Dos cuatros

Jueves, 23 de Mayo de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Dos cuatros

Cuatro narraciones de una misma muerte, hablan: el victimario, la compañera de la víctima, la víctima, y un testigo “Entre la maleza”. Cuatro encerrados narran las faltas y motivos que los han concitado en el encierro que comparten, sinceramiento que los pinta como “Extraños”. En la técnica cuentística —valga la expresión— no es extraño conocer más de una línea narrativa, se dice con el propósito de distraer o despistar al lector, sobre todo cuando ese segundo o tercero hilo narrativo no incide en el principal o queda más o menos suelto, tiene una aparición muy poco enlazada o prescindible en la trama principal. Es el caso “Entre la maleza”, en el Mesón de los Cómicos de la Legua por parte del grupo Ozesnos. La presencia y participación del asceta, el leñador y el extranjero se antojan prescindibles. El inicio de la trama, o su nudo, lo dispara el leñador. Sin embargo este momento narrativo: el arranque, podría quedar en el desempeño del carcelero o atrapador del victimario, o entre ambos. Aunque más adelante el personaje del leñador sirve para cuestionar el interés y el compromiso con la Verdad, propósito manifestado en el prólogo del programa de mano. Cuestionamiento tan conocido por reiterado y tan reiterado por omitido, que en este caso pierde peso proporcionalmente ante la fuerza intrigante de un crimen y sus derivaciones, al margen de la obvia motivación. maleza1

El trío protagónico captura la atención por la intensidad de sus contrastaciones, apenas mayor a la del tema que los entrelaza, no obstante su infamia y brutalidad: la captura y violación de una mujer joven, forzando al acompañante a presenciar la transgresión no obstante la lucha que disfruta el victimario. A continuación el asesinato de éste a propuesta del duelo por parte de la violada: «Me iré con el que quede vivo». El solazarse en el ejercicio del abuso, el triunfo de la fuerza para el sometimiento, el gusto por este logro por parte del victimario subleva y enardece casi sin necesidad de contrastación. Acertadamente aparece en color naranja, con posible atuendo de presidiario gringo, y desde ahí, en un retroceso del tiempo dramático, casi inicia el drama de la trama, ¿cuál es la verdad de su fechoría? Cínico, reprocha al público hipocresía, pues él para agredir y trasgredir lo hace a cara descubierta sin negar ni renegar de sus actos. [El eterno cuestionamiento de los niveles o grados de culpabilidad en la comisión de daños.] Frente a este personaje está la ultrajada cuya doncellez está acertadamente construida mediante un entallado vestido blanco con una falda de amplio vuelo. El entallamiento sugiere la floración de su feminidad y cuánto se complace en ostentar su surgimiento. La larga lacia cabellera reafirma esta construcción desierta de artilugios. La bravura de su defensa trasmina más que inútil fuerza, dignidad, entereza y rebeldía. Ante la notable pujanza de estos dos personajes llama la atención el bullir interior —herido en cuanto a sí mismo y condolido en cuanto a ella— que proyecta el compañero asesinado de la violada. La bruja, en el cuento, también está a punto de ocupar un hilo narrativo despistador y prescindible, pero es a través de su hechicería que cobra voz el asesinado para que conozcamos su verdad de los que le incumben como víctima. Fantástica su justificación que además reafirma que hemos estado presenciando la puesta en escena de un cuento. maleza2

Un acierto que rescata a los personajes no protagónicos de una irrelevante condición secundaria es su permanente presencia escénica y la atención puesta en la trama protagónica. Parte de la rusticidad que establece distancia de la narración y la trama con el espectador está construida con los pies descalzos de los siete personajes que se desenvuelven “Entre la maleza”. El seccionamiento espacial bien construye la fantasía cuentística, incluso dándonos el verdor entre la maleza sobre la ‘tierra-de-hoja’ que he conocido para la jardinería. El final guiño mosaico me resultó un verdadero hilo suelto, muy digno de los culteranos simbolismos del mago de los hilos sueltos, máxime con dejo judeocristiano: Jorge Luis Borges.

Quizá el teatrófilo avisado o frecuente tendría que fijar su atención en el desarrollo dramático de la puesta en escena por parte de Avatares Compañía Teatral para pasar un rato interesante frente a “Extraños”, de Shinji Zemog, más que en los enredos y vicisitudes existenciales y de relaciones interpersonales entre cuatro jóvenes. Esto último sencillamente por la consabida verdad de que la realidad supera a la ficción. Valdría la pena también identificarse con otra certeza muy aceptada en cuanto a la superioridad del COMO sobre el QUÉ. La novatez juvenil ante la vida es un paso forzoso e ineludible; la disfuncionalidad familiar tiene rato instalada en la contemporaneidad, con variantes según incide en ésta la innovación tecnológica lo mismo que en la construcción de las individualidades. Hasta aquí, nada nuevo bajo el sol… ni las lámparas. maleza3

El lugar parece de localización para enterados, con iluminación un tanto antrosa. Muy al final deberemos tomarlo como un espacio aislado, o de encierro, para el estudio un tanto forzado o impuesto como castigo. Llega Benja con pinta de provocador y busca-bullas de tiempo completo, o sea, a cualquier hora y sin horario fijo. Imposible atribuirle condición de estudiante aunque se sienta, despatarrado y barbaján, a leer ¡un libro! en la parte más iluminada del espacio. Al final resulta ‘oreja’, ‘soplón’, agente infiltrado del director escolar para vigilar e informar acerca de los otros tres disciplinados mediante el encierro para el estudio. Con esta labor, propuesta por el adulto, Benja sufraga los gastos que de otra manera lo llevarían a abandonar los estudios para contribuir a la sobrevivencia familiar poco, o nulamente, atendida por el progenitor nada proveedor. Llega Luis un tanto agazapado, propenso al enzarapamiento, de personalidad voluble e insegura aunque sobrado de ufana y ostentada solvencia con la cual respalda andanzas de mujeriego, dudando del éxito en éstas si careciera de lo primero, para él disponible sin ningún mérito ni esfuerzo. maleza4

Igualmente Ilse y Andrea van retirando, no despojándose, de sus máscaras, no de hipocresía, sino de protección por temor. En este destapar la realidad, que no niegan ni ocultan, sino que no quieren andarla mostrando, inciden los prejuicios de la condición femenina en la que mucho saltan y vuelan los hechos atendiendo al género del actor. En caso de la primera no es difícil aterrizar en la lírica y la poesía de “Eternamente bella”, “Flor de papel” y “Hacer el amor con otro” cantadas por la roquera Alejandra Guzmán. (Cada quien sus filias según su cronología. Que conste que propongo la atención en los textos, no en las interpretaciones.) Resumibles en ‘la-ilusión-traicionada’, y de aquí el recurrir a una fachada de dureza, de trivialidad, de consumo de valemadrina. Con Andrea se llega al extremo de dolerle la dureza y la fortaleza con que se ha envuelto para ser fuerte, cuando no le importaría mostrarse tal cual es, siempre cuando no hubiera quien tomara ventaja de esto sin importarle lastimarla, o incluso para así someterla. Como una vuelta de tuerca adicional a la que nos ofrece Benja, está la decisión de iniciar un entendimiento romántico entre Andrea y Luis. Una imprevisible, pero quizá obvia, contradicción amarra la narración de “Extraños” cuya cuenta nos apunta Ilse una vez que cada uno de ellos y ellas se ha revelado: «Qué extraños somos».

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Mutis final de Bernarda con Gustavo

Mutis final de Bernarda con Gustavo
Cuando los cedartianos fueron convocados a la foto del recuerdo por los treinta años de actuación docente de Gustavo Silva en el ‘Ignacio Mariano de las Casas’, tres cuartas partes de las atiborradas gradas del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro se volcaron y apretujaron jubil

Cerronazo

Cerronazo
  Sorprenden los artistas queretanos escénicos de teatro y danza. No recuerdo que hubieran cerrado un año con tanto ímpetu, riqueza, calidad y diversidad. Apenas me apoyo en dos terminaciones de temporada de Arteatral y en la cartelera de la compañía Imaginartes para este aserto

Mirruña, la nueva vecina

Mirruña, la nueva vecina
En el atiborramiento que no el apelmazamiento muy apegado al juntos-pero-no-revueltos, tanto que parecerían intercambiables, apenas una mirruña encontraría un hueco donde caber como si éste la estuviera esperando para que se acomodara a sus anchas con la suficiente holgura. Pues ya est

Preferencia reafirmada

Preferencia reafirmada
A Alejandra Díaz la conocí en “Intimidad”, de Hugo Hiriart. Desde ese momento me impresionó su capacidad de caracterización y la idoneidad de personalidad que le daba al personaje. Por esto he procurado seguirla, aunque al egresar de la Facultad de Bellas Artes, más ha trabajado e

Los retozos entre Cristo y Buda; María y Elena

Los retozos entre Cristo y Buda; María y Elena
¿Hacia dónde zarpará esa nave, pues con sendas proas o popas, lo mismo se acercará o alejará? ¿O con su dirección cenital trasgredirá la gravedad con sus tres picos, quizá inspirados en una piñata con forma de estrella? ¿O a semejanza del aeroplano del piloto interpelado en el d

Bichos en coloquio

Bichos en coloquio
Hubo un Coloquio del Día del Títere al Día del Teatro en el que quedó incluido el Día del Teatro para Niños: más declaraciones y dedicaciones que actuaciones. Este coloquio una palidísima sombra del realizado en 2010 del 19 de marzo al 3 de abril con tres talleres y actuaciones int

MAS QUE VER

¿Como era la cirugia cerebral hace 2,300 años?

Tras una serie de pruebas para recrear la cirugía practicada en la antigüedad, expertos

Leer más
Increpan a Mario Vargas Llosa

En una charla abierta con el escritor peruano Mario Vargas Llosa y premio nobel de literat

Leer más
Mestizaje en proceso

Tarda la definición y cuando llega la tardanza ha permitido apreciar algunas debilidades

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?