El entorno infernal

Jueves, 05 de Octubre de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

El entorno infernal

huisclos1Si ningún recurso escénico parece puesto para la risa y ésta se escucha entre las pocas espectadoras, entonces cabe suponer algún despropósito en el montaje. Tal fue el caso del jueves 28 de septiembre en El Jacalón con el estreno de “A puerta cerrada”, de Jean-Paul Sartre. El atractivo entre morboso y curioso lo representaban Víctor Lagunes y Eduardo Gallegos, en ese orden. El primero por ver si dejaba de ser Víctor Lagunes para convertirse en el personaje, o si resultaba el personaje siendo Víctor Lagunes. El segundo por conocer qué surgía de sus camaleónicos afanes. De lo demás todo lo desconocía, salvo que fuera del registro universitario de inscripción, el apellido del director es sumamente desconocido no obstante su castellana popularidad, por lo menos es de suponerse en la licenciatura en Artes Escénicas, máxime con terminación en Actuación: Saavedra. 

huisclos2Del primer aludido mi disquisición pudo pasar a un término secundario: le fue bien al personaje y mejor al intérprete. Quizá el mayor acierto sería para el director por su selección. Pero sobre ambos el que hayan dejado funcionar tan bien el texto del existencialista francés. Siendo Garcín quien nos inaugura en el encierro, pronto nuestra atención es sustraída por el misterio de la definición del sitio, después por los motivos de su arribo, y poco después por su condición existencial. Garcín no nos atrae por su situación prácticamente única durante el inicio de la representación, sino por su aire petulante de incomodidad y antipático con la carencia de méritos del suelo que pisa. Garcín revisa, ¡supervisa!, el espacio como quien ha de decidir y aprobar un largo hospedaje o estancia, a la manera del aristócrata o adinerado que define sobre su temporada estival o invernal, en el campo o en la ciudad (¡Uf, qué fastidio, cuánta fatiga!). Solo cuando lo dice expresamente nos enteramos que ha llegado al infierno. Nos dilucida su condición mortal, sobre la que tenemos poca certeza, al referir su ejecución. Con los motivos de ésta conocemos su ideología y un tanto su desempeño social. Los momentos en que se dirige retóricamente a un nivel superior han de reforzar el nivel inferior que ahora habita. 

huisclos3Con la entrada cautelosa de Inés, de no querer ser advertida, me entero de la ubicación de E. Gallegos; incurre nuevamente en un personaje femenino. Las risas las escucho franquearse cuando adopta un pudoroso sentado femenino en un taburete. No obstante la plausible caracterización, el mesurado y atinado amaneramiento, no cesa la distracción de las facciones masculinas, del timbre y la entonación identitarios de la mariconería. No bastaría que careciésemos de información acerca de Gallegos, el elemento distractor está presente. Aun queriendo conceder, la interrogación se sostiene ¿qué razón dramática valida este travestismo? Que Inés es lesbiana, marca el autor. Pues no deja de ser un personaje femenino. J.P. Sartre tuvo en mente en este caso escribir para tres amigos, un actor y dos actrices. No obstante esta perturbación, Inés no deja de ser una amargosa, agresiva, confrontativa y trasgresora burócrata celosa y asesina que, puestos a elegir mucho votaría uno porque permaneciera por siempre en el sitio arribado, pero sin la oportunidad de fastidiar a Garcín, menos a la graciosa y agraciada Estela. Aunque el texto lo impediría pues dejaría de ser “Huis clos”: Sartre plantea como infierno la presencia de los otros por anular, o ensombrecer, la exclusividad o primacía en el sitio, subrayando en la mutuidad de sus circunstancias su dependencia. (“l’énfer c’est les autres”.) Sobre todo cuando en ésta va incluida la revelación o exposición de una cara innoble y reprochable de sus pasados. Inés sale adelante como la cizañosa que ‘le caga la sopa’ a sus compañeros de viaje, no obstante los intentos de Garcín por alcanzar la tranquilidad aislándose y Estela prodigándose llevadera, evitando asperezas y realidades como el estado difunto en que se encuentran.

Amén de momentos climáticos entre Garcín y Estela cuando ésta lo requiere galante y finalmente éste no se atreve a la aproximación demandada; y cuando Inés aborda a Estela y ésta escapa de su asalto, el momento climático de la trama los vemos en la negación de la libertad, o la opción por la permanencia en el encierro. En un arrebato de incompatibilidad con Estela e Inés, Garcín oprime el botón del timbre que supuesta y advertidamente no funcionaría, sin embargo no es el caso, y la puerta del infierno se abre… sin que Garcín ose cruzarla. 

No obstante la disparidad en la fuerza y el peso de las personalidades de los personajes, el trabajo de Víctor Lagunes, Eduardo Gallegos y Dadá Salas resulta plausiblemente equilibrado, sobre todo en los embates que se propinan José Garcín, Inés Serrano y Estela Rigault.

Más allá de una sencilla recreación escenográfica Segundo Imperio, otro acierto de la dirección escénica de Hadid Saavedra está en prescindir del afrancesamiento, que no se avizora cómo le habría dado mayor verosimilitud y hondura a esta “A puerta cerrada”; ni al caso haberse enredado en el valor judicial de ‘huis clos’.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Mutis final de Bernarda con Gustavo

Mutis final de Bernarda con Gustavo
Cuando los cedartianos fueron convocados a la foto del recuerdo por los treinta años de actuación docente de Gustavo Silva en el ‘Ignacio Mariano de las Casas’, tres cuartas partes de las atiborradas gradas del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro se volcaron y apretujaron jubil

Tramas e intérpretes

Tramas e intérpretes
Hay representaciones teatrales donde los personajes nos parece que quedan marcados por sus intérpretes, de tal manera que se antojan imposibles para otros actores, y si acaso, a la manera como quedaron trazados por ése que nos parece insustituible. Ejemplos mexicanos son: Don Juan Tenori

La magia del realismo de Elena Garro

La magia del realismo de Elena Garro
  Continúa Elena Garro, la autora poblana, bien amada, admirada y mejor puesta en el escenario queretano. Figura en las andanzas de los Cómicos de la Legua cuando la compañía universitaria, con el montaje de “La mudanza”, representó a Querétaro en la Muestra Nacional de Tea

Casi sin tema

Casi sin tema
En tira-tira se encuentra un corredor de bases cuando lo prenden entre dos jugadores rivales que se encuentran a la defensiva cubriendo las respectivas almohadillas de las tres esquinas del cuadro beisbolero. El jom está marcado por un pentágono con una elevación si acaso de dos centím

Un dramaturgo juarense frente al imperio

Un dramaturgo juarense frente al imperio
Las puestas en escena de El diputado, Curva peligrosa, y Filos han sido la razón de la visita del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, mediando la amistad que sostiene con el maestro de la FBA-UAQ, actor y director escénico Manuel Puente Villa, director de Arteatral CUT. El jueves 12 de

Fulgores de alegría y decepción

Fulgores de alegría y decepción
Algarabía y degradación son dos sencillas situaciones perfectamente contrastables que se encuentran claramente en la estructura dramática de “Salón calavera”, de Alejandro Aura. El acierto de agradabilidad por parte de Román García con los Cómicos de la Legua está principalment

MAS QUE VER

Gusto total

--Me gustó todo--, se dijo incrédulo y sorprendido, al término de la segunda y última

Leer más
Los paises mas obesos de Latinoamerica

En la región latinoamericana, unos 130 millones personas son víctimas del sobrepeso y la

Leer más
Los niños de hoy… ¿víctimas de la frustración y exigencias de sus padres?

  Las presiones del mundo adulto respecto al rendimiento del tiempo, la productividad

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?