La implacable intensidad emocional

Jueves, 07 de Junio de 2018 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

La implacable intensidad emocional

Con la exigua, pero límpida, presencia de la palabra, la comunicación de los estudiantes del Colegio Nacional de Danza Contemporánea, a través del programa Diálogo entre Jóvenes 2018 resultó muy intensa los días 31 de mayo y viernes y sábado 1 y 2 de junio, aunque éste un tanto reiterativo en su temática que la contrastación con las actuaciones colectivas representaron un equilibrio. La mudez, o parquedad parlante de los artistas en formación dancística, al final de cada función, por lo menos bien podría tomarse como la ausencia de premeditación inducida, de la animación al reclamo siquiera velado o tangencial, o el agradecimiento por la anuencia implícita a la incierta sobrevivencia. No faltará quien lo vea como falta de denuncia, de rebeldía, de inconformidad y de combatividad tan supuestamente propias de la juventud. En fin, que de lo dicho y no dicho en este ‘diálogo entre jóvenes’ cabe una diversidad de lecturas y traducciones que acabarían denunciando mera fantasía. Me impresionó la intervención, entre jubilosa y asombrada, de una de las estudiantes chicas (entendí que ahora les llaman chicos a los estudiantes de bachillerato, y que en este caso hacen sus pinitos en el escenario) cuánto insistió en la unidad y el conocimiento entre sí que les había representado la actuación conjunta en el foro del Museo de la Ciudad. Me pregunté ¿con jornadas de 7:00 a 17:00 de lunes a viernes qué convivencia están experimentando?  dialogo1

Acerca de “Sing sing F B I”, que ironiza con buena dosis de sorna el desquiciante y contradicente ‘american way of life’, particularmente su ideología persecutoria, excluyente e intolerante así como sus absorbentes y aniquilantes instituciones burocráticas (¿cuál burocracia no pretende que la cola mueva al perro?), pregunté por la posible tentación de actualizar una coreografía que Epicentro, grupo artístico representativo del CNDC, estrenó cuando los actuales intérpretes recién habían empezado a balbucear, teniendo en cuenta las peculiaridades tan emblemáticas del actual presidente estadounidense como lo son la cachucha beisbolera y la desmesurada corbata rojas. Uno de los estudiantes avanzados de la licenciatura me respondió discordante pues la obra no había perdido vigencia tras veinte años. Lo cual no deja de reprobarnos como sociedad, aunque la ambientación esté planteada en el mundo trumpiano, más allá del río Bravo, o el muro. Me pregunto si el tecleado mecanográfico todavía sugerira una situación oficinesca. Como reposición estudiantil me llama la atención que la acreditación sea colectiva, a partir de la revisión y estudio de videos, pues la conjunción de los intérpretes muestra exactitud, un trazo que aprovecha muy bien el espacio y sus características ‘escenográficas’, un ritmo y continuidad vigorosos y enérgicos acordes con la temática de la danza. No deja de resultar muy graciosa la temblorina atemorizada del trío acribillado. El final de los matones ‘oficiales’ ajusticiados ofrece un remate atinadamente concluyente. La eliminación de las negras gabardinas en sus caracterizaciones en nada los disminuye como siniestros malosos. dialogo2

Otra danza colectiva cierra el programa de seis números con la emoción en la punta de la cima, o por lo menos la espalda separada del respaldo, “El implacable deseo de buscar”, de la coreógrafa Brisa Escobedo, especialmente por la implacable energía y vitalidad incesante que al mismo tiempo no deja interrogar y dialogar con el espectador. Inimaginable el cambio de vestuario en un espacio carente de cualquier cosa con carácter de camerino. Una espectadora algo aprobó del vestuario en comparación con uno previo, a mí me convenció la vertiginosidad y la diversidad expresiva explayadas en todo el espacio con pinceladas de proezas técnicas individuales. Este número final bien remata y subraya el tino del CNDC para estructurar de manera balanceada un programa que no descartó un ánimo de agradabilidad hacia el público, sin que las preferencias de éste lo condicionen.  Pues arrancó con un número un tanto abstracto y de una sencillez que a no ser por la armonía y sus breves variaciones por bloques, pudo naufragar en la simplicidad, sino en la reprobación tan solo por la disparidad de los integrantes del conjunto de donde no escapaba la diversidad de tallas, formas y pesos. La gestualidad neutra queda para el misterio de los nervios o un posible propósito intrigante. Todo esto tan contrastante con la apreciable uniformidad en las otras dos actuaciones colectivas con expresiva proyección. dialogo3

Con carácter casi anecdótico, y para la especulación psicosocial, o desbarrar en el cálculo desaprensivo, a fin de otro entretenimiento además del estético-artístico, resultaron las actuaciones solistas digamos que de mujeres y para mujeres en un rabioso embate feminista, en una casi pasarela monotemática. Esto último pues para las tres danzas se determinó la misma diagonal desde arriba a la derecha hasta abajo a la izquierda con variantes lumínicas y de plantillas. La trama, en especial, de las dos primeras claramente funciona en relación a actuaciones y/u omisiones románticas o domésticas masculinas: abandono, olvido, rechazo, desatención, pues la presencia ausente está dada por los accesorios tales como una camisa blanca de vestir, una corbata anudada, un saco (una chaqueta o una americana, según la geografía del español), y finalmente quizá un suéter o pullover. Establecido el género, la determinación o definición de la situación nos la anuncia y reafirma el pronombre de la segunda persona en el título. Que afecta a la primera persona nos lo indica el caso dativo. En resumen: lo que me pasa me lo hace o se lo debo a otro, resulto afectada por otro, y ese efecto es una desafección ¿voluntaria o impuesta por las circunstancias?, no lo sabemos. ¿Sería tema para otra danza; en una diagonal opuesta? Ateniéndonos a las palabras de este ‘diálogo’, el título de la tercera danza transmite una actitud y postura opuestas, de plantar cara: “Soy”. Mucho ha de influir en estas diferencias sus trayectorias, profesional y de vida. “Lejos de ti” y “Contigo… o sin ti” son creaciones estudiantiles producidas en el Taller de Danza y Composición Coreográfica del maestro Federico Castro, la tercera es de una bailarina que acumula en el cuerpo y las piernas innumerables puestas en escena con  diversas agrupaciones artísticas, y en su haber creativo varias coreografías, además de un prolongado ejercicio en la docencia de la técnica Graham en el CNDC. Lo anterior redunda en una amplia y variada riqueza expresiva, sin abandonar esa anecdótica pasarela por donde desfiló la emotividad femenina que no se apartó tampoco del rojo y el negro en el vestuario.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Fijaciones creativas

Fijaciones creativas
Con “Cuarteto de pasiones” empecé a conocer la manifestación que con mayor certitud ahora puedo señalar como fijaciones temáticas, estéticas y creativas en el despliegue artístico de Javier Velázquez Jiménez. Una década atrás ya aparecía en la dramaturgia del susodicho la en

Sentir más que entender

Sentir más que entender
--No sé qué entiende, pero le gusta--, respondió la joven madre a quien también aguardaba la oportunidad dominical de alcanzar el muelle del Patio morisco del Museo de la Ciudad de Querétaro, para hacernos a la mar por naranjas según la propuesta del Colectivo escénico Maíz Memoria

Monotematización decembrina

Monotematización decembrina
La Navidad monotematiza el escenario teatral, o los teatreros se dejan monotematizar. El caso es que el escenario queretano, durante diciembre, queda pasterolizado. Parecen decirse: Le entras a las pastorelas o estás fuera. Por años los Cómicos de la Legua hacían su cochinito para las

Surrealismo contundente

Surrealismo contundente
La verdad mentida del teatro estaría particularmente interpretada y/o asumida en “El relevo”. Mentira porque dentro de la vida tiene un inicio o principio y una terminación o final que suspende o da pausa a la primera para después continuar quizá igual, quizá recargada, quizá rea

Amantes atarantados

Amantes atarantados
¿Cómo se llamó la obra? No sé, pero el anterior “Corazón de pollo” del Teatro Clandestino mucho me convenció para disponerme y exponerme a una nueva experiencia. La ortografía de su título, quizá una interjección cuya pronunciación no discierno, lo paso por alto, pues ademá

La primera impresión de Leonardo Cabrera (continuación)

La primera impresión de Leonardo Cabrera (continuación)
“Las Ubárry”, de Oscar Liera, y “Una amistad inconveniente”, de Héctor Mendoza, obras reunidas en “El encanto femenino”, adaptando la segunda, me resultó, en noviembre de 2001, un muy feliz y afortunado encuentro con el teatro, con los autores mexicanos, con la sobria direcc

MAS QUE VER

Las playas mexicanas preferidas por las celebridades

Los actores, modelos y cantantes más famosos del mundo disfrutan de las paradisíacas pla

06-08-2014
Leer más
Confirman el desarrollo de la nueva saga de Indiana Jones

La actual presidenta de Lucasfilm, Kathleen Kennedy, ha confirmado lo que se podría consi

07-05-2015
Leer más
Robert Downey Jr. confirma que habra “Iron Man 4”

Robert Downey Jr. dejó ver que tal vez seguirá como Iron Man dentro del universo cinemat

09-10-2014
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?