Surrealismo contundente

Jueves, 07 de Marzo de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Surrealismo contundente

La verdad mentida del teatro estaría particularmente interpretada y/o asumida en “El relevo”. Mentira porque dentro de la vida tiene un inicio o principio y una terminación o final que suspende o da pausa a la primera para después continuar quizá igual, quizá recargada, quizá reanimada, quizá revisada, quizá cuestionada, y varios quizás más hasta la próxima función de otra puesta en escena. Llevar la poesía al foro es siempre un desafío, cuantimás cuando en ésta hay un ciframiento o supralenguaje tangencial para esconder o contener los sentimientos y las emociones pero al mismo tiempo gritarlos con ánimo de rebelión, de espetar: ¡No soy tonto y te estoy acechado, déspota verdugo dictador traidor falsario y convenenciero católico! Provocando la remembranza de los calambures, con el muy celebrado y atribuido al poeta español Francisco de Quevedo quien llamó coja, pues lo era y mortificaba la mención, a la reina Isabel de Borbón: “Entre el clavel blanco y la rosa roja, su majestad es-coja.” relevo1

“El relevo” tiene la evidente complejidad de la verdad de la vida real traducida al teatro mediante situaciones fantásticas, de una rebelde ingenuidad reveladora, con consecuencias divertidas para el público, aunque dentro de la trama tengan rigurosa seriedad, veladamente cómica dado el contexto socio-político español y franquista. “El relevo” de La Gaviota Teatro utiliza, en consonancia con el texto y montaje del autor Gabriel Celaya, visto como un divertimento poético, presenta una estatua, un ángel, una niña-muñeca, una malabarista-diablo que no maliciosamente diabólica, unas soldados ¿de plomo?, una novia y un novio enamorados, malabarismos, cantos, travesuras ya tiernas ya mordaces y otros ¿juguetes? Una conjunción artística con el encanto del contrasentido de una infancia adulta o unos adultos con una incontestable madurez infantil. En este trocamiento y tergiversación para denunciar sin inculpamiento reside el carácter surrealista de “El relevo”, y en la preservación de esta intencionada envoltura el logro de la dirección escénica de Guillermo Smythe e interpretativo del elenco, cuya formación arrancó en la infancia con la dedicación y sapiencia pedagógica de la maestra Lupita Smythe; por lo menos dos actores y una actriz egresados de la licenciatura en Actuación de la FBA-UAQ. La regresión infantil es un sutil retorno del conocimiento popular para replantear el valor de las cosas habituales a fin de desvelarle al espectador sus ansiedades, quizá inconformidades o por lo menos extrañezas latentes, transmitiendo una trama libertaria en un estado de gozosa zozobra. Su acierto interpretativo está en las sugerencias provocadoras, o por lo menos la valoración de rehuir el involucramiento: a mí qué; tú no te metas. relevo2

El surrealismo dramático está muy atinadamente respaldado y complementado con caracterizaciones mesuradamente recargadas en cuanto a caracterizaciones: maquillaje y vestuario, y gesticulaciones más o menos ampulosas y grandilocuentes. La construcción estatuaria mediante un traje sastre muy bien cortado y ensamblado con tela color gris metálico es absolutamente verosímil, aunque no recuerdo ninguna estatua de semejante tono; la pesada tiesura mecánica de Carlos Rocha construye convincentemente el sólido volumen. Las exageraciones que Quetzallín Torres y Brenda Santiago imprimen a sus personajes aparecen como elementos constitutivos de la gracia y simpatía que los caracterizan, pero de los que no me enteré quienes son por no haber programa de mano. (Los nombres de los artistas los conozco de muchas otras actuaciones.) El culmen de exageración me resultó Enrique Guillén con su angelito infantil con una muy conveniente alba tonalidad; el contraste de semejante talla infantilizada resulta casi cómica, lo mismo las alitas para tal volumen; aparecer chupa-dedo y en bici se antoja de un infantilismo muy meritorio. Lo mismo las diabluras de Santiago trepada precisamente en un patín del diablo. La exageración de los novios está en su romance y miramiento amelcochadísimo. En el comportamiento de esta pareja, así como del ejército con su intromisión en las vidas privadas conformando la corrección individual y familiar, está harto ironizado para denunciar el conservadurismo con Francisco Franco durante su dictadura de cuarenta años. La exageración de la niñita es tan medida que muy confunde con la caracterización de una muñeca en ese ambiente infantilizado.

Quizá todos somos echados del carro del surrealismo con un vuelco de solemnidad, rompedora mediante un convencional albo vestido de cola y el porte con el cual lo introduce en escena mortecina Q. Torres al tiempo que emite una delicada entonación.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Esperando casi una saga

Esperando casi una saga
  La simplicidad de los parlamentos, su brevedad, la disconexión que dificulta deducir congruencia para seguir un diálogo progresivo, y el consecuente e inversamente llevar a una exasperante y sofocante monotonía hacen de “Esperando a Godot” una obra cuyo montaje suscita curio

Sinceramiento

 Sinceramiento
El Trampas se mató a 180 (km/hr) en la autopista a Puebla, casi llega en la Kawa recién comprada. Llevaba cuentas importantes como asociado de un bureau contable internacional. Su mujer estaba en el primer embarazo; que la hospitalizaron después de que lo reconoció. Salió una esquela

Dos programas, dos propuestas y otros doses

Dos programas, dos propuestas y otros doses
Leí mal en el feisbuc el programa de la compañía Ciudad Interior, además no presté la debida atención a su título “Dos programas, dos propuestas” y no presencié “Expediente México”, coreografía anunciada para el jueves 11 de abril únicamente. Hasta que tuve el programa d

Epicentro, el origen

Epicentro, el origen
Cuando escuché el nombre por primera vez, me remitió a mis clases de geometría, geografía, e incluso de raíces grecolatinas, en resumen, la relación con la danza contemporánea, por lo menos sin interpretaciones alegóricas, me quedaba muy difusa y confusa, pero Epicentro se llama el

Trilogía prescindible

Trilogía prescindible
La funcionalidad independiente de las tramas de “Fuimos bárbaros”, “Los paraísos verdaderos” y “Los delirantes” contradice su condición constitutiva de la “Trilogía del reino”, de Juan Carlos Franco. Las razones del autor para construir esta trilogía quedan un tanto pa

Retratados por los enredos

Retratados por los enredos
Cuántas mezquindades y vilezas afloran en torno a un moribundo cuyo encefalograma permanece tan plano, o casi, como el papel en que se registra, o da cuenta, de la inactividad cerebral del interfecto, máxime si es condición de hospitalizado, y sin embargo nos divertimos gracias al medid

MAS QUE VER

Darle pecho a un niño puede protegerlo del autismo

  Un reciente estudio demuestra que amamantar de forma natural a los bebés, disminuye

Leer más
Creen haber encontrado el barco portugues “Flor de la Mar” y sus tesoros

Drones submarinos pudieron haber encontrado en el Mar de Java el barco portugués “Flor

Leer más
Francisco no admitira mujeres en el clero

El papa Francisco intenta preservar el “status quo” de la Iglesia católica en lo que

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?