Clotilde en su casa llenó el sótano

Jueves, 02 de Agosto de 2018 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Clotilde en su casa llenó el sótano

Un cartel de extraordinarias dimensiones con las piernas cruzadas de una mujer descalza, portando un vestido intensamente rojo, asomando los ojos por encima de la lectura del periódico desplegado a doble página no me remitía a la puesta en escena de “Clotilde en su casa”, de Jorge Ibargüengoitia.

En Santiago de Querétaro un cartel teatral que supera el metro cuadrado ya es extraordinario, aunque no corresponda ni a la décima parte de los fotomurales de políticos millonarios de partidos despilfarradores del erario. clotilde1

Ni remotamente recuerdo la época, menos la fecha, cuando leí la dramaturgia correspondiente, pero sí que, no obstante las acotaciones, no pude desprenderme de la lectura hasta terminar en el larguísimo parlamento-discurso del cornudo. Me pareció muy reivindicatorio el reproche que hace de la fidelidad y la lealtad traicionadas en lugar del arrasamiento con violencia de los autores de sendas ofensas y trasgresiones. Quedé anhelante de una puesta en escena. No imaginé que Clotilde debiera exhibir sus piernas, aunque se agradece que razón tenga para bien lucirlas. De hecho, en la producción presentada por El Sótano Teatro, Clotilde nunca va descalza con el vestido rojo, ni de ninguna manera lee periódico alguno porque es una iletrada, inmune a la ilustración, por dicho y conclusión de su marido. Su mayor cultivo es culinario con una receta especial para quitarle al conejo el sabor a meados, y su preferencia por las canicas blancas en tablero de damas chinas. De ahí en fuera la mayor parte del tiempo dramático se le va en desahogar su fogosidad con Toño, cuidándose de la vigilancia de sus tías y el descubrimiento de Roberto, quien a lo largo de la trama va teniendo motivos para crecientes sospechas del doble engaño que se le inflige, mientras se afana en superar la medianía del entorno prevalente con proyectos y propósitos que poco superan la bobería.

En estricto rigor Bertha y Nicolasa son personajes prescindibles a la infidelidad de Clotilde y deslealtad de Antonio, pero por antecedentes familiares el dramaturgo no dejó pasar la ocasión para retratar a muy cercanas parientes. El remordimiento de una dogmatizada conciencia está suficientemente apuntado en diferentes dificultosos rechazos y propósitos de enmienda por parte del personaje protagónico, y no tanto con el respaldo cínico y falsario del reconquistador frustrado. El caso es que el autor puso en la trama al par de guardianas del pudor, la decencia y la observancia ritual de las disposiciones católicas. A saber si con la “Señorita Julia”, de Augusto Strindberg en mente, Jorge Ibargüengoitia se vale también de la fiesta en honor a San Juan para introducir las pinceladas populares y populacheras, además de la ocasión de asueto y exceso en el comer y beber. Entonces Bertha Carranco aprovechó la oportunidad para emprenderla contra una levítica sociedad, de algún lugar muy próximo, para desplegar rotundas y enjundiosas dosis de comicidad y humor denunciativo y caricaturizante que muchas risas y carcajadas provocó entre los espectadores que llenaron los dos niveles de El Sótano, sin darse por aludidos, o lo disimularon con el debido histrionismo para divertirse largamente. clotilde2

El público fue introducido en estricto orden de reservación. Los esperanzados en la taquilla cruzaban los dedos para que los previsores no hubieran acudido finalmente a la cita del jueves 26 de julio en el número 31 norte de la calle de Luis Pasteur, Centro Histórico de Querétaro, lo mismo que este teclador convencido de la creatividad teatral de Víctor E. Sasia F. quien firma la dirección escénica, además de darle romántica vida al burlador de honras.

Dado su legado humorístico y burlón seguramente Jorge Ibargüengoitia se habría sumado a la violación de solemnidades para develar la placa por las cincuenta funciones producidas Sótano Teatro, pues para ella nunca mostró reservas.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Verdadero disparate

Verdadero disparate
No recuerdo que el abuelo le disparara a nadie en el teatrino del mesón de los Cómicos de la Legua, aunque tenía el índice aferrado al gatillo de su inseparable escopeta determinado a perforar a Karol en cuanto lo tuviera a tiro. Según va el decir de las narraciones bélicas y de la c

Toros y embestidas

Toros y embestidas
Escanseaba su copa coñaquera con brandy español, uno cuya botella venía en una redecilla amarilla, incluso la descansaba en una sencilla estructura donde encendía una mecha cuyo combustible era el alcohol de farmacia. Introducía un palillo para mondar dientes por el extremo redondo de

Síganlos los buenos

Síganlos los buenos
Para el jueves 7 de febrero Lupita Pizano me obsequió y apartó el lugar E-10 en el patio de sillas del Mesón de los Cómicos de la Legua para presenciar “El dragón”, de Yevgeny Schwartz, con la codirección de Pizano y Víctor E. Sasia Farías. A la postre resultó quizá el sitio

BANQUETAZO, primer bocado

BANQUETAZO, primer bocado
Sin “Sarah Josepha [si tuviera el valor]”, de Luis Santillán, el banquete teatral presentado por Imaginartes Compañía habría sido igualmente disfrutable en el Museo de la Ciudad de Querétaro del 9 al 14 de diciembre. El montaje de Jean-Paul Carstensen que conocí en El Jacalón de

¿Mejor la soledad que una compañia mortal?

 ¿Mejor la soledad que una compañia mortal?
Comprar compañía o acompañamiento es el tema que encontramos en Dulces compañías, o sea, un título bien cargado de sarcasmo, como constatamos al conocer la trama. Ciertamente a nuestro alrededor parece crecer la modalidad de la compra de animales. Los más notorios en las calles enla

Ficcion verdadera, engaño asustado

Ficcion verdadera, engaño asustado
Hay un cambio en la gestión teatral cuya sensatez es tan obvia que lo hace imperceptible, pero resulta muy apreciable: la constitución del repertorio. Por años muchos grupos queretanos estrenaban un montaje y después de la primera temporada ese trabajo pasaba a reafirmar la efemeridad

MAS QUE VER

“Trainwreck: Esa Chica es un Desastre”. Humor poco tradicional

Judd Apatow parece haber encontrado una nueva musa (nada tradicional, por cierto) de la co

Leer más
¿Como era la cirugia cerebral hace 2,300 años?

Tras una serie de pruebas para recrear la cirugía practicada en la antigüedad, expertos

Leer más
Mitos alrededor del Sexo Oral

Al hablar de amor, pero sobre todo de sexualidad, la oralidad se convierte en un tema deli

28-11-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?