Conocer, o no conocer

Jueves, 17 de Octubre de 2013 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Conocer, o no conocer

Beneficiario y víctima del conocimiento, disfruto y sufro dos puestas en escena en extremo disímbolas: Romeo y Julieta, del dramaturgo inglés isabelino William Shakespeare y Licor de lete o el caso de las aguas del olvido, del dramaturgo argentino radicado en México Martín López Brie.

Conocer, o no conocerDesde la versión cinematográfica de Franco Zeffirelli la obra romántica por excelencia, y quizá la más llevada a escena de toda la dramaturgia shakesperiana, ha quedado muy bien afincada en mi memoria visual, y en la otra también, como la melcocha más melcocha de todas las deliciosas melcochas. Sus parlamentos apasionados se releen y releen una y otra vez sin cansancio. Los personajes tan recargados de adornos entendibles como elegancia, pero también desafortunadamente, como recurso de diferenciación de estratos sociales en base a sus recursos económicos, sin importar la calidad de los hechos y las conciencias de quienes los portan, o peor aun, para ocultar sus infamias, aparecen como émulos del debido desempeño galante y pauta del correcto urbanismo desde la mesa hasta la calle sin olvidar la recámara. (Si me han de reprobar y rechazar, que sea por cursi y no por naco y patán.)

 

En el Mesón de los Cómicos de la Legua el encuentro de Montescos y Capuletos en la plaza pública no ha sido posible, pasa y se entiende, pero que no haya espadazos eso sí ya desmerece el encono, resentimiento y rivalidad a muerte que hay entre las dos familias veronesas. Que los jóvenes enfrentados aparezcan de saco y corbata dando a notar su inexperiencia, por lo menos de los Montescos, en la portación de tal vestuario, al estilo de los adolescentes que por primera vez se entacuchan para asistir a una fiesta de quince años de una ‘debutante en sociedad’, pasa, sobre todo porque en cuanto a apariencia y portación, hay una perceptible diferencia con el principal de los jóvenes Capuletos, al que Carlos Aguilar le da un acertado desempeño pedante y altanero para imponer la alcurnia y nobleza de la casa. Pero estos jóvenes, al estilo de los lugares y sucesos descritos en las actuales notas rojas, traen pistolas y no cruzan sus aceros, sino balas, y así pasa a mejor vida Teobaldo Capuleto, nada más y nada menos que perforado por Romeo Montesco, aquel quien llamó la atención y por quien discretamente preguntó, mientras transcurría el jolgorio de la fiesta, Julieta Capuleto.

 

Conocer, o no conocerPero para balazos pistoleros pocos espectáculos superan a los vaqueros, gánsteres y heroicos soldados de las películas gringas, así es que me quedo extrañando los espadazos, mejor si llevan el complemento de la daga, aunque la muerte sea con el ‘acero’ retenido debajo de la axila del perdedor, y el de la daga se hunda en la empuñadura del vencedor. Con las épocas es posible transigir, recientemente escuché que hubo en el Museo de la Ciudad un ‘Hamlet vaquero’, pero este montaje orquestado por Baruch Rojas con los cómicos universitarios, el tránsito de Julieta del lecho a la tumba pasa de noche más que literalmente, quizá no advertí una convención ex profeso. Lo que sí ha de pasar de la extrañeza a la reclamación es la confusión que sufre Romeo por falta de oportuna misiva que en la trama tiene consecuencias fatales, eje de la tragedia amorosa. Este momento está ausente en el Romeo y Julieta escenificado del 22de septiembre al 27 de octubre en el Mesón de los Cómicos. Los parlamentos no han sido adecuados al cambio de armas, al grado de aludir a reguero o salpicadero de sangre, incluso escuché la palabra ’espada’. Sin embargo, a la par de los aciertos antagónicos entre Mercucio y Teobaldo, los jóvenes enamorados son convincentemente consumidos por el romance y la pasión.

 

Conocer, o no conocerLa Julieta que me tocó apreciar lució dulce y bella, atinadamente cargada de ilusión y decididamente entregada a la sublimación amorosa. ‘Off the record’ el director está puesto a empeñarse en una reposición, lo apunto aunque no lo grabé.

¿Qué es ‘lete’? Después de sospechar que significaría ‘leche’, me he quedado con la interrogante sin respuesta. Sabía y recordaba que Paco Berges se maneja con un teatro poco habitual, particularmente impactante. Lo recuerdo en ¿Quiere usted concursar? con el grupo Galatsia y en Hamlett Project con La Fábrica. Los personajes más ‘normalitos’, y extremadamente contrapunteados, que le he visto han sido el del explotador marido cuentachiles y el del investigador privado en Sangre en los tacones, también con el grupo que encabeza Alejandra Segovia.

 

Conocer, o no conocerAhora con su entallada, curvilínea y espejeante silueta color buganvilia, coronada con lacios cabellos color verde casi lechuga; los remarcados labios carmesí y albísima faz, tanto como las altísimas botas de plataforma ha compuesto la caracterización que me remitió a un personaje BD (Bande dessinée. Quizá equivalente a tira cómica o monitos, en español mexicano.) que no atinaba a discernir. Valiéndome de imágenes ‘drag queen’ de Sharon Needles me señalaron que era a Jessica Rabbit a quien yo buscaba. ¡Exactamente, el Tiresias de Licor de lete me trae a la mente esa personaje de la animación gráfica! ¿Y? Pues no sé. ¿Qué con que Tiresias se parezca a la Rabbit, con todo y su muy respingada cola? No sé; me mantiene abstraído con su ‘verdadera’ ceguera, sus hijos sin pupilas: camina tentaleando la pared y no deja de toparse como mosca en frasco. El mejor momento que le he conocido al ciego Tiresias ha sido cuando le revela las circunstancias de su nacimiento a Edipo y los augurios ligados, pero en Las aguas del olvido --sugerente nombre para cantina--, pero en El Calabozo del Museo de la Ciudad regenta un antro o café-cantante donde actúa Electra en la segunda parte de su jornada como mesera. Aquí ya no sé si me estoy inventando mi obra, o sencillamente dejo entrever cuánto no caché la interpretación de Integrartes por falta de cultura popular o referentes clásicos, o una mezcla de ambas con intenciones burlonas, como sería el caso con los nombres de Proteido y Autólico.

Conocer, o no conocer

 

Seguramente me falta ingenio humorístico para entender el gracejo sugerido con el personaje del Conejito Cogelón (Fornicador desenfrenado en español mexicano, aunque un ibérico se quedaría con la interrogación trazada en el gesto.), que fuera de lucir su graciosa expresión y espigado cuerpo de bailarín, no se ocupa de ninguna penetración, pero queda muy bien sugerida la extracción de mierda de sus nalgas expuestas en cuclillas. Me queda resonando el referente popular en relación a las orgías de todos contra todos: cogieron como conejos. No sé a quien corresponda la prodigalidad: a la hembra por la cantidad de críos que echa al mundo en un parto, o al macho por el número de fornicaciones antes de agotar su dotación espermática. La idea de ese ‘enmascaramiento’ con la cabeza del chabelesco conejo Mejillitas me parece haberla visto por lo menos en una película gringa de asaltabancos. Los referentes que vienen a mi mente contribuyen más a perderme que a orientarme como bien lo hizo Tiresias con Edipo en la tragedia de Sófocles.

Conocer, o no conocer

 

Al pobre imprevisto rey tebano le jodió la vida por la eternidad Segismundo Freud poniéndole su nombre al complejo de mamitis, yo me desafano terminada la función y si tienen espejo, pues ahi se ven, reteniendo quizá con las imágenes de Electra sufriendo el ‘pocito’, para no dejar fuera la mexicana dilucidación de la misteriosa substracción de Las aguas del olvido o el licor de lete.


“El licor de lete o el caso de las aguas del olvido” / Museo de la Ciudad - Guerrero 27, Centro Histórico de Querétaro / viernes y sábados / 21:00 horas / Boleto $100 / Preferentemente adolescentes y adultos

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Bien cruzado y tocado

Bien cruzado y tocado
¿Quién define una caricia, quien la da o quien la recibe, quien la pide? ¿Influye el lugar y el momento en su definición? Cuestionando así recuerdo a un preadolescente, varón entre dos hermanas, arrellanándose en o contra las piernas de su madre sentada en una silla mecedera, intent

De la 244 a la 4 pasando por la 99

De la 244 a la 4 pasando por la 99
Un recorrido sin rutas pero con funciones iniciado el jueves 19 de febrero a las 20:30 horas en el auditorio del Museo de la Ciudad de Querétaro y concluido el sábado 21 en el Mesón de los Cómicos de la Legua cerca de las 22:30, con estación intermedia en el Cine-teatro ‘Rosalío So

El trazo del principio

El trazo del principio
¿Se suicidó?, ¿apuntó mal? Ahí, Marce, ahí córtala. No metió ahí el final. La tuvo y la dejó pasar: la vuelta de tuerca que hubiera amarrado tan bien con el inicio, y relegado a la irrelevancia tanto lugar común de “Eternamente”, en el ‘Esperanza Cabrera’, el viernes 11

Esperpentando

Esperpentando
Segunda llamada y compartía la soledad del teatrino del Patio Morisco del Museo de la Ciudad de Querétaro con quien la había hecho, Marcela Dovalí Torres en la consola de las luces y los sonidos. [¡Por favor, que suspendan la función! ¡Qué incómoda soledad! ¡Qué incomodidad que

Fulgores de alegría y decepción

Fulgores de alegría y decepción
Algarabía y degradación son dos sencillas situaciones perfectamente contrastables que se encuentran claramente en la estructura dramática de “Salón calavera”, de Alejandro Aura. El acierto de agradabilidad por parte de Román García con los Cómicos de la Legua está principalment

Ideal mortal; aspiracion vital; espacio banal: Antigona

Ideal mortal; aspiracion vital; espacio banal: Antigona
Un director más, Fabián Verdín, que sucumbe a la tentación por la arquitectura de la Facultad de Filosofía, sin incorporarla a la significación de la puesta en escena. El primer atractivo de Antígona, descartada la autoría del reconocido griego Sófocles sustituida por la del recre

MAS QUE VER

Descontentos con su apariencia y su cuerpo… ¿a los 3 años?

Una encuesta entre profesionales del cuidado de los niños de Gran Bretaña, revela que cr

Leer más
“Zorro Reborn”: un reboot postapocalíptico

  El Zorro vuelve, pero para nada de la manera que te imaginas. El proyecto sobre un r

21-08-2015
Leer más
¿Cómo elegir al perro que convivirá con tus niños?

  Quizá con la experiencia, te hayas dado cuenta de que no todos los perros tienen el

11-08-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?