Mucho que ver, más que preguntar

Jueves, 03 de Mayo de 2018 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Mucho que ver, más que preguntar

Otra vez más y mejor los artistas con su superación reclaman un espacio propio para su arte. Como sala para la proyección cinematográfica en pantalla cinemascope rehabilitada y/o recuperada, el Teatro de la Ciudad tiene mucho para ser admirada y alabada, pero el escenario (sic) permanece como una enorme cajota inabarcable: excedida en ancho, profundidad y altura; apenas y cuatro filas de cuatro parejas alcanzan a ocupar semejante superficie. La danza es la arte escénica más perjudicada con las extraordinarias dimensiones y trazo de este recinto. Con muros falsos y movibles se tendrían escenarios más propios a cada producción, y ¡con entradas y salidas para los artistas! Las alturas celestiales de las lámparas no escaparan al industrioso ingenio mexicano, sin riesgo de ninguna condena por tan sacrílega osadía.

El segmento de la platea más próximo al escenario adolece de una isóptica que impide ver por lo menos los pies de los ejecutantes. Mientras más cercana la butaca menos extremidades inferiores a la vista. Inconveniente al parecer ignorado por las autoridades del ramo, sin descartar que lo desconozcan dada su frecuente ausencia. Por si hubiera alguno, casi no hay en Querétaro capital escenario que no sea una muy voluntariosa adaptación de arquitecturas para diversas finalidades, generalmente habitacionales. Los más propios e idóneos sitios son producto de paciente y necesitada dedicación particular; la aportación de la administración pública si acaso la oportunista alabanza y el encomio discursivo, quizá acompañado de un impreso rotulado reconocimiento, sin descontar los concursados y exiguos recursos, más comprometedores que apoyadores. Amén de su engorrosísima tramitación. danza1

Un recorrido enunciativo de dos de los otros tres espacios municipales dispuestos para la celebración el domingo 29 de abril del Día Internacional de la Danza 2018, da cuenta del atraso en infraestructura idónea para artistas y espectadores. Respectivos tenderetes en el Jardín Guerrero y Plaza de Armas. ¿No se desquitaría tanto montar y desmontar, tanto rentar, con instalaciones definitivas sin que el público no estuviera en la incomodidad de la semi-intemperie ni la interferencia, asimilada como intervención, de los sonidos, olores y vendedores urbanos? ¿Habrá parientes y amigos de servidores públicos beneficiándose con las operaciones mercantiles de estas instalaciones repetidamente temporales? ¿Habrá socios o contubernio? Con toda su inoperancia e incomodidad receptiva; a pesar de carecer de cualquier adaptación que pudiera llamarse no ya camerino, sino tocador; a pesar de que las mejores iluminaciones las logran los diseñadores que trabajan con sus propios programas y equipos de cómputo, el foro del Museo de la Ciudad resulta de lo más escénicamente adecuado en la comarca, siempre y cuando los artistas prevean sus propias cubetas, trapeadores, jergas y escobas, y si no tiene escrúpulos ecológicos, pues ya de pasadita también cualquier cosa, orgánica o industrial, que funcione como insecticida, de preferencia aromático para paliar la irritación. Desde que unos visitantes extranjeros tuvieron a bien asombrarse del ingenio queretano para adaptar escénicamente espacios insólitos, calificándolos de alternativos frente a los foros mínimamente formales, las autoridades adoptaron y adaptaron el término para encubrir sus ausencias y omisiones en la infraestructura cultural escénica, pero los dichosos espacios alternativos de tal no tienen nada, pues no hay otros, ni en la promesa más peregrina del más audaz político en campaña, porque las expresiones y producciones culturales no las ven más allá de la contabilidad del entretenimiento masivo, o sea, pan y circo para la masa. Y ni hablar, la inducción en la masificación ha pegado a juzgar por las manadas que responden al conjuro de la gratuidad a fin de vociferar y menearse alentados por animadores pagados con el dinero aportado por los mismos contribuyentes que no pasaron por una taquilla. danza2

En el Teatro de la Ciudad vi diversidad de tamaños, edades, fisonomías, pesos, tallas, texturas, capacidades expresivas entrenadas, otras no tanto, sin faltar, las menos, definitivamente en la insipiencia y el titubeo. Con el interés de ver el desempeño del taller que encabezan los bailarines Juan Olvera Cordero y Daniela Camacho Trejo-Luna; Unidos Tango; y Epicentro entre las 14:30 y las 17:00 hrs, dentro de ese lapso de espera aprecié otros participantes dejándome muy gratamente impresionado Grupo Folklórico Infantil Batsi da nei, especialmente los pequeñines con su gracia y su desempeño tan adulto, pero también con gran alegría, precisión, seguridad y compaginación colectiva. La danza aérea de Bravo por el Arte, A.C. me mantuvo principalmente en vilo por la seguridad de las criaturas con sus básicas evoluciones en los aros y las telas, dudando de la suficiencia de su fortaleza para ascender y mantener el equilibrio. Por el nivel de su formación y aprovechamiento más presentaron ejercicios con música que propiamente danza. Qué alivio que nadie cayera ni tropezara. Caso similar fue la presentación del taller de ballet clásico que conducen Daniela Camacho y Juan Olvera con un criterio manifiesto de ‘danza para todos’ del cual los espectadores no tenemos culpa ni razón para padecer. Ojalá y la ocasión les haya resultado formativa y aleccionadora. Qué bien que ahí continúa esa pelirroja que contemplé adormilada en el hombro y los brazos maternos sobrellevando y padeciendo la primera experiencia del horario de verano en México. Aunque fue el centro de la coreografía presentada, mejor hubiera sido que con ese carácter le hubieran asignado una actuación solista en puntas, siquiera cinco minutos, seguramente capacidad y formación ya la hay. Semejante celebración, bien lo justificaba. Del danzón visto paso página, pues fuera de la brillantez y uniformidad de la blancura del vestuario y el salero y donaire de una o dos damas, pocos detalles por parte del grupo Danzón ISSSTE-Cultura llamaron mi atención, quizá por la ausencia de alguna de las composiciones más populares que tanto han prestigiado este género musical. Las dos o tres presentaciones que precedieron la actuación de Unidos Tango me hicieron caer en la cuenta de la enorme prevalencia de mujeres, y no necesariamente sílfides juveniles, con actuaciones que denuncian mucho apego al entrenamiento y empeño en la producción y el montaje de sus coreografías. danza3

Gerardo González Espinosa ya se había presentado el 25 de junio de 2017, en este mismo escenario, en una pareja de un único género, sin que la presentación supere el probable prejuicio del espectador, pero uno aprende a apreciar el tango a través de parejas heterosexuales, con quienes brilla y encanta el contraste: la delicadeza y la fuerza, la belleza y la sobriedad, aunque su posible antagonismo resulte inescrutable o indiscernible. Qué bien que no haya amaneramientos, ni caricaturización o imitación feminoide, ni exactamente asunción de participación femenina, pero no deja de parecer grotesco y provocar repulsión ver tanguear a dos hombres en la misma situación en la que habitualmente lo hacen un hombre y una mujer. El encanto femenino hace mucho hace al baile del tango y su ausencia mucho lo deshace. Quizá todavía no sea tiempo para ver el arcoíris en el machismo del tango, de la misma manera, cruzo los dedos, que en el ballet la princesa nunca cargará al príncipe. Sin embargo a fuerza de interpretaciones solistas, con parejas sugeridas oníricamente mediante sombras, algo podría avanzarse hacia integraciones de un único género. Sintomático de qué la ausencia de hombres en actuaciones previas y la propuesta, nuevamente, de una pareja masculina. El grupo Epicentro, del CNDC, mi última expectativa de la prolongadísima jornada repusieron “Sing, sing FBI”, de Luis Arreguín, estrenada el 16 de julio de 1999, en el Teatro del Seguro Social. Karla Rabling, Quetzal Santiago, Citlali Zamudio, Tonatiuh Pérez, Átalo Robles, Manuel Velázquez ya no están en el escenario, por lo menos el queretano, si acaso, a través de la creación coreográfica Rayito Zamudio Niño. Quizá faltó teatralidad en la fononimia, o no la acompañó debidamente la iluminación. Igualmente faltó el seguidor que encierra contra la pared a las acribilladas, así como su pavor ante el irremisible desenlace fatal. Por lo demás mucho se advierte que el elenco integrado por Alejandra Sosa, Daniela Garza, Hanna Berrones, Saúl Redondo, Efrén Gorrostieta, y Alexis Méndez está muy a punto, lo mismo que la obra presentada, ojalá y la veamos en el Encuentro entre Jóvenes el jueves 31 de mayo y los días 1 y 2 de junio en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. danza4

En la celebración del Día Internacional de la Danza 2018, por parte de la Dirección de Cultura del Municipio de Querétaro, privó la presentación de escuelas y talleres, ¿y las compañías? ¿Qué diagnóstico del arte y la cultura en Querétaro corresponde con su ausencia, si todavía existen? ¿Qué políticas hay, cuál gestión? 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Banalidad existencial

Banalidad existencial
No hay aviso ni advertencia que valga, la representación y actuación anunciada y presentada al público funciona o no funciona sea investigación o exploración o cualquier estado que la ubique en una situación de trabajo no terminado. Un grupo de, quizá, cuatro o cinco estudiantes de

Trilogía prescindible

Trilogía prescindible
La funcionalidad independiente de las tramas de “Fuimos bárbaros”, “Los paraísos verdaderos” y “Los delirantes” contradice su condición constitutiva de la “Trilogía del reino”, de Juan Carlos Franco. Las razones del autor para construir esta trilogía quedan un tanto pa

Sentir o no sentir

Sentir o no sentir
Poliédrico puede apreciarse el montaje de cualquier obra shakespearina. Especial es el caso de “Hamlet” con el discurso del Príncipe de Dinamarca cuando recibe en el palacio de Elsingor a los artistas trashumantes, que bien vendría como credo de cualquier actor: “Declamarás con s

Reanimante a pesar de la reiteración

Reanimante a pesar de la reiteración
Tuve la fortuna de conocer “Generación X”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, porque me dice el actor Carlos Contreras que el estreno sucedió en la Casa del Faldón, en un espacio abierto, eufemismo de ‘a la intemperie’, en

Verdadero disparate

Verdadero disparate
No recuerdo que el abuelo le disparara a nadie en el teatrino del mesón de los Cómicos de la Legua, aunque tenía el índice aferrado al gatillo de su inseparable escopeta determinado a perforar a Karol en cuanto lo tuviera a tiro. Según va el decir de las narraciones bélicas y de la c

MAS QUE VER

La mejor música para la concentración

  Numerosas personas experimentan dificultades para permanecer concentradas en el trab

Leer más
Viola Davis primera actriz afroamericana en conseguir 3 nominaciones en los Oscar 2017

Viola Davis ha hecho historia al conseguir una nominación en los Oscars 2017 por&nbs

26-01-2017
Leer más
Wonsan: un paraiso turistico “secreto”

El puerto norcoreano de Wonsan siempre ha sido una urbe clasificada, sede de una base aér

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?