Agitador Memorioso

Jueves, 04 de Julio de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Agitador Memorioso

¿Cuál es el fichero cerebral para el archivado de los recuerdos? ¿De cuántos ignora uno su existencia hasta el preciso momento en que son? Con su regular cajota de Huevo San Juan a manera de valija en lugar de la de jabón Roma o Tepeyac el personaje me remite a los viajantes pueblerinos usuarios de corridas de paso en autobuses sin WC que parecen consumir leña en lugar de derivados del petróleo. El recién llegado al escenario del teatrino del Patio Morisco algo tiene de citadino con cierto alejamiento de esa masa anónima señalada como pelusa (con involuntaria alusión a Diego Maradona) o chusma: la cuerda con que ha amarrado su equipaje no es de ixtle sino de plástico; tampoco trae cachucha de beisbolista; no viste sudadera ni camiseta con letreros en inglés; su calzado no es de hule ni de plástico, sino zapatos rojos, no menos gastados que los rotos pantalones dentro del disimulo de una moda rebelde y contestataria, en armonía con el resto del arreglo y sus modos despojados de rigidez e inhibición que ni pintados para estilista o modisto provocan el recuerdo de Jaimito  –según el actor Sotero Castrejón–   en “Sensacional de maricones”, de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, montada y estrenada por Leonardo Kosta en el auditorio del Museo de la Ciudad,  sobre todo cuando decide, en pos de las luminarias, abandonar el interior de la bella república mexicana  –réproba y calumniosa–  para atracar, o sea arribar, no tracalear o robar,  en la gran capital  –océano de prósperas oportunidades–   puesto a mostrar su valía sobre todo cuando se tienen sobrados méritos y aspiraciones para ser alguien  –empezando por chalán de millonario–.   agitador1

El personaje que sueña, se ilusiona, con transformarse o interpretar a su ídola: Chelmor Mun, la retrotrae a escena a través de la rememoración infantil, hogareña, escolar, laboral. Dentro de las tres últimas en situación de inferioridad, sometimiento y/o sobajamiento; queda particularmente subrayado el padecer o afrontar un ánimo de ser coartado en sus iniciativas un tanto estrafalarias para la generalidad de quienes constituyen su entorno: clara metáfora de la existencia artística, y de paso la innovadora o de plano trasgresora, sin ser necesariamente agresiva. Esta recordación constituye en gran parte la trama de “Chelmor Mun”; la ilación memorística, un tanto desbarajustada y absurda, me hizo recordar al Macario de “El llano en llamas”, de Juan Rulfo, que incluso no carece del regodeo sensual con rasgos grotescos, arriesgando un asomo a la vulgaridad.

agitador2 En la narración y exposición de la trama el actor Ernesto Galán vierte e invierte una amplia gama de recursos interpretativos convenciéndonos de su honestidad, sinceridad y enorme aprecio y respeto por el Teatro. Indudablemente es muy notorio un persistente entrenamiento corporal, y no por la copiosa sudoración: se sostiene firmemente en cuclillas en varios momentos, de igual manera posturas que requieren y demanda equilibrio; la fuerza de las pisadas en diferentes pasos; las lagartijas sin sofocamiento en la emisión de los parlamentos. La sonoridad de su voz al cantar también resulta agradable.  El manejo del trazo escénico es diverso, poco común, arriesgado, y con llamativa seguridad: el vuelo y los giros del sillón de escritorio arrebata el aliento como lo haría un/a funambulista bajo carpa circense. La algarabía infantil es recreada con acertada locuacidad mediante un sorprendente y atrevido revuelo de canicas y de sus caprichosas denominaciones según épocas y geografías, trasgrediendo el espacio de la representación, varias veces traspasado. Otra evocación sobreviene con la breve ejecución del acordeón con dos piezas reconocibles, no tanto por lenta y plana “Luna mágica” que remite a la delicada y sentimental entonación de Rocío Banquells, a quien le llegaron a reconocer la mejor interpretación, en español, de la ópera “Evita”, aún sobre la de la madrileña Paloma San Basilio, más difundida y celebrada. Por el timbre y la ausencia castiza, me quedo con la interpretación de la regiomontana.

La sugerencia onírica mediante humo  –tan reprobado por el maestro Ludwik Margules al decir del director escénico Uriel Bravo–, además del manejo inicial de sombras y la interlocución con una voz en off presente mediante una bocina portátil introducida por el personaje sin nombre, resulta muy sutil para abrir la puerta a la desordenada realidad de cualquier fantasía ofrecida con grata verosimilitud.

No entendí el crédito en el programa de mano al trabajo de video que nunca vi el miércoles 3 de julio, más comprensible como un desvarío lisérgico por parte de Escénica pulque y peyote, A.C. con la complicidad de Miscelánea Teatro.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Masacrar la masacre

Masacrar la masacre
10:40 hora inusual para la convocatoria a un espectáculo, que siendo performático pudiera tener una significación histórica o intencionalidad social. “Poética de la masacre”, de John Martín Cordero Peralta, catedrático de la FBA-UAQ, presentado por Vestigium Arte Móvil A.C., co

Titiriteando

Titiriteando
Se imponen hilos, trapos, máscaras y luces oscuras (¡?) en los miniespacios escénicos del Museo de la Ciudad de Querétaro, donde son convocados los espectadores que no rebasan la altura del mostrador al gestionar sus boletos, la taquillera se asoma por encima de la barrera para atender

Un misterioso silencio pactado

Un misterioso silencio pactado
Omar Alain Rodrigo interrumpe la argumentación para señalarlo como “teatrero llegado del norte” enumerando diversos puntos de la geografía mexicana en su andar artístico, rematándolos con los seis años en Los Mochis, Sinaloa precedentes a los quince que lleva en Querétaro precis

Cotidianidad masacrante

Cotidianidad masacrante
Los mamotretos referenciales dan cuenta del dramaturgo Eugène Ionesco con notas y descripciones como las siguientes, además de ubicarlo en los inicios del Teatro del absurdo: a) sus textos destacan la impotencia del lenguaje como recurso comunicativo, y la incapacidad del hombre para con

El entorno infernal

El entorno infernal
Si ningún recurso escénico parece puesto para la risa y ésta se escucha entre las pocas espectadoras, entonces cabe suponer algún despropósito en el montaje. Tal fue el caso del jueves 28 de septiembre en El Jacalón con el estreno de “A puerta cerrada”, de Jean-Paul Sartre. El at

Amplitud compositiva

Amplitud compositiva
No podía dejar pasar, en noviembre de 2016, la oportunidad para presenciar una actuación de la bailarina Irma Monterrubio, aunque fuera en el muy inapropiado Teatro de la Ciudad, entonces me enteré de la coreógrafa Laura Vera. Ella es la creadora de “Inés… o cómo el viento se lle

MAS QUE VER

“Deathstroke” será el villano de Batman

Ben Affleck ha revelado en las redes sociales un vídeo sin ningún tipo de comentari

30-08-2016
Leer más
Jovenes Nazis en Ucrania

Los lemas nacionalistas y los saludos nazis parecen formar parte de algunas colonias de ve

Leer más
Encuentran la tabla de multiplicar mas antigua

Fragmentos de una colección de tiras de bambú de 2,300 años de antigüedad, permitieron

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?