Error
  • insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/36527d9239c3e9ba0638510bd9c73091.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

¿Se vale soñar?... ¡Soñémos!

Miércoles, 17 de Octubre de 2018 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
insufficient image data in file `/home/razacom/public_html/cache/preview/36527d9239c3e9ba0638510bd9c73091.jpg' @ error/jpeg.c/ReadJPEGImage/1156

¿Se vale soñar?...  ¡Soñémos!

Con una trayectoria de quince años en diferentes coreografías nacidas en o desde el Colegio Nacional de Danza Contemporánea, vimos dos sillas arriba del escenario en un círculo de luz. En/con ellas dos bailarinas iniciaron el programa “El sueño no debe terminar…” por parte de la compañía Cuando Muere el Sol, dentro del Festival Internacional de Artes Escénicas Querétaro 2018, el domingo 14 de octubre rebasadas las 15:00 horas apuntadas en el aviso de difusión. En el ensamble artístico fundado y dirigido por el bailarín, coreógrafo y maestro Sergio Pérez Morales vi por primera vez a los bailarines Yasmín Hernández, Israel Miranda, Efrén Gorrostieta y Daniela Garza, y las ausencias de Raúl Almeida, Claudia Herrera y Harumi Santana, las dos primeras definitivas. serge1

La coreografía “¿Bailamos?... ¡bailemos!” la estrenó S. Pérez el viernes 27 de junio de 2003, en el Auditorio Josefa Ortiz de Domínguez para la graduación de Silvia Calapíz Verduzco y Rodolfo Sánchez Terán como integrantes de la primera generación de Instructores Técnicos en Danza Contemporánea, de Ricardo López Flores y Guadalupe Ruíz Pimentel como bachilleres (décima generación); fueron alumnos invitados John Martín Cordero Peralta, Claudia Edith Herrera Mora, Lizbeth Pérez Pérez y Teresa Isabel Ruíz Martínez. Vimos una adaptación para cuatro bailarines en lugar de ocho. Los cuatro egresados del CNDC durante los últimos quince años, ninguno de la misma promoción incluyendo a uno graduado en 2018. serge2

Seguramente la procedencia de un mismo tronco, la institución establecida en Querétaro a principios de los años noventa por la emérita maestra Guillermina Nicolasa Bravo Canales (Chacaltianguis, Ver., 13 de noviembre de 1923 – Querétaro, Qro., 6 de noviembre de 2013) con el riquísimo precedente de Ballet Nacional de México, compañía fundada, dirigida y clausurada por la misma bailarina y coreógrafa, le facilitó al maestro Pérez Morales remontar esta danza con suma limpieza y expresividad, con trazo armonioso, utilizando el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro con sencillez y elegancia, denotando los intérpretes uniformidad de oficio e intensidad suficiente para meter a los numerosos espectadores, profesionales, enterados y aficionados, en “El sueño no debe terminar…”.

Con el logro de tal predisposición, el público mostró notable receptividad para “Requiem para mi hermano muerto” (sic. Únicamente los muertos motivan un requiem.), máxime tratándose de la profunda emotividad temática denunciada con el título. El bailarín Sergio Pérez Morales dejó una constancia más de su sensibilidad interpretativa con la muy atinada significación de los recursos escénicos: la iluminación a cargo de Alfredo Pérez (sin parentesco), la sugerencia del sepulcro es muy convincente y casi poética; el vestuario; los accesorios: el paraguas para proponer un tiempo y una situación habitado por la pesadumbre, pero dándole vida en la ficción jugando con su abrir-cerrar breve que anima la continuidad de la trama angustiando la situación, la rosa blanca para reencarnar al ser amado y como ofrenda para honrarlo, finalmente el destrozo de la flor en un puño como resignación del penante y glorificación del desaparecido a manera de culminación del duelo al arrojar los pétalos por encima de la cabeza. serge3

Con una nueva adaptación de “Diálogos”, esta vez para una pareja, regresó el programa “El sueño no debe terminar…” hacia un lirismo más libre e inspiracional que con  “¿Bailamos?...” dando amplias posibilidades para el lucimiento técnico y de la construcción corporal por parte de Efrén Gorrostieta y Daniela Garza. Sobresale el esteticismo armonioso sobre el desarrollo del tema y diálogo que cita a los bailarines en el foro. La agradabilidad dancística es irreprochable.

Con las dos siguientes coreografías, siempre de Morales Pérez, la nitidez y concreción temática ya no abandonó a “El sueño no…”.

Conocí “La madre, la hija” el lunes 30 de junio de 2014, en una función de graduación del CNDC en el mismo foro, quizá con el carácter de estreno, entonces titulada “Fémina” e interpretada por Tania Almazán y Citlali Barona como alumnas invitadas. Hacia el final la madre anciana tenía un gesto humorístico muy gracioso que las risas del público lo acusaban como bien recibido dentro del drama que debe significar el encaminamiento hacia el final de la vida. Este instante ya no lo vi en las interpretaciones de Claudia Herrera ni Yasmín Hernández como la madre, quedando la obra en la sobria severidad del final cuando había quedado demostrada la posibilidad de un breve momento gozoso: gesto, puntada, de una mujer anciana que sabe que se está yendo. Retengo que Barona ha sido la bailarina más joven que interpretado este personaje. Un mérito muy plausible en esta coreografía es el trazo contrastante de los personajes y su evolución cronológica, atinadamente realizado mediante el movimiento y el manejo corporal, tanto, valga la contradicción, que el desempeño dancístico luce menos: las cualidades de la trama, en la brevedad de nueve minutos, nos da emotiva y emocionadamente un ciclo existencial intenso más que de vida. serge4

En cualquier sociedad influida, en mayor o menor grado, por la religión y la cultura judeo-cristiana la vida de su fundador o generador, Jesús de Nazaret, no dejará de tener un interés dramático, tanto para creadores como espectadores, máxime la crucifixión y el martirio previo; y el personaje de Magdalena, supuesta seductora o provocadora con tabúes fuertemente significantes, controvertidos y confrontados. Este par de temas están en el meollo o son motivo inspiracional de “Viacrucis”. Reluce nuevamente el manejo del trazo escénico: no hay línea que Sergio Pérez Morales deje sin recorrer. La lenta entrada del soldado esforzándose en tirar de una cuerda desde el extremo inferior izquierdo del escenario captura inevitablemente la atención del público, sobre todo por su infamante determinación o por lo menos abusiva. Cuando al final de la cuerda vemos al infeliz prisionero o capturado, dada su condición inerme, una extraña civilidad nos detiene de arrojarle algo al sometedor quien seguramente trataría con mayor miramiento a una recua. Los colores que conciernen al penitente los remitimos al luto impuesto durante y más allá de la Semana Santa. Después de esta entrada este personaje, directa o implícitamente, convoca a la comunidad, todas mujeres. Como trazos en un lienzo, son expuestos en el escenario trazos de intensa agradabilidad y vistosidad plástica. La carnalidad es representada en el momento que las bailarinas descubren sus espaldas sugiriendo una desnudez contenida por la autocensura del coreógrafo que bien se cuida de escandalizar en un ambiente tan moralizado. serge5

(La misma Guillermina Bravo no autorizó que “Carmina Burana”, de Luis Arreguín coreógrafo de BNM, fuera interpretada en Querétaro, durante la administración del primer gobernador del Partido Acción Nacional, con los torsos descubiertos de las bailarinas, como sí se hizo, por ejemplo en San Luis Potosí y el Distrito Federal. El ingeniero Ignacio Loyola Vera ya se había escandalizado ─me reservo sus palabras─, en el AJOD, con las faldas  ─eso vio él─  de los bailarines en “Alabanza”, del mismo creador.) La caracterización del crucificado, en cuanto a las huellas del martirio, ha mejorado en perjuicio de la carnalidad, pues el maquillaje sangriento está aplicado en una malla color piel. Quizá por convenciones plásticas, estamos acostumbrados a ver lanceado el costado derecho del nazareno, caso contrario en la obra del maestro Pérez Morales, precisamente para fastidiar el corazón. La culminación del viacrucis, plástica y musicalmente está rematado con intensa emoción y emotividad.

El cierre de “El sueño no debe terminar…” con la adrenalina al tope es innegable. Es inexplicable que la compañía Cuando Muere el Sol, radicada en Querétaro, trabajando con bailarines del CNDC, esté siendo tan poco programada en esta entidad. Más ha hecho su trayectoria en Guanajuato, por ejemplo.

 

{gallery}galerias/espectador181018{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Preferencia reafirmada

Preferencia reafirmada
A Alejandra Díaz la conocí en “Intimidad”, de Hugo Hiriart. Desde ese momento me impresionó su capacidad de caracterización y la idoneidad de personalidad que le daba al personaje. Por esto he procurado seguirla, aunque al egresar de la Facultad de Bellas Artes, más ha trabajado e

De tramas y caracterizaciones

De tramas y caracterizaciones
Hay admiración previa por su belleza, gracia, simpatía y capacidad histriónica a partir apenas de dos actuaciones. En otras tantas, sus participaciones secundarias, por tal las paso por alto. Tan apreciables prendas de Marianne Atilano Molinar no resultan las idóneas para darle, sobre

Sentir o no sentir

Sentir o no sentir
Poliédrico puede apreciarse el montaje de cualquier obra shakespearina. Especial es el caso de “Hamlet” con el discurso del Príncipe de Dinamarca cuando recibe en el palacio de Elsingor a los artistas trashumantes, que bien vendría como credo de cualquier actor: “Declamarás con s

Debutantes promisorias

Debutantes promisorias
Cuanto me estorba la motivación del dramaturgo para reseñar y comentar el estreno mundial, desde Querétaro, de “Aniversario de papel”, el domingo 7 de febrero en el Mesón de los Cómicos de la Legua, con dirección de María Guadalupe Pizano López por parte del grupo Oseznos. Para

La conformidad del desposeído

La conformidad del desposeído
Ficción farseada y la corrosión no alcanza para carcomer nuestra simulación existencial, menos en el teatro con Demetrius o la caducidad”, del dramaturgo jalisciense Luis Enrique Gutiérrez Ortiz Monasterio puesta en un espacio oficinesco de las instalaciones del Sindicato Único del

Mejor soñar

Mejor soñar
No sé qué me depara la tarde dominical de este todavía resplandeciente primer día de junio con El menú en el Esperanza Cabrera, pero nada, o muy poco, para el aliento y el optimismo con Jaque mate y El padre. Afortunadamente estuvo el estreno de El sueño de Oshy en el foro del Museo

MAS QUE VER

¿Por que las mujeres odian la llegada del Mundial?

Estamos muy cerca de que el Mundial de Futbol en Brasil 2014 inicie y es de esperarse la m

06-05-2014
Leer más
Primeros habitantes de America pudieron ser polinesios

18 años después de que fueran hallados, los restos óseos de un ser humano prehistórico

Leer más
Objetofilia: ¿estar enamorado de un objeto?

En todo el mundo, existe un grupo de personas que tienen una parafilia o desviación sexua

11-11-2015
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?