Exordio luminoso

Jueves, 27 de Abril de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Exordio  luminoso

Teniendo a “Los constituyentes” como referente inmediato de teatro histórico, al conocer el jueves 20 de abril “Derrota luminosa”, de Estela Leñero, se remarca de manera sobresaliente cuánto la creación multimedia apoya y refuerza la trama, aligerando y haciendo más digerible la historia que sirve de tema a la propuesta dramatúrgica.

Sin contar más que con el apellido para intuir una influencia o afectación familiar en el más reciente montaje de Atabal Creación Artística, A. C., me es imposible no recordar cuan discursivo me pareció el montaje de “El martirio de Morelos”, de Vicente Leñero, padre de la autora. Previamente esta impresión estuvo precedida por la lectura de las setenta y siete páginas, a renglón cerrado, de la dramaturgia. Mientras llegaba al final del texto me decía: esto es un acta notarial; cualquier director a quien le encarguen la puesta en escena seguramente odiará al autor de una obra tan carente de acción; pobrecitos actores: parlamentos de una página.

luminoso1

Pues sí, “Derrota luminosa” es una obra muy discursiva, con contados parlamentos larguísimos que, no obstante un adecuado abordaje retórico, sin excluir el aliento declamatorio, no dejan de imponerle pesantez al desarrollo de la representación. A esta misma impresión contribuye la reiteración de por lo menos tres situaciones: las desavenencias, ideológicas y pragmáticas, entre los hermanos Flores Magón, protagonistas de la obra; el acoso del régimen dictatorial porfiriano representado principalmente por el sinnúmero de entradas y salidas a la cárcel; y la persistencia sublevatoria desde diferentes ciudades de Estados Unidos. El esfuerzo interpretativo mediante la emotividad y la asunción ideológica no alcanza para superar esta pesantez, tampoco la atinada contrastación geográfica y ambiental que ofrecía ese país, principalmente mediante el entretenimiento musical. Así, éste es un texto para conocerse mediante la lectura, más que a través de una puesta en escena. La atracción inicial de la vida carcelaria, donde vemos personajes que hacen de la reclusión un modo de vida y un recurso operativo de sobrevivencia, se va diluyendo mientras crece el discurso, cuya evolución es la narración de la trama. La dilución se interrumpe con la simpática introducción del teatro fársico callejero como parte de la narración del texto. luminoso2

La iconografía no encuentra mayor eco en la puesta en escena de Mauricio Jiménez. Vuelvo a remitirme a “Los constituyentes”, obra conocida en el Teatro Metropolitano de Querétaro. Las recreaciones de Venustiano Carranza, Emiliano Zapata y Álvaro Obregón me resultaron harto inconfundibles. Barba y cabellera canosa del primero, con sus infaltables espejuelos de una armazón muy poco aparente; cananas cruzadas sobre el pecho y enorme sombrero del segundo; y, por supuesto, la falta de brazo del Manco de Celaya.

En este “Derrumbe luminoso”, Ricardo Flores Magón, aún sin el mostacho de extremos retorcidos, haciendo una concesión a las necesarias convenciones teatrales, remite al ideólogo anarquista recreado, ¡pero estos hermanos no hacen trío! Fisonómicamente guardan el parecido de un huevo con una pistola. Dentro del reparto está Carlos Casas, que como el menor de los hermanos, rimaría más David Hernández Quintero. Para Jesús Flores Magón, entre los actores de la escena queretana consideraría a Fernando Carbajal. No creo que en ese enorme casting representado por  “Los constituyentes” no encontraran quien completara la tercia fisonómica.

Lástima de actuación, pero la fisonomía tirando a güerito, o por lo menos rubicunda, de Adrián Palomo (Foto-cabecera de este texto) no da para un Francisco I. Madero tan icónicamente asentado en la memoria nacional con una negra cabellera, no precisamente abundante, e igualmente oscuro bigote y barba de candado. 

luminoso3

Hay un misterioso personaje, sin nombre, que bien podría tomarse como alter ego de la autora, que no incide en el suceder de la trama, pero cuestiona el idealismo y el consecuente accionar de los hermanos Flores Magón, cuestionamiento que al final se identifica con el ideólogo: ¿es sublevable el mexicano, como pueblo, como conglomerado social, hacia un estadio de superación, y no nada más de ‘quítate tú para ponerme yo’? ¿Es pertinente sublevar a un pueblo ignorante, o más bien carente de ilustración? ¿Hará tal sublevación ilustrándose, encausando conscientemente el instinto supuestamente opuesto a la sumisión y la subordinación como destino? Quizá esta interrogación sea la luminosidad que se sostenga en esta ocasión desde el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Simpáticamente desvergonzada

Simpáticamente desvergonzada
El búcaro no es un bicho, ni un estado de ánimo, tampoco un compañero de juego inventado por un niño en su lúdica y aislada soledad. Vencido el ánimo adivinatorio, esta ignorancia genera el atractivo del misterio para acercarse a conocer “El búcaro azul”, de Hernán Galindo, en

Los ensayos

Los ensayos
¿Aquí es el ensayo?, es la pregunta con que el personaje encarnado por Elizabeth Peralta de Ita entra a escena en “La pesadilla de una noche de verano”, del dramaturgo sinaloense Óscar Liera (24-XII-1946, 5-I-1990), pero también es la del paseante, del transeúnte, del comensal, de

Polifonia amorotica

Polifonia amorotica
De aquel baúl con saldos, en el Museo de la Ciudad, siempre me detenía en los minilibros de cinco pesos. ¿Un cuento de Octavio Paz? De su poesía muy pocos pedacitos logro saborear; del dichoso “Laberinto de la soledad”, tres veces no he logrado traspasar la veitena de páginas. No

Casi tan brutal como la brutalidad

Casi tan brutal como la brutalidad
Desde la jocosidad pensé que las actrices Dulce Arana y Blanca Tejeida se habían quedado ensangrentadas, si no sedientas de sangre, sí deseosas de continuar dándose gusto con la hemoglobina, iniciado a partir de Rojo pasión, rojo sangre. Tal sentimiento recibió un brutal portazo en E

Aprovechamiento mitológico

Aprovechamiento mitológico
Puestos en el texto y la narración de Sófocles sus personajes Layo, Edipo y Yocasta nunca se encuentran a un tiempo en un mismo lugar; cuando Edipo asesina a Layo, no sabe que ha liquidado a su padre, pues ha tenido al rey de Corinto por tal; cuando procrea a Antígona, Isemene, Polinice

Publico y enterados

Publico y enterados
Muy deseable que no hubieran compartido calendario para apreciar la brevedad de sus temporadas, pero VeOzDanza y Ciudad Interior trabajaron al mismo tiempo en el Teatro de la Ciudad y el museo de mismo apellido, respectivamente, los días 21, 22 y 23 de noviembre. Me incliné por la prime

MAS QUE VER

Mexico, entre los 10 paises con mas obesidad y sobrepeso

Según el estudio realizado por el Instituto británico para la Métrica y la Evaluación,

Leer más
Cosas que deberias saber sobre el mito del “hombre lobo”

Ya se acerca el Halloween y es importante que conozcamos más acerca de lo que envuelve a

24-12-2015
Leer más
Demián Bichir se une al reparto de “Alien: Covenant”

Demián Bichir se ha unido al reparto de la película de Ridley Scott, “Alien:

24-02-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?