Los niños de hoy… ¿víctimas de la frustración y exigencias de sus padres?

Jueves, 11 de Agosto de 2016 00:00 TRENDY - Moda y Personalidad
Imprimir PDF

 Los niños de hoy… ¿victimas de la frustracion y exigencias de sus padres?

Las presiones del mundo adulto respecto al rendimiento del tiempo, la productividad y las elevadas exigencias sobre el comportamiento, los buenos modales, la inteligencia, la buena comunicación, etc., atentan directamente contra una de las principales características de la infancia, es decir, la máxima creatividad y experimentación desde la libertad de ser.

Sin duda, vivimos en una época caracterizada por la velocidad y el vértigo. El éxito está sobrevalorado y la mínima aparición de una falla, dolor, defecto, o diferencia, es vivida como un fracaso.

En relación a la educación de los hijos las cosas no son muy diferentes. Al parecer, los seres humanos llegamos al mundo endeudados, es decir, hay ciertas cosas que debemos cumplir, que le debemos a quienes nos trajeron al mundo. Pero esto no es natural, más bien es cultural. Incorporamos las exigencias de la época ya desde el primer día de vida.

De manera increíble, desde el primer día de vida, comenzamos a cuestionar varios aspectos de nuestro hijo(a). Preguntas como… ¿qué parecido tiene a nosotros? ¿qué habilidades heredó? ¿cuáles le exigimos? ¿qué pretendemos de nuestros hijos? saltan casi de manera inmediata.

Asimismo, algunas de nuestras exigencias para nuestros hijos pueden entrar dentro de las siguientes:

Es anormal el que un niño no actúe de acuerdo a lo establecido

Esto es algo de lo más complicado para un niño. Veamos un ejemplo: la madre de un chico con un diagnóstico de autismo, al que vemos vivaz, conectado, ocurrente y muy comunicativo, nos dice que le dieron ese diagnóstico porque a los 3 años no hablaba lo esperado; porque no miraba suficientemente a los ojos; porque no socializaba tanto como debía. La medicina actual no es ajena a los ideales de esta época al punto de catalogar como "enfermo" a todo comportamiento que no responde a sus parámetros.

El “dolor” como debilidad

En otros órdenes de lo social y recreativo vemos también a niños y adolescentes corriendo como locos porque han “aprehendido” de ciertos modelos para los cuales detenerse, reflexionar, respetar los tiempos propios, o incluso entristecerse no es apropiado. La expresión cruda del dolor en nuestra cultura aun es signo de debilidad, es decir, es una especie de condicionamiento para que el individuo actúe de acuerdo a lo establecido.

Agenda llena

Cuando un chico se lastima y la madre le dice el consabido cantito “sana sana colita de rana si no sana hoy …” el niño se ve impulsado a responder: “No mamá, mañana no, que tengo inglés, karate, entrenamiento…” El niño actual, al menos el niño citadino, tiene una agenda similar en densidad a la de los padres y madres que deben, a veces, cumplir con dos trabajos más las tareas parentales. Un bello dibujo de Francesco Tonucci, educador italiano, muestra a un niño cargado con mochilas que casi superan su peso. En la imagen llega tarde al colegio y cuando los maestros lo reprenden dice: “Disculpen pero tenía tanta tarea que me tomé dos horas para jugar”.

Jugar como actividad complementaria

En este mundo, el alto rendimiento escolar está idealizado. Mientras que lo esencial de la experiencia infantil, el juego en su función recreativa pura y de ensayo de las diversas situaciones de la vida que luego se deberán enfrentar, está subestimado.

Jugar, que no está al servicio de ninguna “utilidad”, es visto muchas veces como "relleno" del tiempo libre. Cuando en realidad el tiempo de aprendizaje, el tiempo de la escuela, debería estar siempre caracterizado como "tiempo libre". Aquel en el cual el niño despliega toda su creatividad y tiene espacio para que su deseo se despliegue.

Al mismo tiempo, este fenómeno tiene un efecto perturbador acerca de cuál es la función de la escuela. Esta pasa de ser un lugar en donde el niño podría conectarse con el placer por aprender, a ser un sitio de obligación de acumulación de conocimientos.

Las exigencias se heredan

El niño trae al nacer las expectativas conscientes o inconscientes de sus padres. También las tareas que ellos no pudieron llevar a cabo, sus frustraciones, vivencias y conflictos. Las ambiciones también suelen guiar a los padres, no solo el amor, y este fenómeno se transmite inevitablemente si no se interrogan a sí mismos acerca del tema. El hijo pasa a ser, muchas veces, el encargado de reivindicar frustraciones y deudas en los ideales parentales.

La consigna que se repite es: “Yo trabajo para darte lo que mis padres no me pudieron dar. Tú tendrás, por lo tanto, que llegar a donde no llegué”. Esta modalidad del amor que podemos rastrear desde hace siglos va teniendo diferentes presentaciones acordes al lugar y la modalidad de la familia en la sociedad.

El que no gana, fracasa…

Estamos en tiempos en que el que no gana, fracasa. El que no va a mil, fracasa. Estamos en los tiempos del bulling y del “looser” (el perdedor). Los niños viven estas presiones a diario en la escuela, pero también en sus casas de manera explícita o solapada. Madres y padres en sus trabajos conviven con esta idea compulsiva de que lo importante es ser un “ganador”. Pero… ¿ganador de qué? podríamos preguntarnos. En la mayoría de los casos, ni hijos ni padres saben bien a qué se refiere esta frase.

En la escuela, muchas veces se descalifica a los que "no rinden", equiparando el aprendizaje con la productividad laboral. De esta descalificación surge la calificación de “trastorno” que luego reproduce la medicina. Estas etiquetas muchas veces borran la singularidad de la historia, ideales y vivencias de los niños.

En estos tiempos del avasallamiento de nuestra subjetividad, nos vemos atrapados en las exigencias de una época en la cual la singularidad cada vez tiene menos lugar. Muy lejos de ubicar a los niños como víctimas de los padres, cosa que muchos profesionales de la psicología han hecho durante décadas, nos interesa mostrar que en los tiempos actuales, se han producido múltiples cambios.

Así como años atrás la vocación de los niños por disciplinas artísticas o recreativas (las elecciones que se alejaban de las profesiones doctorales) eran subestimadas, ahora cuentan otro tipo de exigencias. Los ideales de rendimiento y éxito actúan como una fuerte fuerza de gravedad que aplana las vocaciones, imponiendo la exigencia de popularidad, de éxito mediático y económico.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "MODA Y PERSONALIDAD"

La “Trata”: la esclavitud del siglo XXI

La “Trata”: la esclavitud del siglo XXI
  El 23 de septiembre se celebró el Día Internacional contra la Explotación Sexual y Tráfico de Personas, este flagelo que vive nuestro país y el mundo, producto de la corrupción y la complicidad de los funcionarios públicos. Así pues, de acuerdo a los expertos, hace falta cont

Los artifices detras las casas de moda

Los artifices detras las casas de moda
Detrás de los increíblemente caros diseños que portan las estrellas de Hollywood en las alfombras rojas, y que todos soñamos con algún día poder enfundarnos en ellos, hay una historia que a veces olvidamos, cuando en algún lugar de la línea del tiempo, una persona abrió una tienda

Tu mente, tu amiga

Tu mente, tu amiga
“Es el final del mundo”, dijo la oruga. “Es justo el comienzo”, dijo la mariposa. La mente es el órgano del cuerpo capaz de crear los pensamientos, el entendimiento, la memoria además de otras habilidades cognitivas. Puede dirigir absolutamente a todo el cuerpo y sus sistemas y

Ambientes de creatividad

Ambientes de creatividad
Hola amigos, seguidores y lectores. Hoy vengo a platicarles de nuestro poder de transformar todo, sí absolutamente todo en positivo. Nosotros podemos crear nuestro mundo color de rosa y al hacerlo lo irradiamos a los demás y por ende atraeremos sólo situaciones y personas positivas, que

Tips para armar tu propio “Street Style”

Tips para armar tu propio “Street Style”
El “Street Style” de las famosas es realmente fabuloso. Sin embargo, no tienes nada que envidiarles. Tú también puedes lograr un gran look “Street Style” si sigues nuestros consejos.La clave para hacerlo esta en los accesorios, mismos que son el complemento de todo buen atuendo.

10 cosas que no debes de hacer el Dia de San Valentin

10 cosas que no debes de hacer el Dia de San Valentin
Seguramente estas esperando la llegada del 14 de febrero para pasarla en grande y muy feliz con aquella persona que es muy importante y especial para ti. Sin embargo, en ciertas condiciones, existen algunos aspectos que debes tomar en cuenta durante este día para que todo salga de maravil

MAS QUE VER

La culpa de la primera impresion

Cierres y despedidas de las temporadas programadas por Arteatral, Compañía Universitaria

Leer más
Diferencias únicas entre los cerebros del hombre y la mujer

Entre el cerebro femenino y el cerebro masculino hay diferencias estructurales únicas. Co

Leer más
eMotionButterflies: los primeros insectos robots en el mercado

La empresa de robótica alemana “Festo”, ha creado un drone que imita el vuelo de la m

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?