Clásicos inspiradores

Jueves, 21 de Marzo de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Clásicos inspiradores

Cometí el error de preconcebir una trama de una obra de teatro suponiendo una intención finalmente equivocada en su título y, como cabía esperar por lo menos al cincuenta por ciento, me desilusioné. Me esperancé en ver a Desdémona contrariar, casi a nivel de reivindicación y venganza, su condición shakesperiana y me engañé. Desde la lectura de la dramaturgia, que mucho seguí cual prosa gracias a las didascalias, me exasperó, casi sublevó, la abnegada fidelidad y sumisión de la hija del senador Brabancio al punto de prácticamente ofrendarse amorosa a la furia celosa instigada en el Moro de Venecia por la insidiosa envidia de su alférez Yago. desdemona1

Con “Yo no quiero ser Desdémona”, por parte de Atabal Creación Artística, supuse, por lo menos, una sublevación del personaje isabelino a su condición de víctima, hasta incluso el sometimiento, casi con igual proceder, del irracional victimario. Pero no. La fidelísima amante permanece víctima del maleable verdugo, pero sin su progresiva e inducida consunción en los celos.

La idea original de Angélica Rogel inspirada en “Otelo”, de William Shakespeare, presenta el proceso de un montaje escénico donde ninguna de las tres actrices del grupo teatral quiere aceptar el protagónico femenino y dejan la designación al azar de un juego infantil similar a Los Encantados. Así, a lo largo de la representación el personaje que lleva el título de la obra va cambiando de intérprete. Primera razón para no saber exactamente ‘quién-las-trae’. Acompañan a estos cambios los más constantes del mobiliario escenográfico, sin excluir entradas y salidas en una bicicleta, quizá para acentuar el carácter de montaje en proceso. Casio aparece como uno de los futbolistas preferidos de Desdémona, sin que deje de influir una larguísima amistad desde la infancia, y en razón de ésta Emilia, pareja de éste, le solicita su intercesión ante Otelo para ser incluido en la alineación del equipo dirigido por el Moro. En este proceso de montaje, si en realidad tal es la escenificación, tampoco entendí el calzarse y al contrario dos pares de zapatos rojos similares a los de las bailaoras de flamenco, y por momentos desempeñarse descalza una de las actrices, o si no corresponde ninguna traducción a esta circunstancia.

Al inicio de la representación los intérpretes dejan escapar dos cuestionamientos que preludiarían un desarrollo interesante: ¿Dónde empieza la tragedia de Desdémona?, ¿Quién pierde?; después el apuntar la irrelevancia del color —racial— de los celos. Me entusiasmé ante la posibilidad de una trama interesante, pero nada caminó para responder a esos cuestionamientos e inquietudes. desdemona2

Para colmo de la indefinición se recurre a la ordinariez gestual y léxica para recrear un vestuario futbolero. En el momento que salió a relucir un vocabulario de carretonero similar al que le ha granjeado reprobaciones y reproducciones de todos colores y sabores a Paco Ignacio Taibo II, literato mexicano nacido en Madrid, con su ya renegada expresión ‘se-las-metimos-doblada’; y maniobras genitales que les han sido sancionadas y multadas al director técnico del Atlético de Madrid Diego Simeone y después al delantero-goleador del equipo italiano Juventus, Cristiano Ronaldo, el sábado 16 de marzo vi a un espectador retirarse del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, no obstante su lejanía de la salida, o quizá aprovechando esta localización. Que además lo hagan jóvenes mujeres que no denuncian ninguna vulgaridad, aunque sean actrices, raya en el mal gusto. He conocido ordinarieces masculinas insinuadas con perfecto tino por actrices, sin arrellanarse en la explicitez.

Manipulación de la buena

Aunque pudiera alegarse malevolencia per se independientemente de la intención, entonces me parece preferible la manipulación en favor de la alimentación con platillos naturales frente a la comida industrializada; en favor de libros y lecturas que provocan la imaginación lúdica que encamina a la construcción transformadora de la finalidad de objetos domésticos y también de la convivencia, alejándose del sedentarismo que animan las pantallas. Con el tino en “Las cosas de volar”, de Raúl Ángeles, de no atacar, ni siquiera citándolas, tales conductas y preferencias contraproducentes. En este caso unas intrépidas e imparables aventureras cabalgan sus trapeadores para rescatar una preciada receta de una deliciosa preparación de lentejas con plátano macho y tocino. La guía de sus impredecibles jornadas está en un gigantesco ladrillo que contiene el texto de “Don Quijote de la Mancha”, de Miguel de Cervantes Saavedra. desdemona3

A partir del Caballero de la Triste Figura y su fiel escudero Sancho Panza, la abuela Cleofas se transforma en Quijota y su inquieta y curiosa nieta Alí en Sancha, su seguidora y animadora, tanto que rescatada la receta y degustadas las lentejas propone “El libro de la Selva”, de Rudyard Kipling para no suspender correrías, pero se impone el llamado materno, concretándose en la obediencia filial: otro mensaje de manipulación de la buena. Seguramente papás, mamás e infantes salen del Centro Cultural ‘La Gaviota’ fantásticamente reforzados y reafirmados en la convivencia familiar.

Por todo lo anterior, el título de la obra me resulta un tanto críptico y enigmático: cosas de la inspiración clásica.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Sentir o no sentir

Sentir o no sentir
Poliédrico puede apreciarse el montaje de cualquier obra shakespearina. Especial es el caso de “Hamlet” con el discurso del Príncipe de Dinamarca cuando recibe en el palacio de Elsingor a los artistas trashumantes, que bien vendría como credo de cualquier actor: “Declamarás con s

Reflejos e ingenuidades

Reflejos e ingenuidades
Un gobernante arrepentido de la omisión con que se ha conducido con sus gobernados, sin ocuparse de su bienestar y prosperidad, y en cambio ha nutrido su ocio con placeres y diversiones. (No sabemos si estos y estas incluyen viajes al extranjero, y desempeñarse como animoso espectador de

La necesidad del problema

La necesidad del problema
La gracia y la creatividad de la puesta en escena de Una terapia sin causa empiezan con el muy simpático cartel, y queda garantizado el ingenioso y agudo entretenimiento al saber que la produce el grupo Galatsia. Su acierto empieza con la selección de Jorge Maldonado como el psiquiatra W

El sortilegio de las segundas veces

El sortilegio de las segundas veces
Mi perplejidad por el 2 no cesa, y no porque el próximo preciso, según encuestas, amañadas o no, mantendrá a Querétaro pintado de rojo --por lo menos no habrá despilfarro en repintar todo--, abordará el tema de arte y cultura el miércoles 22 de abril. Acepté la invitación enviada

Sinceramiento

 Sinceramiento
El Trampas se mató a 180 (km/hr) en la autopista a Puebla, casi llega en la Kawa recién comprada. Llevaba cuentas importantes como asociado de un bureau contable internacional. Su mujer estaba en el primer embarazo; que la hospitalizaron después de que lo reconoció. Salió una esquela

Imaginarte la ruta colombiana

Imaginarte la ruta colombiana
¿Cómo les fue?, pregunta la actriz que esta vez estuvo a cargo de las luces en el auditorio de la Casa de Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’ a los pocos espectadores que traspasamos la muchedumbre tianguista que ocupaba la planta baja el sábado 5 de septiembre, ocasión del estreno

MAS QUE VER

¿Por qué los goomba matan a Mario al tocarlo?

Es una mecánica tan vieja como los videojuegos: si un enemigo te toca en un juego de plat

Leer más
La infidelidad es cuestión de patrones prestablecidos

La infidelidad es uno de los motivos principales de las rupturas de pareja. ¿A quién no

Leer más
La cocaína y Facebook: Más en común de lo que se piensa

Un estudio sobre las redes sociales realizado por el Centro de Investigaciones Pew, de Was

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?