Taches y palomota

Jueves, 11 de Mayo de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Taches y palomota

El centro frontal de un desnudo femenino me sugería una llamada de atención publicitaria lo suficientemente escandalosa para no prestarle atención, sin que el título del trabajo le fuera a la saga: “Un café después del sexo”. Es decir, se trataría la explotación del morbo. Ni siquiera alcazaba a definir qué clase de montaje se trataba, pues prefiero no distraer mi tiempo de los propiamente teatrales y de danza contemporánea producidos por artistas establecidos en Querétaro. La belleza del vientre plano y las caderas curveadas me detenían en la mera contemplación. cafe1

Me detuve en el mostrador que en el Museo de la Ciudad hace las veces de taquilla, interesado por una puesta en escena que finalmente me decepcionó por la insipiencia de los talleristas y más aún del guión por parte de su maestra. Me parece que hay ejercicios escénicos propios para la iniciación. En el ínterin de la espera me abordó la propietaria y creadora del otro espectáculo. Tal fue su exposición que quedé comprometido para conocerlo. El primer intento se frustró pues me atuve a la información de la revista Asomarte que no fue exacta: llegué dos horas temprano. El segundo no fue más afortunado, pues a la hora anunciada nadie se presentó. Establecida la cancelación, cada cinco minutos, dentro de los quince siguientes, fueron llegando, de dos en dos y de tres en tres, posibles espectadores a quienes Gabriela V. Pérez Lomelí invitó a la función dominical con un motivacional descuento. Mi entusiasmo, que no había siquiera nacido, se adentró en el desánimo y en el estado de alerta para pretextar cualquier cosa a fin de dar las gracias y retirarme: el espectáculo infantil, de la misma productora, que incluía a Estefanía Méndez en el reparto, sufrió cambios debido a la ausencia de la única actriz esperada por mí. No obstante los esfuerzos individuales de brujas y animalitos la improvisación se desbordó a borbotones. Nuevamente me entretuve platicando con la productora, promotora, dramaturga y directora de “Un café después del sexo” hasta la primera llamada. Como me lo había anunciado y presumido Pérez Lomelí, el teatrino del Patio Morisco nuevamente estuvo lleno. Distinguí dos adultos con canas, ambos hombres y solos. Uno de ellos ocupó la primera silla de la ídem fila. Desde ahí se retiró en cuanto empezaron los arrumacos carnales: los consabidos meneos a manera de momento hípico y gemidos correspondientes, además de la espalda descubierta de ella, habiéndose despojado previamente, en esa posición, de su brassière. Iluminación con intensa luz roja para mayor encubrimiento de la escena. Entre los demás espectadores prevalecieron los jóvenes todos en pares, incluso una pareja que me pareció integrada por madre e hija poco más que adolescente. cafe2

Si bien el título de la obra no traiciona la trama, ésta va más allá de cuanto éste podría abarcar o anticipar. Cuatro jóvenes, dos mujeres y dos hombres, que juegan y experimentan a conocer el amor, el romanticismo, el encuentro íntimo con el sexo contrario, el enamorarse; probar y conocer sus capacidades de atracción, para comprometerse, y sostener y prolongar el compromiso. Ilusiones, desengaños, chanzas, abandonos y rechazos.

La cohabitación temporal o inesperadamente prolongada más allá de lo previsto, o engañosamente así planeada. Prevalece la inestabilidad y la imprevisibilidad económica y ocupacional. Se come cuando hay, se brinda cuando no. Se machaca el presente sin más certeza del futuro que una esperanza de llamado. Es decir, un tema reiterado con diversos tratamientos, incluso desde el monólogo, con diferentes cargas de humor, lamento, ira, reproche, ánimo de superación, incitación a la lucha. La singularidad de “Un café después del sexo” está en la ‘vuelta de tuerca’ del final: mucho del acontecimiento escénico, de la vida presenciada en el foro, ha sido una maquinación de uno de los personajes para concretar su amor lésbico… y ser correspondida. El desarrollo de la representación corre con un adecuado ritmo y agilidad, aun introduciendo parlamentos con poemas por ejemplo de Mario Beneditti y Julio Cortázar. Las actuaciones son muy convincentes y proyectan suficiente verosimilitud sin perder la conciencia de estar ante una comedia. Cuando toma uno partido por un personaje y/o identificación con determinado planteamiento, los niveles del guion y la actuación han alcanzado seguramente un punto de plausibilidad.

Bien valdrá la pena estar pendiente y al tanto del desempeño del Colectivo Artístico Escénica Queretana La Llave Fusión Mezcalina Pura (¡Uufff!), fiándose con cautela de la información publicada en la revista “asomarte”

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Políticamente teatral

Políticamente teatral
La inmediatez y la velocidad de las redes sociales y otros recursos informáticos resultan insuficientes para denostar a los personajes que se desempeñan en la administración pública mexicana. Sus desatinos y dislates siempre llevan la delantera. Tomar sus declaraciones en sentido inver

Reencuentros

Reencuentros
¿Desiderio Sánchez haciendo coreografía con La consagración de la primavera? ¿Pero con qué trayectoria por parte del antiguo bailarín de Ballet Nacional de México? ¿Epicentro, el grupo representativo del Colegio Nacional de Danza Contemporánea, actuando con la Filarmónica de Que

Fulgores de alegría y decepción

Fulgores de alegría y decepción
Algarabía y degradación son dos sencillas situaciones perfectamente contrastables que se encuentran claramente en la estructura dramática de “Salón calavera”, de Alejandro Aura. El acierto de agradabilidad por parte de Román García con los Cómicos de la Legua está principalment

Masacrar la masacre

Masacrar la masacre
10:40 hora inusual para la convocatoria a un espectáculo, que siendo performático pudiera tener una significación histórica o intencionalidad social. “Poética de la masacre”, de John Martín Cordero Peralta, catedrático de la FBA-UAQ, presentado por Vestigium Arte Móvil A.C., co

Una alegoría existencial a mediovestir

Una alegoría existencial a mediovestir
Solemos idealizar un concepto, una actividad, una persona que nos lleva a tirar en la vida. Paradójica y hasta contradictoriamente podríamos terminar sometidos e incluso sojuzgados a tal idealización. A este pensamiento y reflexión me ha llevado el haber presenciado “Dresser”, del

Dolores y dolencias

Dolores y dolencias
Un sillazo en el piso, un ronco quejido, luces generales en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. Juan Olvera Cordero, coreógrafo y bailarín, está sobre su costado izquierdo sin poder moverse. Una bailarina solicita el llamado de auxilio médico. La bailarina Daniela Camacho Tre

MAS QUE VER

Liam Neeson vuelve en “Taken 3”

En un estreno programado para el próximo 9 de enero,LiamNeesonvuelve como Bryan Mills en

24-09-2014
Leer más
Ashley Madison: comienzan las consecuencias de la filtración de datos

  La filtración y publicación de las identidades de maridos infieles que utilizaban

Leer más
¿Cómo funciona el efecto placebo?

Científicos han identificado por primera vez la zona del cerebro en la circunvolución fr

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?