La seducción del prestigio

Jueves, 22 de Junio de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

La seducción del prestigio

¿Qué torcido personaje interpretará ahora Jorge Maldonado? Desde el repugnante violador que no soporta y apaga la mirada de la violada mientras la ultraja en “Lomas de Poleo”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, recuerdo a este actor como atinadamente especializado en la interpretación de personajes truculentos y desequilibrados. No he visto en Querétaro a ningún actor que interprete tan eficazmente personajes psicópatas dueños de hechos mortíferos y torturantes de mujeres, como lo ha hecho Jorge Maldonado: también está el apetecible galán seductor en sendas historias de “Dulces compañías”, del sinaloense Óscar Liera; por estilo se las gasta en “Jaque mate”, la adaptación/versión de Flor Moreno a “Muerte súbita”, de Sabina Berman. Mucho menos torcido también aparece en las pesadillas de la abusada niña protagonista de “La caja”, de Pamela Jiménez Draguicevic. Con similar eficacia lo he visto en algún personaje victorioso y conquistador en “Hamlet”; como abrumado psicólogo que termina en el diván entrevistado por el paciente en una delirante comedia puesta por el grupo Galatsia. También retengo aquella intervención muy rica en expresividad corporal dada a Mimo, el personaje masculino de “Homenaje a un ciego que abrió los ojos” por parte del grupo Imaginartes. tranza1

Convencido de que la mayor capacidad interpretativa del actor Jorge Maldonado está en los personajes inauditamente crueles y desalmados, y dado el título de la obra: “Pulsiones: tengo tantas ganas de odiarte”, asistí expectante al estreno el jueves 15 de junio en el teatrino del Patio Morisco del Museo de la Ciudad de Querétaro. Nada avisaba del evento y acontecimiento en el ‘vestíbulo’ del antiguo recinto capuchino; quizá éramos seis espectadores que presenciamos una pieza tan representativa de una cara de las relaciones en/de pareja, la íntima/amorosa, que me quedé esperando la mínima exageración teatral que me engañase con una muy verosímil falsedad. Quizá lo más interesante de la propuesta del grupo Rotten Teatral esté en la sugerencia de la universalidad urbana de la invasión/intromisión de la demandante rutina para la sobrevivencia económica, en la duplicación al momento de la escena. Es decir, una misma situación de pareja es actuada simultáneamente por dos parejas que comparten contemporaneidad. Pero la trama y conflicto han sido multirepresentados, y seguramente multivividos para dejarnos el sabor de teatralidad alguna. Cuántas veces no hemos escuchado la pregunta/reproche/desesperación/anhelo de ella: ¿todavía me deseas? Para meterle un poco de sabor al caldo, y validar la asistencia a un ‘estreno’ uno podría preguntarse: ¿hasta cuándo esa maldita dependencia emocional?

Circunstancialmente vuelve a ese escenario, los lunes, “Biutiful”, una adaptación de Omar Alain Rodrigo de “Después del desayuno”, de Eugene O’Neill, con el mismo tema, pero quizá veinte años después, con una actoralidad muy convincente y conmovedora por parte de Laura Corvera. Viendo las dos puestas tendríamos, accidentalmente, una precuela por parte de la primera escenificación comentada.

A la actriz Andrea Herrera la vi en “La más fuerte”, de August Strindberg interpretando un personaje que no pronuncia palabra alguna y dice tanto que derrumba a la monologante hundiéndola en ignominiosa victoria. ¡Cuánta apetencia deja por un cigarrillo! Con anterioridad como una de las malévolas parcas en “Dolores o la Felicidad”, de David Olguín, con inolvidable montaje de Ricardo Leal Velasco. Suficiente para acudir el viernes 16 al auditorio de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’ al enterarme que su nombre estaba ligado a “Tranzando caminos”. En una muy desairada función no la vi por ningún lado, pero en cambio volví a ver Rafael Sánchez y, sobre todo, a Martha Salazar. La tercia la completa un actor que ahora he visto por primera vez. Al primero lo recuerdo por primera vez en la primera temporada de la muy gloriosa puesta en escena de Teresa Patlán de “La que hubiera amado tanto”, de Alejandro Licona. (Todo primerísimo.) Su talla de presencia y voz son inconfundibles, sin embargo su ausencia no empata con su calidad. tranza2

La puntillosa comicidad tan Salazar de Martha vuelve a dejar huella con un personaje que pasa por dos vueltitas de tuerca: la amiga a quien le hace el paro de sustituirla se dedica al sexoservicio y el alterne de alcoba, y que en ese ámbito entra a competir con ella, pues se ha ausentado apostando por un alterne de perspectivas más seguras y ventajosas. Es decir, la amiga gana por partida doble administrándose con la sustitución. Al entretenimiento del enredo se aúna el enderezamiento de la truculencia corruptiva por pérdida circunstancial de su pertinencia. Al final la reemplazante sale ganona por su habilidad y racionalidad discursiva en temas socioeconómicos. Una trama y una representación que probaría seguramente mejor suerte en espacios escénicos más constantes como por ejemplo el Centro Cultural ‘La Gaviota’.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Reencuentro pendiente

Reencuentro pendiente
Aferrado y atenido a que una dramaturgia es un texto para la acción, por más que me la anuncien y prometan dramatizada, su lectura poco o nada me seduce. De aquí la principal razón para no haber asistido por primera vez al Festival de la Joven Dramaturgia en 2018, que en 2003 nació co

La no sumatoria teatral

 La no sumatoria teatral
  Sí, de entre integrantes de la generación 2011-15 hubo quienes formaron parte de los elencos de “Le restó”, “Rojo sangre, rojo pasión”, “La fe de los cerdos” y “Los perros”, o integraron los de “Dos mujeres solas, muy solas”, “Filos”, “Rosa de dos arom

Metacoetaneidad

Metacoetaneidad
Los debutantes y el veterano de alrededor de tres décadas escénicas coinciden abrevando de la generación dramatúrgica mexicana que floreció asombrantemente en los años cincuenta; sorprendente y misterioso que ambos hayan decidido contemporanizarlos respetándolos. Luisa Josefina Hern

Amantes atarantados

Amantes atarantados
¿Cómo se llamó la obra? No sé, pero el anterior “Corazón de pollo” del Teatro Clandestino mucho me convenció para disponerme y exponerme a una nueva experiencia. La ortografía de su título, quizá una interjección cuya pronunciación no discierno, lo paso por alto, pues ademá

Esponsales aconsejables

Esponsales aconsejables
Ya me he declarado muy influenciable por la primera impresión, para bien y mal: lo que empieza bien no puede ir a menos y viceversa. Posición poco fiable ante artistas debutantes. El caso es que tomé nota de Romina Barbeitia en 2013 dentro del “Martes de carnaval”, de Ramón del Val

Mucho que ver, más que preguntar

Mucho que ver, más que preguntar
Otra vez más y mejor los artistas con su superación reclaman un espacio propio para su arte. Como sala para la proyección cinematográfica en pantalla cinemascope rehabilitada y/o recuperada, el Teatro de la Ciudad tiene mucho para ser admirada y alabada, pero el escenario (sic) permane

MAS QUE VER

Teatro navideño con pincelada primaveral

Con un escenario queretano pleno de pastorelas es arduo el llamado al renuente y esquivo e

Leer más
Madagascar y su tragedia ignorada

En las últimas semanas, la población de Madagascar sufre el azote del hambre y de las in

Leer más
Los móviles alteran la función cerebral

  Un reciente estudio clínico revela que los teléfonos móviles pueden alterar la es

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?