Error
  • Output file write error --- out of disk space? `/home/razacom/public_html/cache/preview/70fe2dd9baa0f8455380cf5b94bca0f9.jpg' @ error/jpeg.c/JPEGErrorHandler/338

Soliviantamiento

Miércoles, 22 de Enero de 2020 18:00 Oscar Salas ECLÉCTICA - El Espectador
Imprimir PDF
Output file write error --- out of disk space? `/home/razacom/public_html/cache/preview/70fe2dd9baa0f8455380cf5b94bca0f9.jpg' @ error/jpeg.c/JPEGErrorHandler/338

Soliviantamiento

¿Es posible que la actuación supere lo actuado y resulte plausible tal desbalance en el desempeño escénico? Es decir, que el cómo supere al qué y no me estorbe pasar inopinadamente por alto al segundo, ni reclamarlo por su manida reiteración, o porque precisamente la inutilidad de ésta ya me ha llevado a la conformidad y conformismo. Tal podría ser el caso con “Fuenteovejuna, breve tratado sobre las ovejas domésticas”, de la dramaturga Anna María Ricart a partir del texto de Lope de Vega y del director Ricard Soler i Mallol para la compañía queretana La Oveja Negra, encabezada por Fernando Rabell Mandujano. Este trabajo lo conocí en septiembre de 2019 en espacio de Sótano Teatro (http://www.raza.com.mx/eclectica/el-espectador/4794-domestiquez), y no tuve motivo para desaprovechar la oportunidad de reverlo, incluso con la renovada curiosidad de apreciar la solución teatral en el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro, quizá doblemente mayor al anterior. Consecuentemente, cual más cual menos, ya sabía que esta obra acusa la pervivencia del abuso, de ser posible hasta la ignominia, frente a la abulia pusilánime de la colectividad sobajada. Es decir, la latencia en el siglo XXI de la Fuente Obejuna del XV cordobés, en Andalucía, España, cuya infamia y levantamiento tumultuario retomó el Lope de Vega y Carpio en el XVII. Obviamente el soliviantamiento queda al albedrío de los espectadores, que en esta ocasión, quizá por la juventud, parecieron salir con la pila cargada del colonial exconvento capuchino. Esta latencia, encubierta por la superficialidad y banalidad cotidiana, es quizá el principal mérito y motivo del reconocimiento otorgado a la antigua periodista. Poco a poco esta condición es difuminada, cual cortinaje que va siendo corrido, permitiendo la aparición de la trama tricentenaria. Apuntaría este suceso como otro acierto dramatúrgico: aquello que es presentado referencialmente va siendo presentado progresivamente. Es decir, vemos la obra posible texto matriz, “Fuenteovejuna”, y una lectura de ésta, “Breve tratado sobre las ovejas domésticas”, su traslación más que al presente, al ahora, sin prescindir, ni ocultar, ni simular aquélla. Hasta aquí, esencialmente, el qué, muy digerible y asumible. ovejuna1

El cómo, muy atribuible a la dirección escénica desde la selección del reparto hasta la definición de su desempeño es con el que pasamos por diferentes emociones, estados de ánimo y niveles de reflexión gracias a la intensidad, contundencia y solvencia actoral de los intérpretes, o sea, con todo eso consistente en apartarnos y sacarnos de nuestro tiempo real para meternos en el de la trama, así como en el espacio de los personajes. Lo cual fue más que literal convidándonos bebida y sacando a bailar al espectador y espectadora que se dejara, para sorpresa de las parejas ‘despojadas’. Con ese rotundo desparpajo, que por momentos se antojó altanero, desvergonzado o desenfadado según el ánimo y características, un tanto rústicas, de los personajes, para quienes aquello de ‘los-buenos-modales’ más que letra muerta mejor aparece como nonata. Poco a poco la vida en Fuente Obejuna se fue asentando para conocerla como la apuntó el madrileño Monstruo de la Naturaleza, contribuyendo a la construcción del Siglo de Oro. Entonces sobrevienen la exaltación y la excitación. La infamia y el servilismo por un lado y el reclamo vibrante y enjundioso por otro, rematado con una barbarie demencial e insaciable. El asalto ultrajante que sufre Laurencia por parte del comendador, auxiliado por su lamebotas mayor, y su encendido, casi incendiario reclamo hacia la comunidad agachona, no es un llamado a la venganza de su mancillamiento vil sino una enardecida proclama por la dignidad dentro de la libertad, a la rebeldía contra la reducción a una animalidad atada a la yunta o la noria del nacimiento a la muerte, del amanecer al anochecer. Porque el comendador no tan solo se regodea en el desvirgamiento de Laurencia, pues bien procura con esta villanía zurrase, con toda la insolencia y la prepotencia de que es capaz, en la doncella en vísperas de nupcias, en el futuro marido a quien provoca cobardemente sabiéndolo en condición subordinada por la jerarquía administrativa y política, en el impotente padre anciano e infravalorando la autoridad que representa como alcaide, no tan solo con la confrontación personal sino ante la comunidad que encabeza y representa. El gozo es total — en todo el foro del Museo de la Ciudad de Querétaro— con el linchamiento descarnado y desbordado del señor Comendador por parte de Fuenteovejuna.

¿Cuántos más harán falta tras el catártico y desesperanzado ejercicio del derecho al pataleo? ¿Sólo queda el vuelo desde el acueducto construido con esperanza amorosa por el Marqués de la Villa del Villar del Águila? Por lo pronto ese jueves 12 de diciembre de 2019 —¡válgame la Virgen!— pasamos página pues faltaban tres funciones teatrales del programa del VI Encuentro Imaginartes.

 

{gallery}galerias/espectador280120{/gallery}

Commentarios:

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

MAS "ESPECTADOR"

Amplitud compositiva

Amplitud compositiva
No podía dejar pasar, en noviembre de 2016, la oportunidad para presenciar una actuación de la bailarina Irma Monterrubio, aunque fuera en el muy inapropiado Teatro de la Ciudad, entonces me enteré de la coreógrafa Laura Vera. Ella es la creadora de “Inés… o cómo el viento se lle

Disparidades

Disparidades
Quizá con un razonamiento o entendimiento más o menos cuadrado o acartonado espero entre los títulos de las obras de teatro y su desplegamiento escénico una coincidencia, congruencia o consecuencia, y esto no lo he encontrado ni advertido medianamente en la renovación de la cartelera

Pastoreando

Pastoreando
Cómo revolcar la gata es el gran dilema llegada la temporada de las pastorelas, teniendo presente aquella expresión despectiva acerca de un intento de engaño: Es la misma gata, nomás que revolcada. El gusto y preferencia del público por estas representaciones es innegable. Para ejempl

Epicentro, el origen

Epicentro, el origen
Cuando escuché el nombre por primera vez, me remitió a mis clases de geometría, geografía, e incluso de raíces grecolatinas, en resumen, la relación con la danza contemporánea, por lo menos sin interpretaciones alegóricas, me quedaba muy difusa y confusa, pero Epicentro se llama el

Terminación del ‘conversatorio crítico’ del 10º EITAI

 Terminación del ‘conversatorio crítico’ del 10º EITAI
“Country”, de Juan Carlos Franco, con una temporada los domingos de mayo y junio en la cartelera queretana 2015, una función el jueves 16 de julio en el Festival de la Joven Dramaturgia y otras fechas, también estuvo presente en el 10º EITAI, en el mismo foro donde ha sucedido la ma

La implacable intensidad emocional

La implacable intensidad emocional
Con la exigua, pero límpida, presencia de la palabra, la comunicación de los estudiantes del Colegio Nacional de Danza Contemporánea, a través del programa Diálogo entre Jóvenes 2018 resultó muy intensa los días 31 de mayo y viernes y sábado 1 y 2 de junio, aunque éste un tanto r

MAS QUE VER

Stonehenge: el misterio es develado

Científicos de la Universidad de Buckingham afirman haber resuelto uno de los misterios q

Leer más
ELLOS POR ELLAS; ¿cuál justificación?

«─Todo lo que pones en el escenario debe estar justificado─», me dijo un maestro y d

Leer más
“That Good Night” tiene nuevas incorporaciones en su reparto

Tal y como informa Deadline, han comenzado las labores de fotografía principal de la adap

06-04-2016
Leer más

EVENTOS PARA HOY

¿QUE HAY EN EL CINE?

RAZA EN FACEBOOK

Encuesta

¿QUE TIPO DE PERSONALIDAD TIENES?