Los niños de hoy… ¿víctimas de la frustración y exigencias de sus padres?

Jueves, 11 de Agosto de 2016 00:00 TRENDY - Moda y Personalidad
Imprimir PDF

 Los niños de hoy… ¿victimas de la frustracion y exigencias de sus padres?

Las presiones del mundo adulto respecto al rendimiento del tiempo, la productividad y las elevadas exigencias sobre el comportamiento, los buenos modales, la inteligencia, la buena comunicación, etc., atentan directamente contra una de las principales características de la infancia, es decir, la máxima creatividad y experimentación desde la libertad de ser.

Sin duda, vivimos en una época caracterizada por la velocidad y el vértigo. El éxito está sobrevalorado y la mínima aparición de una falla, dolor, defecto, o diferencia, es vivida como un fracaso.

En relación a la educación de los hijos las cosas no son muy diferentes. Al parecer, los seres humanos llegamos al mundo endeudados, es decir, hay ciertas cosas que debemos cumplir, que le debemos a quienes nos trajeron al mundo. Pero esto no es natural, más bien es cultural. Incorporamos las exigencias de la época ya desde el primer día de vida.

De manera increíble, desde el primer día de vida, comenzamos a cuestionar varios aspectos de nuestro hijo(a). Preguntas como… ¿qué parecido tiene a nosotros? ¿qué habilidades heredó? ¿cuáles le exigimos? ¿qué pretendemos de nuestros hijos? saltan casi de manera inmediata.

Asimismo, algunas de nuestras exigencias para nuestros hijos pueden entrar dentro de las siguientes:

Es anormal el que un niño no actúe de acuerdo a lo establecido

Esto es algo de lo más complicado para un niño. Veamos un ejemplo: la madre de un chico con un diagnóstico de autismo, al que vemos vivaz, conectado, ocurrente y muy comunicativo, nos dice que le dieron ese diagnóstico porque a los 3 años no hablaba lo esperado; porque no miraba suficientemente a los ojos; porque no socializaba tanto como debía. La medicina actual no es ajena a los ideales de esta época al punto de catalogar como "enfermo" a todo comportamiento que no responde a sus parámetros.

El “dolor” como debilidad

En otros órdenes de lo social y recreativo vemos también a niños y adolescentes corriendo como locos porque han “aprehendido” de ciertos modelos para los cuales detenerse, reflexionar, respetar los tiempos propios, o incluso entristecerse no es apropiado. La expresión cruda del dolor en nuestra cultura aun es signo de debilidad, es decir, es una especie de condicionamiento para que el individuo actúe de acuerdo a lo establecido.

Agenda llena

Cuando un chico se lastima y la madre le dice el consabido cantito “sana sana colita de rana si no sana hoy …” el niño se ve impulsado a responder: “No mamá, mañana no, que tengo inglés, karate, entrenamiento…” El niño actual, al menos el niño citadino, tiene una agenda similar en densidad a la de los padres y madres que deben, a veces, cumplir con dos trabajos más las tareas parentales. Un bello dibujo de Francesco Tonucci, educador italiano, muestra a un niño cargado con mochilas que casi superan su peso. En la imagen llega tarde al colegio y cuando los maestros lo reprenden dice: “Disculpen pero tenía tanta tarea que me tomé dos horas para jugar”.

Jugar como actividad complementaria

En este mundo, el alto rendimiento escolar está idealizado. Mientras que lo esencial de la experiencia infantil, el juego en su función recreativa pura y de ensayo de las diversas situaciones de la vida que luego se deberán enfrentar, está subestimado.

Jugar, que no está al servicio de ninguna “utilidad”, es visto muchas veces como "relleno" del tiempo libre. Cuando en realidad el tiempo de aprendizaje, el tiempo de la escuela, debería estar siempre caracterizado como "tiempo libre". Aquel en el cual el niño despliega toda su creatividad y tiene espacio para que su deseo se despliegue.

Al mismo tiempo, este fenómeno tiene un efecto perturbador acerca de cuál es la función de la escuela. Esta pasa de ser un lugar en donde el niño podría conectarse con el placer por aprender, a ser un sitio de obligación de acumulación de conocimientos.

Las exigencias se heredan

El niño trae al nacer las expectativas conscientes o inconscientes de sus padres. También las tareas que ellos no pudieron llevar a cabo, sus frustraciones, vivencias y conflictos. Las ambiciones también suelen guiar a los padres, no solo el amor, y este fenómeno se transmite inevitablemente si no se interrogan a sí mismos acerca del tema. El hijo pasa a ser, muchas veces, el encargado de reivindicar frustraciones y deudas en los ideales parentales.

La consigna que se repite es: “Yo trabajo para darte lo que mis padres no me pudieron dar. Tú tendrás, por lo tanto, que llegar a donde no llegué”. Esta modalidad del amor que podemos rastrear desde hace siglos va teniendo diferentes presentaciones acordes al lugar y la modalidad de la familia en la sociedad.

El que no gana, fracasa…

Estamos en tiempos en que el que no gana, fracasa. El que no va a mil, fracasa. Estamos en los tiempos del bulling y del “looser” (el perdedor). Los niños viven estas presiones a diario en la escuela, pero también en sus casas de manera explícita o solapada. Madres y padres en sus trabajos conviven con esta idea compulsiva de que lo importante es ser un “ganador”. Pero… ¿ganador de qué? podríamos preguntarnos. En la mayoría de los casos, ni hijos ni padres saben bien a qué se refiere esta frase.

En la escuela, muchas veces se descalifica a los que "no rinden", equiparando el aprendizaje con la productividad laboral. De esta descalificación surge la calificación de “trastorno” que luego reproduce la medicina. Estas etiquetas muchas veces borran la singularidad de la historia, ideales y vivencias de los niños.

En estos tiempos del avasallamiento de nuestra subjetividad, nos vemos atrapados en las exigencias de una época en la cual la singularidad cada vez tiene menos lugar. Muy lejos de ubicar a los niños como víctimas de los padres, cosa que muchos profesionales de la psicología han hecho durante décadas, nos interesa mostrar que en los tiempos actuales, se han producido múltiples cambios.

Así como años atrás la vocación de los niños por disciplinas artísticas o recreativas (las elecciones que se alejaban de las profesiones doctorales) eran subestimadas, ahora cuentan otro tipo de exigencias. Los ideales de rendimiento y éxito actúan como una fuerte fuerza de gravedad que aplana las vocaciones, imponiendo la exigencia de popularidad, de éxito mediático y económico.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "MODA Y PERSONALIDAD"

Vivir y convivir con un adolecente adicto

 Vivir y convivir con un adolecente adicto
Sin lugar a dudas, las adicciones destruyen vidas. Hogares quedan simplemente desechos por uno de sus miembros que se ha convertido en un adicto, sea al alcohol, a las drogas, o a algún comportamiento dañino. La persona adicta, no puede tomar responsabilidades por sí misma, pues su preo

Humanizar a una mascota… ¿bueno o malo?

 Humanizar a una mascota… ¿bueno o malo?
  Según expertos, de la crisis de los modelos familiares surge la creciente humanización de las mascotas. Los situamos en el rol de hijos o los utilizamos como equilibradores del afecto de vínculos disfuncionales. Entre la domesticación y el apego. Así es la historia de la relaci

Cortes de jeans para hombres

Cortes de jeans para hombres
El pantalón de mezclilla, o más conocido mundialmente como jeans, es quizás la prenda más popular en el vestuario tanto de mujeres como de hombres, debido a su comodidad y versatilidad, ya que lo puedes usar en cualquier momento del día y para todo tipo de ocasiones. Y anquen para los

Codependencia… ¿Cómo saber si eres “Adicto a las Personas”?

 Codependencia… ¿Cómo saber si eres “Adicto a las Personas”?
  Sin duda, la codependencia, también llamada “adicción a la gente”, es algo de lo más común y, por ende,muy problemático. Esta psicopatía, aparece cuando alguien permite que el comportamiento del otro lo afecte y se obsesiona por controlarlo hasta que su vida se torna ingobe

Las mamas y los consejos que debieramos escuchar

Las mamas y los consejos que debieramos escuchar
Sin duda, muchas veces es un tanto difícil hacerle caso a nuestra madre. No es un tema de la edad; podemos tener cincuenta años y no querer escucharla. Sin embargo, aunque haya pasado ya mucho tiempo, existe un sentimiento que siempre estará presente: el ver tu mamá tenía razón. Quiz

La magia de la glicerina

La magia de la glicerina
La glicerina natural, es un producto elaborado por fábricas de jabones, tiene variados usos, es económico y se puede adquirir en tiendas y farmacias de autoservicio. Por lo general, la glicerina natural se usa para el cuidado y la belleza de la piel. Este producto funciona como suavizan

MAS QUE VER

Lucy: Un Show Bizarro frente a nuestros ojos

Lucy es una película bizarra. No hay otra manera de expresarse acerca de este film, que n

Leer más
“Winnie the Pooh” acción real será dirigida por Marc Forster

Anunciada a principios de año, la adaptación en acción real del entrañable Winnie the

22-11-2016
Leer más
“Supercomputadora” diagnóstica pacientes con un 95% de precisión

  Un centro médico de Boston, llamado Beth Israel Deaconess Medical Center, ha comenz

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?