Reencuentro pendiente

Jueves, 27 de Septiembre de 2018 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir

Reencuentro pendiente

Aferrado y atenido a que una dramaturgia es un texto para la acción, por más que me la anuncien y prometan dramatizada, su lectura poco o nada me seduce. De aquí la principal razón para no haber asistido por primera vez al Festival de la Joven Dramaturgia en 2018, que en 2003 nació como Muestra. En este rechazo me reafirmaron los textos “Psicosis 4.48”, de la inglesa Sarah Kane y “Quemar las naves”, del queretano Imanol Martínez, no ya siquiera al intentar leerlos, sino tan solo al conocer su diseño tipográfico y sintaxis. No niego que muchas otras lecturas las he disfrutado, las más de las veces habiendo presenciado su montaje, el único caso contrario que recuerdo ha sido “Clotilde en su casa”, del guanajuatense Jorge Ibargüengoitia. georgia1

Cuando anunciaron que regresaba “Tren nocturno a Georgia”, de María Luisa Medina me froté las manos, la energía la mengüé al enterarme que sería mediante ‘lectura-dramatizada’, así fuera con los mismos intérpretes en los personajes principales: la maestra (Paulina Arenas Pérez) y el par de alumnos (Harlem Tapia y Jorge Maldonado) que fraguaron, con la dirección de Ana Candelas, ‘el caso’ para arruinarle la vida académica y social, aunque la fortalecieron en su integridad y convicción de principios, cuyo apegó quizá redujo su reclusión a la mitad del tiempo al que fue sentenciada. No resistí la tentación para comparar la lectura con la dramatización que tanto me atrajo y convenció en agosto de 2010, en el auditorio de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’.

Ciertamente los libretos en mano, y la característica inconveniencia acústica del recinto, no dejaron de estorbar el domingo 23 de septiembre en el Teatro Esperanza Cabrera, pero asumida la intencionalidad, la intensidad, la emotividad, hubo la suficiente proyección escénica para conmover nuevamente con las diferentes calidades y cualidades humanas que nos platean los personajes, así como denunciar y denotar las características de una época que sorprendentemente no ha perdido vigencia, y hasta podría decirse que lo peor de la misma se ha reafirmado en hondura y expansión, con la peculiaridad de estar más desinhibido y a flor de piel. Entiéndase los extremos de ‘moralidad’, con sus respectivas intolerancias, a izquierda y derecha, para simplificar connotaciones. Una retahíla de derechos que terminan por dejarnos sin justicia ni equidad y una convivencia que nos instala en la envidia y la admiración de la que mejor son capaces perros y gatos. El reclamo no se hizo esperar: ¡repónganla! Máxime al amparo y justificación del programa “Encuentro para generar reencuentros” con que la Facultad de Bellas Artes está celebrando en 2018 el egreso de diez promociones de la licenciatura en Artes Escénicas. georgia2

Además de los compromisos individuales de cada integrante del elenco, Nahum Rodríguez, el abogado defensor que nunca vi en la temporada de estreno, adujo cuánto podía haber envejecido el montaje en ocho años. Fuera de los lentes, los pocos kilos que pudieran haber ganado, más ellas que ellos, pasan inadvertidos, en cambio su solvencia interpretativa, en diferentes grados, se ha aguzado, y con esto la vileza del trepador social inescrupuloso que resulta el ambicioso estudiante de periodismo; el muy convincente arrepentimiento con que la cómplice rehace su vida sublimándose académicamente; la nobleza de la maestra que a costa de su deshonra resguarda la de la brillante alumna universitaria; la pervivencia del prejuicio social reprobatorio y condenatorio, en especial en cuanto a la preferencia o identificación de género, de manera más bien folletinesca, al conjuro soliviantador, ene veces desde la irresponsabilidad y la cobardía del anonimato. 

Con este regreso del “Tren nocturno…” Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro, ha participado en la celebración del cincuentenario artístico de la dramaturga y actriz distritense. Ojalá y este trabajo tan meritorio y plausible no pase de largo entre los reencuentros celebratorios de la FBA-UAQ, aunque rebase la programación prevista hasta diciembre, como lo he vaticinado en el “Espacio Cultural” en Radio UAQ 89.5 fm.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar