Agitador Memorioso

Jueves, 04 de Julio de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Agitador Memorioso

¿Cuál es el fichero cerebral para el archivado de los recuerdos? ¿De cuántos ignora uno su existencia hasta el preciso momento en que son? Con su regular cajota de Huevo San Juan a manera de valija en lugar de la de jabón Roma o Tepeyac el personaje me remite a los viajantes pueblerinos usuarios de corridas de paso en autobuses sin WC que parecen consumir leña en lugar de derivados del petróleo. El recién llegado al escenario del teatrino del Patio Morisco algo tiene de citadino con cierto alejamiento de esa masa anónima señalada como pelusa (con involuntaria alusión a Diego Maradona) o chusma: la cuerda con que ha amarrado su equipaje no es de ixtle sino de plástico; tampoco trae cachucha de beisbolista; no viste sudadera ni camiseta con letreros en inglés; su calzado no es de hule ni de plástico, sino zapatos rojos, no menos gastados que los rotos pantalones dentro del disimulo de una moda rebelde y contestataria, en armonía con el resto del arreglo y sus modos despojados de rigidez e inhibición que ni pintados para estilista o modisto provocan el recuerdo de Jaimito  –según el actor Sotero Castrejón–   en “Sensacional de maricones”, de Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio, montada y estrenada por Leonardo Kosta en el auditorio del Museo de la Ciudad,  sobre todo cuando decide, en pos de las luminarias, abandonar el interior de la bella república mexicana  –réproba y calumniosa–  para atracar, o sea arribar, no tracalear o robar,  en la gran capital  –océano de prósperas oportunidades–   puesto a mostrar su valía sobre todo cuando se tienen sobrados méritos y aspiraciones para ser alguien  –empezando por chalán de millonario–.   agitador1

El personaje que sueña, se ilusiona, con transformarse o interpretar a su ídola: Chelmor Mun, la retrotrae a escena a través de la rememoración infantil, hogareña, escolar, laboral. Dentro de las tres últimas en situación de inferioridad, sometimiento y/o sobajamiento; queda particularmente subrayado el padecer o afrontar un ánimo de ser coartado en sus iniciativas un tanto estrafalarias para la generalidad de quienes constituyen su entorno: clara metáfora de la existencia artística, y de paso la innovadora o de plano trasgresora, sin ser necesariamente agresiva. Esta recordación constituye en gran parte la trama de “Chelmor Mun”; la ilación memorística, un tanto desbarajustada y absurda, me hizo recordar al Macario de “El llano en llamas”, de Juan Rulfo, que incluso no carece del regodeo sensual con rasgos grotescos, arriesgando un asomo a la vulgaridad.

agitador2 En la narración y exposición de la trama el actor Ernesto Galán vierte e invierte una amplia gama de recursos interpretativos convenciéndonos de su honestidad, sinceridad y enorme aprecio y respeto por el Teatro. Indudablemente es muy notorio un persistente entrenamiento corporal, y no por la copiosa sudoración: se sostiene firmemente en cuclillas en varios momentos, de igual manera posturas que requieren y demanda equilibrio; la fuerza de las pisadas en diferentes pasos; las lagartijas sin sofocamiento en la emisión de los parlamentos. La sonoridad de su voz al cantar también resulta agradable.  El manejo del trazo escénico es diverso, poco común, arriesgado, y con llamativa seguridad: el vuelo y los giros del sillón de escritorio arrebata el aliento como lo haría un/a funambulista bajo carpa circense. La algarabía infantil es recreada con acertada locuacidad mediante un sorprendente y atrevido revuelo de canicas y de sus caprichosas denominaciones según épocas y geografías, trasgrediendo el espacio de la representación, varias veces traspasado. Otra evocación sobreviene con la breve ejecución del acordeón con dos piezas reconocibles, no tanto por lenta y plana “Luna mágica” que remite a la delicada y sentimental entonación de Rocío Banquells, a quien le llegaron a reconocer la mejor interpretación, en español, de la ópera “Evita”, aún sobre la de la madrileña Paloma San Basilio, más difundida y celebrada. Por el timbre y la ausencia castiza, me quedo con la interpretación de la regiomontana.

La sugerencia onírica mediante humo  –tan reprobado por el maestro Ludwik Margules al decir del director escénico Uriel Bravo–, además del manejo inicial de sombras y la interlocución con una voz en off presente mediante una bocina portátil introducida por el personaje sin nombre, resulta muy sutil para abrir la puerta a la desordenada realidad de cualquier fantasía ofrecida con grata verosimilitud.

No entendí el crédito en el programa de mano al trabajo de video que nunca vi el miércoles 3 de julio, más comprensible como un desvarío lisérgico por parte de Escénica pulque y peyote, A.C. con la complicidad de Miscelánea Teatro.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Responsabilidad de lucha

Responsabilidad de lucha
“Debiera haber obispas”, de Rafael Solana, es una de las dos dramaturgias que deseé ver puestas apenas terminé de leerla, casi como prosa, estorbándome muy poco las acotaciones. A lo largo de la trama me fui entusiasmando con el desenvolvimiento de Matea, así que lamenté muchísim

Simpáticamente desvergonzada

Simpáticamente desvergonzada
El búcaro no es un bicho, ni un estado de ánimo, tampoco un compañero de juego inventado por un niño en su lúdica y aislada soledad. Vencido el ánimo adivinatorio, esta ignorancia genera el atractivo del misterio para acercarse a conocer “El búcaro azul”, de Hernán Galindo, en

Vulnerabilidad entretejida

Vulnerabilidad entretejida
Viven el progreso y la vanguardia una incontestable polifonía de pulsiones, una encrucijada ideológica en un momento de radicalidades sociales militadas por transeúntes vistos como enjambres, por masas obreras desarmando un modelo centenario de orden concertante. La intimidad particular

Trio comico

Trio comico
Son tres, con el principal atractivo de su juventud plenamente adolescente. A fuerza de fijarme en sus ires y venires advierto la composición de su belleza: óvalos morenos; perfiles finos, exactos, delicados; largas cabelleras oscuras de ligera espesura echada hacia atrás dejando descub

Continuaciones coreográficas

Continuaciones coreográficas
Me supieron o me parecieron continuaciones las funciones de danza contemporánea y baile y canto que presencié en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro y en el Teatro Esperanza Cabrera los días 2 y 3 de diciembre por parte de la compañía Ciudad Interior, de Alejandro Chávez, y

Los escurridizos

Los escurridizos
La programación teatral del 5º Encuentro Transdisciplinario Imaginartes presentado del 10 al 16 de diciembre en su espacio sede del foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, poco me sedujo ─ya conocía las muy meritorias puestas en escena de “Hikari” por el grupo Barón Negro, “

MAS QUE VER

Apuntes en contingencia

Encuarentenado doy cuenta del lapso dominical marciano del 8 al 15 cual reminiscencia que

Leer más
Descubren un “Belén” (nacimiento) rupestre

Investigadores italianos han revelado el descubrimiento en el Sahara egipcio de un dibujo

Leer más
Dolores y dolencias

Un sillazo en el piso, un ronco quejido, luces generales en el foro del Museo de la Ciudad

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?