Todo público, o sea, el infantil

Jueves, 21 de Febrero de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Todo público, o sea, el infantil

La remembranza ferrocarrilera permanece secular y revolucionaria con “Mi abuelo el maquinista”, mientras en Querétaro la leyenda del Tren Bala corre con renovados discursos que he escuchado por lo menos desde finales de la década de los años 70. El Constitucionalista vivió tan pocas corridas durante el sexenio del gobernador Mariano Palacios Alcocer que no alcanzó a inspirar ninguna leyenda, quizá alguna crónica sólo en la memoria de su autor. El Chepe, que recorre las Barrancas del Cobre, tiene buena fama según me han referido satisfechos y maravillados paseantes: “… que no le piden nada al Cañón del Colorado”, si ha alcanzado trascendencia literaria o escénica no la conozco. Por una naturaleza contraria, desbordada por el verdor y las caídas y corrientes de agua, recuerdo los viajes de la estación de Buenavista al puerto de Veracruz, también ajenos a la consignación literaria: ni narrativa menos dramatúrgica. abuelo1

La Vieja Estación del ferrocarril de Querétaro vivió un magnífico aprovechamiento teatral con “Noticias del Imperio”, escenificación ambientada todavía décadas más atrás, llevando en el inicio de su dramaturgia el cuento de “El guardagujas”, de Juan José Arreola. En el acondicionado espacio bautizado por los teatreros como La Chimenea, la compañía La Gaviota Creación y Producción, A.C. estrenó el domingo 17 de febrero la obra apuntada primeramente, para todo público, con una marcada concurrencia infantil dado el horario: 12:00 horas. Una originalidad del texto de Raúl Ángeles estriba en el pretexto, tan verosímil por su sencillez, un encadenamiento de episodios mediante los encuentros dominicales de una nieta que espera y un abuelo maquinista que retorna cada semana de acuerdo con su ordenamiento laboral. Cada retorno obedece a la nostalgia y la amorosidad filial, cada uno de ellos da lugar a vivencias que constituyen el tiempo presente que comparten personajes y espectadores, tanto así que el público infantil interviene según es invitado desde la trama, no obstante que sus interlocutores son marionetas.abuelo2Otra vivencia que capturó la atención infantil hasta la misma fecha pero en el teatro Esperanza Cabrera fue la que escenificaron Max y Otto para contestar la interrogante “¿Por qué los perros se huelen la cola?”. Majadera y escatológicamente pensé en el gusto por el pedo y el olor a caca, pero la leyenda mexicana no va en ese sentido, según nos mostró el grupo Heptamorfos con la dirección escénica de Karim Aarun de Fernando Vázquez y Alexis Navarrete. Amén la respuesta, la captura del espectador obedece, seguramente, a varios recursos escénicos de notoria visualidad: las caracterizaciones, la ambientación escenográfica un tanto abstracta que no interfiere con el suceder de la trama canina, antes al contrario la cobija con el debido desorden. Dos pluses complementaron y completaron la agradabilidad del montaje: el equilibrismo y malabarismo de Max, y la musicalización incidental creada por Isaac Rodríguez con las cuerdas metálicas de una guitarra eléctrica conectada a un amplificador. El contundente remate emocional estuvo mediante la proyección de la ternura canina que acusa los desaires y los mimos de los seres humanos, por cuyos descuidos e indiferencias los perros se huelen la cola localizando la misiva que alguna vez les enviaron reprobándolos y reprochándoles. abuelo3

Bajo el título de “Caperucita detrás del lobo (circo del inconsciente)” pudimos apreciar en El Jacalón de la FBA-UAQ, el miércoles 13 de febrero, las artes circenses por parte del Duo Quetzal. La caracterización licantrópica reside en la máscara que porta Luis Daniel González Tellez y, fuera del rojo del vestuario, que incluye una caperuza, portado por Silvia Guadalupe Juárez Hurtado, la niña que cruza el bosque para visitar a su abuela suplantada por un lobo feroz puesto a engullirla, según me platicaron cuando asistí al jardín de niños, no aparece en esta escenificación. No existe el malintencionado engatusamiento ni el abuso de la inocencia. Esta omisión está justificada-explicada con la inmersión en el inconsciente, ahí Caperucita planta cara al Lobo. La confrontación es resuelta, según Gabriela Méndez Guido, directora y autora, con el avenimiento en un amable devaneo y una juguetona convivencia expresado e interpretado mediante danza aérea, equilibrismo, malabarismo y artes marciales que fluyen mediante un guion congruente, resuelto a un ritmo y competencia técnica que captura y no pierde la atención del espectador. A lo cual bien contribuye el aprovechamiento histriónico de la simpatía y el encanto personales de Juárez Hurtado.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Tercia navideña

 Tercia navideña
Los pastorcillos quieren ver a su rey y Lucifer se interpone con favores sin, casi que repasando los siete pecados capitales, y ene engaños y triquiñuelas aprovechándose de su inocencia y bien intencionados propósitos. Al final Lucifer es víctima de sus trampas y enredos, logrando los

Condenación amorosa

Condenación amorosa
Narciso Arsen se solaza en la contemplación de su persona, recorre embelesado todas sus longitudes hasta donde su mirada le alcanza. No cesa de admirarse persistentemente. No están exentos de su admiración y delicado miramiento los objetos relacionados con su cuerpo, su presencia y su a

La dramaturgia privada

La dramaturgia privada
Sin empeño exhaustivo vienen fácilmente a mi memoria los nombres de Jéssica Zermeño, Franco Vega, los grupos Barón Negro, Integrartes, y Teatro Gesto, sin desechar la pertinencia de apuntar autores que han carecido de continuidad o quizá ya no reincidan. Asemejados todos por estar en

Festivalismo

Festivalismo
Dos manifestaciones lo han mantenido sino atado, sí ligado a la cordura: la poesía y la música ahora apellidada culta porque clásica, se dice y explica, es cualquiera que permanece con probada perdurabilidad. En cualquier plática y alegato no extraña que suelte no versos sino estrofa

Dolores y dolencias

Dolores y dolencias
Un sillazo en el piso, un ronco quejido, luces generales en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. Juan Olvera Cordero, coreógrafo y bailarín, está sobre su costado izquierdo sin poder moverse. Una bailarina solicita el llamado de auxilio médico. La bailarina Daniela Camacho Tre

Magnolias solidarias

Magnolias solidarias
La agradabilidad perfumada transforma inmediatamente el aula T-1 de la FBA-UAQ en el salón de belleza de Tina. La decoración mobiliaria refuerza también esta sensación e impacto. Tras la tercera llamada, en una brevedad nos enteramos que una novata está haciendo una prueba de trabajo

MAS QUE VER

Consumo de productos NO saludables ha superado a los saludables

¿Cómo ha evolucionado el consumo de alimentos saludables en las últimas décadas? ¿Qu

Leer más
Dolores y dolencias

Un sillazo en el piso, un ronco quejido, luces generales en el foro del Museo de la Ciudad

Leer más
Dos los personajes originales se integran a “Independence Day 2”

El realizador Roland Emmerich ha revelado vía Twitter que Judd Hirsch retornará en su ro

20-04-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?