Trio comico

Jueves, 01 de Mayo de 2014 00:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Trio comico

Son tres, con el principal atractivo de su juventud plenamente adolescente. A fuerza de fijarme en sus ires y venires advierto la composición de su belleza: óvalos morenos; perfiles finos, exactos, delicados; largas cabelleras oscuras de ligera espesura echada hacia atrás dejando descubierta una oreja y la pelusa que acaba de enmarcarla. Sonríen, fijan su atención y regresan con reutilizadas botellas de vino para que los comensales-espectadores consuman la sangría ordenada para acompañar generosos platos de quesos y carnes frías. A saber si tal homogeneidad proviene de un inconsciente requisito de selección de personal para desempeñarse como meseras.

Trio comico

Lo femenino huele y apesta a femenino, se siente y se percibe femenino, y sabe a femenino. Esta perogrullada viene a cuento por la reciente puesta en escena de La Celestina, del dramaturgo español Fernando de Rojas por parte de los Cómicos de la Legua, con la adaptación y dirección de Alexandro Celia. Todos los personajes son interpretados por mujeres, incluso Calixto y sus criados, el padre de Melibea, etcétera. No están disfrazadas de hombres, nunca parecen marimachas, no caricaturizan desempeños masculinos; la posición, principalmente de las piernas al andar, pararse y sentarse lo hacen a la manera de los hombres. Su vestuario no es de hombre, sino hecho para ellas a semejanza de la que ellos portan, con un diseño que recrea la época en que el autor ubica la trama: principios del siglo XVI en España.

Trio comicoSus cabelleras las llevan a la usanza femenina que hoy vemos. Sus facciones femeninas no las ocultan ni las alteran, salvo quien interpreta al vengador mercenario del asesinato de Celestina, quien engrosó sus cejas y simuló patillas. Solo quien interpreta a Calixto imposta la voz, enronqueciéndola, lo cual es muy notorio y se aprecia falseado, a la manera del juego infantil cuando los niños recrean a los adultos de su entorno. La apariencia adolescente-femenina de uno de los criados de Calixto sobresale particularmente cuando emprende lides amatorias comerciales, o para el intercambio de favores, con una de las dos pupilas de Celestina, que en el texto original están apuntadas como rameras. Hace recordar al chavo que finge los dieciocho cumplidos para entrar al antro. Su evidente juventud aunada a su palmaria apariencia femenina hace ver al demandante de acceso a mujer muy desfasado en tiempo. Trio comico

Calixto aparece tradicionalmente macho, llevado por laintrepidez, trepando muros en pos de Melibea, e igualmente cuando la estruja apasionado y le impone sumisión para la propia atención. No entendí esta disposición escénica de los hombres-mujeres.

El miércoles 20 de febrero de 2002, en el Teatro del Seguro Social, se presentó una versión libre por parte de Gerardo Mancebo del Castillo Trejo de La noche de Epifanía, de William Shakespeare, dirigida por Ana Francis Mor con reparto ciento por ciento femenino. ¿Causa, motivo o razón? A cuatro siglos de distancia, para reivindicar a las actrices ante el teatro isabelino que solo tomaba hombres para todos los roles, ellos sí caracterizándose como mujeres, asumiéndose mujeres.

Trio comicoMelibea, como corresponde a toda enamorada de su condición, sale al balcón a confiarle a la noche las emociones de su corazón. Hasta allá llega quien aspira a la exclusividad de su pasión. Esta prenda casadera ha de prevenir la intromisión fisgona en su privacidad por parte de la nana que incluso intentaría testimoniar su intimidad. Esta chispeante fisgonería de Lucrecia hace recordar a aquella igualada vivacidad de Marotte, la criada de Las preciosas ridículas francesas hechas personajes por el ingenio de Molière.

Trio comicoCelestina, en esta adaptación de A. Celia, con cinismo y desenfado hace la vida sacando ventaja a lo que la ésta le ha dejado: el conocimiento de vicios y virtudes, de pasados vergonzantes y lustres desvanecidos, de la mayor parte de quienes se desempeñan en su entorno. En ese concienzudo y confianzudo desparpajo ladino, salpicado de oportuna ordinariez, tiene momentos humorísticos con que se granjea la identificación del público.

Un pendenciero ajuste de cuentas trunca el amor de la joven pareja romántica. Los criados de Calixto asesinan a Celestina porque no les participa de las ganancias convenidas por facilitar, al menos por omisión, el engatusamiento de Calixto para que llegue a Melibea. Este homicidio es reivindicado por un pendenciero inescrupuloso sonsacado por las pupilas de la asesinada, que tienen el propósito de continuar con el negocio establecido por la asesinada, por lo menos en cuanto a la comercialización de favores que desahoguen la apetencia sexual. Por la muerte del amado Melibea, rocambolescamente --haciendo recordar a Clark Kent transformarse en Superman dentro de una caseta telefónica, y por la acrobacia quizá a la Mujer Maravilla--, más o menos pierde la razón y comete suicidio.

Trio comicoLa posibilidad, contemplada por algunos comentaristas, de una aproximación a la tragedia de Romeo y Julieta, de W. Shakespeare, resultaría muy jaloneada de los cabellos, pues en la obra inglesa la persistencia implacable del destino opuesto al amor de los jóvenes Montesco y Capuleto se cuela inmisericorde por cualquier rendija, y si no la encuentra hace intervenir al azar y a la confusión.

En esta versión de A. Celia están incluidas canciones contemporáneas, por ejemplo de la española Bebé, esa en la se duele y denuncia la tercera jornada femenina no retribuida: cumplir como ama de casa y como amante, implicando ésta la rutinaria golpiza, que en la ocasión del canto no puede sobrellevar porque esta vez verdaderamente está muy cansada de la friega laboral. Una alusión a una situación femenina que no vemos en el escenario, ni está puesta en el texto original. En fin, otro motivo para recordar gratamente a Yerma, el musical, y añorar aciertos tan ricos y redondos. Trio comico

Por la mala fama creada a Celestina, al grado de alcanzar tono de epíteto en nuestro léxico, la suponía detestable y deleznable por su afán y regodeo en el mejoramiento de la maldad y los males. Calixto y Melibea, posibles modelos de Romeo y Julieta, los suponía los amantes, que aún muertos y frustrado su amor, nos inspirarían el triunfo de la nobleza, o sugerirían la persistencia en su consecución; el triunfo por la convicción en un ideal que sublime nuestra mortalidad. Pero aquí más veo la apuesta por el entretenimiento que ha de obviar el pensamiento. Pensar no es entretenido.

Trio comicoPues no. Como bien lo demuestra Fabulaciones en Azul, de Luis María García González, con Alexandro Fuentes en la dirección del montaje de Frederick Martín. Esta obra puesta con máscaras y títeres nos habla, ahora los domingos en el Mesón de los Cómicos de la Legua, de los parabienes, tan solo los sensoriales y emocionales que la naturaleza nos puede aportar y que serían razón suficiente para preservarla y no perjudicarla. Que ridiculiza graciosamente, acentuando cierto barroquismo, la diferenciación de las personas, su estratificación, con un argumento tan superficial y banal como la alcurnia. De cuánto nuestros temores descansan en nuestra falta de conocimiento. Del uso del poder para la explotación desnaturalizante de otros. Trio comico

Pero hay de desnaturalizaciones fantásticas donde entendemos las voces de aves, perros, lobos y cabras que nos cuesta trabajo escuchar, a desnaturalizaciones absurdas defendibles lógicamente mientras no salgan del escenario aunque, de acuerdo con la Ley del Rifle vigente en Estados Unidos, el abuelo que vive en uno de los dos teatrinos del Mesón de los Cómicos de la Legua, donde Leonardo Cabrera ha puesto Karol, del dramaturgo contemporáneo polaco Slawomir Mrozek, podría ejercer su derecho a disparar su escopeta sin ninguna cortapisa, así declare su deseo de hacer blanco en un individuo que no conoce, y que no tiene certeza de llegar a conocer dada su extremada miopía, de difícil comprobación pues el médico no cuenta con recurso para medir la agudeza visual de un analfabeta, al que no puede acercarse, pues rehúsa tajantemente desasir un instante el arma que sólo ha servido para amenazar por más de veinte años. 

Trio comico

El encuentro-contrastación, que podría ser choque, de la civilización y el primitivismo resulta más hilarante en la medida que crecen los afanes de compaginación. La civilización es indefinidamente postergable en la medida que no la conozca. La civilización es aceptable en la medida que no trasgreda mi rusticidad: te puedo aceptar siempre y cuando no intentes cambiarme.

 

 

 

 

 

 

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

La culpa de la primera impresion

La culpa de la primera impresion
Cierres y despedidas de las temporadas programadas por Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro en el segundo semestre de 2014 predominan en el Teatro de Cámara del campus del Cerro de las Campanas y en el Esperanza Cabrera del Centro Histórico de Querétaro. No están ausentes los

La primera impresión de Leonardo Cabrera (continuación)

La primera impresión de Leonardo Cabrera (continuación)
“Las Ubárry”, de Oscar Liera, y “Una amistad inconveniente”, de Héctor Mendoza, obras reunidas en “El encanto femenino”, adaptando la segunda, me resultó, en noviembre de 2001, un muy feliz y afortunado encuentro con el teatro, con los autores mexicanos, con la sobria direcc

Surrealismo contundente

Surrealismo contundente
La verdad mentida del teatro estaría particularmente interpretada y/o asumida en “El relevo”. Mentira porque dentro de la vida tiene un inicio o principio y una terminación o final que suspende o da pausa a la primera para después continuar quizá igual, quizá recargada, quizá rea

Tercia navideña

 Tercia navideña
Los pastorcillos quieren ver a su rey y Lucifer se interpone con favores sin, casi que repasando los siete pecados capitales, y ene engaños y triquiñuelas aprovechándose de su inocencia y bien intencionados propósitos. Al final Lucifer es víctima de sus trampas y enredos, logrando los

Un misterioso silencio pactado

Un misterioso silencio pactado
Omar Alain Rodrigo interrumpe la argumentación para señalarlo como “teatrero llegado del norte” enumerando diversos puntos de la geografía mexicana en su andar artístico, rematándolos con los seis años en Los Mochis, Sinaloa precedentes a los quince que lleva en Querétaro precis

Dos cientos

Dos cientos
Dentro del 4° Encuentro Transdisciplinario Imaginartes dos producciones teatrales queretanas los días 9 y 11 de diciembre develaron sendas placas para festejar el ciento de representaciones: “El diputado”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo y “Biutiful”, paráfrasis de Omar

MAS QUE VER

Tendencias otoño-invierno para hombres y mujeres

Les tenemos buenas noticias, pues hoy los queremos motivar en el buen vestir, recordando e

Leer más
¿Que pasa si le das “Me gusta” a todo en facebook?

Los botones “Me gusta” y “Favorito” de las redes sociales son un índice de éxito

Leer más
Luces y sombras de los nuevos santos

El día de ayer, domingo 27 de abril, se llevó a cabo en la Ciudad del Vaticano la canoni

28-04-2014
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?