Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/2e6470dd642e1a5bcc4001728f99ee8f.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

De dolencias y dignidades

Miércoles, 26 de Octubre de 2016 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/2e6470dd642e1a5bcc4001728f99ee8f.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

De dolencias y dignidades

dolencias1La fantástica civilización del espectáculo contiene trasteros y armarios que la hacen de veras espectacular; estoy arremedando a Jordi Gracia, del suplemento cultural español Babelia para enumerar una retahíla de inimaginables barbaridades en el Cine-teatro ‘Rosalío Solano’, que los espectadores ignoran por dos razones contundentes: están fuera del escenario y los artistas que las padecen se reprimen previendo tácitas sanciones vía la negación, no ya de los apoyos que han de mendigar, sino de los espacios para trabajar, o sea, la presentación de los espectáculos que conocemos y son admirados por propios y extraños.

dolencias2De cuando la administración municipal de ‘Tu Rolando’, aquel gerente que se adjudicó un aguinaldo con cargo al erario en compensación de las utilidades que había dejado de percibir en su empresa láctea en Corregidora por hacernos el encomiable favor de presidir el municipio del centro, sin que nadie le hiciera manita de puerco para que incursionara en la administración pública, la papelería de los espectáculos presentados en el citado inmueble debían llevar los logotipos municipales y de su administración de acuerdo con las indicaciones de tamaño, colores, orden y ubicación dictada por las autoridades culturales. En los medios es sabido que los espacios en la papelería promocional tienen un valor comercial que los artistas venden u ofrecen a cambio de patrocinios o apoyos en especie, hospedaje y alimentación por ejemplo. ‘Tu Rolando’ administraba el cine-teatro como propiedad privada cuando es patrimonio de los habitantes del municipio del centro, pero el papel sanitario y los focos de los baños para el público debían ponerlos los artistas si querían que sus espectadores tuvieran este servicio. Hasta el jueves 20 de octubre de 2016 debían hacer lo mismo, por lo menos en los camerinos, donde se carece de lavabos y también de agua incluso para los inodoros. Nos es extraño encontrar los espacios para estos ‘servicios’ utilizados como almacén de producciones pasadas. Este servicio y esta atención no son gratuitos, tienen un precio de diez mil pesos diarios, sin compromiso de respetar ninguna fecha, ni compensación alguna por los perjuicios causados en la promoción, con la preventa, y en las agendas de los artistas invitados, que quizá declinen en atención de compromisos más firmes e inmediatos. Una de las perlas que tampoco se ven ni se denuncian son, por ejemplo las ‘cortesías’ obsequiadas de palabra a los familiares, sin previo aviso o convenio con los artistas contratantes, como fue el caso de una secretaria, que conocí enquistada en la Dirección de Cultural Municipal por lo menos desde la administración panista de Manuel González Valle, a favor de sus cuatro hermanas, que cuestionadas por la imprevista invitación accedieron a pagar cien pesos para ocupar localidades vendidas en doscientos pesos en el Teatro de la Ciudad, o sea que comedida y displicentemente tuvieron a bien pagar la octava parte del precio. 

[El Ghetto Teatro, apuntando hacia la Muestra Nacional de Teatro, pregunta ‘Qué le duele a México’; desde la puesta en escena “Revenge”, dentro de de la ‘Séptima Cruzada Central por el Teatro’, pregunta ‘¿Cómo devolver la dignidad al país?’. Uno contesta por no ser contreras, por no darse al desánimo, a la indolencia, al hartazgo del derecho al pataleo, por no ceder a la convicción de que valdría la pena buscar en la violencia selectiva, contra los gobernantes o quienes personifican la Administración Pública, una solución.]

Hay que ser un productor muy avezado y un artista con cada pelo de la hirsuta cabellera muy templado para sobrellevar una lluvia de renuncias y deserciones, y salir al escenario a cumplir. Las excusas y pretextos no resisten la denuncian de las redes sociales, ni el cotejo de razonamientos y argumentaciones contradictorias. Aducir compromisos estudiantiles y, con el mismo horario de la función desatendida, aparecer en el feisbuc como espectadora en el AJOD es una constatación de flagrante irresponsabilidad, o por lo menos de pésima mentirosa. Otra gota del chubasco fue aducir confusión en el manejo de la agenda para dejar colgada una iluminación. Falta agregar a los aspiradores de excelsas actuaciones que no ven mejor camino que reservarse para las oportunidades verdaderamente importantes. También confluye en el empapamiento quien no ve más futuro en un ambiente tan deprimente que salir del país para conocer las verdaderas oportunidades: ¿con dos o tres papeles secundarios y uno o dos coprotagónicos en más de diez años, generalmente en eufemísticas temporadas y la formación escénica que podría obtenerse por parte de la Facultad de Filosofía? Está el caso contrario, quien con siete años de formación escénica no parece apuntar con precisión a diana visible, pero en vía de mientras renuncia no obstante la admiración y los aplausos merecidamente obtenidos.

dolencias3¿Chubasco o chaparrón para el director Jesús Gerardo González Espinosa? 

Con lo de siempre más lo de ocasión no cabe sino aceptar el malagüero para un programa o función. Y sin embargo “Encantador”, por parte de Unidostango, fue el jueves 20 de octubre en el cine-teatro ’Rosalío Solano’ cuyas entrañas, tangibles e intangibles, hacen recordar al “Fantasma de la Ópera”.

dolencias4Qué agradabilísima sorpresa ver nuevamente a Lidia Lozada tan en forma y presencia, o más que cuando se retiró tras contraer matrimonio, ¡y más bailadora que cuando se fue! ¡Más gozosa y plena de plantarse en el escenario! Ojalá y no haya sido nada más cuestión de esta función de regreso. Meritoria la superación de Martha Hernández, que aquella seguidilla de pasitos cortos cruzados en “L’amour” no fue flor de un día. La monotonía de una actuación pautada en varias intervenciones es rota --y celebrada-- tan solo con un paraguas, aún maltrecho, y el coqueto escamoteo y provocación de una hermosa y atractiva bailarina cobijada bajo ese artificial domo. El vestuario y sus cambios en un elevado porcentaje fueron encantadores. La enunciación interpretada de la trama --el rescate a través del teatro y el escenario de los atropellos de la vida, principalmente los que hacen de la condición femenina una joda-- por parte de Rubi Segura es muy convincente y prometedora, porque la puesta en escena de “Encantador” quedó muy lejos de “Todo es amor” http://www.raza.com.mx/eclectica/el-espectador/2986-espacios-rebosados-y-rebasados y de “L’amour”, que fueron dos revistas musicales que alcanzaron mínimamente los techos de las salas. 

Si en la primera fila hubo ancianas que musitaron algunas letras de los tangos interpretados, y animó a un espontáneo palero, seguramente cuando “Encantador” alcance la altura de las anteriores producciones recientes, en la primera fila y en las inmediatas habrá un coro, y los paleros confluirán en enardecidas topadas contagiados por la energía maravillante del escenario.

{gallery}galerias/espectador271016{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico

Peligro constante, quizá el teatro, delirio erótico
Retoma el artista escénico Javier Velázquez Jiménez por cuarta ocasión la poesía literaria de Efraín Huerta, Julio Cortazar y Jaime Sabines, y la imaginación narrativa de Octavio Paz para crear la propuesta escénica que ahora tituló “Espejos invisibles o laberintos de amor y cri

Sentir o no sentir

Sentir o no sentir
Poliédrico puede apreciarse el montaje de cualquier obra shakespearina. Especial es el caso de “Hamlet” con el discurso del Príncipe de Dinamarca cuando recibe en el palacio de Elsingor a los artistas trashumantes, que bien vendría como credo de cualquier actor: “Declamarás con s

La conformidad del desposeído

La conformidad del desposeído
Ficción farseada y la corrosión no alcanza para carcomer nuestra simulación existencial, menos en el teatro con Demetrius o la caducidad”, del dramaturgo jalisciense Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio puesta en un espacio oficinesco de las instalaciones del Sindicato Único del

Reencuentro pendiente

Reencuentro pendiente
Aferrado y atenido a que una dramaturgia es un texto para la acción, por más que me la anuncien y prometan dramatizada, su lectura poco o nada me seduce. De aquí la principal razón para no haber asistido por primera vez al Festival de la Joven Dramaturgia en 2018, que en 2003 nació co

Una ácida sutileza crítica

Una ácida sutileza crítica
Prescindible la definición o el significado del posible sustantivo ‘talgia’, dada su suscripción entre un artículo y un adjetivo, para bien recibir “La taglia nostra” por parte de la novel y debutante compañía artística Garito de los emulantes. Ni de Google ni del Dizionario

Todo público, o sea, el infantil

Todo público, o sea, el infantil
La remembranza ferrocarrilera permanece secular y revolucionaria con “Mi abuelo el maquinista”, mientras en Querétaro la leyenda del Tren Bala corre con renovados discursos que he escuchado por lo menos desde finales de la década de los años 70. El Constitucionalista vivió tan poca

MAS QUE VER

La derrota de España ante Holanda segun la ciencia

Seguramente, muchos se sorprendieron al conocer el resultado del partido España contra Ho

15-06-2014
Leer más
Historia: “Los Otros Traidores”

  En la historia de la humanidad, se cuentan hazañas de gran valentía donde hombres

06-10-2015
Leer más
El sufrimiento se hereda durante generaciones

Un nuevo estudio de científicos estadounidenses ha demostrado que un trauma o sufrimiento

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?