Teatro de, por y con jóvenes

Miércoles, 25 de Julio de 2018 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF

Teatro de, por y con jóvenes

Teatro de, con y por jóvenes diferenciado enormemente. El jueves 19 de julio “Edmond” y el viernes “La niña Esther”. Ambos trabajos precedidos y voceados con nombres de pila, masculino y femenino, ambos irrelevantes. La relevancia y protagonismo está en los temas. La permanencia en cartelera larga y breve respectivamente. El primero respaldado con un nombre establecido y mantenido con un antecedente universitario de casi cincuenta y ocho años: Los cómicos de la legua, de la Universidad Autónoma de Querétaro; el segundo quizá próximamente sople su primera vela, con dos o tres puestas en escena: Fraktal, cuya significación o intención quizá requiera la traducción de un acrónimo. No recuerdo que David Mamet (Chicago, 1947) haya sido montado en Querétaro, ni siquiera a nivel universitario, donde suelen requerir textos con numerosos personajes. Las autorías de los segundos han correspondido a los propios integrantes de la reciente agrupación artística, generalmente de carácter colectivo.

Guardo conciencia de mi primera visión de Víctor E. Sasia Farías en “¿En qué piensas?”, de Xavier Villaurrutia, en 2009 en el teatrino del Mesón de los Cómicos de la Legua, precisamente. Después de numerosos personajes en la FBA y con los legüeros, se graduó en Actuación en 2014. El campanazo en dirección escénica lo dio con “Le restó”, en El Jacalón de la FBA. Estuvo en la codirección Alexandro Fuentes, condiscípulo. Muy pronto abordó la dirección de “¿En qué piensas?” y otra pieza del mismo autor. “Los perros”, de Elena Garro y “Molière y Magdalena”, de Franco Vega son direcciones escénicas que lo han establecido como un joven artista con un lenguaje dramático muy propio. jovenes1

Guadalupe Pizano López dejó muestras de una sobresaliente sensibilidad apesadumbrante con la interpretación de la hija abrutecida por su madre en “Despojos para un lunes”, del crudelísimo dramaturgo distritense Hugo Abraham Wirth Nava, puesta y actuada en el citado mesón universitario por Miguel Dávalos. Después ingresó a la FBA, afilando su sensibilidad, bordeando la sensiblería y las situaciones paradoxales en pos del humor crítico: una verdadera camisa de once varas. Egresó también de la licenciatura en Actuación en 2017.

Los vi compartir el escenario en “La gatomaquia”, volvieron a coincidir, dentro y fuera del foro, en “Los perros”, Pizano como la madre que no logra impedir la repetición de la ancestral historia en el previsto rapto de su hija. A partir de “Moilière y Magdalena” su coincidencia profesional ha sido una constante incluso desde la formación, y ahora dirección, de los nóveles cómicos. Lo apunto así para dar cabida a los jóvenes sin antecedentes teatrales infantiles, como ha sido el caso, por lo menos hasta muy recientemente, de los jóvenes cómicos, que lo son por edad casi a la zaga de su experiencia. En “Los niños de Morelia”, del dramaturgo chihuahuense Víctor Hugo Rascón Banda, dejaron entrever un interés, una inclinación o un aprovechamiento del manejo coral y el protagonismo principalmente temático, con la temporalidad y/o la localización preparadas y dispuestas a la vista del público con el movimiento de un mueble indefinido multifuncional ejecutado por los actores mismos, fuera de sus personajes. Las máscaras son también un recurso reiterado. La posible neutralidad de éstas no lo es tanto, o con cierta intencionalidad, en el caso de “Edmond” para sugerirnos el anonimato de las personas, su desdibujamiento en la masificación amorfa. En el argumento de Mamet el conflicto está fundado en el racismo ‘básico’ estadounidense, o sea, la segregación, menosprecio y maltrato de las personas negras, con una reconciliación o avenimiento final. Sasia y Pizano no se ocupan de este racismo, “Edmond” casi aparece como un pretexto estructural. La diferenciación social la dejan apuntada para una posible reflexión por parte del espectador acerca de desempeños prejuiciados y encasillados en nuestras interrelaciones cotidianas. Más bien se ocupan de acusar y retratar la no-conviabilidad, la consunción indiferente, despiadada, egoísta, unos de otros: una gusanera de sanguijuelas; usándose y abusándose unos a otros con la temporalidad del capricho y el ansia inmediata. jovenes2

Cabe sospechar la intención de acusar o reprochar nuestros prejuicios sociales segregacionistas fundamentados en las apariencias, al asignarle el personaje del título de la obra a un intérprete de rasgos toscos y acentuadamente morenos, a quien en la parada del autobús no faltaría quien le encargara que descargara la cajuela del coche y/o le diera un trapazo con la promesa de una propina. Tan solo por trayectoria y probada solvencia la encomienda habría recaído en Gerardo Álvarez, pero con el sobrenombre de Gringo bien cuenta da cuánto difiere de las características que ofrece el aludido. La actuación general del ensamble acusa la insipiencia tan solo porque se nota que están actuando sin transformarse en el personaje, sin que dejen de haber momentos de excepción, como el vivales que termina asesinado por Edmond, así como quien lo somete a interrogatorio policial. También tres momentos de prostitución: por la chica que le ofrece una exhibición danzaría antes de trepársele; quien posteriormente lo jala por la corbata; y la madame que las regentea. El avenimiento homosexual de la pareja encarcelada, sin apegarse a la carnalidad apuntada por Mamet, resulta muy atinado sin recurrir a la baratura de escandalizar.jovenes3Cuánto la actuación adulta incide para mal, premeditada o involuntariamente, o por lo menos de una manera desorientadora con consecuencias fatales, lo hemos visto en escenarios queretanos con propuestas sobresalientes. Al vuelo recuerdo “La caja”, “Mía”, “Malas palabras”, con tratamientos, creatividades e interpretaciones entrañables. “La niña Esther” aporta una reincidencia temática, quizá actualizada con las principales notas periodísticas. Dos cualidades cabría apuntar en la propuesta del grupo Fraktal: la economía escenográfica, y el número de personajes brindados atinadamente por Lesly Cobos, contradiciendo la característica avisada. Con la interpretación de Esther, la mamá, el novio de ésta, por lo menos (me quedo con la duda si no apareció la maestra y el padre muerto), estamos frente a un trabajo unipersonal, y no un monólogo, como está anunciado. No resulta claro el manejo de las voces en off, por deficiencia técnica y/o desacierto de dirección: quizá unas voces ambientan y subrayan las circunstancias vividas por Esther, y otras están interactuando, dialogando, con la niña. La diferencia de concurrencias es abismal. ¡Qué tarea definir y ubicar una voz y una identidad artística!

 

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Esperpentando

Esperpentando
Segunda llamada y compartía la soledad del teatrino del Patio Morisco del Museo de la Ciudad de Querétaro con quien la había hecho, Marcela Dovalí Torres en la consola de las luces y los sonidos. [¡Por favor, que suspendan la función! ¡Qué incómoda soledad! ¡Qué incomodidad que

Polifonia amorotica

Polifonia amorotica
De aquel baúl con saldos, en el Museo de la Ciudad, siempre me detenía en los minilibros de cinco pesos. ¿Un cuento de Octavio Paz? De su poesía muy pocos pedacitos logro saborear; del dichoso “Laberinto de la soledad”, tres veces no he logrado traspasar la veitena de páginas. No

Caminata sin miedo

Caminata sin miedo
Atraído y prevenido por la persistencia de un aviso en mi feisbuc asistí finalmente a la primera de dos funciones de “Ecos de mis huéspedes” en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, el martes 6 de noviembre. La atracción la ejercieron los nombres, para mí acreditados debid

Dos cientos

Dos cientos
Dentro del 4° Encuentro Transdisciplinario Imaginartes dos producciones teatrales queretanas los días 9 y 11 de diciembre develaron sendas placas para festejar el ciento de representaciones: “El diputado”, del dramaturgo juarense Edeberto Galindo y “Biutiful”, paráfrasis de Omar

El absurdo como definición

El absurdo como definición
Este ESPECTADOR entregó cuarenta y nueve colaboraciones en 2014 para dar cuenta del teatro y la danza contemporánea en Santiago de Querétaro, sin tiempo ni espacio para una revisión panorámica, como pudimos ver particularmente en los programas periodísticos televisivos. Hasta la últ

Fulgores de alegría y decepción

Fulgores de alegría y decepción
Algarabía y degradación son dos sencillas situaciones perfectamente contrastables que se encuentran claramente en la estructura dramática de “Salón calavera”, de Alejandro Aura. El acierto de agradabilidad por parte de Román García con los Cómicos de la Legua está principalment

MAS QUE VER

Expectacion inconclusa

  El proyecto Puentes y desembarcos de Luis Pablo Agustín Lanusa, para el área de

Leer más
Indigenas de Norteamerica y Siberia hablaban la misma lengua

La relación genética entre los nativos de América del Norte y los pueblos indígenas de

Leer más
Agigantar la danza

De “Los viajes de Gulliver” solo recuerdo la ilustración del gigante amarrado al suel

Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?