Que veo lo que digo, que digo lo que veo

Jueves, 07 de Diciembre de 2017 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Que veo lo que digo, que digo lo que veo

La inconformidad, la exploración y la recreación suelen caracterizar al artista, el escénico lo deja entrever con la reposición de montajes. Tampoco es novedoso que su propio acierto torne en una cima a superar. En esta ocasión es un tanto el caso de “Que me dice y que le digo”, dramaturgia y dirección de Jorge Martinoli, en el auditorio Esperanza Cabrera, recinto histórico donde fue su estreno  –febrero de 2013--  tres temporadas atrás. En esta cuarta echo de menos la gallinácea construcción de Doña Meche. La imitación que hacía la actriz María Menéndez del contoneo y movimiento de cabeza de una gallina resultaban simpatiquísimos en el carácter rogón, encimoso, insinuoso e ingeniosamente mano larga de esta vecina cuyo marido se encuentra desocupado y queriendo vivir de fiado, por lo menos la carne en su mesa. quedigo1

Tras la presentación de un ambiente pueblerino y popular, un tanto tendiendo a vecindario urbano, mucho el primer impacto actoral lo hace Doña Meche interactuando con Doña Lucha. Así, muy pronto, el público es capturado y ‘metido’ en el escenario, en la vida de esa comunidad. La capacidad histriónica de la actriz Estefanía Méndez Bocanegra es innegable, poco o nada deja descansar a Alexa Bla que finge sordera a todas las incisivas insinuaciones, y no tanto, de Doña Meche a Doña Lucha. Sin embargo a aquella gallina, con su voluminoso y suculento trasero, a lo payasito de crucero, ya no la vi.

La distancia en los estamentos sociales entre Doña Chole y Lourdes parecía más remarcada anteriormente. Tenía la carga dramática del engreimiento de superioridad por parte de la primera, pero a su vez exhibido como mojigato y santurrón. La otra sugería aceptar la carga de su inferioridad por pobreza y falta de instrucción, resultando ésta diferenciada de ignorancia, cuantimás de raciocinio. Resultaba gracioso, y un tanto vuelta de tuerca, el cambio de posiciones en la estratificación a partir del desvelamiento de la hipocresía, en aquel caso una religiosidad de apariencia y conveniencia más que de convicción. Ahora la interacción entre estas dos mujeres sale adelante meramente con la capacidad histriónica y cómica de Martha Salazar y Mara Yáñez Ayala, sobre todo con sus exageraciones fársicas. Esta vez el descabezamiento del santísimo lo vi muy burdo, muy forzado. Arrojarlo al aire para que se rompa no tiene nada que ver con el  descuido y la torpeza anteriores. quedigo2

También echo de menos al gringo bobo, al niñote con su camisa de luto hawaiano, aunque no deje de ser mangoneado por la vivales de Doña Meche, a quien poco le falta para birlarle las calcetas sin quitarle los tenis.

Las andanzas adúlteras de Don Claudio tenían la fuerza de la vuelta de tuerca que representaba el ser involuntaria y sorpresivamente homosexuales, sin que fuera claro qué relaciones sexuales estaban sucediendo. Amén de la profanación que implicaba tal encuentro en la sacristía, o sitio equivalente. Ahora tanto se dispone y regodea el esposo de la engañada Lourdes en la felación que le resta peso a la sorpresa-confusión. Aunque la procacidad de asimilar el semen con un yogur resulte una degustación más o menos graciosa y proteicamente provechosa, no deja de salirse de tono si el tema del guion es precisamente el adulterio, tanto como la excesiva duración de la escena. Tan convincente es la interpretación de Alexandro Fuentes que podría terminar poco después del parlamento aludido.

Tampoco vi el fanatismo futbolero que antes tan bien caracterizó a esta comunidad de casi cualquier rincón del país. quedigo3

Tratándose de parodiar nuestra cotidianidad cabe preguntarse cuánto estaría el autor trabajando para el graderío con un gringo caracterizado con pelos de ixtle, una descomunal corbatota roja casi hasta la entrepierna y una camiseta diciendo ‘Juntos make Querétaro great again’.  Por otra parte inmiscuir el levantamiento del ambulantaje en la alameda Hidalgo de Santiago de Querétaro con los reclamos de Doña Lucha contra el tianguismo y el comercio callejero enfrente de la fachada de su casa y en la acera que tanto asea, apostándose tras la escoba para fisgonear a sus vecinos.

Sin la posibilidad de la comparación y con las peculiaridades de la actualidad, la tela de dónde cortar para “Que me dice y que le digo” parecería interminable e inagotable.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Epicentro, el origen

Epicentro, el origen
Cuando escuché el nombre por primera vez, me remitió a mis clases de geometría, geografía, e incluso de raíces grecolatinas, en resumen, la relación con la danza contemporánea, por lo menos sin interpretaciones alegóricas, me quedaba muy difusa y confusa, pero Epicentro se llama el

Mucho que ver, más que preguntar

Mucho que ver, más que preguntar
Otra vez más y mejor los artistas con su superación reclaman un espacio propio para su arte. Como sala para la proyección cinematográfica en pantalla cinemascope rehabilitada y/o recuperada, el Teatro de la Ciudad tiene mucho para ser admirada y alabada, pero el escenario (sic) permane

Patricia Corral, comica de la legua

Patricia Corral, comica de la legua
  No recuerdo cuándo pude haberla visto por primera vez, y ya llevaba diez años con los Cómicos de la Legua, pero desde que la vi como la mamá del homosexual sidoso en Sero positivo quedé convencido que Patricia Corral Campuzano deja marcados los personajes que le encomienda

Surrealismo contundente

Surrealismo contundente
La verdad mentida del teatro estaría particularmente interpretada y/o asumida en “El relevo”. Mentira porque dentro de la vida tiene un inicio o principio y una terminación o final que suspende o da pausa a la primera para después continuar quizá igual, quizá recargada, quizá rea

Un viaje no tan superficial

Un viaje no tan superficial
Hay textos dramáticos que tanto se paran por sí solos que con dejarlos ser mucho se acierta, tal es el caso de Viaje superficial, de Jorge Ibargüengoitia, por lo que resulta muy arriesgado recargarlo con intentos de comicidad o graciosidad, cuando está muy bien dotado de humorismo. El

Ay nanita el frio ¡que miedo!

Ay nanita el frio ¡que miedo!
Mejor vivos que llegar a tiempo, el instinto por la sobrevivencia del patrullero se impone al profesional por la seguridad. Media hora después de la llamada seguramente los cacos ya se fueron, se fían de la sigilosidad y precisión criminal para no enfrentarlos in fraganti, vienen bien a

MAS QUE VER

Sony prepara su propia versión de “Mulán”

Mulán es otra de las grandes figuras de Disney que tendrá su versión en acción re

12-09-2016
Leer más
Cerebro vs Computadora… ¿cuales son sus diferencias?

Cuando debemos explicar el funcionamiento del cerebro, solemos decir que se parece a una c

11-12-2015
Leer más
“Thor: Ragnarok” y “Capitán Marvel” ya están en preproducción

  La Tercera Fase del Universo Cinemático de Marvel está a punto de comenzar y en es

02-09-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?