La implacable intensidad emocional

Jueves, 07 de Junio de 2018 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

La implacable intensidad emocional

Con la exigua, pero límpida, presencia de la palabra, la comunicación de los estudiantes del Colegio Nacional de Danza Contemporánea, a través del programa Diálogo entre Jóvenes 2018 resultó muy intensa los días 31 de mayo y viernes y sábado 1 y 2 de junio, aunque éste un tanto reiterativo en su temática que la contrastación con las actuaciones colectivas representaron un equilibrio. La mudez, o parquedad parlante de los artistas en formación dancística, al final de cada función, por lo menos bien podría tomarse como la ausencia de premeditación inducida, de la animación al reclamo siquiera velado o tangencial, o el agradecimiento por la anuencia implícita a la incierta sobrevivencia. No faltará quien lo vea como falta de denuncia, de rebeldía, de inconformidad y de combatividad tan supuestamente propias de la juventud. En fin, que de lo dicho y no dicho en este ‘diálogo entre jóvenes’ cabe una diversidad de lecturas y traducciones que acabarían denunciando mera fantasía. Me impresionó la intervención, entre jubilosa y asombrada, de una de las estudiantes chicas (entendí que ahora les llaman chicos a los estudiantes de bachillerato, y que en este caso hacen sus pinitos en el escenario) cuánto insistió en la unidad y el conocimiento entre sí que les había representado la actuación conjunta en el foro del Museo de la Ciudad. Me pregunté ¿con jornadas de 7:00 a 17:00 de lunes a viernes qué convivencia están experimentando?  dialogo1

Acerca de “Sing sing F B I”, que ironiza con buena dosis de sorna el desquiciante y contradicente ‘american way of life’, particularmente su ideología persecutoria, excluyente e intolerante así como sus absorbentes y aniquilantes instituciones burocráticas (¿cuál burocracia no pretende que la cola mueva al perro?), pregunté por la posible tentación de actualizar una coreografía que Epicentro, grupo artístico representativo del CNDC, estrenó cuando los actuales intérpretes recién habían empezado a balbucear, teniendo en cuenta las peculiaridades tan emblemáticas del actual presidente estadounidense como lo son la cachucha beisbolera y la desmesurada corbata rojas. Uno de los estudiantes avanzados de la licenciatura me respondió discordante pues la obra no había perdido vigencia tras veinte años. Lo cual no deja de reprobarnos como sociedad, aunque la ambientación esté planteada en el mundo trumpiano, más allá del río Bravo, o el muro. Me pregunto si el tecleado mecanográfico todavía sugerira una situación oficinesca. Como reposición estudiantil me llama la atención que la acreditación sea colectiva, a partir de la revisión y estudio de videos, pues la conjunción de los intérpretes muestra exactitud, un trazo que aprovecha muy bien el espacio y sus características ‘escenográficas’, un ritmo y continuidad vigorosos y enérgicos acordes con la temática de la danza. No deja de resultar muy graciosa la temblorina atemorizada del trío acribillado. El final de los matones ‘oficiales’ ajusticiados ofrece un remate atinadamente concluyente. La eliminación de las negras gabardinas en sus caracterizaciones en nada los disminuye como siniestros malosos. dialogo2

Otra danza colectiva cierra el programa de seis números con la emoción en la punta de la cima, o por lo menos la espalda separada del respaldo, “El implacable deseo de buscar”, de la coreógrafa Brisa Escobedo, especialmente por la implacable energía y vitalidad incesante que al mismo tiempo no deja interrogar y dialogar con el espectador. Inimaginable el cambio de vestuario en un espacio carente de cualquier cosa con carácter de camerino. Una espectadora algo aprobó del vestuario en comparación con uno previo, a mí me convenció la vertiginosidad y la diversidad expresiva explayadas en todo el espacio con pinceladas de proezas técnicas individuales. Este número final bien remata y subraya el tino del CNDC para estructurar de manera balanceada un programa que no descartó un ánimo de agradabilidad hacia el público, sin que las preferencias de éste lo condicionen.  Pues arrancó con un número un tanto abstracto y de una sencillez que a no ser por la armonía y sus breves variaciones por bloques, pudo naufragar en la simplicidad, sino en la reprobación tan solo por la disparidad de los integrantes del conjunto de donde no escapaba la diversidad de tallas, formas y pesos. La gestualidad neutra queda para el misterio de los nervios o un posible propósito intrigante. Todo esto tan contrastante con la apreciable uniformidad en las otras dos actuaciones colectivas con expresiva proyección. dialogo3

Con carácter casi anecdótico, y para la especulación psicosocial, o desbarrar en el cálculo desaprensivo, a fin de otro entretenimiento además del estético-artístico, resultaron las actuaciones solistas digamos que de mujeres y para mujeres en un rabioso embate feminista, en una casi pasarela monotemática. Esto último pues para las tres danzas se determinó la misma diagonal desde arriba a la derecha hasta abajo a la izquierda con variantes lumínicas y de plantillas. La trama, en especial, de las dos primeras claramente funciona en relación a actuaciones y/u omisiones románticas o domésticas masculinas: abandono, olvido, rechazo, desatención, pues la presencia ausente está dada por los accesorios tales como una camisa blanca de vestir, una corbata anudada, un saco (una chaqueta o una americana, según la geografía del español), y finalmente quizá un suéter o pullover. Establecido el género, la determinación o definición de la situación nos la anuncia y reafirma el pronombre de la segunda persona en el título. Que afecta a la primera persona nos lo indica el caso dativo. En resumen: lo que me pasa me lo hace o se lo debo a otro, resulto afectada por otro, y ese efecto es una desafección ¿voluntaria o impuesta por las circunstancias?, no lo sabemos. ¿Sería tema para otra danza; en una diagonal opuesta? Ateniéndonos a las palabras de este ‘diálogo’, el título de la tercera danza transmite una actitud y postura opuestas, de plantar cara: “Soy”. Mucho ha de influir en estas diferencias sus trayectorias, profesional y de vida. “Lejos de ti” y “Contigo… o sin ti” son creaciones estudiantiles producidas en el Taller de Danza y Composición Coreográfica del maestro Federico Castro, la tercera es de una bailarina que acumula en el cuerpo y las piernas innumerables puestas en escena con  diversas agrupaciones artísticas, y en su haber creativo varias coreografías, además de un prolongado ejercicio en la docencia de la técnica Graham en el CNDC. Lo anterior redunda en una amplia y variada riqueza expresiva, sin abandonar esa anecdótica pasarela por donde desfiló la emotividad femenina que no se apartó tampoco del rojo y el negro en el vestuario.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Tension sobre ensueño

Tension sobre ensueño
¿De dónde me conocerá esta risueña joven de ojotes casi glaucos? Bueno, en la recepción-taquilla le toca sonreírle publicitariamente a cualquiera. Con seguridad me ha de estar confundiendo… no tendría razón para identificarme con la familiaridad y el reconocimiento que trasluce.

Mejor soñar

Mejor soñar
No sé qué me depara la tarde dominical de este todavía resplandeciente primer día de junio con El menú en el Esperanza Cabrera, pero nada, o muy poco, para el aliento y el optimismo con Jaque mate y El padre. Afortunadamente estuvo el estreno de El sueño de Oshy en el foro del Museo

¿Para que sirven los ricos?

¿Para que sirven los ricos?
Sin estudiar ciencias sociales y anexas, resulta muy fácil y simple afirmar que los ricos sirven para pedirles dinero, o intentar obtenerlo de ellos con alguna engañifa, y como pocas veces se tiene éxito en tal propósito, entonces para desahogar envidia y resentimiento por medio de la

La legua danzando

La legua danzando
Se han parado en el tapanco y al borde del precipicio. Los colores de los atardeceres han escenografiado sus representaciones realzándolas con fenómenos meteorológicos. Han sido recompensados entusiastamente con guisos de carne de coyote. De estas y otras andanzas y peripecias me enter

Anfitrionía dancística

Anfitrionía dancística
La anfitronía caracterizó a los grupos queretanos de la danza contemporánea, particularmente de ensambles o artistas estadounidenses, y entre éstos fue una constante la aparente ascendencia latina, quizá concretamente mexicana. Queda para una especulación más estructurada con qui

Entre reposiciones y cumpleaños

Entre reposiciones y cumpleaños
En la cercana prehistoria de Imaginartes Compañía Teatral, en la mítica caverna de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, vieron la luz los primeros ojos del grupo iniciado por Rodrigo Canchola de los Cobos y Sotero Castrejón: “Los ojos perdidos de Mirmidón”, de Ser

MAS QUE VER

Hallan más de un millón de momias en un cementerio en Egipto

Un equipo de arqueólogos estadounidense afirma haber encontrado más de un millón de mom

Leer más
George Clooney volverá a la dirección

Hace diez años los hermanos Joel y EthanCoen "tentaron" a George Clooney con el papel pro

27-10-2015
Leer más
En duda la veracidad historica de la Biblia

Un grupo de arqueólogos israelíes afirman que los camellos domesticados se introdujeron

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?