Exordio luminoso

Jueves, 27 de Abril de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Exordio  luminoso

Teniendo a “Los constituyentes” como referente inmediato de teatro histórico, al conocer el jueves 20 de abril “Derrota luminosa”, de Estela Leñero, se remarca de manera sobresaliente cuánto la creación multimedia apoya y refuerza la trama, aligerando y haciendo más digerible la historia que sirve de tema a la propuesta dramatúrgica.

Sin contar más que con el apellido para intuir una influencia o afectación familiar en el más reciente montaje de Atabal Creación Artística, A. C., me es imposible no recordar cuan discursivo me pareció el montaje de “El martirio de Morelos”, de Vicente Leñero, padre de la autora. Previamente esta impresión estuvo precedida por la lectura de las setenta y siete páginas, a renglón cerrado, de la dramaturgia. Mientras llegaba al final del texto me decía: esto es un acta notarial; cualquier director a quien le encarguen la puesta en escena seguramente odiará al autor de una obra tan carente de acción; pobrecitos actores: parlamentos de una página.

luminoso1

Pues sí, “Derrota luminosa” es una obra muy discursiva, con contados parlamentos larguísimos que, no obstante un adecuado abordaje retórico, sin excluir el aliento declamatorio, no dejan de imponerle pesantez al desarrollo de la representación. A esta misma impresión contribuye la reiteración de por lo menos tres situaciones: las desavenencias, ideológicas y pragmáticas, entre los hermanos Flores Magón, protagonistas de la obra; el acoso del régimen dictatorial porfiriano representado principalmente por el sinnúmero de entradas y salidas a la cárcel; y la persistencia sublevatoria desde diferentes ciudades de Estados Unidos. El esfuerzo interpretativo mediante la emotividad y la asunción ideológica no alcanza para superar esta pesantez, tampoco la atinada contrastación geográfica y ambiental que ofrecía ese país, principalmente mediante el entretenimiento musical. Así, éste es un texto para conocerse mediante la lectura, más que a través de una puesta en escena. La atracción inicial de la vida carcelaria, donde vemos personajes que hacen de la reclusión un modo de vida y un recurso operativo de sobrevivencia, se va diluyendo mientras crece el discurso, cuya evolución es la narración de la trama. La dilución se interrumpe con la simpática introducción del teatro fársico callejero como parte de la narración del texto. luminoso2

La iconografía no encuentra mayor eco en la puesta en escena de Mauricio Jiménez. Vuelvo a remitirme a “Los constituyentes”, obra conocida en el Teatro Metropolitano de Querétaro. Las recreaciones de Venustiano Carranza, Emiliano Zapata y Álvaro Obregón me resultaron harto inconfundibles. Barba y cabellera canosa del primero, con sus infaltables espejuelos de una armazón muy poco aparente; cananas cruzadas sobre el pecho y enorme sombrero del segundo; y, por supuesto, la falta de brazo del Manco de Celaya.

En este “Derrumbe luminoso”, Ricardo Flores Magón, aún sin el mostacho de extremos retorcidos, haciendo una concesión a las necesarias convenciones teatrales, remite al ideólogo anarquista recreado, ¡pero estos hermanos no hacen trío! Fisonómicamente guardan el parecido de un huevo con una pistola. Dentro del reparto está Carlos Casas, que como el menor de los hermanos, rimaría más David Hernández Quintero. Para Jesús Flores Magón, entre los actores de la escena queretana consideraría a Fernando Carbajal. No creo que en ese enorme casting representado por  “Los constituyentes” no encontraran quien completara la tercia fisonómica.

Lástima de actuación, pero la fisonomía tirando a güerito, o por lo menos rubicunda, de Adrián Palomo (Foto-cabecera de este texto) no da para un Francisco I. Madero tan icónicamente asentado en la memoria nacional con una negra cabellera, no precisamente abundante, e igualmente oscuro bigote y barba de candado. 

luminoso3

Hay un misterioso personaje, sin nombre, que bien podría tomarse como alter ego de la autora, que no incide en el suceder de la trama, pero cuestiona el idealismo y el consecuente accionar de los hermanos Flores Magón, cuestionamiento que al final se identifica con el ideólogo: ¿es sublevable el mexicano, como pueblo, como conglomerado social, hacia un estadio de superación, y no nada más de ‘quítate tú para ponerme yo’? ¿Es pertinente sublevar a un pueblo ignorante, o más bien carente de ilustración? ¿Hará tal sublevación ilustrándose, encausando conscientemente el instinto supuestamente opuesto a la sumisión y la subordinación como destino? Quizá esta interrogación sea la luminosidad que se sostenga en esta ocasión desde el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Una zorra con mucho juicio

Una zorra con mucho juicio
Helena de Troya se dirige al público desde el limbo del tiempo, molesta con su padre Zeus y con la Historia misma, que la ha condenado a ser el símbolo de la guerra de Troya y una de las mujeres más denostadas de la Historia. Alimentándose con un manjar que le permite recordar el pasad

Epicentro, el origen

Epicentro, el origen
Cuando escuché el nombre por primera vez, me remitió a mis clases de geometría, geografía, e incluso de raíces grecolatinas, en resumen, la relación con la danza contemporánea, por lo menos sin interpretaciones alegóricas, me quedaba muy difusa y confusa, pero Epicentro se llama el

¿Mejor la soledad que una compañia mortal?

 ¿Mejor la soledad que una compañia mortal?
Comprar compañía o acompañamiento es el tema que encontramos en Dulces compañías, o sea, un título bien cargado de sarcasmo, como constatamos al conocer la trama. Ciertamente a nuestro alrededor parece crecer la modalidad de la compra de animales. Los más notorios en las calles enla

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico
Retoma el artista escénico Javier Velázquez Jiménez por cuarta ocasión la poesía literaria de Efraín Huerta, Julio Cortazar y Jaime Sabines, y la imaginación narrativa de Octavio Paz para crear la propuesta escénica que ahora tituló “Espejos invisibles o laberintos de amor y cri

Farseando

Farseando
¿Cómo es que un retrato llano y directo de nuestros vicios, ridiculeces, y prejuicios nos resulte simpático e hilarante, no lo contrariemos, y terminemos aceptándolo buenamente, sin argumentación exculpante de la acusación con que tal descripción nos confronta?Muy posiblemente porqu

Reafirmaciones y promesas

Reafirmaciones y promesas
Tres taburetes no alineados, uno al centro arriba, dos en los extremos equidistantes del primero, y atrás de él un marco rectangular vertical apoyado en el piso: esto ya lo vi, dudo, entra a través de ese hueco escénico un actor que me recuerda a Víctor Lagunes, dudo, no está desali

MAS QUE VER

Al decorar un espacio… ¿cual es el color que define tu personalidad?

Cuando se trata de gustos y colores, nuestra personalidad siempre saldrá a relucir. No po

Leer más
Las causas de la “longevidad”

Desconcierto e intriga; eso es lo que han creado en la comunidad científica los resultado

Leer más
Malestares que solo puedes padecer en Alemania

¿Alguna vez has escuchado hablar del frühjahrsmüdigkeit? Seguro que no y probablemente

19-01-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?