viajes al extranjero, y desempeñarse como animoso espectador de

Mestizaje en proceso

Mestizaje en proceso
Tarda la definición y cuando llega la tardanza ha permitido apreciar algunas debilidades del desempeño actoral, y en cuanto es posible detectar éstas queda uno presto a tomar nota incluso de los posibles patinazos en el texto. Mientras no sucede la acción, ni siquiera la palabra, tien

Tercia navideña

 Tercia navideña
Los pastorcillos quieren ver a su rey y Lucifer se interpone con favores sin, casi que repasando los siete pecados capitales, y ene engaños y triquiñuelas aprovechándose de su inocencia y bien intencionados propósitos. Al final Lucifer es víctima de sus trampas y enredos, logrando los

Verdadero disparate

Verdadero disparate
No recuerdo que el abuelo le disparara a nadie en el teatrino del mesón de los Cómicos de la Legua, aunque tenía el índice aferrado al gatillo de su inseparable escopeta determinado a perforar a Karol en cuanto lo tuviera a tiro. Según va el decir de las narraciones bélicas y de la c

Mucha mierda

Mucha mierda
El desparramamiento paródico es casi diarreico actualmente en Querétaro. Ni Hércules tan ingenioso y poderoso se antoja dotado para rescatarnos del anegamiento. Ya no recuerdo cuando empecé, ni cuando me cansé, de apuntar la falta de infraestructura para facilitar el acceso a la ofert

MAS QUE VER

Una superheroina de Marvel llega al cine en 2017

Finalmente se ha anunciado lo que tanto se ha esperado, una película protagonizada por un

11-08-2014
Leer más
Elige la talla de zapatos perfecta

Aprender a elegir la talla de zapatos correcta, es importante para tu compra no resulte en

Leer más
Empresa garantiza “Días Soleados” en bodas para ricos

Una empresa está ofreciendo servicios de siembra de nubes para las familias ricas que des

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?