Que veo lo que digo, que digo lo que veo

Jueves, 07 de Diciembre de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Que veo lo que digo, que digo lo que veo

La inconformidad, la exploración y la recreación suelen caracterizar al artista, el escénico lo deja entrever con la reposición de montajes. Tampoco es novedoso que su propio acierto torne en una cima a superar. En esta ocasión es un tanto el caso de “Que me dice y que le digo”, dramaturgia y dirección de Jorge Martinoli, en el auditorio Esperanza Cabrera, recinto histórico donde fue su estreno  –febrero de 2013--  tres temporadas atrás. En esta cuarta echo de menos la gallinácea construcción de Doña Meche. La imitación que hacía la actriz María Menéndez del contoneo y movimiento de cabeza de una gallina resultaban simpatiquísimos en el carácter rogón, encimoso, insinuoso e ingeniosamente mano larga de esta vecina cuyo marido se encuentra desocupado y queriendo vivir de fiado, por lo menos la carne en su mesa. quedigo1

Tras la presentación de un ambiente pueblerino y popular, un tanto tendiendo a vecindario urbano, mucho el primer impacto actoral lo hace Doña Meche interactuando con Doña Lucha. Así, muy pronto, el público es capturado y ‘metido’ en el escenario, en la vida de esa comunidad. La capacidad histriónica de la actriz Estefanía Méndez Bocanegra es innegable, poco o nada deja descansar a Alexa Bla que finge sordera a todas las incisivas insinuaciones, y no tanto, de Doña Meche a Doña Lucha. Sin embargo a aquella gallina, con su voluminoso y suculento trasero, a lo payasito de crucero, ya no la vi.

La distancia en los estamentos sociales entre Doña Chole y Lourdes parecía más remarcada anteriormente. Tenía la carga dramática del engreimiento de superioridad por parte de la primera, pero a su vez exhibido como mojigato y santurrón. La otra sugería aceptar la carga de su inferioridad por pobreza y falta de instrucción, resultando ésta diferenciada de ignorancia, cuantimás de raciocinio. Resultaba gracioso, y un tanto vuelta de tuerca, el cambio de posiciones en la estratificación a partir del desvelamiento de la hipocresía, en aquel caso una religiosidad de apariencia y conveniencia más que de convicción. Ahora la interacción entre estas dos mujeres sale adelante meramente con la capacidad histriónica y cómica de Martha Salazar y Mara Yáñez Ayala, sobre todo con sus exageraciones fársicas. Esta vez el descabezamiento del santísimo lo vi muy burdo, muy forzado. Arrojarlo al aire para que se rompa no tiene nada que ver con el  descuido y la torpeza anteriores. quedigo2

También echo de menos al gringo bobo, al niñote con su camisa de luto hawaiano, aunque no deje de ser mangoneado por la vivales de Doña Meche, a quien poco le falta para birlarle las calcetas sin quitarle los tenis.

Las andanzas adúlteras de Don Claudio tenían la fuerza de la vuelta de tuerca que representaba el ser involuntaria y sorpresivamente homosexuales, sin que fuera claro qué relaciones sexuales estaban sucediendo. Amén de la profanación que implicaba tal encuentro en la sacristía, o sitio equivalente. Ahora tanto se dispone y regodea el esposo de la engañada Lourdes en la felación que le resta peso a la sorpresa-confusión. Aunque la procacidad de asimilar el semen con un yogur resulte una degustación más o menos graciosa y proteicamente provechosa, no deja de salirse de tono si el tema del guion es precisamente el adulterio, tanto como la excesiva duración de la escena. Tan convincente es la interpretación de Alexandro Fuentes que podría terminar poco después del parlamento aludido.

Tampoco vi el fanatismo futbolero que antes tan bien caracterizó a esta comunidad de casi cualquier rincón del país. quedigo3

Tratándose de parodiar nuestra cotidianidad cabe preguntarse cuánto estaría el autor trabajando para el graderío con un gringo caracterizado con pelos de ixtle, una descomunal corbatota roja casi hasta la entrepierna y una camiseta diciendo ‘Juntos make Querétaro great again’.  Por otra parte inmiscuir el levantamiento del ambulantaje en la alameda Hidalgo de Santiago de Querétaro con los reclamos de Doña Lucha contra el tianguismo y el comercio callejero enfrente de la fachada de su casa y en la acera que tanto asea, apostándose tras la escoba para fisgonear a sus vecinos.

Sin la posibilidad de la comparación y con las peculiaridades de la actualidad, la tela de dónde cortar para “Que me dice y que le digo” parecería interminable e inagotable.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

A cada quien su cuenta y su tramo

A cada quien su cuenta y su tramo
Determinados y definidos como las piezas del ajedrez, así, sin lugar a desatinos, podemos dar el requiescat in pace (RIP) al libre albedrío. Es una de las líneas de interpretación de “Coloquio nocturno”, que podemos dar siguiendo la adaptación libre de Leonardo Cabrera de la obra

Tráemelas a mí… como tu abuela

Tráemelas a mí… como tu abuela
Llega un momento en que parece solo resta una cosa por hacer: morir. No obstante su nada inesperado acaecimiento la sensación de vacío, de pérdida, de irreparabilidad, de inermidad ante el inefable paso del tiempo son sensaciones que nos abrazan, extrayéndonos la nostalgia como consuel

Coreografía joven, versión ¡fuam!

Coreografía joven, versión ¡fuam!
Una sonoridad cavernosa en el vestíbulo del cine-teatro ‘Rosalío Solano’, de la ciudad de Querétaro, fue parte del inicio de las funciones del 4to Encuentro de Jóvenes Creadores presentado por la Compañía Ciudad Interior los días 4 y 5 de noviembre de 2016. En por lo menos tres

Bien cruzado y tocado

Bien cruzado y tocado
¿Quién define una caricia, quien la da o quien la recibe, quien la pide? ¿Influye el lugar y el momento en su definición? Cuestionando así recuerdo a un preadolescente, varón entre dos hermanas, arrellanándose en o contra las piernas de su madre sentada en una silla mecedera, intent

Una joven experiencia escénica de 57 años

Una joven experiencia escénica de 57 años
Aprendí a ver entremeses con los Cómicos de la Legua de la Universidad Autónoma de Querétaro. Con sus montajes en el mesón donde están instalados hará cuatro sexenios ha brillado la exageración en las caracterizaciones, en las gestualidades, en las entonaciones, en las corporalidad

MAS QUE VER

¿Cuánto tardaría un vampiro en chuparle la sangre a su víctima?

Si alguna vez se ha preguntado cuánto tiempo necesitaría un vampiro para beber su sangre

Leer más
Habra reboot de “Halloween”

Un nuevo reinicio de “Halloween” está en marcha después de que los guionistas de las

13-02-2015
Leer más
“Exodo: Dioses y Reyes”: un Moises de fe titubeante

Muchos años atrás, Hollywood encontró una mina de oro en las producciones épicas que i

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?