La entomofagia y la gastronomía exotica

Lunes, 15 de Agosto de 2016 00:00 TRENDY - Mitos Culinarios
Imprimir

La entomofagia y la gastronomía exotica

La naturaleza nos provee de sus bondades para ser disfrutadas también en la cocina. Pero no hablamos de un filete o caracoles franceses, sino de alimentos verdaderamente exóticos como insectos, flores y tuétanos.

La entomofagia, es el hábito de comer insectos y arácnidos. Aunque resulte curioso, y en algunos casos repulsivo, en Asia es muy común comer insectos y preparar deliciosos platos con ellos. Incluso en América, nuestros aborígenes supieron alimentarse de aquellos insectos o animales que les proveían los nutrientes necesarios para sobrevivir. Hoy, esta tendencia forma parte de lo que conocemos como comida exótica.

Los grandes chef del mundo tienden a la fusión de productos y culturas culinarias locales con lo internacional. Por eso, cada vez escuchamos hablar de estos raros platillos: termitas asadas, sashimi de pez globo (uno de los platos más costosos del mundo), budín de sangre de puerco, huevos de hormigas (escamoles) y gusanos aderezados con chile.

La pregunta obligada aquí sería… ¿te atreverías a probarlos? Hablemos pues, de algunos de estos platillos…

Insectos y arácnidos gourmet

Si antes solo los veíamos en programas de televisión sobre la gastronomía china o japonesa, hoy los insectos están invadiendo las cartas gourmet en todo el mundo.Algunos platos para probar son:

  • Grillos al chocolate. Se hornean para que queden crujientes y luego se sumergen en chocolate caliente. Se comen fríos en el postre y son muy populares en nuestro país.

  • Ensalada con gusanos de cera. Se congelan los gusanos durante la noche y se doran por la mañana con cebolla y sal, luego se agregan a la ensalada fresca.

  • Tempura de escorpión. Original de Pekín, su sabor ahumado complace los paladares más valientes. Para neutralizar el veneno, se reposan en alcohol antes de cocinarlos.


Para perderle el miedo a los insectos, es importante tomar en cuenta que una tercera parte de los insectos que se conocen son comestibles y está demostrado que aportan muchos beneficios a la salud por su gran valor nutricional. Asimismo, un informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) asegura que la cría de insectos para el consumo ofrece "grandes oportunidades" en la lucha contra el hambre y recomienda su consumo.

Según la FAO, los insectos más consumidos en el mundo son: escarabajos (31%), orugas (18%), abejas, avispas y hormigas (14%), y saltamontes, langostas y grillos (13%).El insecto comestible más calórico es la hormiga tejedora australiana; digo, por si tenías la duda.

Las carnes más exóticas

Carne de cocodrilo o canguro, aletas de tiburón, grasa de caballo o cabeza de oveja, son algunas de las exquisiteces que se muestran en las cartas de restaurantes gourmet especializados en comida exótica.

Si bien en algunos países está prohibida la caza o pesca de muchos de estos animales, la reproducción comercial ha servido para que sus sabores se propaguen por todo el mundo y gane cada día más adeptos. El secreto está en saber combinar en un buen menú, aquello que nos parece absurdo comer.

Algunos platos curiosos sin duda son:

  • Cabeza de oveja. Durante las fiestas tradiciones, los niños de Marruecos salen a la calle a cocinar en parrillas lo que quedó de la cena, incluyendo la cabeza de la oveja de la que se comen hasta los ojos. Es de mala educación rechazar un trozo.

  • Iguana en salsa de coco. Oriundo del occidente de Venezuela y Colombia, este plato es rico en sabor y energía. La carne magra de la iguana combina perfectamente con lo exótico de la leche de coco.

  • Ancas de rana al ajillo. Luego de verlas en las películas francesas, las ancas de rana ya son comunes en los restaurantes locales.

  • Cuy asado. Es un conejo pequeño que se come en la cordillera sudamericana desde tiempos remotos. Como un chancho en noche buena, se cocina entero y se comen hasta las uñas y el hocico.


Flores y plantas

Las flores y plantas han estado presentes en la cocina en infusiones, semillas y aderezos. En la actualidad, los chefs las utilizan como complemento de recetas elaboradas a base de carnes o, incluso, en postres como helados y tartas.

Con más adictos que adversarios, estos elementos naturales aportan otro nutrientes a los alimentos, además frescura y belleza.

Atrévete a preparar algunas de estas recetas:

  • Ensalada de flores de crisantemos. Con alcachofas, papa, morrones rojos y huevos.

  • Helado de jazmín. 1 puñado de flores de jazmín para medio litro de nata y 300 gr de azúcar.

  • Tortilla de huevo y caléndulas. Especial para un desayuno perfumado.

  • Flores de calabacín rellenas con queso y rebozadas.

  • Higos maduros perfumados con pétalos de rosas. La “búrnia de higos” es una receta del Renacimiento.


Así es que ya lo sabes, que un alimento sea exótico, no significa que sea desagradable o tenga mal aspecto, simplemente, es un alimento poco común y que vale la pena experimentar.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar