Mestizaje en proceso

Jueves, 06 de Junio de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Mestizaje en proceso

Tarda la definición y cuando llega la tardanza ha permitido apreciar algunas debilidades del desempeño actoral, y en cuanto es posible detectar éstas queda uno presto a tomar nota incluso de los posibles patinazos en el texto.

Mientras no sucede la acción, ni siquiera la palabra, tiene uno la certeza de estar frente a un hombre abandonado en soledad y desgracia, incluso devastación física de cuerpo y vestido, quizá en calidad de náufrago. Su camisola, aunque pulcra, sugiere antigüedad secular europea, o sea, no nativa de América, ni África, ni Oceanía o Asia del Pacífico. Por el paso del tiempo o una posible peripecia su cobertura de la cintura hacia abajo es improvisada. Su condición menesterosa es un tanto irregular con ‘costras’ en la cabeza sin cabellera, las orejas y parte del cuello. El resto del cuerpo poblado de vello. yaax1

Empieza a narrar su historia y la que conoce cuyo escenario es donde se encuentra: territorio maya, y por la blanca ‘arena’ seguramente el caribe mexicano. La voz es impostada, o sea, está actuando, es más el actor que el personaje. Los parlamentos no fluyen con firmeza y soltura, la emisión alcanza para tres o cuatro palabras cortando la continuidad y, lo más grave el acento de la intencionalidad. La narración es rica en historia, cita nombres informados por la Historia. Como hijo de español y maya reclama primacía como mexicano antes de Martín Cortés. Contemporáneamente los tomaríamos como primeros mestizos. Quizá para efectos de fijar episodios históricos el autor los apunta como ‘primeros mexicanos’: iniciadores del mestizaje del cual la gran mayoría participamos. Pero no sabemos qué o cómo se siente Yáax  –quien lleva el nombre de la obra–   encontrándose ahí o viviendo lo narrado. Por fin proyecta un destello de organicidad cuando nos narra el sacrificio-asesinato de su hermana en aras del apaciguamiento o complacencia divina. Caso similar cuando rehúsa matar, con justificación de cacería iniciática, a un venado macho admirado por la gallardía y la nobleza que advierte en su prestancia. Al mismo tiempo rechaza la probanza de su virilidad e identificación tribal en términos impuestos por la tradición que pasa por encima de cualquier individualidad. No se muestra dispuesto a decidirse maya o español, porque no está dispuesto a renegar de su padre ni de su madre: porque es ambos, sin partición, y lo mismo se opone y combate los abusos y excesos en los dos bandos. Quizá de ahí el metafórico propósito de la conjunción del león y el águila. La posible sugerencia de la unificación o siquiera identificación peninsular de sendas riveras atlánticas atempera el desconcierto de una fauna ajena al Caribe, particularmente el león cuando los felinos más identitarios son el ocelote y el jaguar. Al águila cómo negarla pues hasta en escudo nacional se encuentra convertida, aunque más identificada esté con los aztecas y Tenochtitlán en un valle del centro del imperio invadido por las huestes presididas por Hernán Cortés. Pero en esos ejércitos, improvisados o no, de aventureros sin oficio y bienintencionados de laya variopinta, nunca he sabido de ninguno con grado de almirante, aunque afrontase tempestades tropicales y bélicas flotando en la fragilidad de un batel. El mayor grado de mando leído en novelas y textos didácticos es el de capitán general en un bando y huey tlatoani en el otro. Únicamente a Cristóbal Colón le he conocido tal título, y ampliando el espectro histórico al mutiladísimo Horacio Nelson en otros mares y al servicio de otra corona e imperio.   yaax2

Otro momento de convincente verosimilitud interpretativa está en el acercamiento a Hernán Cortés y el encuentro que no culmina en un vengativo-reivindicativo asesinato. La credibilidad opera en ambos personajes el vengador, el fingido Gonzalo Guerrero, y el victorioso conquistador tan sobradamente desdeñoso de su contenido victimario. Las varias voces de la obra unipersonal de Guillermo Schmidhuber de la Mora es la enorme dificultad no del todo superada ni resuelta, hasta el momento, en el montaje de Lupita Pizano López. La invocación y aliento de su padre al vuelo del águila resulta de una enorme fuerza dramática, y momento ideal para el final. La mención de un túnel existencial o de transición vital tendría que superar la enunciación para serlo mediante el suceder escénico. ¿Yáax dialoga con los personajes que retrotrae mediante su narración, o éstos hablan dentro de su monólogo?

Otra dificultad, y quizá el mayor reto para la dirección escénica, está en el brinco secular hasta la segunda década del siglo XX. El salto no es tan solo temporal, sino de tono en el texto. Aparece el ideario y la reflexión del autor, su revisión de un paso histórico y definitorio de México, los mexicanos y la mexicanidad contemporánea que no cabe en Yáax como narrador protagonista de los inicios de nuestro inacabado y malasimilado mestizaje, que no deja de rebasar sangre, mente y mentalidad.

Oseznos Teatro tiene en sus manos un lindo reto muy a la altura de su capacidad y creatividad artísticas. Su capacidad de convocatoria en el Mesón de los Cómicos de la Legua tan solo para los días 2, 3, 4, y 5 de junio así lo testimonia. 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Al filo del arrojo más grande que uno mismo

Al filo del arrojo más grande que uno mismo
"Venimos a ver a nuestros amigos ganar”, de David Jiménez, fue el título que recordé el sábado 20 de agosto de 2016 cuando asistí al CEART, en el antiguo convento de Santa Rosa de Viterbo, para ver al grupo Imaginartes participar en la Primera Muestra Estatal de Teatro, con carácte

Ajusticiamiento farsico

Ajusticiamiento farsico
Un gatillazo a la nostalgia y una demostración de repertorio por parte de Arteatral, Compañía Universataria de Teatro, con la reposición de El cántaro roto, de Heinrich von Kleist, en la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, con la dirección de Manuel Puente. Recordaba q

Banalidad existencial

Banalidad existencial
No hay aviso ni advertencia que valga, la representación y actuación anunciada y presentada al público funciona o no funciona sea investigación o exploración o cualquier estado que la ubique en una situación de trabajo no terminado. Un grupo de, quizá, cuatro o cinco estudiantes de

Remolineamiento de larva a mujer

Remolineamiento de larva a mujer
Sensacional y asombrante fue la Temporada de Graduación del Colegio Nacional de Danza Contemporánea los días 9, 10 y 11 de julio de 2004, en el Teatro del Seguro Social. Después del intermedio la primera coreografía firmada por Bárbara Alvarado Marín nos dejó gratamente impresionad

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico
Retoma el artista escénico Javier Velázquez Jiménez por cuarta ocasión la poesía literaria de Efraín Huerta, Julio Cortazar y Jaime Sabines, y la imaginación narrativa de Octavio Paz para crear la propuesta escénica que ahora tituló “Espejos invisibles o laberintos de amor y cri

Reafirmaciones y promesas

Reafirmaciones y promesas
Tres taburetes no alineados, uno al centro arriba, dos en los extremos equidistantes del primero, y atrás de él un marco rectangular vertical apoyado en el piso: esto ya lo vi, dudo, entra a través de ese hueco escénico un actor que me recuerda a Víctor Lagunes, dudo, no está desali

MAS QUE VER

Los Mayas: El mito de la “Torre de Babel” (CAPÍTULO VIII)

  Cuando los descubridores españoles conquistaron el antiguo México, encontraron que

14-09-2016
Leer más
Julian Lewis Jones se une a “La Liga de la Justicia”

Primero vamos con lo seguro: el actor Julian Lewis Jones ha revelado durante una

06-07-2016
Leer más
“Hipócrates, el Valor de una Promesa”: una historia cargada de sutileza y realismo

Oriundo de la isla de Cos, en Grecia, Hipócrates fue un médico y sacerdote que siguió c

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?