Mirruña, la nueva vecina

Jueves, 19 de Octubre de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Mirruña, la nueva vecina

En el atiborramiento que no el apelmazamiento muy apegado al juntos-pero-no-revueltos, tanto que parecerían intercambiables, apenas una mirruña encontraría un hueco donde caber como si éste la estuviera esperando para que se acomodara a sus anchas con la suficiente holgura. Pues ya está ahí La Mirruña, en ese pobladísimo cosmos de la calle de 5 de Mayo del Centro Histórico de Querétaro con su creciente apretujamiento mientras se va incurriendo en la aproximación a la Plaza de Armas, con el degradante y pueril apodo de plaza-de-los-perritos. Poblamiento para la divagación, el encuentro, la degustación gastronómica y etílica, el flirteo, el dejarse-ver, la exhibición y la presunción de los modos y la moda que agrede a quien no le acomoda, y el entretenimiento escénico. ruca1

Acomodados al estilo de una plaza comercial interior, por los menos cinco establecimientos gastronómicos comparten el entorno de un patio cuadrado, que pudo ser la huerta o la cochera de una casona. A la vista dos se especializan en preparar café, otro en emparedados servidos en baguettes, otro con nombre ruso y escrito con el alfabeto cirílico en la elaboración de pizzas de semblante muy apetitoso, finalmente está el que quizá despache helados y preparados lácteos emparentados con estos. Muy civilizadamente comparten este espacio común cada establecimiento con dos mesas y correspondientes sillas o bancos para sus comensales. La civilidad se advierte principalmente por las diferencias de tamaño, forma y color de sus respectivos muebles, sin que el conjunto carezca de armonía. ¿Y la diversión? Para eso llegó La Mirruña el viernes 13 de octubre, ¿cabalístico?, al número 77 de tan farandulero paseo queretano de cuyo tránsito cada noche están más desplazados los vehículos motores, salvo, durante el día, los proveedores de destilados, energizantes de cualquier calibre y contundencia, bebestibles refrescantes con y sin calorías, y bastimento perecedero e industrializado.

En la esquina superior izquierda del susodicho patio Jéssica Zermeño, productora, directora, dramaturga, actriz, y quizá arquitecta, constructora y decoradora acomodó La Mirruña. ¡Y con tapanco! Bueno, se llama palco. Dícese que las cosas se parecen a su dueño, o dueña, y no por el tamaño, pero aquí hay una correspondencia exacta. Con una alta reminiscencia del vecino de la acera de enfrente, el nuevo espacio de trabajo de Producciones Zermeño, desde la casetita de la taquilla es una colección de esmerados detalles todavía con aroma a nuevo, a estreno. El muy ligero olor a pintura no ha mucho aplicada, el hule antiderrapente instalado en el piso, las telas del telón y foro, las sillas rojas de tijera y cojines negros de velur dan una primera constatación de tal característica. La simplicidad de los dibujos en los que prevalecen las siluetas negras sobre amplios campos blancos y que me recuerdan las ilustraciones que conocí como clip art en el Diseño Gráfico, enmarcados en cuadrados de diferentes dimensiones y paralelismos, como conjunto deja adivinar una buscada agradabilidad visual en un muro que se otra manera brindaría una enorme monotonía. Ojalá y la distracción en los temas me los haya ocultado, pero no vi ningún extintor. Quizá el volumen de la música y el sonido prefunción me aturdió lo suficiente. ruca2

Muy marcados formas, colores y sus combinaciones en las recargadas caracterizaciones de la Chiquis y la Beba constituyen un fuerte impacto visual tras la elevación del telón. La primera haciendo gala de una presencia bursátil, bóveda financiera, cuya combinación nadie discierne, no se endilga un trapo más porque podría ser el de la cocina. Para su abatimiento emocional ninguna ingestión etílica le aporta un alivio o consuelo mínimo. Pero además está el escarnio social. Si tanto infortunio no fuera suficiente, su disoluta economía está amenazada con inminente riesgo del confinamiento laboral. Por lo menos finalmente sus cenizas resultan un postre muy digerible, no obstante el vómito que súbitamente arrojó sobre los restos mortales de su ex, aunque está en duda cuál status da más prestancia: divorciada, separada, o viuda.

Esas disquisiciones, con un tacto y un falaz optimismo trumpianos, intenta resolvérselas la Beba, no por nada acumula cuatro con divorcios y continúa sedienta de placer, para ello cuenta con el muy firme engrandecimiento de sus voluminosos atributos, cuya estabilidad y resistencia mucho dependen de la discreción en el manejo de su seductora sonrisa. El ombligo le podría cambiar de sitio con una carcajada. ruca3

Para despechar tan insuperables tribulaciones por fin estrenan el deportivo de la Chiquis, de peluche integral. Nada de peluche en el tablero para encomendarse a divinidades infernales, celestiales o de ultratumba. Contra toda sospecha, camina, tanto que las alegres amigas terminan en ‘la vaquita’ con todo y su exótica enjundia.

Trasluce a lo largo del estreno de la desenfada trama de “Más vale tarde que ruca” una reprobación de la banalidad en cierta condición social femenina desaprehensiva, su apego victimizante y chantajista a un estereotipo dependiente. Un señalamiento alerta hacia la dejadez y una reivindicación individualista opuesta a la manipulación y la conformación más o menos velada a través de las modas en los modos de ser y consumir.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Insepultos demandantes

Insepultos demandantes
Nuevamente, en mi caso, el peso de la primera buena impresión priva al conocer el estreno de la reposición de “Cabaret Necrópolis”, el domingo 6 de mayo en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. No cabe pasar por alto el día y la hora para regresar a este escenario, que bien

Amor, clasicismo y fuerza

Amor, clasicismo y fuerza
La parodia, salvo excepciones excepcionales, es garantía para la risa y el divertimento porque mucho está basada en la burla y la ridiculización, lo cual no deja de ser lamentable, porque no deja de ser una agresión contenida, que con nuestros recursos no podemos llevar a cabo, o estam

La calle del Teatro

La calle del Teatro
En la calle más treatrera de Santiago de Querétaro un colectivo artístico ha abierto una Grieta. En ésta ha nacido La Corte Teatral. Aunque en fáctico receso, todavía cabría contar con La Caverna, El Mundo Hobbit y el Auditorio de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales

Curveados

Curveados
Muy grata la primera función de teatro que he presenciado en 2015: Curva peligrosa, de Edeberto Galindo, por parte del novel grupo Artes Parlantes, en el auditorio del Museo de la Ciudad de Querétaro el domingo 25 de enero. En abril de 2011 Manuel Puente Villa, con ene montajes muy acert

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico
Retoma el artista escénico Javier Velázquez Jiménez por cuarta ocasión la poesía literaria de Efraín Huerta, Julio Cortazar y Jaime Sabines, y la imaginación narrativa de Octavio Paz para crear la propuesta escénica que ahora tituló “Espejos invisibles o laberintos de amor y cri

La primera impresión de Leonardo Cabrera

La primera impresión de Leonardo Cabrera
La buena impresión de la primera vez es capital, por esta razón, desde que vi a Leonardo Cabrera como el profesor, en “La lección”, de Eugene Ionesco, varios han sido los personajes que he visto cobrar atinada vida gracias a su responsable entrega y capacidad histriónica. Desde que

MAS QUE VER

Manzanilla y Hierbabuena para una piel suave y fresca

Es un gusto compartir con nuestros lectores, sobre todo aquellos del género femenino, alg

Leer más
Otra pelicula de construcciones: “Minecraft”

Una de las franquicias más populares de videojuegos de los últimos años está camino de

12-03-2014
Leer más
El Amo del Océano de “Aquaman” será interpretado por Patrick Wilson

Patrick Wilson (“Expediente Warren: The Conjuring”) ha firmado para participar en

14-12-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?