Exordio luminoso

Jueves, 27 de Abril de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Exordio  luminoso

Teniendo a “Los constituyentes” como referente inmediato de teatro histórico, al conocer el jueves 20 de abril “Derrota luminosa”, de Estela Leñero, se remarca de manera sobresaliente cuánto la creación multimedia apoya y refuerza la trama, aligerando y haciendo más digerible la historia que sirve de tema a la propuesta dramatúrgica.

Sin contar más que con el apellido para intuir una influencia o afectación familiar en el más reciente montaje de Atabal Creación Artística, A. C., me es imposible no recordar cuan discursivo me pareció el montaje de “El martirio de Morelos”, de Vicente Leñero, padre de la autora. Previamente esta impresión estuvo precedida por la lectura de las setenta y siete páginas, a renglón cerrado, de la dramaturgia. Mientras llegaba al final del texto me decía: esto es un acta notarial; cualquier director a quien le encarguen la puesta en escena seguramente odiará al autor de una obra tan carente de acción; pobrecitos actores: parlamentos de una página.

luminoso1

Pues sí, “Derrota luminosa” es una obra muy discursiva, con contados parlamentos larguísimos que, no obstante un adecuado abordaje retórico, sin excluir el aliento declamatorio, no dejan de imponerle pesantez al desarrollo de la representación. A esta misma impresión contribuye la reiteración de por lo menos tres situaciones: las desavenencias, ideológicas y pragmáticas, entre los hermanos Flores Magón, protagonistas de la obra; el acoso del régimen dictatorial porfiriano representado principalmente por el sinnúmero de entradas y salidas a la cárcel; y la persistencia sublevatoria desde diferentes ciudades de Estados Unidos. El esfuerzo interpretativo mediante la emotividad y la asunción ideológica no alcanza para superar esta pesantez, tampoco la atinada contrastación geográfica y ambiental que ofrecía ese país, principalmente mediante el entretenimiento musical. Así, éste es un texto para conocerse mediante la lectura, más que a través de una puesta en escena. La atracción inicial de la vida carcelaria, donde vemos personajes que hacen de la reclusión un modo de vida y un recurso operativo de sobrevivencia, se va diluyendo mientras crece el discurso, cuya evolución es la narración de la trama. La dilución se interrumpe con la simpática introducción del teatro fársico callejero como parte de la narración del texto. luminoso2

La iconografía no encuentra mayor eco en la puesta en escena de Mauricio Jiménez. Vuelvo a remitirme a “Los constituyentes”, obra conocida en el Teatro Metropolitano de Querétaro. Las recreaciones de Venustiano Carranza, Emiliano Zapata y Álvaro Obregón me resultaron harto inconfundibles. Barba y cabellera canosa del primero, con sus infaltables espejuelos de una armazón muy poco aparente; cananas cruzadas sobre el pecho y enorme sombrero del segundo; y, por supuesto, la falta de brazo del Manco de Celaya.

En este “Derrumbe luminoso”, Ricardo Flores Magón, aún sin el mostacho de extremos retorcidos, haciendo una concesión a las necesarias convenciones teatrales, remite al ideólogo anarquista recreado, ¡pero estos hermanos no hacen trío! Fisonómicamente guardan el parecido de un huevo con una pistola. Dentro del reparto está Carlos Casas, que como el menor de los hermanos, rimaría más David Hernández Quintero. Para Jesús Flores Magón, entre los actores de la escena queretana consideraría a Fernando Carbajal. No creo que en ese enorme casting representado por  “Los constituyentes” no encontraran quien completara la tercia fisonómica.

Lástima de actuación, pero la fisonomía tirando a güerito, o por lo menos rubicunda, de Adrián Palomo (Foto-cabecera de este texto) no da para un Francisco I. Madero tan icónicamente asentado en la memoria nacional con una negra cabellera, no precisamente abundante, e igualmente oscuro bigote y barba de candado. 

luminoso3

Hay un misterioso personaje, sin nombre, que bien podría tomarse como alter ego de la autora, que no incide en el suceder de la trama, pero cuestiona el idealismo y el consecuente accionar de los hermanos Flores Magón, cuestionamiento que al final se identifica con el ideólogo: ¿es sublevable el mexicano, como pueblo, como conglomerado social, hacia un estadio de superación, y no nada más de ‘quítate tú para ponerme yo’? ¿Es pertinente sublevar a un pueblo ignorante, o más bien carente de ilustración? ¿Hará tal sublevación ilustrándose, encausando conscientemente el instinto supuestamente opuesto a la sumisión y la subordinación como destino? Quizá esta interrogación sea la luminosidad que se sostenga en esta ocasión desde el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

La desgarrada familia

La desgarrada familia
¿El síndrome del “Viaje superficial”, del guanajuatense Jorge Ibargüengoitia? Una residencia patriarcal de aire solariego. Un patriarca como eje de la vida y trama de los personajes que concita. Un patriarca con una vida a esconder, aparentando venerabilidad ejemplar. Tres parejas r

Danza con Movimiento Internacional

Danza con Movimiento Internacional
No somos productores, reitera por octava ocasión Daniela Camacho Trejoluna, como si en la organización de las siete ediciones precedentes de No Estacionarse, Danza en Movimiento no hubiera dejado constancia de su empeño en hacer de este evento la ocasión para congregar en y desde Quer

Migración la condena

Migración la condena
Revisita Manuel Oropeza Segura, traductor, adaptador, director, actor y fundador del grupo Arlechino, la dramaturgia del autor austriaco Ödö von Horvárth montando “Ires y venires”, estrenándolo en el Foro del Museo de la Ciudad el viernes 22 de enero. La posibilidad de dar cuenta d

Cómicos cervantinos

Cómicos cervantinos
La trayectoria y el prestigio pesan y cuentan en Querétaro cuando los entremeses del teatro clásico español están en manos de los Cómicos de la Legua. Esta expresión escénica está en el origen y la razón del grupo teatral universitario que empezó a recorrer la legua en septiembre

Pobreza romántica

Pobreza romántica
Ni las estrecheces les estrujaron las tripas y aterieron los huesos, ni el reconocimiento les fue desconocido, o sea, cabe dudar del revestimiento romántico de la pobreza acuciante con que Molière y Magdalena viven su amor y el que dedican, sin medida ni reparo a la creación teatral, de

Sentir o no sentir

Sentir o no sentir
Poliédrico puede apreciarse el montaje de cualquier obra shakespearina. Especial es el caso de “Hamlet” con el discurso del Príncipe de Dinamarca cuando recibe en el palacio de Elsingor a los artistas trashumantes, que bien vendría como credo de cualquier actor: “Declamarás con s

MAS QUE VER

“Avengers: Age of Ultron”: el rodaje

Desde hace unas semanas, se han filtrado videos que muestran cómo va hasta ahora el rodaj

07-04-2014
Leer más
Culturas antiguas que “desaparecieron” sin dejar rastro

A lo largo de la historia de la humanidad, por medio de la ciencia, hemos podido ser adver

09-06-2016
Leer más
Mar de poesía y danza

Es un mecer de danza y poesía dicha y cantada que no arrulla porque deleita y maravilla e

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?