Una joven experiencia escénica de 57 años

Miércoles, 14 de Septiembre de 2016 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Una joven experiencia escénica de 57 años

joven1Aprendí a ver entremeses con los Cómicos de la Legua de la Universidad Autónoma de Querétaro. Con sus montajes en el mesón donde están instalados hará cuatro sexenios ha brillado la exageración en las caracterizaciones, en las gestualidades, en las entonaciones, en las corporalidades; la comicidad en la irrefutabilidad del simplismo argumental, el humor en la contradicción y la paradoja. El festín jocoso hasta el hartazgo ocurría en la celebración, con ánimo de verbena y conviabilidad popular, en el atrio de la iglesia de Santa Rosa de Viterbo para recordar que en la calle y en ese punto había nacido como troupe actoral la compañía teatral decana de América en septiembre de 1959, y precisamente bajo la lluvia. 

joven2El aniversario 57 ya no pudo ser con esa recordación geográfica, la capital queretana se encuentra en extremo agobiada y demandada casi en cada adoquín de su arroyo, y en los hoyos donde estos faltan. Por tal, la algarabía el 5 de septiembre fue en su domicilio localizado en el número 7 de la calle de Guillermo Prieto, en el Centro Histórico. Supuse extrema aglomeración y me abstuve. El viernes 9 Patricia Corral Campuzano, la directora, confirmó el acierto de mi previsión, pues arrinconada apenas pudo apreciar el estreno de dos entremeses: “El marión” y “El juez de los divorcios”, de Francisco de Quevedo y Miguel de Cervantes Saavedra, a cargo de los directores Román García y Alexandro Celia. 

joven3Quizá los espectadores quedaron agotados pues cuatro días después pocos asistieron. La memoriosa función de temporada de aniversario empieza con el tradicional llamado a prolongada voz viva en tres ocasiones, acompañado por la mortecina iluminación de un farol. De lo aprendido como espectador poco vi en “El marión”, sin que carezca de entretenimiento la situación de un ‘doncello’ pretendido por tres gallardas damiselas prestas al acero para dirimir sus discordias y pretensiones galantes. Que entonces el autor español quiso ridiculizar con esta tergiversación el desorden prevalente en la cotidianeidad que le rodeaba. Quizá logró su propósito, pero hoy con el empoderamiento femenino, el machismo de las mujeres, más parece inicialmente una disposición de dirección escénica para subvertir la normalidad. (Hace tres décadas R. García procedió contracorriente: Jean Genet señala intérpretes masculinos para los personajes de “Las criadas”, García montó con actrices y ganó el Premio Alejandrina a las Artes.) La falta de claridad en la dicción poco ayuda a seguir la trama, la aportación de la celeridad sería prescindible. La diversión con el enrevesamiento pronto se extingue. Loable la ausencia de amaneramientos facilones, peor aún travestismos sensacionalistas, en pos de la complacencia irreflexiva o la exclamación escandalizada. Por porte, gracia y destreza vale para la esperanza escénica contar con tres espadachinas prestas a nuevas aventuras de capa y espada. 

Los tres maridos pleiteantes dan para muy poca toma y daca con sus inapaciguables consortes, con excepción de aquel con aspiraciones de poeta ante “El juez de los divorcios”, más obligado a contener el ímpetu femenino que arbitrar las discordias. Sin ese juego de fuerzas la diversión la toma uno solamente de las dos cómicas veteranas en la exposición de sus causas y reclamos. Sin reyertas por aplacar el juez termina más como moralista que preserva el matrimonio con el valor mayor de un yugo. Nuevamente la falta de claridad en la dicción evita el seguimiento de la causa que ellos interponen.

joven4La celebración cómica la encuentro concluida y culminada el domingo 11 con los cómicos en formación, de numerosa participación infantil, y también jóvenes veteranos muy enterados y mejor entrenados. Aquí sí reluce cuanto han enseñado los Cómicos como entremeses. Queda la impresión de que Víctor Sasia y Lupita Pizano programaron un montaje fuerte seguido de otro que comparativamente no lo es y aciertan. Quizá el par fuerte lo es tanto que harían función por sí mismos, y los otros tres entran para no dejar sin experiencia escénica a quienes han trabajado. “Los dineros” y “El retablo de las maravillas” brindan el sabor Cómico que uno tanto apetece disfrutar y aplaudir. En el primero vuelve a sobresalir Karlita, pero para mayor maravillamiento quien la acompaña con el personaje secundario también muestra notable gracia y desenfado interpretativo, además del tino de su simpática caracterización con una corporeidad que le da unidad y coherencia a la criada. Con una versificación menos enredada y de significaciones ocultas que la escuchada particularmente con “El juez de los divorcios”, sus parlamentos se escuchan con claridad. Con la actuación de este par hay gran gozo. La manera como el par de bribones(as) les birlan sus dineros viene como un adendo dada la agradabilidad del entretenimiento ofrecido por las primeras. La perla de la función lo constituye el segundo entremés apuntado: un súmmum Cómico. ¡Qué novatos más avezados! Muchas de las exageraciones que acepta el entremés para resultar una agradable diversión teatral están armónicamente conjuntadas. 

joven5El peso de la historia vence el montaje ofrecido de “Las aceitunas”, “La tierra de Jauja” y “Sancho Panza en la ínsula de Barataria” son entremeses extremadamente exitosos en el repertorio de los Cómicos de la Legua para atreverse con ellos si no es con la aspiración de la excelencia acatando aquel refrán que reza: Hay que apuntarle a la luna para llegar a la punta del cerro. En el primer entremés resulta inexplicable el declive del piso, con la antifuncionalidad de la mesa que resbala. El peso actoral de Óscar Sasia como el posible comprador de las prometedoras aceitunas se dispara del trío familiar, por más que el personaje sea un solvente señor ajeno al padre, la madre y la manipulada hija. El pequeñísimo actor que interviene en el segundo entremés es un dechado de gracia y simpatía que lleva a pasar por alto la trama de la pillería por parte de los (las) hambrientos. Mucho depende el entretenimiento con este entremés de la realización del engaño para el robo, y estos dos elementos poco se ven, más bien se deducen, pero en la deducción no va incluida la comicidad. El entremés del cierre de función es contra el que más pesa el desequilibrio, sin historia cómica de por medio. El mayordomo, el secretario y la médica en su construcción como caracteres y el desarrollo de los mismos rebasan al protagónico. Teniendo en mente al gobernador de “El retablo de las maravillas” uno se pregunta por qué no repitió en la gobernanza. 

Como espectador uno incurre en la descortesía, o infamia, de no tener presente que se está ante intérpretes en proceso formativo. A los 57 años los Cómicos de la Legua pueden dominguear como jóvenes realidades y promesas jóvenes.

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Ruedan y no dejan de rodar las canicas

Ruedan y no dejan de rodar las canicas
Cuánta diferencia hacen los espacios, el físico y el temporal. Por ejemplo del extinto espacio escénico en la casa de la Cultura ‘Dr. Ignacio Mena Rosales’ que conocimos como La Caverna* al de El Jacalón en la FBA-UAQ, en el caso de “Las aventuras de la Capitana Gazpacho, o de c

Desempatados

Desempatados
¿Cuánta experiencia de vida es necesaria y suficiente para darle hondura a un personaje que permanece proyectado más allá del pináculo de su genialidad imperecedera, flotando en la mitología que propició, alentó y continúa en constante enriquecimiento? ¿Cuánto estudio y análisi

Nada mas comicidad

Nada mas comicidad
Con el rostro transformado en máscara y funciones dominicales dobles, el naciente grupo Oseznos presenta Saco roto en la segunda temporada 2014 de Arteatral, Compañía Universitaria de Teatro, en el Esperanza Cabrera. Estos jóvenes artistas son teatreros muy avezados, pues su provenienc

Bien cruzado y tocado

Bien cruzado y tocado
¿Quién define una caricia, quien la da o quien la recibe, quien la pide? ¿Influye el lugar y el momento en su definición? Cuestionando así recuerdo a un preadolescente, varón entre dos hermanas, arrellanándose en o contra las piernas de su madre sentada en una silla mecedera, intent

Taches y palomota

Taches y palomota
El centro frontal de un desnudo femenino me sugería una llamada de atención publicitaria lo suficientemente escandalosa para no prestarle atención, sin que el título del trabajo le fuera a la saga: “Un café después del sexo”. Es decir, se trataría la explotación del morbo. Ni s

Dos cientos

Dos cientos
Dentro del 4° Encuentro Transdisciplinario Imaginartes dos producciones teatrales queretanas los días 9 y 11 de diciembre develaron sendas placas para festejar el ciento de representaciones: “El diputado”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo y “Biutiful”, paráfrasis de Omar

MAS QUE VER

“Habitaciones de Pánico” aumentan en Estados Unidos

  Las “habitaciones del pánico”, estancias ultra-protegidas dentro de los hogares

Leer más
Humanizar a una mascota… ¿bueno o malo?

  Según expertos, de la crisis de los modelos familiares surge la creciente humanizac

Leer más
¿Cuánto dinero se necesita para ser feliz?

Economistas revelan el "punto de la felicidad" de los ingresos de las personas, confirmand

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?