Encuentros sin culpable

Jueves, 17 de Abril de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Encuentros sin culpable

encuentros1Más diversa, muy difícil de empatar la cartelera teatral reciente de la Casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’, ahora por parte de los grupos Galatsia e Imaginartes, fieles a sus definiciones: el humor mediante la ironía crítica de la contemporaneidad, el primero. El segundo, explorativo de los archivos no etiquetados de la conciencia, teatralizándolos con una plasticidad escurridiza a las catalogaciones convencionales. 


Galatsia continúa trabajando con la dramaturgia de Humberto Robles, habiendo empezado con Ni princesas ni esclavas, y continuado con Sangre en los tacones, Jesús, María y José José para instalarse en la temporada pastorelera, hasta llegar a Que no se culpe a nadie de mi muerte, un montaje unipersonal dirigido y actuado por Alejandra Segovia.

encuentros2Alguna vez esta actriz, que también encabeza el grupo, declaró en entrevista que, el dramaturgo guanajuatense Antonio González Caballero parecía haber escrito precisamente para ellos, dándoles el teatro que ellos deseaban poner. Esta apreciación quizá ha sido trasladada al autor defeño. Pero empieza a traslucirse la adopción de una formulita en esa mujer contemporánea víctima de los prejuicios y estereotipos con que se le encajona, somete y explota, se le impide crecer y tomar las riendas de su vida. Algo de la ama de casa de Ni princesas ni esclavas pasó a la de Sangre en los tacones, y se advierte en la suicida de Que no se culpe a nadie… siempre en la interpretación de Segovia. En este último caso hacen contrapeso  las caracterizaciones e interpretaciones que hace de la hermana alivianada desprendida artificiosamente de la realidad, o creando otra de la misma manera; la dogmática monja capaz de satanizar cualquier acción que no sea rezar, y la abuelita. La mamá de la protagonista algo tiene de la corporalidad y los modos del José José y la primera ama de casa, sobre todo en cuanto a barbajanismo despatarrado. 


encuentros3Segovia vuelve a entregarnos ese humor burlón del propio personaje, que puede ser el espectador nismo o quien se encuentre cercano a él, y del medio en que se desenvuelve o se le viene encima, que puede corresponder al de cualquiera de nosotros. Indudable y muy festejable la eficiencia histriónica de Segovia, pero cuando empieza a verse repetida, convendría que valorara algún cambio en el modo de hacer las cosas, por ejemplo regresar a la costumbre de ponerse en manos de un director diferente para cada obra escogida --absteniéndose de llevarle ya hecha la sopa y hasta la cucharada--.

La exploración de Imaginartes –Los ojos perdidos de Mirmidón, La condesa, El sueño de un niño grande-  en ocasiones parece bucear con nuestro yo cuando sale de nosotros para meterse en espacios que quizá no sean lugares, en situaciones de atemporalidad, no porque el tiempo esté ausente, sino porque su cuenta podría ser en varias formas en un mismo momento. Con estas carencias referenciales, de tiempo y espacio, ese yo que regresa a nosotros, o más bien a los actores de Imaginartes, para verter  las impresiones y reflexiones de ese viaje, tornado en exploración, con una narración escénica, en parte dramática.  


encuentros4Encuentros sería un vívido ejemplo de una acumulación de influencias literarias, en su sentido más amplio, si le damos cabida a la transmisión oral, ya que el autor alemán Thomas Mann parte de las influencias del pensamiento hindú para escribir una breve narración que tituló “Las cabezas trocadas”. En esta obra encuentra el multiextrovertido chileno Alejandro Jodorowsky, la inspiración y el pretexto para emprender su primera experiencia fílmica llamada “La corbata”, obra muda que hibernó décadas hasta su casual hallazgo en Berlín. También titulada y distribuida en francés –“La cravate”--, esta producción está en la génesis de Encuentros, según apunta Imaginartes en su programa de mano. Sin percatarme de una coincidencia entre el prólogo del programa de mano, con la escenificación puesta en La Caverna, veo un necio muy mal correspondido en sus intenciones amorosas, incluso con rechazos violentos y gozosos maltratos. 


Estos intentos y rechazos son los plásticamente más desarrollados, y más impactantes por su extravagancia e intensidad. Los breves momentos de correspondencia y felicidad sentimental, curiosamente no gozan de similar grandilocuencia expresiva. Quizá lo terrorífico y escabroso esta vez le resulte a Imaginartes una mayor fuente de expresividad. No parece en la mira de este grupo el congraciarse con el espectador, sino más bien el llevar una relación de estirar-la-liga arriesgándose en la subversión de lo establecido y aceptado, a no encontrar  --precisamente--  un mínimo de convergencia y comunicación.

En una postura retadora, dentro de Encuentros, le reclamaría a Imaginartes: conmuéveme con lo sublime lo mismo que me espantas u hostigas con lo tremebúndico o estrafalario.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Imaginarte la ruta colombiana

Imaginarte la ruta colombiana
¿Cómo les fue?, pregunta la actriz que esta vez estuvo a cargo de las luces en el auditorio de la Casa de Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’ a los pocos espectadores que traspasamos la muchedumbre tianguista que ocupaba la planta baja el sábado 5 de septiembre, ocasión del estreno

La loca emocionada y emocionante

La loca emocionada y emocionante
¿Qué le da notoriedad a un personaje, excluyendo la relación masculina, para ser socialmente correctos con los tiempos que corren, si de una mujer se tratase? La trascendencia de sus hechos, sería una respuesta, incluyendo la expresión de su pensamiento. Así, ¿cuáles corresponden,

La conformidad del desposeído

La conformidad del desposeído
Ficción farseada y la corrosión no alcanza para carcomer nuestra simulación existencial, menos en el teatro con Demetrius o la caducidad”, del dramaturgo jalisciense Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio puesta en un espacio oficinesco de las instalaciones del Sindicato Único del

Sapiencia demencial

Sapiencia demencial
Los tres catres solo pueden ser de utilería, nadie yacerá en ellos, están muy chuecos y parecen muy endebles, construidos con material de desecho, ergo, se trata de sugerir un dormitorio colectivo falto de mantenimiento. También es visible una pequeña mesa cuadrada con carácter de es

Todos somos cajas fuertes

Todos somos cajas fuertes
Cuando uno sale como con chiribitas en el coco, como lampareado por un fogonazo que no existió, algo sobresaliente ha sucedido en un escenario. Tal ha sido el caso con el estreno de Alaska, de Gibrán Portela, en el salón-teatro Lupita Smythe de la Academia de la Cultura del SNTE, por pa

Un dramaturgo juarense frente al imperio

Un dramaturgo juarense frente al imperio
Las puestas en escena de El diputado, Curva peligrosa, y Filos han sido la razón de la visita del dramaturgo juarense Edeberto Galindo, mediando la amistad que sostiene con el maestro de la FBA-UAQ, actor y director escénico Manuel Puente Villa, director de Arteatral CUT. El jueves 12 de

MAS QUE VER

Los Pentamillonarios: una nueva clase social en el mundo

En medio de una creciente desigualdad mundial, se está forjando una nueva clase social qu

Leer más
“50 sombras de Grey” bate records de taquilla

El pasado jueves por la noche, la esperada adaptación de la obra de E.L. James, “Cincue

16-02-2015
Leer más
“Jediísmo”: religión que causa dolores de cabeza al gobierno australiano

Las autoridades australianas piden a sus habitantes que dejen de indicar que son seguidore

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?