Mutis final de Bernarda con Gustavo

Jueves, 20 de Junio de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Mutis final de Bernarda con Gustavo

Cuando los cedartianos fueron convocados a la foto del recuerdo por los treinta años de actuación docente de Gustavo Silva en el ‘Ignacio Mariano de las Casas’, tres cuartas partes de las atiborradas gradas del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro se volcaron y apretujaron jubilosos en el escenario. Reconocerse prolongación y derivación de una docencia representa seguramente el más sólido y perdurable monumento a la enseñanza y formación vertidas por un maestro de esos que imponen, con persistencia y comprensión, la mayúscula con mayor peso que cualquier grado académico. Egresados con una inspiración de vida, cedartianos queretanos marchan y marcharán marcados e imbuidos, cual heráldica cultural, con el sello y los modos del Maestro Gus reproduciendo un lapso que, acrecentándolo, asumirán la responsabilidad de reafirmar su valía histórica.

Sin ninguna necesidad de trayectoria, pero sí, en algunos casos de una mayor edad no disponible quedó resuelta con amplia solvencia la segunda función de la ‘Bernarda’ del adiós de Gustavo Juan Silva Lemoine por parte de la última promoción por él formada y alentada dentro de un compromiso con el Teatro por su fuerza y trascendencia formativa, en el Centro de Arte ‘Ignacio Mariano de las Casas’, el martes 11 de junio en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro. bernarda1

La acelerada sucesión de notas rasgadas en las cuerdas de la guitarra acústica, aprovechando su cuerpo para la marcación percutida, nos ubica con facilidad en un ámbito español tenso, en punto de encuentro o de choque, pasional y violento o a la inversa. A partir de ahí, tras la tercera llamada, el seguimiento del texto de Federico García Lorca es harto fiel hasta donde lo permiten ciertas insinuaciones de provocación metafórica que rebasan fácilmente la dilucidación y permiten pasar a la fantasía. ¿Qué agita al garañón en el corral?, ¿lo mismo que a las hijas de Bernarda Alba; lo mismo que a Pepe el Romano; lo mismo que a la comunidad donde ‘conviven’? ¿La calor… del verano, …de la insatisfacción de los sentidos, de la contención y sometimiento de los anhelos? Presenciamos el acatamiento acrítico de un determinismo agobiante y enajenante, por ejemplo el establecimiento de la decencia y a continuación el sometimiento a la misma sancionado por el qué-dirán. Una decencia asentada y sustentada en la religión y la religiosidad que mucho deriva hacia el facilismo dogmático. Desde aquí el salto al fanatismo y la barbarie tienen impedimentos muy endebles con sinnúmero de explicaciones e insostenibles justificaciones, si acaso una torcida provocación, o finalmente una conciliadora y nada reparadora equivocación. En “La casa de Bernarda Alba” la decencia está muy habitada por el recato y la castidad, en un tono materno-impositivo de ‘porqué se han de librar de lo que yo no me libré’ por parte, principalmente, de Bernarda, sin excluir a La Poncia, hacia Adela, Amelia, Martirio, Magdalena y Angustias, las hijas solteras que van de los veinte a los treinta y nueve años de edad. Enclaustradas en aras preservativas de su pureza pretextando un luto de duración aniquilante de su lozanía y posibilidades casamenteras. Donde el matrimonio es la posibilidad de ubicación social más aprobada y mejor bien vista, tanto que las bodas son recordadas, catalogadas y alabadas por sus duraciones en días. bernarda2

Oronda campea por “La casa de Bernarda…” la insidia muy avenida con la hipocresía y la simulación. No hay personaje del que esté ausente, la diferencia es de consistencia y contundencia, el estilo es el acierto de la interpretación que no desmerece por la juventud. En todo momento, aun en la pasividad, la atención está puesta en la acción del acento y la palabra. La potencia e intención de la gestualidad también es parte importante del transcurso ‘crecente’ de la trama hasta el clímax trágico con el triunfo de la fatalidad y la necedad, y la derrota y sacrificio del amor y la comprensión. ¿Cuánto ha costado la sublevación a todo ese encasillamiento físico y emocional de nula funcionalidad individual, familiar y social?

Podría ser por la extravagancia del personaje la que provocara un comentario específico, pero no, es la vida que Ramón Gómez Jiménez la da a esa extravagancia la que pone un punto y aparte en la casa de Bernarda con la senilidad demente de su madre. Además sin romper la congruencia de la trama. Cualquier casa de salud codiciaría a semejante disparatada en su elenco. Sin la posibilidad de la extravagancia, también sobresale Ximena Hernández Sánchez con La Poncia, pues aunque tiene por lo menos seis personajes contra los cuales antagonizar, siempre es dentro de la insidia, dándole una variedad de tonos muy elogiable a una misma línea.

Serían reclamables las salidas hacia el interior de los espacios de la casa y hacia la calle, así como el bullicio y las campanadas que desde ésta llegan. Queda la confusión entre aposentos con el posible corral, y/o posible establo. De cualquier manera queda imperecedera la hondura lorquiana, como la de Gustavo Juan Silva Lemoine, Maestro. Deseable la participación de este montaje en algún festival.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

El trazo del principio

El trazo del principio
¿Se suicidó?, ¿apuntó mal? Ahí, Marce, ahí córtala. No metió ahí el final. La tuvo y la dejó pasar: la vuelta de tuerca que hubiera amarrado tan bien con el inicio, y relegado a la irrelevancia tanto lugar común de “Eternamente”, en el ‘Esperanza Cabrera’, el viernes 11

Políticamente teatral

Políticamente teatral
La inmediatez y la velocidad de las redes sociales y otros recursos informáticos resultan insuficientes para denostar a los personajes que se desempeñan en la administración pública mexicana. Sus desatinos y dislates siempre llevan la delantera. Tomar sus declaraciones en sentido inver

Atrapados en el misterio de la trama

Atrapados en el misterio de la trama
El mal tiempo es bueno para la creación literaria, gracias a él nació “Frankenstein, o el moderno Prometeo”, de la literata inglesa Mary Shelley,  “Clemencia”, del novelista mexicano Ignacio Manuel Altamirano, y ocho personajes se encuentran atrapados en un misterio crimina

Examinación

Examinación
Muy pocas veces la sorpresa es la falta de sorpresa en los exámenes de los estudiantes de la licenciatura en Actuación de la FBA-UAQ. Por esto procuro asistir a aquellos de los que logro enterarme. Alguna vez me invita sesgadamente algún docente. No recuerdo la invitación de ningún ex

Toros y embestidas

Toros y embestidas
Escanseaba su copa coñaquera con brandy español, uno cuya botella venía en una redecilla amarilla, incluso la descansaba en una sencilla estructura donde encendía una mecha cuyo combustible era el alcohol de farmacia. Introducía un palillo para mondar dientes por el extremo redondo de

Especialización en tríos femeninos

Especialización en tríos femeninos
Agonía, pérdida, duelo, tres momentos de los cuales solo el primero es la realidad vivida por Azul, Ámbar y Amatista en “Polvo de hadas”, del dramaturgo mexicano Luis Santillán. Los otros dos también están apuntados en la sinopsis del programa general de la Séptima Cruzada Centr

MAS QUE VER

“Ghost in the Shell” y “La chica del tren” eliminadas de Walt Disney Pictures

Apenas hace unas horas un par de lanzamientos de Dream Works Pictures perdían sus fechas

27-01-2016
Leer más
Las 10 grandes: las empresas que mas contaminan en el mundo

Las irrupciones de contaminantes de las 10 mayores empresas de alimentación y bebidas del

Leer más
Se acerca “La sexta extincion”

Nuestro planeta va camino de la sexta extinción masiva de muchas especies animales debido

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?