Los escurridizos

Jueves, 17 de Enero de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Los escurridizos

La programación teatral del 5º Encuentro Transdisciplinario Imaginartes presentado del 10 al 16 de diciembre en su espacio sede del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, poco me sedujo ya conocía las muy meritorias puestas en escena de “Hikari” por el grupo Barón Negro, “La casa de Bernarda Alba” por los Cómicos de la Legua, “The Rocky horror show” por Zpora Teatro─  pues presentó únicamente dos estrenos, además marcadamente destinado al público infantil. La abierta intención didáctica y formativa en cuanto a ‘la buena conducta’ de estos trabajos me anima a rehuirlos. Opino que cualquier enseñanza y aprendizaje derivable del teatro ha de suceder por libre albedrío y entendimiento del espectador, con toda la diversidad de sus prejuicios, al margen de ninguna pretensión instructiva o embozado o no propósito inductivo. bandido1

Tal fue el caso de “La divina garza enjabonada” y “El bandido escurridizo”. La primera, con aquello del jabón, queda avisado por dónde va la tirada del guión, la segunda, valga la paradoja, tras la rotunda y amable invitación de la promotora Anayansi Bañuelos Ledesma, no supe escurrir la asistencia pues remachó la insistencia argumentando la participación de la actriz Mariela León, en ese momento presente y quien mucho con su trabajo me convence, desde la primera vez que la vi como ‘la mujer-radio’ en “La fe de los cerdos”, de Hugo Abraham Wirth Nava, puesta por Alexandro Fuentes, pitorreándose de la publicidad comercial. La manufactura escénica es impecable, digamos que marca Imaginartes: cualquier posible carencia material está incorporada al suceder escénico, plagado de elementos cameladores de infantes, empatadores y provocadores de imaginería y fantasía. Es más, ésta alcanza status de normalidad y cotidianidad. La construcción estrafalaria de los tres personajes mucho anula el género sin aparentes confusiones, es decir, las actrices  M. León y Elvis Magaña─  tan solo por sus expresiones faciales no dejan de ser mujeres.  La ‘mujer’ de mayor talla no logra disimular finalmente la cuadratura de su mandíbula, aunque la cara blanca y la frondosísima peluca mucho prolonga la identificación del actor Carlos Vera. Parecen construidos desde una inspiración bufonesca, clownesca y de Simbad el marino. El lucimiento cromático pronto abraza y avasalla. Hay un cierto acicalamiento-ordenamiento en las pelucas de rafia para no verlas exactamente como desmesuradas aljofifas. La uniformidad de los elegantes botines le da al trío contrastante seria unidad. También aparecen los enmascaramientos fantásticos con narices torcidas. Esta algarabía de personalidades está ruidosamente complementada con un teclado de madera tipo xilófono, una guitarrita más o menos huapanguera y un cajón que también sirve de banquito a la señora de gran grupa. Un momento plástico entre sorprendente y simpático sucede cuando se disponen a almorzar. El tono alegre y juguetón no deja de transitar la trama que incluye la musicalidad multinstrumental por parte de un ejecutante vestido, muy diferenciadamente, con manta y huaraches, y sin peluca, aunque alguien podría dudarlo. Dada la intención didáctica en favor de la higiene mediante el uso de agua y jabón, el antagonista es el riesgo de la enfermedad representado por un microbio, cuya peligrosidad está subrayada por su enorme tamaño, aunque de simpática presencia. ¿Por qué verde? Pues algún color habría de tener para ser visible. bandido2

El engaño ilusionista, que supongo una misión teatral, es echado a perder con el esquema ‘salón-de-clases’ que se adopta para un ‘foro post obra’ impuesto por los dueños de la propuesta didáctica con preguntas por ellos estipuladas para evaluar el aprendizaje y/o la atención de los pequeños espectadores. Quizá una ronda infantil conducida por profesionales de la pedagogía sería más acertada que semejante pegote posteatral. Pero si el propósito de “El bandido escurridizo” no está en el programa del proceso enseñanza-aprendizaje que este montaje reafirmaría y respaldaría, el trabajo teatral no remendará semejante fallo. Más quedará en un alegre y contagioso entretenimiento. 

Quizá otro fallo, en extremo subrepticio y subjetivo, es manejar, como lo entendí, en la sinonimia los sustantivos: bandido, delincuente y villano, sobre todo teniendo en cuenta la insipiencia gramatical del público escogido. Precisamente por tal condición estará en el entorno, más que en la formalidad escolar  sin consulta de diccionario ni tumbaburros digital, la definición que tendrán tales nombres. Por ejemplo: BANDIDO, la persona que roba, que se adueña de aquello que no es suyo; ¡pero además!, con la prohibición del 7o mandamiento, con la condenación de Dios. DELINCUENTE, la persona que daña algo o a alguien con una acción prohibida por la ley. VILLANO, alguien que hace maldades, enemigo de los buenos como lo son el Lobo Feroz, el Capitán Garfio, el Grinch, el coco, el robachicos, etcétera. Me parece palmario que pasamos de la claridad irrebatible a la vaguedad manipulable. Esta situación la veo trascendental no por un ocioso apego a la normatividad, así sea la léxica, sino porque es en y con la vaguedad con qué  y donde mejor se desempeña y prospera el demagogo, el manipulador. Bien recuerdo a la joven abogada que me preguntó: ¿Cuánto necesitas que sumen dos más dos? ¿Así, o apunto el nombre del presidente municipal de reciente memoria? . 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

De pininos, exitos y lecciones

De pininos, exitos y lecciones
Como en la Fiesta Brava, desde la entrada del toro a la arena se intuye el trazo de una faena. Desde el primer momento de brillante luminosidad El habitante, muy arriba y al centro del escenario, sin misterios de sombras ni perfilamiento de siluetas, captura la atención. Nada fácil reten

Sapiencia demencial

Sapiencia demencial
Los tres catres solo pueden ser de utilería, nadie yacerá en ellos, están muy chuecos y parecen muy endebles, construidos con material de desecho, ergo, se trata de sugerir un dormitorio colectivo falto de mantenimiento. También es visible una pequeña mesa cuadrada con carácter de es

¿Cuál loco? ¿Qué locura?

¿Cuál loco? ¿Qué locura?
Nuestra comprensión o entendimiento de la locura, el ámbito del loco, está saturado de referentes en constante renovación, tanto que poquísimas ocasiones acudimos a una definición formal, digamos siquiera la de un diccionario. Tenemos los referentes locales, los concretos y los abstr

De tramas y caracterizaciones

De tramas y caracterizaciones
Hay admiración previa por su belleza, gracia, simpatía y capacidad histriónica a partir apenas de dos actuaciones. En otras tantas, sus participaciones secundarias, por tal las paso por alto. Tan apreciables prendas de Marianne Atilano Molinar no resultan las idóneas para darle, sobre

Epicentro, el origen

Epicentro, el origen
Cuando escuché el nombre por primera vez, me remitió a mis clases de geometría, geografía, e incluso de raíces grecolatinas, en resumen, la relación con la danza contemporánea, por lo menos sin interpretaciones alegóricas, me quedaba muy difusa y confusa, pero Epicentro se llama el

Cimentación cincuentenaria

Cimentación cincuentenaria
«Prodigalidad y fecunidad» sería mi respuesta para describir con dos palabras a los maestros Smythe, actores que el martes 3 de julio, en el Mesón de los Cómicos de la Legua, han celebrado cincuenta años de haber pisado por primera vez un escenario, donde muy poco los he visto. En ve

MAS QUE VER

Gobierno Japonés quiere repoblar Fukushima

  Mycle Schneider, analista independiente sobre energía y política nuclear afirma qu

Leer más
La adaptación de “Doctors” ya tiene director

El director Mike Cahill, responsable de títulos como “Otra Tierra” u “Orígene

16-06-2016
Leer más
¿Cuanto debe durar el acto sexual?

A pesar de los avances científicos de la humanidad, aún persisten varios mitos respecto

09-02-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?