La loca emocionada y emocionante

Jueves, 21 de Septiembre de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

La loca emocionada y emocionante

¿Qué le da notoriedad a un personaje, excluyendo la relación masculina, para ser socialmente correctos con los tiempos que corren, si de una mujer se tratase? La trascendencia de sus hechos, sería una respuesta, incluyendo la expresión de su pensamiento. Así, ¿cuáles corresponden, o son atribuibles, a María Carlota Amelia Victoria Clementina Leopoldina, hija del rey de Bélgica? En términos teatrales podría decirse que, por lo menos en el escenario mexicano, su desempeño es secundario. ¿Tiene algún mérito la longevidad? Seguramente dependerá de lo que se haga con o durante ella. ¿Habría trascendido la mínima casa real belga sin la osadía o ingenuidad trasatlántica ya unida a otro destino? ¿Cuánta responsabilidad es asumible o imputable en la pérdida de la cordura? Perdurabilidad y desvarío se antojan así las prendas más loables y estimables de Carlota, la de narices de pelota, según he retenido del burlón y machacón tonadilla infantil que me la dejó gravada mejor que cualquier texto escolar, poco o nada memorizado después de la institucional acreditación. Musicalmente no sale mejor parada con los versos, tan versionados, de aquella habanera titulada “La paloma”. Formar parte de una portentosa ramificación, confundible con raigambre, a través de lazos familiares, políticos y sanguíneos, próximos, lejanos y lejanísimos sería otro haber, de acuerdo con el primer capítulo de la muy laudada novela “Noticias del imperio”, del igualmente distinguido y estudiado literato mexicano Fernando del Paso (1 de abril de 1935, Ciudad de México). miramar1

Hasta aquí la personaje aparece sin hechos propios que así la acrediten. Entonces ¿por qué lo es? Pues porque el público así lo ha querido, podría responderse. Pero ese primer capítulo acepta, permite, alienta una segunda lectura, no escrita con la letra, sí entendible en la transmisión y discurrir del pensamiento: Carlota es dueña de una fidelidad y de una convicción irreductibles en un destino de dirección y amoroso por Max, Maximiliano de Habsburgo. Es esta característica y cualidad en la que está montada la creatividad artística e interpretativa de Benito Cañada e Ivonne Ruiz para ofrecernos el monólogo “La loca de Miramar”, con una enorme economía escénica de dos muebles domésticos de época y dos telas por attrézzo. Ambos artistas decidieron que el escenario ideal es el Cerro de las Campanas, mientras más cerca de la capilla austriaca mejor, pero el escalamiento, aún con escalones, no es tema mío y mi preferencia siempre será por el espacio cerrado frente al abierto, máxime en una intemperie elevada, por más espectacularidad que represente el telón nocturnal. Así, no desaproveché la muy nacionalista oportunidad del sábado 16 de septiembre para acudir a ‘La Chimenea’ de la Vieja Estación de Ferrocarril.

No sé si se conduzca con una exigentísima selectividad, pero a Ivonne Ruiz la he visto en dos monólogos en el presente siglo, o sea devotísima practicante del proverbio: De lo bueno, poco, y mientras más bueno, más poco. La anterior ocasión fue con “Frieda” en dos escenarios: una antigua dirección de la Escuela de Laudería, en la esquina de las calles de L. Pasteur y J.M. Morelos, y el Teatro del Seguro Social. El convencimiento por su capacidad histriónica fue total. Si Frida Kahlo la hubiera visto, seguramente hubiera querido ser como Frieda. El personaje quedó rebasado por la capacidad de Ruiz para proyectar, dramatúrgica y dramáticamente, al ser humano en su multiplicidad de facetas: artística, política, erótica, paralítica, amorosa, militante, rencorosa, celosa, dolida, derrotada, agnóstica, atea, marxista, nacionalista, trasgresora, combatiente. Pudiera ser también que para su personal desempeño escénico prefiere darle la vuelta al embrollo de la logística del ensayo y montaje grupal. miramar2

Sin la festividad plástica, con la Loca de Miramar una condición demencial recorre la cordura reclamante, invocante, de compromisos implícitos y explícitos en los ámbitos político y doméstico, americano y europeo; transita también la exhortación que trasgrede, o la verosimilitud nos deja en la incertidumbre, la cuarta pared, ubicándonos en una empatía histórica tan queretanamente identitaria. Nunca vemos a Fernando Maximiliano José, Archiduque de Austria, Príncipe de Hungría y Bohemia, Conde de Habsburgo, Príncipe de Lorena, Emperador de México y Rey del Mundo pero la enjundia y la pasión de la loca enamorada y enervada nos lo hace presente en ese Palacio de Bouchot cuarteado por el silbato del ferrocatrén que pasa por el barrio de la otra banda del río Querétaro. Durante casi una hora Ivonne Ruiz se desplaza y desempeña encorvada por los años de Carlota y los acontecimientos inimaginables del progreso y de la historia. Faltaría que la ambulación fuera progresivamente arrastrada: de los pasos dados a los casi deslizados y tembeleques tras sesenta años de aislamiento y confinación.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Monotematización decembrina

Monotematización decembrina
La Navidad monotematiza el escenario teatral, o los teatreros se dejan monotematizar. El caso es que el escenario queretano, durante diciembre, queda pasterolizado. Parecen decirse: Le entras a las pastorelas o estás fuera. Por años los Cómicos de la Legua hacían su cochinito para las

Amparo escénico

Amparo escénico
Dudo que “La ley / Amparo” habría existido si antes no lo hubiera hecho “Necrópolis Cabaret”. Ambos trabajos comparten una característica muy definitoria: la acidez humorística para señalar nuestras lacras, perversiones, y simulaciones sociales siempre burlando y llevándole u

La fatal saga Bolena

La fatal saga Bolena
El intríngulis cortesano mantendrá por siempre supremacía sobre cualquier ficción, pero no dejará igualmente de alimentarla. Entre los periodos reales que han gozado de la predilección de los autores, sin duda el signado por Enrique VIII de Inglaterra lleva mano. En él se ha sumergi

Bichos en coloquio

Bichos en coloquio
Hubo un Coloquio del Día del Títere al Día del Teatro en el que quedó incluido el Día del Teatro para Niños: más declaraciones y dedicaciones que actuaciones. Este coloquio una palidísima sombra del realizado en 2010 del 19 de marzo al 3 de abril con tres talleres y actuaciones int

Una Zona de Danza

Una Zona de Danza
El precedente pesa, máxime cuando ha sido bien hecho. Tal ha sido el caso con la segunda edición de “Zona D” dentro del “130 EITAI”, pues fueron programados en el foro del Museo de la Ciudad Ulises Rangel, Abil Meneses, Bárbara Alvarado y Lariza Reyes. Al primero poco se le ve e

MAS QUE VER

Inmortalidad humana: descubren la forma de lograrla

Un grupo de investigadores estadounidenses han encontrado una manera totalmente segura de

Leer más
Procastinacion: “Dejar todo para el ultimo minuto”

Sin duda, la mayor parte de la gente dejamos todo para el último momento, tareas, trabajo

12-07-2016
Leer más
Hallan en Marte rastros "recientes" de agua

  Según el último estudio de los científicos de la Universidad de Utrecht, en los P

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?