Humor estrujante

Jueves, 11 de Enero de 2018 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Humor estrujante

Me despedí temprano del teatro 2017 un tanto para conservar la grata sorpresa brindada por tres puestas en escena --“Cabaret Necrópolis”,  “Los fantasmas de Frida” y “Todos somos Leonardo”--  que conocí gracias al IV Encuentro Transdisciplinario Imaginartes en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, de cuyo amplísimo programa  –del 4 al 16 de diciembre--  poco me ocupé por extremadamente diverso y exhaustivo  --por lo menos dos fechas con tres eventos escénicos--, cualidades más propias de un arranque que de un cierre de temporada anual. 

Con un título muy frivolizado en nuestro ambiente escénico, enriquecido frecuentemente con la exageración del exhibicionismo, la banalidad y el gracejo un tanto procaz y ofensivamente ingenioso o ingeniosamente ofensivo, “Cabaret Necrópolis” sorprende desde la duración anunciada: más o menos tres horas a partir de las 21:00, incluyendo la cena. No fue el caso de la función presenciada el martes 5 de diciembre pues empezó sin el apoyo de formalidades escénicas, diríase rompiendo la cuarta pared, pero más exactamente sin ésta: parodiándose con el público, incluso parodiándolo. La apuesta improvisatoria es muy alta, es decir, el riesgo de quedarse colgado de un mal chiste  --desánimo de un público que acude a ser divertido, no a que lo inmiscuyan en la diversión--  o una bravuconada desde el anonimato de la oscuridad está latente. El ‘escudo’ de encarnar o personificar una rata para que la intérprete se pitorree de sí misma se antoja muy frágil. necropolis1

Entre bobería, ingenuidad, exhibición y superficialidad una narradora va soltando reflexiones con peso de denuncia y provocación de la neutralidad cobijada en la comodidad de la tolerancia hacia la divergencia con lo normalmente establecido. Esta narradora-conductora ha preparado el camino para la contestación plena mediante el travestismo, precisamente los avatares sobajantes y alienantes que enfrenta y sobrelleva para desempeñarse con tal preferencia y vocación. La encarnación y caracterización de Ernesto Galán Noguez es de una enorme verosimilitud, muy limpia en cuanto no recarga amaneramientos tipificados en el afeminamiento. Proyecta orgánicamente una convicción emocional que denuncia y defiende una condición social y doméstica en extremo asfixiante. Queda uno a medio camino entre aplaudir la actuación y tragar gordo la condición humana planteada.  necropolis2

No queda a la zaga la condición femenina que transita en una marea, en veces torbellino, de convenciones que han cimentado y consolidado estructuras de poder, sometimiento y explotación, de acuerdo con el personaje y la interpretación de Abigail Contreras Favila.

Estos dos monólogos, tan acuciantes, poco hacen por la grata digestión de la cena en la versión de ‘noche de cabaret’. La ligereza y el entretenimiento que solemos derivar del cabaret apenas manotean superando asombrosamente el naufragio que impiden los dos primeros personajes, Rata-ta y Cerveraz Voraz. El plato fuerte de este gótico humor toca el tema quizá más emblemático de la materialización de nuestra desestructuración social: el regodeo bárbaro del descuartizamiento sanguinario como advertencia ejemplarizante de la vocación destructiva. En un tono performático conocemos a Eulalia a través de pedazos parlantes entre sí acerca de cómo les fue en la feria, y que unidos fueron su cuerpo. necropolis3

Felizmente cierra la función un personaje-títere que tan solo con esta característica despierta simpatías, pues la realidad que plantea, sin este recurso, provocaría una situación vomitiva. El personaje no alcanza el piso por falta de tamaño sino porque su cuerpo pende del cuello, como tantos ahorcados con que se han mensajeado los narcotraficantes mexicanos. La farsa rompería con el humor negro si no fuera por la muy burlona ironía de los parlamentos dichos por Fabián Verdín con una conviabilidad tertuliana.  Como resultado escénico “Cabaret Necrópolis” exuda creatividad y osadía, como trabajo dramático, una muy encomiable ambición intelectual.

Muy plausible que una propuesta escénica apueste por la inteligencia del espectador, como esta vez lo ha hecho Atabal Creación Artística, A.C.  --hoy sobremanera acertadísimos sus apellidos--.   Me inquieta por qué una realización de semejante envergadura no fue estrenada en la pasada edición de la Cruzada Central por el Teatro.

Ya me ocuparé de las creaciones de Erik de Luna y Gerardo Ángeles.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Mas alla de los personajes

Mas alla de los personajes
La conocí en el Teatro del Seguro Social, en otro marzo pero de 2003, destilaba una alegre ingenuidad que inspiraba simpatía, parecía una trama infantil y para niños, pero no era una niñería que excluyera a los adultos. Los actores juveniles quizá carecían de tablas, de trayectoria

Ay nanita el frio ¡que miedo!

Ay nanita el frio ¡que miedo!
Mejor vivos que llegar a tiempo, el instinto por la sobrevivencia del patrullero se impone al profesional por la seguridad. Media hora después de la llamada seguramente los cacos ya se fueron, se fían de la sigilosidad y precisión criminal para no enfrentarlos in fraganti, vienen bien a

Trio comico

Trio comico
Son tres, con el principal atractivo de su juventud plenamente adolescente. A fuerza de fijarme en sus ires y venires advierto la composición de su belleza: óvalos morenos; perfiles finos, exactos, delicados; largas cabelleras oscuras de ligera espesura echada hacia atrás dejando descub

Juguear al teatro

Juguear al teatro
Recuerdo un niñote adulto simpático, enternecedor y aterrador, muy convincente como niño, no obstante su gigantesca talla, por su muy verosímil comportamiento y sentimientos infantiles. El descomunal tamaño le venía muy bien al personaje pues se trataba de ”El ogrito”, de Susanne

Sobre olas y papirolas

Sobre olas y papirolas
Con “Entre vértices ar(t)istas”, “El conjuro” y “El tesoro escondido” Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro ha continuado, cual segunda parte, con su primera temporada 2017 de presentación de producciones escénicas. “Entre vértices ar(t)istas” es una creación

Ruedan y no dejan de rodar las canicas

Ruedan y no dejan de rodar las canicas
Cuánta diferencia hacen los espacios, el físico y el temporal. Por ejemplo del extinto espacio escénico en la casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’ que conocimos como La Caverna* al de El Jacalón en la FBA-UAQ, en el caso de “Las aventuras de la Capitana Gazpacho, o de c

MAS QUE VER

Rusia propone investigación de los viajes de Estados Unidos a la Luna

  Vladimir Markin, un funcionario ruso portavoz del comité de investigación de Rusia

Leer más
Marihuana terapéutica… ¿medicamento o la puerta a una adicción?

Sin duda, la marihuana es una planta mundialmente reconocida por sus efectos relajantes y

21-07-2016
Leer más
Latinos: inmigrantes y criminales en el estereotipo de Hollywood

Jardineros, inmigrantes o mujeres provocadoras, así es cómo vemos en la gran pantalla a

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?