La antigüita de 2015

Jueves, 10 de Enero de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

La antigüita de 2015

Probablemente presencié una puesta en escena en proceso, aunque no me extrañaría que el director Jean-Paul Carstensen dijera que cada función es un proceso, en este caso única, el viernes 14 de diciembre, de “Sarah Josepha”, de Luis Iván Santillán Ortega, en El Jacalón de la FBA-UAQ. No supongo lo primero meramente por la invitación posfunción a un intercambio de reflexiones y puntos de vista con los espectadores, sino por el libreto en mano de la intérprete del personaje protagónico, o sea, Roja Ibarra como Sarah Josepha, igualmente su amiga y confidente Alba encarnada por Daniela Salas. También me pareció exploración la representación con tres lados o frentes, que en términos generales no veo como una opción afortunada en ese afán de proximidad con el público: es muy difícil no presentar al espectador un punto ciego, o concretamente la espalda mientras sucede una acción que queda invisible, y entonces el seguimiento es interrumpido, o a intervalos. Influye en mi apreciación el recuerdo de la ‘lectura dramatizada’ presenciada el 14 de julio de 2015, inaugurando el XIII Festival de la Joven Dramaturgia como obra ganadora del premio nacional Manuel Herrera Castañeda, en el escenario sede del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, con la dirección también de Carstensen. Entonces todo sucedió constantemente frente al espectador. La intensidad temática y su descripción por parte del dramaturgo son suficientemente fuertes y claras para requerir o justificar la intimidad del teatro de cámara. Por otra parte, en Querétaro, donde afloran espacios alternativos cual hongos, sinnúmero de montajes son teatro de cámara, llegando al punto de intercambiar espacios, más los actores con los espectadores que viceversa, casi como una moda más que como una justificación o necesidad dramática. sarah1

En un trastrocamiento o inversión de situaciones, entonces ‘las malditas’ me parecieron muy evolucionadas o maduritas, existencialmente, en comparación con la presencia y el comportamiento muy de chavita por parte de Sarah: un tanto la preadolescente aferrada a la infancia, rodeada de contemporáneas adolescentes deseosas de intrepidez y audacia juvenil trasgresora. Ahora las adolescentes destramposas se empeñan en enredar a quien pasa flotando por la adolescencia instalada en una nube de fantasía amorosa, inmersa en el autoengaño. Aquellas disruptoras, además de fastidiar a Sarah por estar fuera de su círculo, se ocupaban y se empeñaban en contrariar ‘la corrección’, con cierta influencia mediática. Estas maloras concentran su desfogue de malditas en agarrar de su puerquito a Sarah. Entonces la gama temática de las contemporáneas de Sarah era más compleja y diversa, consecuentemente su retrato era más profundo y completo, su justificación dramática no se circunscribía al antagonismo con el personaje protagónico. En la versión 2018 Mireya, Erendira, y Wendy no tienen razón de ser sin su ‘punching bag’. La de tres años atrás transportaba mayormente la riqueza y complejidad temática propuesta por el dramaturgo, digamos dos facetas opuestas de la adolescencia femenil desde una época y un segmento social con acertadas posibilidades de universalidad. El tan determinante tránsito y trance de la infancia-adolescencia, adolescencia, adolescencia-juventud de la mujer que puede estar en la casa de mi hermano o en la del vecino de enfrente, aguardando el autobús o detrás de un mostrador, o preparándose para no quedar fuera del próximo ciclo escolar. Vistos ambos elencos, las posibilidades interpretativas cumplirían con cualquier demanda, el quid está en el traslado temático del texto al foro, en manos de un creativo muy probado. Ojalá y fuera reglamentaria la obligación para toda puesta en escena con invitación al público en este recinto universitario, la entrega de un programa de mano, preferentemente con una sinopsis o una declaración de intenciones por parte de quien se presenta. En enero todavía cabe la subscripción de buenos propósitos.

Nota.- Que está agotado el tomo “Sarah Josepha (si tuviera el valor)” de la serie Dramaturgia que publica el Fondo Editorial del gobierno del estado de Querétaro. ¡Un libro de dramaturgia agotado! Algo apesta en Dinamarca. 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Deslumbrante… con todo el brillo disponible

Deslumbrante…  con todo el brillo disponible
Adolece de simplicidad la sinopsis que encuentro de la comedia musical “Hairspray”: No obstante su redonda silueta, Tracy tiene una única ilusión: bailar en la emisión televisiva de Corny Collins. Por una casualidad de la vida, éste asiste a una tardeada escolar, presta atención a

La antigüita de 2015

La antigüita de 2015
Probablemente presencié una puesta en escena en proceso, aunque no me extrañaría que el director Jean-Paul Carstensen dijera que cada función es un proceso, en este caso única, el viernes 14 de diciembre, de “Sarah Josepha”, de Luis Iván Santillán Ortega, en El Jacalón de la FB

Nada mas comicidad

Nada mas comicidad
Con el rostro transformado en máscara y funciones dominicales dobles, el naciente grupo Oseznos presenta Saco roto en la segunda temporada 2014 de Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro, en el Esperanza Cabrera. Estos jóvenes artistas son teatreros muy avezados, pues su provenienc

Casi tan brutal como la brutalidad

Casi tan brutal como la brutalidad
Desde la jocosidad pensé que las actrices Dulce Arana y Blanca Tejeida se habían quedado ensangrentadas, si no sedientas de sangre, sí deseosas de continuar dándose gusto con la hemoglobina, iniciado a partir de Rojo pasión, rojo sangre. Tal sentimiento recibió un brutal portazo en E

Una Zona de Danza

Una Zona de Danza
El precedente pesa, máxime cuando ha sido bien hecho. Tal ha sido el caso con la segunda edición de “Zona D” dentro del “130 EITAI”, pues fueron programados en el foro del Museo de la Ciudad Ulises Rangel, Abil Meneses, Bárbara Alvarado y Lariza Reyes. Al primero poco se le ve e

Epicentro, el origen

Epicentro, el origen
Cuando escuché el nombre por primera vez, me remitió a mis clases de geometría, geografía, e incluso de raíces grecolatinas, en resumen, la relación con la danza contemporánea, por lo menos sin interpretaciones alegóricas, me quedaba muy difusa y confusa, pero Epicentro se llama el

MAS QUE VER

El matrimonio beneficia más al hombre que a la mujer

  El matrimonio es más beneficioso para los hombres que para las mujeres, sugiere un

Leer más
Estados Unidos sobre la mayor reserva de agua del planeta

Científicos dicen que una gran reserva de agua, suficiente para llenar tres veces los oc

Leer más
Especialización en tríos femeninos

Agonía, pérdida, duelo, tres momentos de los cuales solo el primero es la realidad vivid

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?