Don Juan sotanero

Jueves, 07 de Noviembre de 2019 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Don Juan sotanero

De la época próxima a “La telecomedia de Manolo Fábregas” me prendió “Don Juan Tenorio” con «¡Cuán gritan esos malditos! / Pero, ¡mal rayo me parta si en concluyendo esta carta no pagan caros sus gritos!» (Apunto el parlamento en verso como lo escucho, no necesariamente como es dicho.) Esta captura se continuó cuando el temerario Tenorio, en el cementerio, invita a su mesa al Comendador por él en duelo despachado, y éste acude al convite de su victimario. La sorpresa atemperada, la incredulidad audaz, el arrepentimiento despojado de altivez, ¡todo con gallardía! ¿Qué más? Pues la declaración de amor con la más espesa y empalagosa melcocha y la lisonjeada derritiéndola con ardor y arrebol. ¿¡Qué más!? Pues la belleza y delicadeza de doña Inés, su rapto, el asalto a su doncellez para arrobarla en la pasión amorosa y el tráfago del arrebato romántico. ¡Bárbaro! ¡Clap, clap, clap! ¡Qué viva Gonzalo Vega! También la belleza de Kitty de Hoyos, de Jaqueline Andere. tenorio1

Con la fuerza de la repetición también me capturó la seducción y el abordaje de doña Ana de Pantoja por el mismo truhán camelador, —prometida del rival don Luis Mejía y tema de apuesta, como Doña Inés en su condición de novicia por profesar—, contando con el celestinaje de Brígida, tan repudiable por codiciosa, regodeándose en el beneficio pecuniario de su traición servicial.

El texto, los parlamentos, han continuado su progreso en la captura de mi atención y predilección, por ejemplo el muy manido, manoseado y procazmente rimado y circunstanciado: «¿No es verdad, ángel de amor, / que en esta apartada orilla / más pura la luna brilla / y se respira mejor?» Atracción alcanzada un tanto de manera independiente a la capacidad y calidad proyectiva de la interpretación de quien encarne al personaje. ¡Cuánta indomeñable altivez excusadora del protagónico que lleva el título de la obra al exclamar!: «Clamé al cielo, y no me oyó. / Mas si sus puertas me cierra, / de mis pasos en la Tierra / responda el cielo, no yo.»

La costumbre y la tradición han señalado la programación del Tenorio el Día de los Santos Difuntos, o el Día de los muertos —o sea, el 1 y 2 de noviembre. Ignoro la debida denominación—, supongo por la convocación y convite de Don Juan a sus víctimas y su entrada evocativa en el cementerio que ocupa el espacio que habría heredado de no haber seguido los pasos de burlador con que tan buena malafama se forjó.

Con esta afición y gusto por la madrileña obra del vallisoletano José Zorrilla conocí el jueves 1 de noviembre el montaje por parte de El Sótano Teatro sin resultar decepcionado. Si acaso Doña Inés de Ulloa un tanto falta de fuerza o peso escénico, de proyección romántica en cuanto a este género de época. Ciertamente el personaje juega con estados emocionales difíciles de llevar de la mano: la inocencia virginal indefensa ante el desconocido e indomable apasionamiento amoroso, sobre todo porque no se trata de situaciones alternativas, sino de una unívoca. tenorio2

Amén de la atinada memorización y la articulada expresión de los parlamentos en verso, está el acierto inicial de la selección de los intérpretes protagónicos, los dos duelistas: Don Juan Tenorio (Sebastián Sánchez) y Don Luis Mejía (Fabián Puebla). Hay prestancia sin ínfulas ni apariencia de postura. Paradójicamente no es el caso de Ciutti (Juan del Ángel), pero le viene bien a su gana untuosa y servil; hay un atildamiento chocante, pero éste construye convenientemente al personaje. El inicio acertado tropieza con muy pocos equívocos o ninguno, si acaso el atropellamiento en algún parlamento más o menos largo demandante de enojo o vigor por parte del capitán Centellas; es tanto el empuje que poco me enteré de su causa. Después vienen los espadazos y pasa a mejor vida. No hay iras sobreactuadas, ni fuera de lugar. Aunque los lunares, o similares, en el vestuario del comendador y de Don Diego Tenorio se antojan un tanto disparados.

La escena ‘viva’ —musicalidad taconeada con toque de hispanidad, quizá sevillano— en el cementerio con las esculturas funerarias, llegado el momento de arrepentimiento y salvación del villano, bien remata sus tropelías, condenación y debida ovación a El Sótano Teatro.

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Temporada en marcha

Temporada en marcha
Desde finales de julio empezó la segunda temporada 2015 de Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro, que alcanzará a enero de 2016, en el Teatro de Cámara y en el auditorio ‘Esperanza Cabrera’. Cada escenario con dos montajes semanales. De estas cuatro puestas en escena he pres

El poder del sojuzgado

El poder del sojuzgado
¿Para qué sirve el arte? es la pregunta de entrada en el programa de mano de “Un picasso”, de Jeffrey Hatcher que David Quintero, Franco Vega y Déborah Cepeda estrenaron para la prensa el martes 28 de julio en ‘La Cartelera’, ‘El Ensayo’, o el nombre que haya olvidado. Es c

Escénico Femenino. Tregua cancelada

Escénico Femenino. Tregua cancelada
En nuestra cotidianidad se repite una y otra vez como un límite omnímodo y perenne la pregunta ¿quién entiende a las mujeres? Mientras reflexionaba sobre el abordaje del tema, crucé por la conversación de una bailarina y un escenógrafo. Con la distancia de sus manos para las dimensi

Ideal mortal; aspiracion vital; espacio banal: Antigona

Ideal mortal; aspiracion vital; espacio banal: Antigona
Un director más, Fabián Verdín, que sucumbe a la tentación por la arquitectura de la Facultad de Filosofía, sin incorporarla a la significación de la puesta en escena. El primer atractivo de Antígona, descartada la autoría del reconocido griego Sófocles sustituida por la del recre

El paso desgraciado con parodia turistica

El paso desgraciado con parodia turistica
Al diablo el punto com para contar con ‘noches de apariciones queretanas’, ni ‘leyendas y mitos de Querétaro’. El google maps es un ‘testigo del pasado’. Cada fin de semana el Centro Histórico es una caja de Pandora con sus calles inopinadamente cerradas. Son órdenes de arri

Responsabilidad de lucha

Responsabilidad de lucha
“Debiera haber obispas”, de Rafael Solana, es una de las dos dramaturgias que deseé ver puestas apenas terminé de leerla, casi como prosa, estorbándome muy poco las acotaciones. A lo largo de la trama me fui entusiasmando con el desenvolvimiento de Matea, así que lamenté muchísim

MAS QUE VER

Lucy: Un Show Bizarro frente a nuestros ojos

Lucy es una película bizarra. No hay otra manera de expresarse acerca de este film, que n

Leer más
El “Gran Cañón” de la Antártida

Un nuevo estudio prueba la existencia bajo el hielo de la Antártida de una gran cuenca, m

Leer más
¿Cuánto dinero se necesita para ser feliz?

Economistas revelan el "punto de la felicidad" de los ingresos de las personas, confirmand

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?