Mestizaje en proceso

Jueves, 06 de Junio de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Mestizaje en proceso

Tarda la definición y cuando llega la tardanza ha permitido apreciar algunas debilidades del desempeño actoral, y en cuanto es posible detectar éstas queda uno presto a tomar nota incluso de los posibles patinazos en el texto.

Mientras no sucede la acción, ni siquiera la palabra, tiene uno la certeza de estar frente a un hombre abandonado en soledad y desgracia, incluso devastación física de cuerpo y vestido, quizá en calidad de náufrago. Su camisola, aunque pulcra, sugiere antigüedad secular europea, o sea, no nativa de América, ni África, ni Oceanía o Asia del Pacífico. Por el paso del tiempo o una posible peripecia su cobertura de la cintura hacia abajo es improvisada. Su condición menesterosa es un tanto irregular con ‘costras’ en la cabeza sin cabellera, las orejas y parte del cuello. El resto del cuerpo poblado de vello. yaax1

Empieza a narrar su historia y la que conoce cuyo escenario es donde se encuentra: territorio maya, y por la blanca ‘arena’ seguramente el caribe mexicano. La voz es impostada, o sea, está actuando, es más el actor que el personaje. Los parlamentos no fluyen con firmeza y soltura, la emisión alcanza para tres o cuatro palabras cortando la continuidad y, lo más grave el acento de la intencionalidad. La narración es rica en historia, cita nombres informados por la Historia. Como hijo de español y maya reclama primacía como mexicano antes de Martín Cortés. Contemporáneamente los tomaríamos como primeros mestizos. Quizá para efectos de fijar episodios históricos el autor los apunta como ‘primeros mexicanos’: iniciadores del mestizaje del cual la gran mayoría participamos. Pero no sabemos qué o cómo se siente Yáax  –quien lleva el nombre de la obra–   encontrándose ahí o viviendo lo narrado. Por fin proyecta un destello de organicidad cuando nos narra el sacrificio-asesinato de su hermana en aras del apaciguamiento o complacencia divina. Caso similar cuando rehúsa matar, con justificación de cacería iniciática, a un venado macho admirado por la gallardía y la nobleza que advierte en su prestancia. Al mismo tiempo rechaza la probanza de su virilidad e identificación tribal en términos impuestos por la tradición que pasa por encima de cualquier individualidad. No se muestra dispuesto a decidirse maya o español, porque no está dispuesto a renegar de su padre ni de su madre: porque es ambos, sin partición, y lo mismo se opone y combate los abusos y excesos en los dos bandos. Quizá de ahí el metafórico propósito de la conjunción del león y el águila. La posible sugerencia de la unificación o siquiera identificación peninsular de sendas riveras atlánticas atempera el desconcierto de una fauna ajena al Caribe, particularmente el león cuando los felinos más identitarios son el ocelote y el jaguar. Al águila cómo negarla pues hasta en escudo nacional se encuentra convertida, aunque más identificada esté con los aztecas y Tenochtitlán en un valle del centro del imperio invadido por las huestes presididas por Hernán Cortés. Pero en esos ejércitos, improvisados o no, de aventureros sin oficio y bienintencionados de laya variopinta, nunca he sabido de ninguno con grado de almirante, aunque afrontase tempestades tropicales y bélicas flotando en la fragilidad de un batel. El mayor grado de mando leído en novelas y textos didácticos es el de capitán general en un bando y huey tlatoani en el otro. Únicamente a Cristóbal Colón le he conocido tal título, y ampliando el espectro histórico al mutiladísimo Horacio Nelson en otros mares y al servicio de otra corona e imperio.   yaax2

Otro momento de convincente verosimilitud interpretativa está en el acercamiento a Hernán Cortés y el encuentro que no culmina en un vengativo-reivindicativo asesinato. La credibilidad opera en ambos personajes el vengador, el fingido Gonzalo Guerrero, y el victorioso conquistador tan sobradamente desdeñoso de su contenido victimario. Las varias voces de la obra unipersonal de Guillermo Schmidhuber de la Mora es la enorme dificultad no del todo superada ni resuelta, hasta el momento, en el montaje de Lupita Pizano López. La invocación y aliento de su padre al vuelo del águila resulta de una enorme fuerza dramática, y momento ideal para el final. La mención de un túnel existencial o de transición vital tendría que superar la enunciación para serlo mediante el suceder escénico. ¿Yáax dialoga con los personajes que retrotrae mediante su narración, o éstos hablan dentro de su monólogo?

Otra dificultad, y quizá el mayor reto para la dirección escénica, está en el brinco secular hasta la segunda década del siglo XX. El salto no es tan solo temporal, sino de tono en el texto. Aparece el ideario y la reflexión del autor, su revisión de un paso histórico y definitorio de México, los mexicanos y la mexicanidad contemporánea que no cabe en Yáax como narrador protagonista de los inicios de nuestro inacabado y malasimilado mestizaje, que no deja de rebasar sangre, mente y mentalidad.

Oseznos Teatro tiene en sus manos un lindo reto muy a la altura de su capacidad y creatividad artísticas. Su capacidad de convocatoria en el Mesón de los Cómicos de la Legua tan solo para los días 2, 3, 4, y 5 de junio así lo testimonia. 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Dos programas, dos propuestas y otros doses

Dos programas, dos propuestas y otros doses
Leí mal en el feisbuc el programa de la compañía Ciudad Interior, además no presté la debida atención a su título “Dos programas, dos propuestas” y no presencié “Expediente México”, coreografía anunciada para el jueves 11 de abril únicamente. Hasta que tuve el programa d

La vida sulfurada

La vida sulfurada
“Esencia etérea”, de Omar E. Baas Pacheco, es otro ejemplo sobresaliente de cuánto asiste la sinrazón a la senadora accidental Jesusa Rodríguez al malargumentar y proponer la supresión de apoyos económicos por parte de instancias de la Administración Pública. ‘…tenemos que

Tráemelas a mí… como tu abuela

Tráemelas a mí… como tu abuela
Llega un momento en que parece solo resta una cosa por hacer: morir. No obstante su nada inesperado acaecimiento la sensación de vacío, de pérdida, de irreparabilidad, de inermidad ante el inefable paso del tiempo son sensaciones que nos abrazan, extrayéndonos la nostalgia como consuel

¿Cuál loco? ¿Qué locura?

¿Cuál loco? ¿Qué locura?
Nuestra comprensión o entendimiento de la locura, el ámbito del loco, está saturado de referentes en constante renovación, tanto que poquísimas ocasiones acudimos a una definición formal, digamos siquiera la de un diccionario. Tenemos los referentes locales, los concretos y los abstr

Amantes atarantados

Amantes atarantados
¿Cómo se llamó la obra? No sé, pero el anterior “Corazón de pollo” del Teatro Clandestino mucho me convenció para disponerme y exponerme a una nueva experiencia. La ortografía de su título, quizá una interjección cuya pronunciación no discierno, lo paso por alto, pues ademá

Curveados

Curveados
Muy grata la primera función de teatro que he presenciado en 2015: Curva peligrosa, de Edeberto Galindo, por parte del novel grupo Artes Parlantes, en el auditorio del Museo de la Ciudad de Querétaro el domingo 25 de enero. En abril de 2011 Manuel Puente Villa, con ene montajes muy acert

MAS QUE VER

Adios al SIDA: al parecer ya hay una vacuna

Los científicos están sorprendidos al encontrar una vacuna que bloquea eficientemente el

Leer más
Nueva versión de “El cascanueces” dirigida por Lasse Hallstrom

El realizador sueco Lasse Hallström se encargará de dirigir para Disney una nu

08-03-2016
Leer más
“Nail Art” para cualquier ocasion

Para apreciar una verdadera obra de arte, no tienes que ir a un museo o a la casa de un am

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?